Archivo de la etiqueta: star wars

Crítica de El Libro de Boba Fett episodio 3 (Disney+)

Tercer episodio de El Libro de Boba Fett en Disney+ de nuevo dirigido por Robert Rodríguez, y el primero que me ha cantado con elementos de producción cutres, algo que es la primera vez que siento en una serie en imagen real de Star Wars.

PUNTUACIÓN: 6,5/10

Episodio 3. Las calles de Mos Espa

Boba Fett debe hacer frente a dos amenazas muy distintas.

El tercer episodio de El Libro de Boba Fett sigue escrito por Jon Favreau y cuenta con Robert Rodríguez en la dirección, que ya dirigió el primer episodio. El episodio de 38 minutos, 34 sin los títulos de créditos, vuelve a la duración del estreno que se me hizo corto, contrastando con los 52 minutos del segundo. Entiendo que una ventaja del streaming es poder plantear episodios con la duración que toque y no estar obligados a rellenar minutos, pero me llama la atención la disparidad que estamos encontrando hasta el momento.

A Temuera Morrison (Boba Fett), Ming-Na Wen (Fennec Shand), Matt Berry (8D8, el droide torturador al servicio de Fett) y David Pasquesi (el mayordomo twi’lek de Mok Shaiz, alcalde de Mos Espa en Tatooine), se les unen en este episodio Carey Jones como el cazarrecompensas wookie Krrsantan, Stephen Root (Lortha Peel, una traficante de agua en el distrito de trabajo de Mos Espa), Sophie Thatcher (Drash, la líder de un grupo de cyborgs que se ponen del lado de Boba Fett), Jordan Bolger (Skad, miembro de grupo de cyborgs liderado por Drash) y la sorpresa (no tanto, pensando que es colega de Robert Rodríguez) de Danny Trejo como el entrenador de un rancor que es entregado a Boba Fett en su palacio.

Por enfrentar rápidamente el elefante en la cacharrería, ¡qué cutre eres, Robert Rodríguez!! En positivo Rodríguez se ha especializado en auto producir sus propias películas sacando oro de presupuestos ridículos, pero eso ha provocado que diera por buenas cosas que no se admitirían en un blockbuster de presupuesto alto. Y eso es justo lo que ha pasado en este episodio, con una persecución en las calles de Mos Espa que ha provocado más de un sonrojo de lo cutre y mal realizada que ha estado, con unas motos de colorines que se mueven a 1 km/hora y que un abuelo con andandor adelantaría. La ejecución de esta escena no debería haber sido aceptada en una producción de Star Wars, pero Rodríguez y cutre siempre han ido un poco de la mano, lamentablemente, de forma que este episodio tendrá el dudoso honor de ser el primer episodio cutre en la franquicia televisiva de Star Wars en Disney+.

Junto a esto, la pelea en el palacio de Boba Fett ha sido otra escena super cutre. Si la semana pasada comentaba que se notan (para mal) los 61 años de Temuera Morrison, enfrentarle en bañador a un wookie salvaje de más de dos metros de altura planteaba un desafío que era difícil que pudiera quedar bien. Y no lo hace. Ni este enfrentamiento ni el posterior de Krrsantan contra los cyborgs queda bien y amplía la sensación de coreografías de Hacendado que ha tenido gran parte del episodio.

Pero no todo es malo en el episodio, la historia planteada por Jon Favreau mantiene un buen equilibrio entre el presente y el pasado de Boba. Si la semana pasada asistimos al triunfo del asalto al tren, en este episodio la tragedia golpea al cazarrecompensas, y me gusta cómo han construido la narrativa para plantear que el adversario en la sombra que acosa a Boba es el Sindicato Pyke, que Boba conoció en la parte del pasado. Junto a este elemento, me gusta la parte de Danny Trejo explicándonos que los Rancor son seres sensibles con una conexión con su dueño, lo cual es compatible con la escena de El Retorno del Jedi en el que el cuidador del Rancos de Jabba llora de tristeza tras morir a manos de Luke. Esta parte de subversión de las expectativas, hablando de un ser a priori terrorífico como es el rancor, manteniendo la esencia 100% Star Wars es otro elemento que me gusta mucho de la historia de Favreau. También me gusta la forma en que nos informan de las diferentes familias criminales que operan en Mos Espa en la actualidad.

