Archivo de la etiqueta: Cinemax

Crítica de Warrior temporada 2 (HBO)

La segunda temporada de Warrior recién terminada en HBO convierte a la serie creada por Jonathan Trooper (Banshee) basado en una historia de Bruce Lee en la mejor serie de acción de la televisión. Ahora a esperar que una vez HBO ha absorbido los contenidos de Cinemax, podamos disfrutar de una tercera temporada.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

Ambientada durante las Guerras Tong a fines de la década de 1870 en San Francisco, California, la serie sigue a Ah Sahm (Andrew Koji), un prodigio de las artes marciales que emigra a San Francisco desde China en busca de su hermana (Dianne Doan), para acabar vendido a una de las bandas (Tong) más poderosas de Chinatown y muestra la lucha de poder en Chinatown y el racismo sufrido por la comunidad china que buscaba un futuro mejor en los Estados Unidos y se encontraron con odio y explotación.

Jonathan Trooper creó esta serie para el canal Cinemas, tras ser contratado por los productores ejecutivos Justin Lin (Fast & Furious, Star Trek – Más allá) y Shannon Lee, hija del gran Bruce Lee. Esta segunda temporada recién finalizada ha contado con 10 episodios, de los cuales Trooper ha dirigido el primero y guionizado el primero, el sexto y los dos últimos episodios. El resto de episodios han sido dirigidos por David Petrarce (2 episodios), Loni Peristere (2), el actor Dustin Nguyen (1), Omar Madha (2) y Donnie Gordon (2). Los guionistas de la serie junto a Trooper han sido Brad Kane, Evan Endicott, Josh Stoddard y Kenneth Lin.

Warrior es una serie coral siguiendo el standard marcado por Juego de Tronos, en el que vamos a conocer los distintos bandos que coexistían en la San Francisco de finales del siglo XIX, cada uno de los cuales tiene diferentes intereses y no siempre son buenos o malos puros, sino que todo está revestidos de diferentes matices de grises.

Andrew Koji es Ah Sahm, el gran protagonista de la serie. Mitad chino mitad americano, es un experto en artes marciales y viaja a San Francisco para encontrar a su hermana desaparecida y termina formando parte de los Hop Wei. Tras su derrota en el torneo de artes marciales, empieza la temporada buscando mejorar sus maestría de las artes marciales.

Dianne Doan es Mai Ling, la hermana de Ah Sahm que se ha convertido en líder de los Long Zii enemigos de los Hop Wei, hasta el punto de intentar matar a su hermano en la primera temporada. Olivia Cheng es Ah Toy, una Madame bisexual a cargo del burdel de Hop Wei. Ella se interesa por Ah Sahm debido a sus conexiones con Mai Ling. Jason Tobin es Young Jun, hijo del padre Jun y heredero del Hop Wei que es el mejor amigo de Ah Sahm.

Kieran Bew es el oficial de policía Bill O’Hara, un irlandés ascendido para liderar el escuadrón de Chinatown. Como “buen” irlandés, es racista con los chinos y sus problemas con el alcohol y el juego le han puesto en manos del tong. Dean Jagger es Dylan Leary, un veterano de la Guerra Civil estadounidense, líder sindical y señor del crimen de la mafia irlandesa. Odia a los chinos, a quienes culpa de quitarle los trabajos destinados a los irlandeses, y utilizará cualquier medio para asegurarse de que se cumplan sus objetivos. Joanna Vanderham es Penelope Blake, la esposa del alcalde Samuel Blake y que dueña de la industria Mercer al morir su padre. Al emplear mano de obra china, se ganó el odio de los irlandeses.

Tom Weston-Jones es Richard Lee, un nuevo oficial de policía de Savannah, Georgia. A pesar de ser del sur, Lee cree que todas las razas deben recibir el mismo trato. Sus colegas irlandeses no le agradan, que son veteranos de la Unión, debido a que su familia ha luchado con la Confederación. Hoon Lee es Wang Chao, un traficante de armas del Mercado Negro que trabaja con Hop Wei y Long Zii, junto con la Policía de San Francisco. Gracias a sus conexiones, es libre de viajar a todo el territorio de Tongs e incluso sirve como intermediario entre ellos. Langley Kirkwood es Walter Franklin Buckley, el teniente de alcalde de San Francisco que trabaja en secreto con Mai Ling para iniciar una guerra entre Hop Wei y Long Zii, y que es el gra poder en la sombra de San Francisco.

