Archivo de la etiqueta: Stefano Sollima

Crítica de Sin remordimientos, de Stefano Sollima (Prime Video)

Prime Video se ha puesto las pilas en su intento de disputar a Netflix el primer puesto como proveedor de entretenimiento televisivo familiar. El pasado fin de semana disfrutamos del final de la estupenda Invencible y también se estrenó Sin remordimientos, película de acción basada en la novela de Tom Clancy que ha sido dirigida por Stefano Sollima y con un Michael B. Jordan confirmando que nació para protagonizar películas de acción.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

John Clark, un ex marine de los Navy Seal reconvertido en agente encubierto operativo de la CIA, busca vengar la muerte de su mujer, destapando de manera involuntaria un complot de inimaginable alcance… Basado en el libro de Tom Clancy ambientado en el universo de Jack Ryan. (FILMAFFINITY)

Reconozco que no había leído la novela de Tom Clancy de 1993 en que se basa la película, pero Clancy siempre ha sido un seguro de vida en lo referido a las historias de espionaje y de acción militar. Esta película llevaba años intentando despegar sin éxito, hasta que Paramount consiguió levantar el proyecto al contar con Michael B. Jordan (Creed, Black Panther) como protagonista, y contratar al director italiano especializado en cine de accion Stefano Sollima (Sicario: El día del soldado). Taylor Sheridan (Wind river, Sicario) fue contratado para reescribir el guión de los años 90 para darle un toque más actual. Junto a él, Will Staples, que escribió el guión del video juego Call of Duty: Modern Warfare 3, aparece acreditado en el guión.

La película ha contado con fotografía de Philippe Rousselot, montaje de Matthew Newman y música de Jónsi. Inicialmente Paramount tenia intención de estrenar Sin remordimientos en cines, pero el COVID obligó a retrasar su estreno, y finalmente Prime adquirió los derechos de distribución a nivel mundial, lo que ha permitido su estreno el pasado 30 de abril. Los planes iniciales eran que Jordan protagonizara esta película y su secuela Rainbow Six, aunque habrá que esperar a ver la acogida de esta película para saber si dicha película acabará convirtiéndose en realidad.

Michael B. Jordan es el gran protagonista de la película, interpretando a John Kelly, un SEAL super hábil que empezará una misión de venganza. La película cuenta con unos buenos secundarios entre los que encontramos a Jamie Bell como el agente de la CIA Robert Ritter, Guy Pierce como el Secretario de Defensa Thomas Clay, y Jodie Turner-Smith como la teniente comandante Karen Greer, superior de Kelly y que resulta ser la hija de James Greer (Wendel Pierce), el compañero de Jack Ryan en la serie de televisión que Prime también estrenó hace algún tiempo. Esto podría indicar que en algún momento del futuro podría ser posible que tuviéramos una reunión de estos personajes creados por Tom Clancy.

Me gusta el cine de acción y de operaciones especiales, no tengo ningún problema en reconocerlo. Tampoco soy de los que odian las “americanadas” o las películas que se muestran claramente pro-ejército y más concretamente, pro-soldados que cumplen sus órdenes y que están vendidos por los políticos y los burócratas. Quizá es por esto que Sin remordimientos me ha parecido cojonuda. Dentro de que es lo que es, claro. Una película de acción militar enérgica, seca y directa que muestra misiones de combate realistas. En eso, se nota que Sin remordimientos sabe qué tipo de cine quiere ser y no se avergüenza de ello, por lo que el disfrute es total.

Dicho esto, hay que admitir que la historia es básica a más no poder y cumple con todos los clichés del cine de venganza e intriga militar internacional. Y que el giro se ve venir desde el minuto cero y además no puede ser de otra forma. En este sentido, me ha sorprendido que Taylor Sheridan haya firmado este guión, aunque también es posible que lo que en 1993 cuando Clancy lo escribió fuera super novedoso y ahora algunos elementos en la historia los hayamos tenido hasta en la sopa en un montón de películas y series de televisión en estos últimos 20 años.

Reconociendo lo básico de la historia, creo que el carisma de Michael B. Jordan es lo que consigue que esta película sobresalga y no fuera carne de “directo a video”. Además de ser el mejor en su trabajo, Jordan transmite el dolor ante la muerte de su familia que resulta super real y consiguió llegarme. Y cuando se pone a dar cera, demuestra por qué es uno de los soldados más capaces de su unidad, que son lo mejor de lo mejor. Y aunque en cuanto a historia, el guión de Sheridan como comento es básico, sí quiero destacar que consigue que a pesar de sus diálogos cortos y directos, reducidos a la mínima expresión, consigamos empatizar con todos los personajes.

