Archivo de la etiqueta: Joel Kinnaman

Crítica de Para toda la humanidad temporada 2 (Apple TV)

La segunda temporada de Para toda la humanidad emitida en Apple TV ha mantenido con éxito la potencia de la premisa inicial de una historia en la que Rusia llegó primero a la Luna y eso aceleró la carrera espacial entre las dos super potencias.

PUNTUACIÓN: 8/10

2 temporadas. 20 episodios. La serie explora lo que habría ocurrido si la carrera espacial mundial nunca hubiera terminado y la Unión Soviética hubiera conseguido superar a Estados Unidos como el primer país en poner a un hombre en la Luna. Esta segunda temporada comienza en 1984 con Ronald Reagan en la presidencia de los Estados Unidos y con la Guerra Fría en su momento más álgido con las dos potencias considerando llevar armas de destrucción masiva a la Luna y con la base lunar de Jamestown ampliada para acoger a más astronautas y equipos.

Ronald D. Moore (1964) es un guionista y productor de televisión estadounidense. Es conocido por su trabajo en Star Trek, por su brillante reimaginación de la serie Battlestar Galactica, por la que ganó un premio Peabody y un premio Emmy, y por Outlander, basada en las novelas de Diana Gabaldon.

Esta segunda temporada de Para toda la humanidad cuenta con 10 episodios que fueron emitidos en Apple TV entre febrero y abril de 2021. Apple confirmó la renovación de la serie para una tercera temporada antes del estreno de esta segunda, confirmado la confianza que tienen con ella. La tercera temporada tiene previsto estrenarse este mes de junio.

Joel Kinnaman y Michael Dorman interpretan a los astronautas Edward Baldwin y Gordo Stevens. Ed dirige la Oficina de Astronautas de la NASA, mientras que Gordo sigue sufriendo los problemas derivado de su larga estancia en la Luna. Shantel VanSanten interpreta a la esposa de Ed, Karen Baldwin, mientras que Sarah Jones interpreta a Tracy, la mujer de Gordo también astronauta. Karen se ha convertido en la dueña del Outpost, el bar donde van los astronautas, mientras que Tracy es una celebridad mediática y se ha divorciado de Gordo.

Jodi Balfour es la astronauta Ellen Waverly, que al comienzo de la temporada está al cargo de Jamestown en la Luna pero quiere volver a la Tierra para volver a conectar con su vida anterior. Mientras, Wrenn Schmidt es la trabajadora de la NASA Margo Madison que en la actualidad es la directora de operaciones de NASA.

El salto temporal de 10 años entre la primera y segunda temporada le sienta muy bien a la serie. El salto a los Estados Unidos de Ronald Reagan de los 80 abre un nuevo marco que acrecienta el miedo a la amenaza nuclear y al estallido de la 3ª Guerra Mundial. Otro hecho que hace que la temporada funcione igual o mejor que la primera es la introducción ahora ya si de los rusos, tanto en la Luna como en la Tierra. En la primera temporada sólo vimos a un cosmonauta ruso casi al final de forma limitada, pero ahora ya tenemos choques y conflictos graves entre las dos super potencias que consiguen que el visionado de los diez episodios sea super interesante y adictivo.

Para toda la humanidad siempre fue una serie que equilibraba la parte de ciencia ficción espacial con el drama y los problemas que sufrían los astronautas y miembros de la NASA y las personas a su alrededor, algo sobre todo personalizado en las familias Baldwin y Stevens. En esta temporada por ejemplo me ha gustado mucho la lucha de Gordo Stevens por pasar páginas a sus problemas físicos y psicológicos y creo que son momentos muy bien escritos que consiguen romper la suspensión de credulidad ante una evolución que realmente sería imposible en la vida real. Sin embargo, toda la trama de Karen, la mujer de Ed Baldwin a la que para que tenga algo interesante que hacer la hacen propietaria del Outpost (el bar al que van los astronautas), o toda la parte de su hija adoptiva, me parecen mucho, mucho, pero mucho menos interesantes y un poco el lastre que tiene la serie a nivel global.