Los nuevos personajes de esta segunda temporada son Dustin Nguyen es Zing, el nuevo líder de Fung Hai Tong y aliado de Mai Ling. Céline Buckens es Sophie Mercer, la imprudente hermana menor de Penelope, que busca llamar la atención de Leary. Miranda Raison es Nellie Davenport, una viuda rica que ofrece asilo a inmigrantes chinos, incluidas las prostitutas, entrando así en contacto con Ah Toy. Chen Tang es Hong, un abrasivo, joven, nuevo recluta traído de China como refuerzo para Hop Wei, quien rápidamente se hace amigo de Young Jun y Ah Sahm. Por último, Maria Elena Laas hace de Rosalita Vega, una mujer mexicana que dirige torneos de lucha ilegales en la Costa, donde Ah Sahm participa con frecuencia.

Tener que explicar este quien es quien del reparto ya nos muestra la complejidad de la historia y de todos los bandos que vamos a encontrar en una historia que a priori podría parecer una serie de acción a secas. Y es que tenemos por un lado en el lado chino las bandas de los Long Zii y los Hop Wei, tenemos al conseguidor Wang Chao y a la dueña del burdel Ah Toy, todos con sus propios intereses y maquinaciones. Pero en el lado irlandés, tenemos a los mafiosos de Dylan Leary cometiendo actos de sabotaje contra las empresas que contratan chinos, tenemos a Penelope Blake intentando sacar adelante la empresa de su padre, tenemos a los corruptos miembros de la policía y además las intrigas políticas del alcalde Blake y su subalterno Buckey, que realmente controla la alcaldía.

Aparte del racismo, un tema importante de esta segunda temporada es la lucha contra el machismo de la sociedad americana de la época de todas las mujeres de la serie, que ofrece momentos memorables, como una conversación entre Mai Ling y Ah Toy en la que ambas dicen que son enemigas porque han sido víctimas y van a hacer lo que haga falta para no volver a serlo, caiga quien caiga.

Warrior ofrece una visión desmitificadora del western que también me parece estupenda. Frente a la versión idílica de los pioneros exploradores, la realidad de los Estados Unidos sel siglo XIX era la de un país cruel en el que primaba la ley del más fuerte y a menudo los “buenos” eran destrozados y expoilados por los poderosos, que en muchas ocasiones se salían con la suya y hacían fortuna gracias a los cadáveres que dejaban a su paso. Hay un diálogo muy bueno también en el que un personaje dice que “esto es el infierno”, a lo que otro responde que no, no es el infierno, es la realidad del mundo en el que viven. Y no le fata razón.

Conectado a lo anterior, otro de los elementos que más me gusta de Warrior es que todos los personajes, excepto quizá Buckey y Blake que son villanos sin matices, se mueven en los grises en todo momento, hacen cosas buenas y justo a continuación algo cruel. Esta cualidad me parece excepcional, dado que se han molestado en construir unos personajes complejos con mucho que decir que me han enganchado muchísimo durante el visionado.

En ese sentido, el personaje de Nellie Davenport es quizá el peor personaje de la serie porque es 100% bueno y me rompió el realismo que respiran el resto de personajes, al ejemplificar la sororidad del feminismo tan popular en nuestros días, que indica que las mujeres unidas y viendo separadas de los hombres pueden ser felices y realizarse como personas, lo cual es en parte un panfleto poco sutil.

Quitando este pequeño pero que realmente no molesta porque es un argumento secundario de la serie, tengo que alabar el guión de la serie y como construyen una tensión que alcanza su punto culminante en un histórico episodio 9 titulado “Enter the Dragon” que es lo mejor que vamos a ver en acción en el presente año televisivo, con el episodio 6 en segundo lugar.