También me gusta la seca y directa dirección de Sollima, que como los mejores soldados que no desperdician dos golpes si con el primero pueden derribar a su enemigo. Sin remordimientos no muestra un plano de más ni se recrea en las escenas de acción huyendo de los momentos videocliperos a lo Michael Bay o Zack Snyder. Y en esto caso, estas historias me funcionan de maravilla porque casi consigue poner al espectador en medio de la acción.

No quiero alargarme mucho más. La película me ha gustado aunque obviamente no me va a cambiar la vida. Y por eso, me sorprende la cantidad de críticas negativas que está teniendo, como fan del cine de acción no lo entiendo. O si, quizá a mucha crítica “seria” que no le gusta el género para empezar se le notan demasiado sus prejuicios. O quizá su inequívoco posicionamiento pro-soldados, que entiendo tampoco está de moda en el mundo activista cool actual.

Que no os engañen. Si os gusta el cine de acción y bélico, dadle una oportunidad a esta película, el entretenimiento está más que asegurado.

Comparto el trailer de la película:

Sin remordimientos ofrece un más que buen entretenimiento para los fans del cine de acción y bélico. A veces, no hace falta nada más.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Espero vuestros comentarios. Y si gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Zero, Zero, Zero (Prime Video)

He podido ver Zero, Zero, Zero, serie de televisión estrenada en Prime Video creada por Stefano Sollima basada en la novela de Roberto Saviano (Gomorrah) sobre el negocio del tráfico de drogas, y aunque no me ha enamorado, si he encontrado elementos bastantes interesantes.

PUNTUACIÓN: 7/10

Serie basada en el libro homónimo de Roberto Saviano que sigue los pasos de un cargamento de cocaína, desde el momento en el que un poderoso cartel de criminales italianos decide comprarlo hasta que la mercancía es entregada y pagada. A través de sus protagonistas, la serie explica los mecanismos a través de los cuales la economía ilegal pasa a formar parte de la legal, y de cómo ambas están conectadas a una despiadada lógica relacionada con el poder y el control, algo que afecta directamente a la vida de los ciudadanos. Desde los carteles mexicanos a los sindicatos del crimen italiano pasando por los negocios estadounidenses, todos están involucrados de una forma u otra en el beneficio que produce el negocio de la cocaína. (FILMAFFINITY)

Roberto Saviano obtuvo fama mundial tras la publicación de Gomorrah, en la que narraba detalles de la camorra tras infiltrarse durante meses, motivo por el que aún hoy vive con protección policial. Saviano volvió al ámbito criminal en 2013 con su novela Zero, Zero, Zero en la que ampliaba el foco al mundo de la droga y sus conexiones económicas a nivel mundial.

Para esta adapación televisiva, los creadores Leonardo Fasoli, Mauricio Katz y Stefano Sollima, director de la notable Sicario, el día del soldado, contrataron a un reparto internacional encabezado por Andrea Riseborough, Dane DeHaan, Gabriel Byrne (aunque en un pequeño papel), Giuseppe De Domenico, Adriano Chiaramida y Harold Torres.

Sollima dirige los dos primeros episodios, para mi los más potentes de la serie, mientras que los otros seis fueron dirigidos por Janus Metz y Pablo Trapero.

La historia está dividida en tres partes, en Italia un anciano capo siciliano, Don Minu (Adriano Chiaramida) contrata un cargamento de droga a unos narcos mexicanos, los Leyra. La llegada de esta droga consolidará su poder que está siendo puesto en duda por su propio nieto Stefano (Giuseppe De Domenico).

Para llevar a cabo el transporte de la droga, Don Minu se pone en contacto con su broker habitual de Nueva Orleans Edward Lynwood (Gabriel Byrne), en cuya empresa de transporte y naviera trabajan también sus dos hijos, Emma (Andrea Riseborough) y Chris (Dane DeHaan). Lo que no saben los Lynwood es que este negocio será más complicado de lo habitual, empezando porque el ejército mexicano tiene a los Leyra en su punto de mira y ha encargado su detención a sus fuerzas especiales, en cuyas filas se encuentra Manuel Contreras (Harold Torres), uno de los soldados de élite.