Hay otro elemento de la serie que espero consigan cuadrar al final, y es que a pesar de ser el protagonista omnipresente, no acabamos de empatizar con Boba Fett. Me doy cuenta que la imagen de “puto amo” que teniamos del personaje, y que volvimos a ver en The Mandalorian, no se corresponde con lo que la serie nos está mostrando, con un Boba en el presente que no deja se ser apalizado por quien sea que aparezca en cada episodio. Ese elemento unido al hecho que Boba se ha auto erigido en el Daymio de Tatooine pero no se entera de nada de lo que está pasando en Mos Espa provocan una desconexión entre lo que se espera de Boba y lo que es en realidad en la serie. Algo que también vemos en elementos extraños como que deje vivo a un enemigo como Krrsantan, por mucho que nos recuerden al comienzo de cada episodio eso de que “Jabba transmitía miedo, yo busco respeto” que parece resume la actual filosofía de Boba Fett. Lo cual es un problema, porque ser un «boy-scout» que busca hacer el bien mientras busca convertirse en el señor del crimen son aspectos que no encajan, que no pueden encajar.

Eso en el presente, porque en la parte del pasado me gusta el elemento estoico del personaje que nos sugiere a los clásicos personajes de western. Dentro que ya he comentado que veo limitado actoralmente a Temuera Morrison, creo que esa parte está bien mostrada en la serie. De hecho, de momento esta parte del pasado sigue siendo mucho más interesante que el argumento del presente.

A pesar de los elementos menos buenos que hemos tenido en este episodio, creo que El Libro de Boba Fett sigue teniéndolo todo a favor para darnos un entretenimiento a la altura del standard de calidad que The Mandalorian marcó para las series de televisión de Star Wars en Lucasfilm. La semana que viene comento si hubo mejoría.

Comparto el teaser trailer de este tercer episodio:

El Libro de Boba Fett ha dado un pequeño paso atrás, pero tiene tiempo de remontar el vuelo y acabar dejándonos con buen sabor de boca. No dudo que será así.

PUNTUACIÓN: 6,5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de El Libro de Boba Fett Episodio 2 (Disney+)

Comparto mis impresiones del estupendo segundo episodio de El libro de Boba Fett estrenado este pasado miércoles en Disney+.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Episodio 2. Las tribus de Tatooine.

Boba Fett se enfrenta a nuevos desafíos en Tatooine.

Este segundo episodio continúa con guión del creador Jon Favreau, siendo dirigido por Steph Green. El episodio de 52 minutos, 48 sin los títulos de crédito, resulta igual de satisfactorio o incluso más que el episodio que inauguró la serie la semana pasada. La serie mantiene a Ludwig Göransson como compositor de una banda sonora con ciertas similitudes (por motivos obvios) a la de The Mandalorian, pero que a la vez consigue tener una sonoridad diferentes, lo cual también es diferente.

Junto a los protagonistas Temuera Morrison y Ming-Na Wen en este episodios volvemos a ver a Matt Berry como la voz de 8D8, un droide de tortura al servicio de Fett en el palacio de Jabba, David Pasquesi como el mayordomo twi’lek de Mok Shaiz, el alcalde de Mos Espa en Tatooine y a Jennifer Beals como Garsa Fwip, una twi’lek que dirige una cantina en Mos Espa llamado el Santuario.

Boba Fett está siendo un estupendo entretenimiento que se toma su tiempo en ampliar el lore de Star Wars, cosa que agradezco enormemente. Si lo único menos bueno del episodio anterior fue que duró apenas 34 minutos de historia y me dejaron con la miel en los labios, los 48 minutos de este episodio me han parecido perfectos para lo que nos cuentan. Es curioso que de momento parece confirmarse que la historia ambientada en el pasado de Fett tiene más importancia que la parte del presente que nos vendieron como la historia principal de la serie, cosa que narrativamente encuentro perfecto. De hecho, visto lo visto, diría que a esta parte de flashback le queda un episodio más, o como mucho dos, para alcanzar la sorpresa que supuso la llegada de Fett al final del episodio 2×01 de The Mandalorian «The Sheriff» que nos voló la cabeza en su momento, y a la reunión de Fett y Fennec Shand en Tatooine, de forma que después quedarían 3/4 episodios en los que ya se centrarían en el presente de Boba buscando conservar su dominio de los bajos fondos de Tatooine.