Y es que no, no me he olvidado de la acción. Tenemos unas artes marciales alucinantes a un nivel que hacía tiempo que no habíamos visto y que hará las delicias a los fans del género. En todo caso, también debo decir que comparado con la primera temporada, hay menos acción al centrarse más en la trama y los arcos de los personajes. Pero justo por eso, cuando llega la acción, está muy bien hilada y consigue impactar más, como en el episodio 6 en el que de nuevo veremos una aventura autoconclusiva de Ah Sang, Young Jun y Hong en el oeste que es casi completamente acción.

La narrativa de esta temporada planteada con una tensión creciente hizo que quizá los dos primeros episodios, en los que nos recuerdan donde se encuentra cada personaje, me resultaran los más flojos de todos, pero una vez has sobrepasado el tercero, las sorpresas y los giros harán sin duda que te quedes enganchado hasta el final.

Este temporada de Warrior fue el último contenido original de la cadena Cinemax, que ha sido absorbida por HBO. Digo esto porque lo único malo que encuentro de esta temporada es que han dejado un final completamente abierto y HBO de momento aún no ha confirmado la luz verde a una tercera temporada que debería ser obligatoria, porque odiaría que quedara colgada.

Comparto el trailer de esta segunda temporada:

Warrior es LA serie de acción de 2020 que ofrece mucho más que sólo acción gracias a unos complejos y estupendos personajes. Si te gusta el género no te la puedes perder.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

¿Has visto Warrior? Si tienes HBO en casa no te la puedes perder. Espero tus comentarios sobre la serie. Y como siempre, si os gustó el artículo, os agradezco los me gustas y que lo compartáis en redes sociales.

¡Saludos a todos!

Crítica de Warrior temporada 1 (HBO)

Tras el final de Banshee, su creador Jonathan Trooper ha vuelto a dar en la diana con Warrior, serie de acción y drama histórico de Miramax estrenada en España por HBO, inspirada en una historia de Bruce Lee ambientada en el San Francisco de finales del siglo XIX, que muestra la lucha de poder en Chinatown y el racismo sufrido por la comunidad china que buscaba un futuro mejor en los Estados Unidos y se encontraron con odio y explotación.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Ambientada durante las Guerras Tong a fines de la década de 1870 en San Francisco, California, la serie sigue a Ah Sahm (Andrew Koji), un prodigio de las artes marciales que emigra a San Francisco desde China en busca de su hermana (Dianne Doan), para acabar vendido a una de las bandas (Tong) más poderosas de Chinatown.

Jonathan Trooper ha creado esta serie en colaboración con Justin Lin (Fast & Furious, Star Trek – Más allá),produciéndola junto a Danielle Woodrow y Shannon Lee, hija del gran Bruce Lee, del que adaptan una historia sobre un chino maestro de artes marciales que llega a los EE.UU. a finales del siglo XIX. La serie ha sido desarrollada por Miramax, canal con el que Trooper ya colaboró en la genial Banshee.

La primera temporada de Warrior me ha gustado mucho y apunta a que puede convertirse en uno de los referentes televisivos para la acción. Warrior comparte con Banshee varios elementos estilísticos claros, como son el mostrar en todos los episodios excelentes escenas de acción y a bellas mujeres ligeras de ropa. El sexo es habitual en esta serie, y de hecho el burdel dirigido por Ah Toy (Olivia Cheng) es uno de los espacios habituales de la serie.

Aunque las escenas de acción y el uso de artes marciales es bestial a lo largo de los excelentes diez episodios de esta primera temporada, la serie sobresale por el retrato nada complaciente del racismo que sufrió la comunidad china en los EE.UU., y como los británicos se aprovecharon de ellos para construir el país mientras les trataban como menos que animales.

Además del racismo hacia los chinos, Warrior muestra la difícil realidad de la época, en la que unos poderosos se aprovechaban de la gente normal, algo no limitado a la comunidad china. El racismo hacia los irlandeses y de estos a los chinos, se refleja perfectamente también en esta serie. Y al menos su odio hacia los chinos tiene explicación al ver que unos extranjeros les quitaban su trabajo, aunque la realidad es que no eran los chinos, sino los empresarios sin escrúpulos, a los que deberían culpar.