De esta forma, la serie irá saltando en sus ocho episodios desde México, donde seguiremos los pasos de Manuel Contreras, Italia donde se vive una lucha por el poder, y las visicitudes de la familia Lynwood por todo el mundo para asegurar que su cargamento llega a su destino.

Zero, Zero, Zero me ha parecido que está contada desde un punto de vista diferente que me ha resultado interesante, que es el de los brokers. Narrativamente los saltos de un lugar a otro consiguen no aburrir y mantener el interés.

Uno de los detalles narrativos que me han parecido más chulos es que dividen los diferentes episodios como en un libro en el que cada capítulo se centra en un personaje, de forma que cuando dos personas se separan, primero vemos todo seguido lo que hace uno y luego, cuando se vuelven a encontrar, volvemos atrás en el tiempo para ver qué hizo el otro personaje durante ese mismo periodo de tiempo, algo que no es habitual y que desde luego me ha parecido llamativo.

Con una excepción que luego comento, me ha parecido que todo el reparto cumple correctamente su función, y todos los aspectos técnicos de esta producción italiana de Sky en colaboración con Canal+ y Prime Video brillan a un gran nivel.

El visionado de esta serie ha conseguido mantener mi interés de principio a fin y muestra el negocio de la droga desde un prisma diferente al habitual. Dicho esto, debo reconocer que me ha faltado fuerza en las tres historias. La parte mexicana aporta las mayores dosis de acción y violencia, pero la historia de Manuel Contreras al final me ha parecido super intrascendente y un poco de relleno de las partes más interesantes, que son las otras dos.

Los Lynwood son el hilo conductor del relato, pero mientras Emma (Andrea Riseborough) me ha gustado dentro de su estoicismo general, no aguanto a Dane DeHaan como su hermano Chris. En Zero, Zero, Zero es un palo inexpresivo al que “inventan” una enfermedad para que pueda realizar un despiegue de tics que no me convencieron en ningún momento. Para mi, DeHaan es lo más flojo de toda la serie.

Reconozco que el despojar estos hechos delictivos de una intención moralizante me parece un acierto, teniendo en cuenta que si acaso, el único mensaje que se puede extraer es que mientras la droga mueva tantísimos millones, seguirá existiendo aunque cambien los actores. Los carteles o la mafia pueden cambiar de mano o incluso desaparecer, pero siempre otros tomarán su lugar, una triste realidad que queda aquí también reflejada.

Comparto el trailer de esta serie:

Zero, Zero, Zero ofrece un punto de vista interesante del negocio de la droga centrado en la lucha por el transporte y la distribución. No me ha maravillado, pero que su punto de vista ha sido bastante original.

PUNTUACIÓN: 7/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Sicario: El día del Soldado, de Stefano Sollima

Sicario de Denis Villeneuve fue una de las mejores películas de 2015. Tenía por tanto muchas ganas de ver la continuación, Sicario: El día del Soldado, dirigida por Stefano Sollima a partir de un guión de Taylor Sheridan, y me alegra poder decir que es un peliculón que me ha flipado.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

La guerra contra los cárteles de la droga se ha intensificado en la frontera entre EE.UU. y México a medida que han comenzado a traficar con terroristas. Para hacer frente a esta guerra, el agente federal Matt Graver (Josh Brolin) vuelve a hacer equipo con el volátil Alejandro Gillick (Benicio del Toro).

Stefano Sollima es un director italiano conocido principalmente por la serie de televisión Gomorra, basada en la novela de Roberto Saviano sobre la Camorra, y la película Suburra (2015), también de temática criminal. Aunque desconocido para mi, creo que era una buena opción para sustituir el increíble Denis Villeneuve. 

Sicario: El día del Soldado está escrita por Taylor Sheridan, autor del guión de la primera película, que consigue ofrecer un guión sólido, duro y sin misericordia. Sheridan (Hell or High Water, Wind River) es un maestro es construir historias de frontera que tienen un interesante subtexto que igual no es del agrado de todo el mundo, y que me perece mucho más potente incluso que el de la primera película.

Sicario estaba narrada a través de los ojos de Emily Blunt, una más que capaz agente del FBI que sin embargo estaba sobrepasada por el brutal conflicto contra el cartel. El mensaje de esta película era que sólo se puede combatir al fuego con fuego, y que las leyes que construyen una democracia son un impedimento para derrotar al cartel. Un mensaje un tanto peligroso, debo decir.