Sin embargo, esto es un pero pequeño en una historia con personajes super interesantes por los que te preocupas en todo momento. Realmente la serie me ha gustado mucho y, lo que es mejor, he sentido que no dejaba de ir a más y de aumentar la tensión y el dramatismo a medida que Estados Unidos y Rusia se acercan a la guerra nuclear. En este sentido, me gusta que los guionistas utilicen elementos reales como el derribo de un avión coreano por aviones rusos, algo que recuerdo haber vivido de niño. Y sobre todo, que no cabe duda que los rusos comunistas son «los malos», la serie no duda en mostrar, aunque sea de forma sutil, que muchos problemas realmente son culpa de los americanos que llevaron primero armas a la luna y que tampoco acaban de ser trigo limpio. Que la historia no sea de blancos o negros sino que esté llena de grises es otro elemento super interesante que ayuda a explicar el éxito de la serie.

Y por si fuera poco, al igual que pasó al final de la primera temporada, la serie nos deja con un teaser de lo que está por venir que ha dejado la serie en lo más alto y a mi con muchísimas ganas de ver cómo continúa la historia.

Comparto el trailer de esta segunda temporada:

Para toda la humanidad me ha dejado en lo más alto, no tengo duda que veré la tercera temporada en cuando tenga ocasión. Una serie super recomendable, seas o no seas fan de la ciencia ficción.

PUNTUACIÓN: 8/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Para toda la humanidad temporada 1 (Apple TV)

Sigo aprovechando mi suscripción de este mes en Apple TV para ver la primera temporada de Para toda la humanidad, serie de ciencia ficción creada por Ronald D. Moore (Galactica) en la que plantea una interesante ucronía relativa a la carrera espacial.

PUNTUACIÓN: 8/10

2 temporadas. 20 episodios. La serie explora lo que habría ocurrido si la carrera espacial mundial nunca hubiera terminado y la Unión Soviética hubiera conseguido superar a Estados Unidos como el primer país en poner a un hombre en la Luna.

Ronald D. Moore (1964) es un guionista y productor de televisión estadounidense. Es conocido por su trabajo en Star Trek, por su brillante reimaginación de la serie Battlestar Galactica, por la que ganó un premio Peabody y un premio Emmy, y por Outlander, basada en las novelas de Diana Gabaldon.

Según Ronald D. Moore, la idea de la serie surgió durante un almuerzo con el ex astronauta de la NASA Garrett Reisman, cuando discutieron la posibilidad de una historia alternativa en la que los soviéticos llegaran a la Luna antes que los estadounidenses. El 15 de diciembre de 2017, se anunció que Apple había dado a la producción una orden de serie de una temporada. La serie fue creada por Ronald D. Moore, Matt Wolpert y Ben Nedivi, contando con Sony Pictures Television y Tall Ship Productions como productoras.

La primera temporada de Para toda la humanidad fue estrenada a finales de 2019, siendo renovada para una segunda temporada que se emitió entre febrero y abril de 2021. El 8 de diciembre de 2020, antes del estreno de la segunda temporada, Apple TV+ renovó la serie por una tercera temporada

Joel Kinnaman y Michael Dorman son los astronautas Edward Baldwin y Gordo Stevens. Shantel VanSanten interpreta a la esposa de Ed, Karen Baldwin, mientras que Sarah Jones interpreta a Tracy, la mujer de Gordo. Wrenn Schmidt es la trabajadora de la MASA Margo Madison, mientras que Jodi Balfour interpreta a Ellen Waverly, una mujer que aspira a ser astronauta. Por último, Olivia Trujillo es Aleida Rosales, una joven inmigrante ilegal mexicana que llega con su padre a los Estados Unidos y sueña con ser investigadora.