En este sentido, los policías Bill O´Hara (Kieran Bew) y el notavo Richard Lee (Tom Weston-Jones) ejemplifican lo mejor y lo peor de esta sociedad. O´Hara, un policía racista borracho y jugador, y Lee, un sureño que huye de un pasado oscuro mientras intenta hacer lo correcto, nos muestran un mundo de grises en los que no todo es blanco o negro e incluso la gente mala puede hacer una buena acción, y viceversa.

Me ha gustado encontrarme en Warrior a Hoon Lee, uno de los protagonistas de Banshee, interpretando a Wang Chao, una especie de “conseguidor” que trabaja para todos los bandos, incluida la policía. Y de hecho, los homenajes no terminan ahí, ya que el bar donde se reúnen los irlandeses se llama Banshee.

Pero sin duda el gran descubrimiento en Warrior es el bestial Joe Taslim (Jaka en The Raid), que interpreta a Li Yong, un asesino de los Long Zii y en secreto el amante de Mai Ling, hermana de Ah Sahm. Taslim va a ser sin duda el gran rival del protagonista, y he hecho realizan uno de los grandes combates de esta primera temporada. Otro rostro inesperado que nos ha recuperado Warrior es el de Dustin Nguyen (21 Jump Street), como Zing, el nuevo líder del tong Fung Hai aliado de Mai Ling.

Warrior sabe equilibrar la diversión de una serie de artes marciales con el drama del racismo y las conspiraciones empresariales, y al menos a mi me ha transmitido que todo el reparto, los stunts y el equipo de producción se esfuerzan al máximo para hacer de Warrior una serie especial, al mismo tiempo que se lo han pasado genial rodando esta serie. Claro exponente de esto es el 5º episodio “The blood and the s**t”, que es un homenaje a los clásicos westerns de diligencias y pueblos perdidos a los que llega un salvador solitario.

Warrior me ha encantado, es honesta y tiene claro el tipo de serie que es y como ofrecer un notable entretenimiento para todos los fans del cine de acción y artes marciales. No se me ocurre nada negativo que contar de esta serie, y me alegra que vaya a tener una segunda temporada.

Comparto el trailer de la excelente primera temporada:

Warrior me ha ofrecido un perfecto entretenimiento, y estoy deseando que la continúen para volver a engancharme. En el actual panorama televisivo sobrecargado de estrenos interesantes, creo que este es el mejor halago posible.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Banshee Temporada 4 (HBO) Todo lo bueno llega a su fin

Banshee llega a su fin. La serie creada por Jonathan Tropper y David Schickler disponible en HBO ha sido una gran serie de acción de temática noir. Y aunque esta cuarta y última temporada es la peor de todas, creo que proporciona un satisfactorio final.

PUNTUACIÓN TEMPORADA 4: 6/10

PUNTUACIÓN GLOBAL: 7/10

Tras los dramáticos sucesos del final de la temporada anterior, Lucas Hood regresa a Banshee sin su placa pero con una nueva motivación: cazar a un macabro asesino en serie y localizar a un aliado perdido en la cuarta y última temporada de esta exitosa serie.

Banshee es un drama criminal estadounidense creado por Jonathan Tropper y David Schickler para Cinemax, que en España puede verse en HBO. Cuenta además con Allan Ball, creador de True Blood.

Tienes disponible en el blog mis críticas de las temporadas uno, dos y tres. Si te gustan las series de acción protagonizadas por antihéroes, te recomiendo que veas esta serie, pero obviamente, hablar de la cuarta temporada implica SPOILERS de las anteriores.

Así que sigue leyendo bajo tu responsabilidad. Estás avisado.