Para esta segunda parte, Sheridan nos muestra quienes son las principales víctimas de esta guerra: los niños. Aunque la película triunfa gracias al carisma de Josh Brolin y Benicio del Toro, omnipresentes en pantalla, también veremos dos caras de este conflicto, el de Isabel Reyes (Isabela Moner), hija de un narco que será secuestrada, y Elijah Rodriguez (Elijah Rodriguez), un joven americano que vive en Texas y que se verá atraído al cártel para salir de la pobreza. Hay una tercera niña que me heló la sangre que sale brevemente al comienzo de la película, una víctima de la guerra abierta en la frontera. Esta es la principal y más importante novedad de esta película respecto al original, que nos muestra las consecuencias de la violencia sin necesidad de darnos discursos políticos sensibleros.

En la primera Sicario, disfrutamos también con la fotografía del maestro Robert Deakins. Era imposible que Sicario 2 pudiera igualar al tándem Villeneuve+Deakins, pero me alegra decir que la fotografía de Dariusz Wolski y la dirección de Sollima se quedan muy cerca.

Destacar además que la película está dedicada a la memoria de Jóhann Jóhannsson, autor de la música de la primera película. Para esta Sicario 2, Hildur Guðnadóttir utiliza el impactante tema principal, y consigue mantenernos en tensión toda la película.

Entrando en materia, Sicario: El día del Soldado es un peliculón. Los protagonistas Brolin y Del Toro sin duda no son buenas personas, pero hacen lo que hay que hacer según sus creencias. Brolin es un agente de la CIA que no duda en hacer lo que sea para conseguir sus objetivos. Y vimos a Del Toro matar a niños en la película anterior, así que no son héroes, ni quieren serlo. Pero el que se encuentren en esa zona gris del que no duda en ensuciarse las manos me parece super interesante. El carisma de ambos actores es brutal, y aunque diría que Del Toro sigue un peldaño por encima, se agradece que Brolin tenga un mayor protagonismo en esta segunda parte respecto a la anterior, que estaba construida a partir del personaje de Emily Blunt.

Además, el guión de Sheridan cuenta un montón de cosas sobre la actual situación en la frontera sin tener que dar un mitin político, como quien es el que más se beneficia del cierre de la frontera y cómo interesa antes una guerra entre bandas, aún sabiendo que provocará muertes inocentes, que descabezar a los carteles.

Pero lo mejor del guión que consigue que nunca sepas qué va a pasar a continuación. Todo es inesperado e impactante, y consigue que estés en tensión durante todo el visionado, viendo situaciones lógicas que sin embargo consiguen no ser evidentes.

Stefano Sollima me ha sorprendido muchísimo como director. Las escenas de acción están ejecutadas con precisión quirúrgica, y están rodadas de forma que se amplifica el impacto en el espectador. En el actual cine comercial, hay una tendencia a la “coreografía” en las escenas de acción, que sirva para potenciar el entretenimiento. NO hay nada de esto en Sicario. La acción es seca, dura, brutal y termina en un segundo, igual que en la vida real. Además, el utilizar los ojos de la niña Isabel Reyes, hace que nos sintamos en todo momento en medio de la acción.  La película tiene un excelente ritmo que no da un respiro, y no sabría decantarme por una escena concreta, porque el conjunto es excelente. Todo el arranque es brutal, igual que el secuestro, la emboscada en la carretera, el ataque de los helicópteros… ¡Buff!!

Si tuviera que ponerle un pero a la película, sería quizá un final un poco anticlimático, ya que estás esperando un enfrentamiento que al final no llega a producirse. Pero una vez reposada la película, diría que este final es aún mejor por el elemento realista que transmite. En el cine esperas un gran final en el que el malo pierda y todo vaya a ir bien a partir de ese momento. En la vida real lo importante es poder vivir un día más. No existen las soluciones fáciles y los niños quedan traumatizados para toda su vida. En este aspecto, este final aún con su sensación episódica me parece más honesto que el de la clásica película de Hollywood. Algo que diría que es precisamente la intención de la película.
Comparto el trailer de la película:
Sicario: El día del soldado es una excelente película de acción que trata temas adultos de manera perfecta, y que creo que va a estar dentro de mi Top-5 del año. Si te gusta el cine inteligente con resonancias al mundo real en que vivimos, no debes perderte esta película.
PUNTUACIÓN: 8.5/10