Para toda la humanidad me ha parecido un descubrimiento absoluto, me ha gustado muchísimo esta primera temporada que está ambientada entre 1969 y las navidades de 1974. La propia premisa de que los rusos llegaran antes a la Luna que los americanos en 1969, a lo que siguió posteriormente la llegada de la primera mujer rusa a la Luna, provoca una reacción en cadena empezando por el orgullo herido de una nación acostumbrada hasta ese momento a vencer en todo lo que se proponían.

Dentro de la ucronía que plantea Para toda la humanidad, esta primera temporada se plantea desde un elemento realista ajustada a la tecnología disponible en ese momento. La importancia que tiene Wernher von Braun (el creador de los misiles V2 nazis que posteriormente tuvo una importancia capital para la NASA) en la serie me parece otro de los muchos elementos de la serie. Aparte del avance en la carrera espacial que provocó que los rusos llegaran primero a la Luna, con la creación de bases americana y rusa en la Luna, algo que nunca pasó en la vida real al llegar primeros los americanos, el principal hecho distintivo que plantea esta serie es la incorporación de la mujer a la NASA, algo que tardó varios años en suceder en la vida real. Unas mujeres que tuvieron que luchar contra la incredulidad de sus colegas y responsables.

Aparte del elemento fantástico, la serie muestra la realidad de una carrera espacial plagada de problemas y accidentes que costaron muchas vidas, con tecnología que vista ahora no deja de parecer casi un milagro que lograran llegar a la Luna en esas condiciones. Y además, conoceremos perfectamente los problemas psicológicos que las largas estancias en le espacio provocan en los astronautas, que aporta un plus de interés al conjunto.

Otro elemento importante de la serie es que plantea el drama que se vive en tierra cuando los cohetes despegan, con unas mujeres que tiene que aguantar a las familias mientras el marido marchaba y que tenían que mantener una apariencia perfecta dejando pasar los deslices e infidelidades de sus maridos por el «Bien del país». Los diferentes dramas personales creo que están muy bien escritos, pero creo que en parte si he conseguido empatizar tanto con esta serie y con esta vertiente «realista» cuando yo en principio soy más de sci-fi, es por el estupendo trabajo de todo el reparto. No me atrevo a destacar más a nadie en concreto, porque creo que están todos muy bien, cada uno en su papel.

Por ponerle un pero a una serie que realmente me ha gustado mucho, diría que hay un desequilibrio entre el aspecto personal de los astronautas y del personal de la NASA respecto a la parte de descubrimiento espacial en la Luna. Realmente en muchos momentos tenemos más un drama bastante mundano mientras vemos los problemas personales y sentimentales que irán viviendo los protagonistas, enfrentándose entre otros al rechazo que el gobierno de los Estados Unidos tenía contra homosexuales y lesbianas. Sin embargo, los personajes están tan bien escritos que consiguen que empaticemos con todos ellos y yo al menos estuve super implicado durante los diez episodios de esta primera temporada.

Incluso diría que este elemento de drama de los protagonistas por encima del elemento de ciencia-ficción es algo que está buscado por los creadores de la serie y por la propia cadena para intentar apelar a un segmento amplio de espectadores y no sólo a los fans de la ciencia-ficción. Y diría que la apuesta les ha salido bien, aunque hay un argumento concreto, el de la joven adolescente mexicana Aleida Rosales, que espero que tenga un sentido en la segunda temporada ya que de momento no ha justificado los minutos que ha tenido en esta primera temporada. Aunque entiendo que cuando crezca esta niña volveremos a verla y va a tener un importante papel en la serie.

Dicho esto, espero que en la segunda temporada ambientada en los años 80 la serie abrace cada vez más el elemento de ciencia ficción a medida que se vayan alejando de los sucesos reales y avance en el conflicto espacial al tener varias bases lunares establecidas por Estados Unidos y Rusia y una guerra fría que su punto álgido.

Hecha esta pequeña salvedad que no es ni siquiera un problema, realmente recomiendo completamente a todo el mundo, pero sobre todo a los fans de la ciencia-ficción espacial, que no lo dude y se anime a ver esta serie. Entre esta serie y Severance, realmente pagar un mes de suscripción a Apple TV está más que justificado.