Banshee siempre ha sido una serie honesta en su propuesta, una serie de corte criminal protagonizada por antihéroes con su propio código de conducta que siguen hasta el final sin importar sus consecuencias. Si el protagonista Lucas Hood (Antony Starr) mola mucho, también lo hace su villano el jefe mafioso empresario de éxito convertido en alcalde Kai Proctor (Ulrich Thomsen), al que también han sabido construir como una persona compleja, que aunque es violento y claramente malvado, también tiene matices positivos aplicados a su familia, encarnada en su sobrina Rebecca Bowman (Lili Simmons). Y tras varios años, por fin sabremos el final de su enfrentamiento, un final que sorprenderá a más de uno.

Las escenas de acción siempre han sido uno de los puntos fuertes de la serie, aunque hay que reconocer que en esta temporada no tenemos números tan brillantes. Y aunque en las primeras temporadas se repetía un esquema claro de al menos una escena de acción y otra de cama por episodio, en esta última no son tan explícitos y se centran el todo el drama que han sufrido los personajes y como se dirigen hacia su final.

Lo peor de Banshee es que esta cuarta temporada no está al nivel de las anteriores. Desde el primer fotograma hasta casi el final es un WTF !! tras otro que restan atractivo al conjunto. A esto hay que añadir que a la figura de Proctor, en esta temporada los agentes de la ley tienen que enfrentarse a un asesino en serie y a los neonazis que quieren arrebatarle a Proctor el control del mundo criminal de la zona. Y al final ambas amenazas no están a la altura, con unas resoluciones demasiado simples.

Esto no quita para que los últimos 10/15 minutos de la serie en la que se cierra el camino para todos los personajes haya sido super emocionante y satisfactorio. Sobre todo en lo referido a la figura del protagonista Lucas Hood, el expresidiario sin nombre que llegó a Banshee buscando encontrar su pasado y que tendrá que decidir ahora su futuro.

Quizá esta cuarta temporada no haya mantenido el nivel, pero al menos nos ha dejado con un buen sabor de boca con su perfecto final.

Aunque estoy triste por el final de Banshee, me alegra saber que HBO acaba de estrenar Warrior, la nueva serie de Cinemax. ¿El creador de Banshee Jonathan Tropper se une con Justin Lin para adaptar una historia de Bruce Lee? ¿Artes marciales en el San Francisco de finales del XIX, bellas mujeres y molonismo máximo? Warrior tiene todas las papeletas para convertirse en mi próxima serie favorita.

Comparto el trailer de esta última temporada de Banshee, que sirve de resumen de lo visto hasta ahora:

Banshee ha sido una serie dirigida a un público adulto que me ha dado un más que correcto entretenimiento y que recordaré con una sonrisa en el rostro.

PUNTUACIÓN TEMPORADA 4: 6/10

PUNTUACIÓN GLOBAL: 7/10

 

Si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Banshee temporada 3 (HBO)

Banshee, rual noir disponible en HBO, me parece una de las mejores series de accion para adultos de la television, y esta tercera temporada no ha decepcionado.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Tras los traumaticos sucesos de la segunda temporada, el pueblo de Banshee ha vuelto a la normalidad. Pero las cosas van a cambiar ya que el Sheriff Lucas Hood planea un peligroso robo que  podr’ia retirar a toda su banda, mientras que Chayton ha vuelto para llevar a los Kinaho a la guerra. Mientras, el control de Proctor del mundo criminal de la region ser’a puesto a prueba.

La serie ha sido creada por Jonathan Tropper y David Schickler para Cinemax, que en espa;a podemos disfrutarla gracias a la HBO.

Recomiendo esta serie a todo el mundo que le guste el noir. Al tratarse de la tercera temporada, no voy a entrar en elementos especificos que podrian ser spoilers de elementos de temporadas anteriores. Y en todo caso, os invito a leer mis impresiones de la primera y segunda temporadas.

Debo reconocer que Banshee me encanta. Es cierto que las escenas de accion est’an super bien rodadas y que la violencia impacta por su dureza, ademas de contar con escenas eroticas super sexis. Pero si  la serie triunfa es porque cuenta con el tipo de personaje que busco en el buen noir, el antih’eroe que no es perfecto, pero que intenta hacer lo correcto incluso en las peores situaciones, segun su propio codigo etico. Y a los que la vida golpea una y otra vez sin parar y no le deja tener un momento de felicidad.