El pasado de Boba en Tatooine con los Tusken me está pareciendo fantástico, y me flipa como Favreau amplía lo visto en Mandalorian para conseguir que una raza alineada en el lado de los «malos» como son los Moradores de las Arenas consigan una profundidad y casi un lirismo que jamás tuvieron en las películas. Toda esta parte conecta además con el feeling a western que busca Favreau en sus series en Star Wars, y en este episodio tenemos un asalto al tren y una pelea en el saloon, unas escenas que me parece que están muy bien resueltas y lucen geniales.

La parte en el presente es menor en este episodio, pero no está exenta en interés, al conocer al alcalde de Mos Espa Mok Shaiz, además de los gemelos Hutt que van a disputarle el dominio de Tatooine a Boba. Junto a los Hutts, el episodio tiene un chulísimo easter-egg con la presentación en imagen real de Black Krrsantan, un cazarrecompensas wookiee que apareció por primera vez en los cómics de Marvel Star Wars: Darth Vader y Doctor Aphra, y que no hay duda que va a ser un duro oponente para un debilitado Boba.

Y hablando de Boba, dentro que este episodio me ha gustado y estoy completamente enganchado a la serie, ha confirmado un detalle menos bueno que ya se entrevió al comienzo de la serie, y es que Temuera Morrison ¡tiene 61 años! y lamentablemente se le notan demasiado en pantalla. Me gusta la presencia que Morrison transmite en pantalla, y su voz en la versión original es fantástica, pero no da la talla en las escenas de acción. De hecho, tras conocer su edad, no me extraña, y casi hay que aplaudir su entrega y esfuerzo. Aunque las cosas como son, si ya para las katas con el bastón tusken no llega, mucho menos lo va a hacer en otras peleas cuerpo a cuerpo que vaya a tener en próximos episodios. Aunque siempre pueden usar un doble de cuerpo cuando lleve la armadura.

Esto es un pero, pero uno pequeñito, porque la parte del pasado tenía la obligación de hacer que conectáramos con Fett y nos preocupáramos por él, cosa que se consigue. Boba Fett es el protagonista de la serie por méritos propios y Morrison consigue que veamos más allá de la armadura, algo que precisamente le faltó al personaje en la trilogía original.

Hay otro elemento que me flipa y es todo lo técnico. La mayor parte hasta ahora está ambientada en el desierto de Tatooine, y es literalmente imposible saber qué parte es «real» y qué parte es la parte del «Dome» digital donde se rueda la serie. La forma en que la tecnología consigue engañar al ojo me está volando también la cabeza. Y si esto se está consiguiendo en una serie de televisión, en cuanto apuesten de verdad para el cine, pueden conseguir un abaratamiento importante de los presupuestos de la ciencia ficción con resultados magníficos, lo cual me genera una enorme alegría.

El Libro de Boba Fett me está gustando. No me parece una maravilla que me haga pensar en ella toda la semana, y tampoco creo que ese sea el objetivo. Sin embargo, como entretenimiento 100% Star Wars, la experiencia es fantástica. De hecho, gracias a Mandalorian, Boba Fett ahora y Obi Wan en el futuro inmediato, de lo que no tengo ganas es de nuevas películas de Star Wars. Espero que Lucasfilm esté aprovechando el éxito de estas series para centrarse y concretar qué quieren hacer en su próxima trilogía cinematográfica. Si por mi fuera, no me importaría que le dieran carta blanca a Favreau y a Filloni.