Comparto el trailer de esta serie:

Para toda la humanidad me ha gustado mucho y me ha dejado con unas ganas enormes de empezar ya mismo a ver la segunda temporada.

PUNTUACIÓN: 8/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de El Escuadrón Suicida de James Gunn

El Escuadrón Suicida de James Gunn es irregular e imperfecta. Pero cuando brilla, ¡oh boy!! Estamos ante una supernova que nos ofrece algunos de los mejores momentos cinematográficos del año comiquero.

PUNTUACIÓN: 8/10

Un grupo de super villanos se encuentran encerrados en Belle Reve, una prisión de alta seguridad con la tasa de mortalidad más alta de Estados Unidos. Para salir de allí harán cualquier cosa, incluso unirse al grupo Task Force X, dedicado a llevar a cabo misiones suicidas bajo las órdenes de Amanda Waller. Fuertemente armados son enviados a la isla Corto Maltese, una jungla repleta de enemigos.

James Gunn escribe y dirige esta nueva película del Escuadrón Suicida que busca quitar a los aficionados el mal sabor de boca de la primera aparición del grupo en 2016, con la infausta película de David Ayer. En este sentido, frente a las interferencias y cambios que sufrió Ayer, la sensación que tengo es que Gunn ha contado con libertad total para crear una película que tiene su ADN en cada fotograma.

La película de 132 minutos de duración contó con un importante presupuesto de 185 millones de dólares, 10 más que la primera película, y fue rodada entre Atlanta y Pananá entre septiembre de 2019 y febrero de 2020, justo antes del COVID. En el apartado técnico tenemos a Henry Braham como director de fotografía, montaje de Fred Raskin y Christian Wagner, y música de John Murphy.

El Escuadrón Suicida cuenta además con un reparto estelar. De la primera película repiten Margot Robbie como Harley Quinn, Joel Kinnaman como Rick Flag, Jai Courtney como Capitán Bumerang y Viola Davis como la malvada Amanda Waller, la directora del programa Task Force X.

Junto a ellos tenemos en esta segunda película a Idris Elba como Sportsmaster, John Cena como Peacemaker, David Dastmalchian como Polka-Dot Man, Daniela Melchior como Ratcatcher, Peter Capaldi como The Thinker, y en la versión original, a Sylvester Stallone como la voz de King Shark. Destacar que Gunn se ha traído para la película en pequeños papeles a sus colegas Michael Rooker, Nathan Fillion y a su hermano Sean Gunn

Si entras en el rollo, El Escuadrón Suicida es un disfrute de principio a fin. James Gunn ha preparado una aventura con tono de farsa que no se toma muy en serio a si misma que encaja de maravilla con la ultraviolencia y los momentos gores over-the-top que Gunn va plantando a lo largo de la narración. Gunn mezcla Doce del patíbulo con el feeling de la serie B en la que nació como profesional, consiguiendo que la película sea un sueño hecho realidad para los fans de los comics, con momentos gloriosos como es la propia utilización de Starro, algo que ya se spoileó en los trailers de la película.

Excepto Harley Quinn, hay una sensación real que todo el mundo puede morir que hace que las apuestas no puedan ser mayores. Si a esto le unimos al buen toque de Gunn en el guión que consigue que conectemos con todos los personajes, incluso con los penosos como Polka-Dot Man o King Shark, guardándose momentazos para todos los personajes, a priori todo no podía pintar mejor. A pesar del reparto coral y de la distribución de minutos para todos, realmente estamos ante una película protagonizada por Idris Elba y Margot Robbie, lo cual realmente no puede alegrarme más.

Y es que además de todo lo anterior, Gunn visualmente me parece un director brillante que tiene un ojo estupendo para crear momentos memorables que quedarán para el recuerdo del espectador, sumado a una selección de canciones espectacular. Y como digo, momentazos hay un montón.