Esto describe perfectamente a nuestro protagonista Lucas Hood *Antony Starr*, una persona sin nombre que asumi’o la vida de un muerto y que se convirtio a su pesar en el sheriff del pueblo.

En este sentido, todos los personajes son super carismaticos e incluso empatizamos con villanos como Proctor *Ulrich Thomsen(, Y es este temporada, a Chayton que promueve la revuenta india se le unira el Coronel Douglas Stowe, jefe de la base militar cercana al pueblo.

Esta temporada cuenta otra vez con momentos muy crueles que me han dejado con el corazon roto ante el destino que han planeado para algunos personajes. Y es que hay varias muertes super inesperadas que me han flipado. Pero esto, de nuevo, es un gran ejemplo de buen noir.

El aspecto emocional es fundamental, y aunque mantenemos el esquema de al menos una escena de accion por episodio, los problemas sentimentales de todos nos enganchan.

En el aspecto visual, esta temporada nos ha ofrecido una excelente sorpresa, ya que el septimo episodio, en el que tiene lugar el robo y que est’a rodado con un punto de vista en primera persona, como si el espectador fuera el que esa realizando el robo. Es una idea bestial que funciona a las mil maravillas y que en mi opinion demuestra que los showrunners buscan elementos que rompan la monoton’ia y que hagan que esto no parezcan unos episodios mas.

Banshee siempre me ha parecido una serie honesta que tiene claro el tipo de historia que es, con que tipo de espectador busca conectar y la forma de conseguirlo. En este aspecto me parece genial que existan series de este tipo, y otros productores deber’ian aprender de este ejemplo.

No se me ocurre nada malo que comentar sobre Banshee. En la segunda temporada volver a la trama de Rabbit fue un poco repetitivo, pero en esta temporada han creado una serie de tramas que interesan y nos mantienen enganchados hasta el dram’atico final de temporada.

Comparto el trailer de esta temporada>

Banshee bajó un poco la segunda temporada, pero esta tercera ha vuelto a subir el nivel. Una serie imprescindible para los fans del noir protagonizado por antih’eroes.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

 

Si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Banshee Temporada 2 (HBO)

La segunda temporada de Banshee, serie de Miramax disponible en HBO España, no ha sido tan buena como la primera pero nos ha dejado un montón de momentazos con nuestros carismáticos y rotos protagonistas.

PUNTUACIÓN: 7/10

Banshee es una drama criminal que sigue los pasos de un ex convicto que asume la identidad de Sheriff Lucas Hood (Antony Starr) en la pequeña y apartada ciudad de Banshee, en Pensilvania. La segunda temporada comienza con la llegada de un agente especial del FBI (Zeljko Ivanek) que abre una investigación sobre el tiroteo entre Hood y el zar de la mafia de Nueva York Rabbit (Ben Cross), a quien Hood traicionó y por lo que cumplió 15 años de cárcel, y que vimos al final de la primera temporada.

La ex compañera de crimen de Hood, Carrie (Ivana Milicevic), trata de arreglar las cosas con su esposo Gordon (Rus Blackwell), que es el fiscal del distrito de la localidad, y con su hija, Deva (Ryann Shane).

Y mientras todo esto sucede, un horrible asesinato desencadena problemas entre la comunidad Amish y la tribu Kinaho, y durante la investigación, Lucas y sus ayudantes se enfrentarán a una banda rebelde de motociclistas Kinaho. Este hecho, unido a la guerra abierta entre el jefe del crimen local, Kai Proctor (Ulrich Thomsen) y el nuevo jefe de los Kinaho, Alex Longshadow (Anthony Ruivivar), crea un polvorín que amenaza con estallar.

Banshee ha sido desarrollada por el creador de True Blood Alan Ball siendo creación de Jonathan Tropper y David Schickler. Ball, Tropper y Schickler también son productores ejecutivos junto con Peter Macdissi y Greg Yaitanes.