Comparto el trailer de este segundo episodio:

Boba Fett está siendo un estupendo entretenimiento que se siente 100% Star Wars pero con la personalidad única de su protagonista. Nos esperan 5 semanas fantásticas en Tatooine.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Star Wars Visions temporada 1 (Disney+)

La necesidad de dotar de contenidos nuevos a Disney+ explica que Disney y Lucasfilm se hayan atrevido a realizar Star Wars Visions, antología de cortometrajes de animación realizados por algunos de los mejores estudios de Japón en los que tienen carta blanca para dar rienda suelta a su imaginación en cortos inspirados en el universo creado por George Lucas. Y tras ver la temporada al completo, el resultado me parece muy positivo.

PUNTUACIÓN: 7/10

Serie de animación que consta de varios episodios independientes animados por múltiples estudios japoneses, ofreciendo visiones ricas y novedosas del universo Star Wars con una filosofía similar a la de proyectos como «Animatrix».

Como en toda antología, hay episodios muy buenos y otros no tanto. Por esto, he optado por hacer un desglose por episodios, en el que doy mi opinión de forma general.

Episodio 1. The Duel (El duelo), de Kamikaze Dôga

Un forastero errante de misterioso pasado defiende una aldea de poderosos bandidos. 14 minutos.

Hay que reconocer que la historia no es especialmente original, al inspirarse en Lone Wolf & Cub y en las decenas y cientos de historias de Ronins solitarios que defienden un pueblo de unos malvados. Sin embargo, este episodio tiene una animación alucinante que hace que sea de largo mi episodio favorito de toda la serie.

Junto a una animación casi en blanco y negro que incorpora un montón de elementos chulísimos como un efecto para simular que el corto está siendo reproducido a partir de una película envejecida, tengo que reconocer que me ha gustado todo mucho, empezando por el diseño de los personajes, la narrativa y los momentazos super espectaculares. Además, la sorpresa sobre la identidad del misterioso ronin añade un detalle super chulo que aporta un plus de originalidad.

Si sólo tienes que ver un episodio, que sea este.

Episodio 2. Tatooine Rhapsody, de Studio Colorido

Una banda con grandes sueños debe salvar a uno de sus miembros de Jabba el Hutt y Boba Fett. 13 minutos.

Por contra, esta historia de una banda de rock juvenil me parece el episodio más flojo de toda la serie. Su animación está planteada casi como si estuvieran pensando en un target totalmente infantil, con elementos super locos como ver a un Hutt con melena heavy y un diseño de personajes super minimalista con el que no he conectado nada.

En todo caso, debe decir que el mensaje de dejar ir el pasado para vivir el presente si lo encuentro bastante chulo, porque no todo van a ser cosas malas.

Episodio 3. The Twins (Los gemelos), de Studio Trigger.

Dos gemelos nacidos en el lado oscuro se enfrentan a bordo de un enorme destructor espacial. 17 minutos.

Ofreciendo una versión alternativa de Luke y Leia convertidos en gemelos criados por el lado oscuro, el episodio es super loquísimo y obliga a dejarte llevar ante las numerosos WTF?! que tiene la historia, como que los hermanos luchen en el espacio sin necesidad de trajes espaciales o que una espada láser destruya un Destructor Imperial. Este episodio en muchos aspecto es el más anime de todos, con personajes super exagerados sintiendo emociones extremas mostradas en primeros planos.

En todo caso, la animación muestra una acción más grande que la vida que acaba siendo un buen entretenimiento si entras en el rollo, cosa que reconozco que a mi me ha costado.

Episodio 4. The Village Bride (La novia del pueblo), de Kinema Citrus.

Una jedi fugitiva adopta las costumbres de una aldea remota amenazada por un señor de la guerra. 18 minutos.

Este episodio intenta transmitir una conexión de los personajes con la naturaleza que me recordó mucho al Studio Ghibli. Los diseños de los personajes me parecen chulísimos aunque la animación la veo super correcta tirando a montonera. En todo caso, uno de los mejores episodios de la serie gracias precisamente a este contacto con el elemento natural, que en muchos aspectos tiene similitudes con la Fuerza.

Aunque la animación la vi montonera, sin embargo la escena de acción me ha flipado, por lo que este episodio entraría en mi top de episodios.