Y sin embargo, la película globalmente no acaba de funcionar como debería, con unos problemas de ritmo tremendos a lo largo de todo el metraje. Tras una escena brillante hay también muchos momentos en los que la historia se para con situaciones «chorras» y unos villanos que no están a la altura, lo que provocaba pequeños bajones durante el visionado. En este sentido, la presencia del español  Juan Diego Botto como Silvio Luna, el dictador de Corto Maltese, acaba siendo testimonial y casi la excusa para dar a Margot Robbie los momentos para brillar que la trama general no la ofrecía.

Hay otro elemento como son las muertes crueles de varios supervillanos, sobre todo al principio, que tiene un lado bueno y otro malo. El bueno es obviamente la diversión con la que Gunn plantea sus muertes, que hicieron que el cine estallara en carcajadas de diversión durante el visionado. Pero por el lado malo, es que está tan claro que son personajes patéticos llevados para morir, carnaza de camino al matadero, que no llegas a sentir nada por ellos. Esto enlaza con la comedia. Me encantan las películas Marvel, no tengo ningún problema con el uso de comedia en blockbusters palomiteros. Pero al final, más que una película de acción con dosis de comedia, El Escuadrón Suicida acaba siendo más una comedia de acción, y en este caso, el orden de los factores afecta mucho el producto. Sobre todo si para generar esa comedia utiliza a Peacemaker como chivo expiatorio, creando un humor que al menos a mi no me funciona nunca.

Tan concentrado está Gunn es dar momentazos a todos los personajes, que las canciones encajen y visualmente la película sea brillante, que se olvida de la historia general, la amenaza que motiva que ellos estén en Corto Maltés. Lo cual provoca que la suma de grandes momentos aislados no hace que la película acabe siendo mejor que sus partes, más bien al contrario.

Y luego está el giro final, que no desvelaré, que provoca que argumentalmente El Escuadrón Suicida está más cerca de la película de David Ayer de lo que nos prometieron las declaraciones previas de James Gunn. En este sentido, la Amanda Waller de Viola Davis está genial y su frialdad acojona porque sabes que para ella los miembros de la Task Force X no son personas, sólo herramientas para conseguir un fin. Incluso su líder el Coronal Flag. Sin embargo, resulta que al final, su aparición es casi testimonial, desapareciendo prácticamente una hora y media de metraje.

Y el caso es que me lo he pasado genial con la película de James Gunn. Me ha dado momentazos a mansalva con los que he pasado un rato genial, que es de lo que se trata. Pero a la vez, la sensación es que Gunn no ha acabado de encontrar la tecla perfecta, que no fue todo lo grande que podría haber sido. En todo caso, tengo que darle las gracias a Gunn por su valentía, por atreverse a hacer una película tan over-the-top que es claramente lo que él quería hacer, a sabiendas que igual no iba a encajar con el gran público.

Escribo estas líneas el domingo por la mañana, por lo que aún no sabemos los datos de la taquilla internacional que van a marcar si este El Escuadrón Suicida va a ser un éxito de taquilla para Warner. Pero lo que si salió ayer fue la taquilla del jueves-viernes en USA, y no se puede decir de otra manera: La película se ha estrellado, consiguiendo únicamente 12 millones en su estreno. Eso indica que puede llegar a los 30 millones en el fin de semana de estreno, y con suerte, a los 100 en todo su recorrido comercial. Un fracaso total, teniendo en cuenta su presupuesto de 185 millones de dólares, que obliga a conseguir casi 500 millones en todo el mundo para recuperar la inversión.

El COVID ha afectado, claro que si. Y también la polémica decisión de Warner de estrenar todos sus blockbusters de 2021 simultáneamente en cines y dentro de su plataforma HBO Max. Ambos elementos claramente han provocado que menos gente haya ido al cine a ver la película. Pero hay otro elemento que parece que los ejecutivos de Warner no tuvieron en cuenta, que ha condenado de inicio a la película. Y es que para el público generalista no friki, esta película de James Gunn es una secuela de una película mala o muy mala de David Ayer, por lo que ¿quién quiere ver una continuación de algo que no le gustó para empezar? Poca gente, parece. Y esto es algo que ya he comentado varias veces. TMNT2, Transformers 5 o Amazing Spiderman 2 no fueron fracasos porque fueran malas películas (que también), sino porque el público no salió contento de la primera película, por lo que no volvieron para la segunda. Y diría que esto mismo es lo que le ha pasado a El Escuadrón Suicida.