Si voy directo al grano, esta segunda temporada me ha gustado un poco menos que la primera, aunque considero que estamos ante un fenomenal entretenimiento que sabe a lo que juega. Banshee triunfa gracias a sus carismáticos protagonistas, el sheriff Lucas Hood, su ex-amante Carrie o el jefe del crimen local Kai Proctor, que son personajes rotos a los que la vida ha golpeado fuerte y que no se dejan doblegar. Me encanta la complejidad de todos ellos y como pueden realizar actos heroicos y criminales casi a la vez. No siendo personaje “buenos”, sí que tienen su propio sentido de lo que es correcto y lo que no, y lo defienden hasta las últimas consecuencias.

Pero no son solo los protagonistas, todo el reparto es importante y cuenta con matices chulos durante esta temporada. En el lado policial, los agentes de Banshee Siobhan Kelly (Trieste Kelly Dunn) es una dura agente que sufrió malos tratos por parte de su antiguo novio, Emmett Yawners (Demetrius Grosse) un agente afroamericano que aguanta estoicamente el racismo del condado, o el agente Brock Lotus, (Matthew Joseph Servitto ), agente que quiere ser Sheriff a toda costa aunque tenga reconocer que a veces Hood consigue resultados que no serían posibles por métodos convencionales.

Fuera de las fuerzas del orden, la sobrica de Proctor, Rebecca Bowman (Lili Simmons) que encuentra en su tío la única persona que la ayuda cuando es expulsada de su hogar amish, o Jason Hood (Harrison Thomas) el hijo del verdadero Hood que llega al pueblo, son otros de los personajes que son oro puro desde un punto de vista narrativo.

Narrativamente, la temporada no me ha parecido tan compacta como la primera. Hay una subtrama relativa a Rabbit, el jefe de la mafia rusa de Nueva York, que no aporta casi nada a lo ya visto y que parece ser un añadido que evita que disfrutemos de lo bueno, que son los problemas que existen en Banshee entre el sheriff y Proctor, y entre él y los Kinaho de Alex Longshadow.

Hecha esta matización de lo menos bueno de estos episodios, la verdad es que en el aspecto dramático y de la evolución de los personajes, la serie vuelve a triunfar. El quinto episodio, en el que Hood recoge a Carrie después de un tiempo fuera del pueblo y contraponen lo que ambos querrían hacer, abrazar y besar a su amado/a, con una realidad en la que saben que no pueden estar juntos, me ha parecido un triunfo total.

En ese aspecto, hay un montón de momentazos de todos los personajes, como cuando Hood recuerda lo que fue entrar en prisión o conocemos al ex-novio de la agente Kelly que la maltrataba. El guión sabe construir buenos personajes que están muy alejados del ideal de héroe, pero que mola ver como intentar mejorar enfrentándose a sus problemas.

Banshee no engaña. En todos los episodios tenemos una o varias escenas de acción y al menos una de sexo, los espectadores sabemos a qué atenernos. Sin embargo, la violencia en esta temporada no va in-crescendo como en la primera temporada, sino que tiene unos estallidos brutales que me impactaron. En este sentido, me ha parecido que los guiones de esta temporada ha sido más crueles con varios personajes, de forma en que parece querer mostrar que no se puede ser buena persona en Banshee, al final el mal acaba por encontrarte y te machaca. Hay de hecho dos personajes cuyo final me pareció que tuvieron un final super inmerecidos. Probablemente por eso impacten tanto.

En este aspecto, el que evite dar finales felices tan trillados en la ficción americana, creo que es otro de los aciertos de esta segunda temporada. Por no hablar de que nos deja a las puertas de una guerra de bandas que puede ser un baño de sangre.

Lo mejor de cualquier serie de televisión es que te deje con ganas de más, y en eso Banshee vuelve a ser un triunfo total, no veo el momento de empezar a ver la tercera temporada. Comparto el trailer de esta segunda temporada, que te invito a que veas:

La segunda temporada de Banshee no es tan potente como la primera, pero sigue siendo una excelente entretenimiento para los que buscamos historias complejas protagonizadas por personajes con matices que viven en mundo grises alejados del blanco y el negro.

PUNTUACIÓN: 7/10