Episodio 5. The Ninth Jedi (El noveno Jedi), de Production I.G.

A la hija de un forjador de espadas láser la persiguen fuerzas oscuras durante una peligrosa misión. 22 minutos.

Muy chulo también este quinto episodio que conecta con la idea planteada de Los Últimos Jedi que cualquier puede convertirse en un Jedi. Este episodio es el más largo de la antología y se nota que narrativamente es el más complejo, al juntarse dos líneas narrativas diferentes, la de la hija del forjador de espadas, y la del maestro que llama a jóvenes Jedi para entrenarles. La sensación de paranoia al no saber en quién confiar que me parece está bien conseguida y el giro me ha gustado mucho, y a la vez hay que sumarle una notable animación con una persocución de motos que me recordó completamente a El Retorno del Jedi.

Además, su buen final me dejó con ganas de más, de forma que este sería en mi opinión el segundo mejor episodio tras El Duelo.

Episodio 6. T0-B1, de Science SARU.

Un chico cibernético que sueña con ser un Jedi descubre una peligrosa verdad sobre su creador. 14 minutos.

Este corto me recordó los animes clásicos por su animación super básica. Además, al robótico T0-B1 le encontré también muchas similitudes con Astro-Boy, lo que ayuda a reafirmar mi sensación de que los autores buscaban hacer un homenaje a los animes más clásicos.

Reconociendo este hecho, el caso el que globalmente este episodio me parece flojito, la verdad, se me quedaría en la parte baja de la tabla junto a Tatooine Rhapsody.

Episodio 7. The Elder (El anciano), de Studio Trigger.

Un Jedi y su padawan persiguen una presencia oscura y poderosa. 16 minutos.

Otro episodio muy chulo que nos recuerda a la Amenaza Fantasma y las relaciones entre maestro y padawan. El episodio cuenta con enseñanzas filosóficas y unas excelentes escenas de combates con sables laser, por lo que el disfrute está asegurado, sintiéndose 100% Star Wars.

Episodio 8. Lop and Ochô, de Geno Studio.

Una familia tiene opiniones encontradas sobre qué hacer cuando el Imperio se adueña de su planeta. 20 minutos.

El episodio es curioso. El dibujo de los fondos pintados a mano y la animación en general me parece acojonante, y sin embargo hacer que la protagonista sea una conejita me sacó un poco de la historia. Y sin embargo, que que la protagonista no sea humana no puede ser más Star Wars, dentro de una galaxia llena de seres de todo tipo.

Además, la historia tiene un tema central sobre lo que nos convierte en familia y cómo no está limitado a la sangre y a compartir el ADN de tus padres, sino las vivencias y experiencias compartidas que me ha gustado mucho. Teniendo en cuenta su final abierto, estaría genial que la historia continuara en una eventual segunda temporada, cosa que tengo claro que NO va a suceder.

Episodio 9. Akariki, de Science SARU.

Un Jedi regresa con su amor prohibido para ayudarla a defender su reino de una sógun Sith. 13 minutos.

El episodio tiene un giro final que temáticamente lo separa completamente de los ocho anteriores, lo cual me gusta por la intención de crear historia diferentes. Sin embargo, la animación en sí me pareció un pelín demasiado básica y no conseguí conectar con ella, ni con los intentos cómicos a cargo de dos personajes muy, muy inspirados por R2D2 y C3PO. Se me quedó como un episodio «sin más».

Globalmente, la verdad es que me he quedado muy satisfecho del visionado de estos cortos, incluso diría que 9 episodios acaban quedándose un poco cortos. Reconociendo eso sí que el propio formato de cortos de 15 minutos tampoco da para mucho más de lo que hemos visto. Se nota que el ADN de la serie gira en torno a ofrecer ejemplos variados de la animación que actualmente se hace en Japón y, visto en su conjunto, puedo apreciar mucho más incluso los episodios que menos me gustaron como Tatooine Rhapsody o TO-B1.