Y luego está la extraña decisión de Warner de prácticamente no promocionar la película, como si con ser trending-topic en redes sociales fuera suficiente para vender no sólo la película, sino que era algo diferente y mejor a su predecesora. La sensación desde fuera es que Warner se ha pegado un tiro en el pie, confiando en que Gunn tenía un tirón como director de Guardianes de la Galaxia que realmente no tiene. Algo que se suma al hecho que ninguno de los actores parece tener el tirón de gran estrella que atrae público a las salas. Ni siquiera Margot Robbie.

Yo no me guio por la taquilla o las unanimidades de internet para saber si una película me gusta. Y El Escuadrón Suicida me ha gustado mucho. Pero hay una realidad económica, y si esta película fracasa no se harán más de este estilo. En este sentido, el cine de super héroes con su acción más grande que la vida necesita grandes presupuestos. El miedo real que tengo es que como los grandes estudios vean en sus cuentas de resultados que no es rentable ahora mismo crear este tipo de espectáculos, sería normal que redujeran sus producciones de superhéroes. Tras Viuda Negra, parece que El Escuadrón Suicida va a pinchar también en taquilla. El estreno de Shang-Chi dentro de menos de un mes ha adquirido un interés extra, porque como no funcione tampoco en taquilla, tendremos una tendencia innegable. Espero de verdad que el COVID no haya matado el cine de superhéroes.

Comparto el trailer de la película:

Escuadrón Suicida es super irregular, pero cuando brilla, brilla más que ninguna otra película reciente, compensando los elementos menos buenos.

PUNTUACIÓN: 8/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Altered Carbon temporada 1, de Netflix.

Netflix ha apostado fuerte con Artered Carbon, su última serie de televisión basada en la novela Cyberpunk de Richard K. Morgan, consiguiendo un buen espectáculo.

PUNTUACIÓN: 7/10

Adaptación de la novela de Richard K. Morgan, Altered Carbon se desarrolla en medio del siglo XXV, una época en la que las personas ricas ya no mueren, sino que sus mentes y consciencias son transferidas de un cuerpo a otro. En la serie conoceremos a Takeshi Kovacs, un soldado resucitado en un nuevo cuerpo 250 años después de su muerte para intentar resolver un asesinato que acabará convertido en una enorme conspiración.

La serie ha sido creada por Laeta Kalogridis y tiene como principales protagonistas a Joel Kinnaman, James Purefoy y Martha Higareda.
Lo mejor y lo peor que tiene la serie es que intenta agradar al máximo público posible, empleando todas las armas televisivas a su disposición. Cuando acierta, acierta a lo grande, pero no siempre lo consigue. 
En lo positivo, estamos ante una serie de gran presupuesto que se traslada claramente a la pantalla. Altered Carbon es super espectacular y cuenta con unas escenas de acción de calidad casi cinematográfica claramente  influida en la estética de Blade Runner. La parte de ciencia-ficción, en la que Kovacs (Joel Kinnaman) tiene que asumir que se encuentra en un cuerpo diferente al suyo en un mundo en el que los ricos son inmortales que hacen lo que se les antoja mientras la gente normal sufre en super interesante. Igual que la forma en que conocemos su vida pasada, interpretada por Will Yun Lee. El que utilicen a dos actores para el mismo personaje me ha gustado mucho.
Me gusta también como la historia comienza, como toda historia de cine negro, en una aparente sencilla investigación de un crimen, que obviamente servirá para sacar a la luz un secreto mucho mayor. Esto  sirve para resaltar la parte de crítica social de la historia, con un clara correlación al mundo actual en el que los ricos son cada vez más ricos mientras que la gente normal pagamos el precio.