A destacar que Disney+ ha estrenado como extra unos estupendos mini documentales en los que cada estudio habla de su fuente de inspiración y nos muestra diseños de los personajes y otros detalles chulos de la producción que creo que amplían la escala de esta serie y me han apartado información muy interesante, ayudando a que la experiencia final sea incluso más satisfactoria.

Comparto el trailer de esta serie:

Globalmente, me parece que este Star Wars Visions es un experimento muy interesante, que espero abra la puerta a más series de cortos como estos.

PUNTUACIÓN: 7/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Star Wars: La Remesa Mala temporada 1 (Disney+)

Acaba de terminar la primera temporada de La Remesa Mala, la nueva serie de animación de Star Wars ambientada en el Universo Star Wars tras el Episodio III que ha sido creada por Dave Filloni. Y en mi opinión, Filloni vuelve a dar en la diana.

PUNTUACIÓN: 7/10

Un «mala remesa» de clones experimentales de élite, la Fuerza Clon 99, intentan abrirse camino a través de una galaxia en constante evolución justo cuando se empiezan a experimentar las primeras consecuencias de la Guerra de los Clones.

Tras el éxito de The Clone Wars y The Mandalorian, Dave Filloni vuelve al universo de Stars Wars en un momento temporal lleno de interés y que ha sido muy poco explorado en el mundo audiovisual, el inmediatamente posterior a la activación de la Orden 66 que supuso la casi aniquilación de la Orden Jedi y la creación del Imperio con el Emperador Palpatine a la cabeza.

La primera temporada de La Remesa Mala ha contado con 16 episodios y Disney ya ha confirmado que ha renovado la serie para una segunda temporada. Junto a Filloni, encontramos a Jennifer Corbett como guionista principal y Brad Rau como supervisor de dirección de todos los episodios.

Los clones especiales que forman parte de esta «remesa mala» son el experto cazador y rastreador Hunter, el experto en electrónica y cerebro del esquipo, Tech, el soldado de gran tamaño y super fuerza Wrecker, el experto francotirador del grupo, Crosshair y su última inclusión el soldado clon regular de la Legión 501 y ahora mitad cyborg Echo. A destacar que en la versión original, las voces de estos 5 personajes están realizadas por el mismo actor de doblaje, Dee Bradley Baker, que era el actor de doblaje en The Clone Wars. Junto a ellos, en Kamino conocerán a Omega una niña que resultará la primera versión experimental femenina de Jango Fett.

La remesa mala tiene mucho y bueno que destacar. Empezando por unos personajes que fueron presentados en The Clone Wars y cuyos diseños son espectaculares, resaltando las habilidades de cada uno y casi hasta su personalidad. En general, la serie se nota que es Star Wars de principio a fin y cuenta con un diseño de producción modélico que ha hecho las delicias de todos los fans de la franquicia galáctica.

Los años entre el final de Episodio III y Star Wars: Una nueva esperanza han sido poco explorados. En los últimos años Disney descubrió el filón con la exitosa Star Wars Rogue One, y en animación teniamos Star Wars Rebels, pero en ambos casos sus aventuras tenían lugar años después de que el Imperio tomara el control de la galaxia. Entiendo que Disney / Lucasfilm y el propio Filloni vieron el filón de contar nuevas aventuras justo después de la activación de la Orden 66, y esta remesa mala han sido los personajes perfectos para mostrarnos el estado de la galaxia durante esos años mientras el Imperio intentaba hacerse con el control de los diferentes planetas que forman la República.

El esquema de la serie es muy básico (y efectivo), ya que tras desobedecer las órdenes, este equipo de clones renegados viajará por la galaxia como si de un Equipo-A se tratara aceptando encargos como mercenarios mientras intentan escapar del Imperio que intenta atraparles. Estas aventuras nos han permitido ver cómo el Imperio se fue haciendo con el control de toda la galaxia, a veces con pura fuerza militar y otras con engaños y diplomacia. Estamos ante unos años convulsos que sin duda merecían ser mostrados a las nuevas generaciones de fans.

Dentro de la estructura de estos 16 episodios, hemos tenido episodios autoconclusivos con misiones más o menos autónomas y otros que han ido construyendo la narrativa principal que gira sobre los intentos de los clones de escapar del Imperio, que les busca a ellos y, sobre todo, a Omega, que acaba siendo más importante de lo que se podían intuir. De hecho, no sorprende que la serie en muchos momentos utilice a Omega como nuestro punto de vista, de forma que los niños puedan identificarse con ella como puerta de entrada a estas historias de corte militar. Dentro que estamos ante una serie para todos los públicos planteada con un target infantil y juvenil en mente, ha habido varios episodios que me han gustado bastante y entiendo que acierta completamente en su intención de ampliar la galaxia mostrando nuevos mundos y sociedades.

Filloni es además muy listo, ya que además del propio mundo de los clones en Kamino, aprovecha La Remesa Mala para hacer conexiones con personajes ya aparecidos en otros formatos, como pueden ser Saw Guerrera (Rogue One), Fenec Shard (The Mandalorian) o Kanan y Hera (Star Wars Rebels), lo cual él sabe que nos alegra a los fans y busca aumentar las conexiones de todas las series y películas de forma orgánica.

La animación de La Remesa Mala me parece correcta, en la línea de The Clone Wars. Pero dentro que no es para nada mala, con un diseño de mundos y personajes muy chulo, se me queda corta a la hora de transmitir personalidad, siendo todo tan correcto que no da la sensación de ser una serie especial, sino una más de la franquicia Star Wars. Por poner un ejemplo reciente, la animación de What if…? estrenada esta misma semana además de contar la historia de forma modélica, transmitía una personalidad bestial que es algo que eché a faltar en toda la temporada.

Y en ese sentido, encuentro que el principal pero de esta Remasa Mala no es algo realmente malo, sino algo que viene de la propia premisa de la serie y el target al que va dirigido. El que La Remesa Mala sea una serie juvenil hace que no haya nunca sensación de peligro para los protagonistas, y a pesar que sus aventuras son entretenidas, realmente a todas las historias les falta algo de chispa. No es que haya especialmente malo, y las caracterizaciones de los protagonistas me parecen correctas también, pero la extrema corrección de todo también impide que me enamore de nada. En ese sentido, como decía antes entiendo los motivos narrativos y de empatía para el espectador (juvenil) que hacen de Omega la protagonista en muchos momentos, eclipsando a los clones de la fuerza 99. Sin embargo, que esto suceda en misiones de combate en las que ella sistemáticamente desobedece órdenes (y acaba teniendo razón) no deja de ser un WTF? de libro que aceptas porque precisamente estamos antes una serie juvenil cuyo único propósito es entretener.

Es por esto que dentro que me ha gustado la serie y me ha parecido razonablemente entretenida, y sobre todo agradezco la oportunidad de poder verla con mi hijo, la serie me haya parecido correcta sin más, y no me ha enamorado especialmente nada.

Por último, destacar el éxito del estreno semanal de la serie, que ha conseguido que esta Remesa Mala haya estado en la conversación durante todo el verano, permitiendo que el boca a boca favorable haya conseguido que más gente se haya sumado a la serie. Cada vez tengo más claro que en las series que me gustan, prefiero este formato frente al formato Netflix.

Comparto el trailer de serie:

La remesa mala mantiene las buenas sensaciones que The Mandalorian, confirmando que aún quedan muchas historias que contar en una galaxia, leja, muy lejana… que nos van a enganchar.

PUNTUACIÓN: 7/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de The Mandalorian 2×07 (Ep. 15 – El Creyente) Disney+ CON spoilers

El séptimo episodio de The Mandalorian ha sido otra estupenda aventura con un inesperado elemento emocional que nos prepara para el que va a ser el gran final de esta segunda temporada dentro de unos días.

PUNTUACIÓN: 8/10

Para actuar contra el Imperio, el Mandaloriano necesita la ayuda de un antiguo enemigo.

Rick Famuyiwa, director del episodio 1×02 El Niño y que escribió y dirigió el 1×06 El Prisionero, vuelve al mundo de The Mandalorian escribiendo y dirigiendo este capítulo. Me parece curioso que Famuyiwa se trae de vuelta a uno de los personajes de El Prisionero, el antiguo tirador Imperial Migs Mayfeld, interpretado por Bill Burr.