El casting me parece además un gran acierto. Joel Kinnaman es la gran estrella que mantiene el interés en la historia, apoyado por una más que correcta Martha Higareda como la agente de policía Kristin Ortega, compañera del agente cuyo cuerpo lleva ahora Kovacs. James Purefoy interpreta a Laurens Bancroft, el magnate cuyo asesinato pondrá en marcha toda la historia. Todo el reparto me parece que realizan un buen trabajo.

Sin embargo, hay fases de la historia que se convierten en un culebrón por la relación sentimental y familiar de Kovacs que personalmente no me encajaron y que incluso se me hicieron muy aburridas. Además, hay un exceso brutal de desnudos y escenas de sexo más o menos explícitas que sinceramente no aportan nada importante a la historia y parecen como un reclamo chungo para un tipo de espectador al que le gusta ver perfectos cuerpos desnudos en pantalla. No soy para nada pudoroso en este aspecto, pero me han parecido excesivas.

En todo caso, los aspecto menos buenos no empañan las numerosas virtudes de Altered Carbon, una buena serie que triunfa cuando abraza los aspectos de ciencia ficción cyberpunk. Si la creadora de esta serie, Laeta Kalogridis, consigue ver esto, así como los elementos que no han funcionado de esta primera temporada, hay muchas posibilidades de que en caso de que Netflix de luz verde a una segunda temporada, esta sea aún mejor. Material tienen sin duda para hacerlo, ya que Richard K. Morgan escribió dos novelas más ambientadas en el mundo de Altered Carbon, Broken Angels y Woken Furies.

Comparto el trailer de esta primera temporada:

Altered Carbon es una entretenida serie de ciencia ficción que se ha quedado muy muy cerca de ser algo grande. Una serie de obligado visionado para todo amante de la ciencia-ficción futurista cyberpunk, pero que puede no encajar a otro público más clásico.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

 

 

House of Cards Temporada 4: Guerra abierta

He devorado la 4ª temporada de House of Cards. En una semana me vi los 13 episodios de esta genial serie de la cadena online Netflix protagonizada por Kevin Spacey y Robin Wright, y que en España ofrece Movistar+. Y globalmente me ha parecido mucho mejor que la temporada anterior, con un cliffhanger brutal. Qué larga se me va a hacer la espera hasta el estreno de la 5ª temporada el año que viene…

Un tema importante, si no viste las temporadas anteriores ¡deja de leer ahora mismo y vete a ver la serie!

005GmnUtjw1f1lsqxkwbdj30j60shwil

El título de mi reseña resume perfectamente el concepto de esta cuarta temporada, al contemplar una guerra abierta con múltiples enemigos y varios frentes que se enfrentan a la vez.

Hasta ahora, cada temporada se centraba en un objetivo que Frank Underwood tenía que conseguir o derribar. En la primera temporada su objetivo era la Vicepresidencia, a lo que siguió el derribo del presidente Walker en la segunda.

Sin embargo, en la tercera temporada, para mi la más floja de la serie, Frank perdía ese objetivo claro, perdiéndose gran parte de los episodios en su gestión como presidente y su enfrentamiento con el presidente ruso Viktor Petrov (Lars Mikkelsen), unido al aumento del papel de Claire, que empezaba a tener una agenda propia y a veces opuesta a la de su marido, con decisiones a veces erráticas y poco coherentes con su personalidad.

La temporada finalizó con la ruptura de la pareja en plena lucha del presidente Underwood para conseguir su nominación como candidato demócrata para las elecciones, en lucha con la antigua Fiscal General del Estado Heather Dunbar (Elisabeth Marvel), por lo que las cosas no pintaban demasiado bien para Frank.

house-of-cards-secrets-of-season-4-and-why-the-netflix-thriller-is-still-king-frank-an-574265

Todas las tramas han colisionado en esta temporada, en la que han pasado un montón de cosas. Frank va a estar muy, muy ocupado atacando y esquivando los golpes de su mujer Claire, cuya evolución esta temporada os dejará con la boca abierta, a la vez que es lógica y coherente; de sus rivales demócratas, de los republicanos, e incluso de la prensa. A este paso, ¡no va a quedar títere con cabeza!