Al ser continuación directa del episodio anterior, para salvar a Grogu (Baby Yoda) Mando debe encontrar la localización de la nave del Moff Gideon, para lo que necesitan los conocimientos de Mayfeld. En esta aventura, volvemos a disfrutar de Cara Dune (Gina Carano), Fennec Shand (Ming-Na Wen) y, sobre todo el espectacular Boba Fett (Temuera Morrison), al que veremos con una armadura renovada alucinante.

Narrativamente, se nota lo inteligentes que son en Lucasfilm, ya que después del despliegue del episodio anterior, aparte de lucir armadura, Fett en este episodio tiene un protagonismo menor. De hecho, tras dos episodios en los que Mando parecía el secundario de su propia serie al compartir protagonismo con Ahsoka y Fett respectivamente, en este Mando vuelve a ser el gran protagonista. El hecho de mostrar su cara en el episodio, rompiendo todas las reglas de la secta mandaloriana a la que pertenece, es una demostración del amor y preocupación que Mando siente por Grogu, al que ha llegado a considerar familia y por el que haría lo que fuera para salvarle, y va a marcar un antes y un después en las creencias de Mando, que ha ido conociendo a otros mandalorianos que si muestran su rostro como Bo-Katan primero y el propio Fett ahora.

El final del episodio, en el que Mando amenaza al Moff Gideon con las mismas palabras que él usó previamente en la primera temporada, significa un gran momento que nos promete un climax espectacular.

He comentado en varias reseñas que The Mandalorian bebe claramente del western como una de sus principales fuentes de inspiración. Digo esto porque la primera parte del episodio parece ser la adaptación del típico asalto a la diligencia en el que el cochero y su tirador deben repeler a unos bandidos. Esta escena está estupendamente rodada y transmite un verdadero peligro al no tener Mando el blindaje del Beskar que habitualmente le protege.

Sin embargo, la gran sorpresa la constituye el personaje de Mayfeld, que durante la primera temporada parecía un mercenario ex-militar sin más, y al que Famuyiwa construye un interesante origen que justifica su trauma y su aversión contra los poderes establecidos que para él acaban siendo todos iguales. De hecho, una duda que se me plantea al final del episodio es si Mayfeld se ve sorprendido por la presencia de su antiguo superior Valin Hess en el planeta Morak, o si sabía que estaba allí y precisamente llevó a Mando y su equipo allí para poder tener su venganza, lo que significaría que es mucho más inteligente de lo que parecía. Aunque esta segunda opción es menos probable, lo que está claro es que no creo que esta sea la última vez que veamos a Mayfeld, sobre todo teniendo en cuenta el anuncio de las nuevas series Ahsoka y Rangers of the New Republic, que acompañarán a la tercera temporada de The Mandalorian y sobre las que hablé hace unos días.

El episodio dura 36 minutos que me parece que una vez más van al grano y son la duración perfecta para el episodio, siendo un prodigio de síntesis. Además, vuelve a contar con una chulísima música de Ludwig Göransson con unos detalles estupendos, cosa que no es noticia, todo sea dicho. Buff, que ganas tengo de poder tener la banda sonora de esta segunda temporada al completo.

Teniendo en cuenta que este episodio tenía todos los números para convertirse en el episodio más flojo de la temporada y acabado siendo, de nuevo, una pasada, no quiero ni empezar a pensar en el climax de la semana que viene, que puede ser espectacular y lleno de tensión y emoción. Se sabe que Jon Favreau guionizará el episodio, ¿también lo dirigirá? Teniendo en cuenta todo lo que está en juego, no sería descartable. ¡Qué ganas que llegue el viernes!!

Comparto el teaser de este episodio:

https://twitter.com/themandalorian/status/1337396723610771457?s=20


The Mandalorian no tiene episodios malos, y me empiezo a dar cuenta que la semana que viene habrá terminado el viaje, hasta la siguiente temporada. De momento, el resultado no puede ser mejor.

PUNTUACIÓN: 8/10