CU2-462860

La temporada ha presentado a nuevos y carismáticos personajes que van a dar mucho juego, como Leann Harvey (Neve Campbell), una nueva asesora de Claire, a la que contrata en su Texas natal para ayudarla a colmar sus expectativas políticas

O el candidato republicano a la presidencia Will Conway (Joel Kinnaman), el joven y guapo gobernador del estado de Nueva York, que junto a su familia representa todo aquello que Frank y Claire no son. Familia jóven con 2 hijos perfectos, militar alistado tras el 11S sobre el que no hay duda de su patriotismo, con gran presencia en redes sociales… Un duro oponente que le supera en todos los sondeos de opinión.

Y además, conoceremos a la madre de Claire, Elizabeth Hale (interpretada por el vetarana Ellen Burstyn), que odia a muerte a Frank y que no dudará en ayudar a su hija a pesar de años de separación y soledad.

House of Cards

Pero si los recién llegados son importantes, aún más importante es la complejidad de tramas en marcha y la gran cantidad de personajes que se entrecruzan. Como pasa en la vida real, una persona puede aparecer o desaparecer de tu vida, pero vuestros caminos al final pueden volver a cruzarse de formas a veces decisivas.

Así volveremos a ver a Lucas Goodwin, el encarcelado periodista del Washinton Herald, o su antiguo jefe Tom Hammerschmidt, que van a tener un papel muy importante y decisivo en esta temporada. Por no hablar del ex-presidente Garrett Walker o el empresario Raymond Tusk, a los que Frank se enfrentó en la 2ª temporada.

gallery-1457434921-tv-house-of-cards-s4-ellen-burstyn

En todo caso, la serie triunfa porque los personajes de Frank y Claire Underwood se salen a niveles máximos. Kevin Spacey y Robin Wright trasmiten un carisma y ambigüedad moral increíbles en todas las escenas. Son personajes increíblemente bien construidos, que prácticamente en todos los capítulos tienen un momentazo que te deja con la boca abierta.

Claire esta temporada va a adquirir si cabe aún más protagonismo debido a un suceso que no os voy a chafar, por lo que hablará de tú a tú a Frank, definitivamente convertidos en partners-in-crime. Literalmente. Y dado el increíble final de esta temporada, tenemos aseguradas muchas horas de disfrute con el matrimonio Underwood.

house-of-cards-season4-photo

En esta cuarta temporada pasan un montón de cosas y la trama es increiblemente divertida y adictiva. Los 13 episodios han pasado a toda velocidad, y es posiblemente el año donde más situaciones y problemas diferentes hemos visto. Por no hablar de todo lo que queda abierto en el último capítulo, con unos 5 últimos minutos antológicos.

El único punto negativo que se me ocurre es que este entretenimiento ya abandonó definitivamente el terreno de lo verosímil, que fue uno de los aspectos que hizo que me enganchara a la serie en primer lugar, además del propio carisma de los protagonistas. Al principio disfrutaba muchísimo con las intrigas políticas de Frank en el capitolio, que trasmitían un gran realismo y conseguía que creyeras que algo muy similar es lo que sucede en el día a día de Washington. Ahora, ¡muchas de las cosas son una autentica locura! Y aunque me lo pasé genial, no hay duda que la serie ya se ha desplazado definitivamente por el terreno del más difícil todavía, abandonado ese realismo inicial.

house-of-cards-season-4-poster

En lugar del típico trailer, hoy me hizo gracias este anuncio de la serie, que comparto con vosotros a continuación:

House of Cards continúa siendo una de las series más interesantes y entretenidas de la televisión, y os recomiendo que os engancheis inmediatamente.

Puntuación: 8 / 10