Archivo de la etiqueta: Jon Favreau

Crítica de El Libro de Boba Fett episodio 3 (Disney+)

Tercer episodio de El Libro de Boba Fett en Disney+ de nuevo dirigido por Robert Rodríguez, y el primero que me ha cantado con elementos de producción cutres, algo que es la primera vez que siento en una serie en imagen real de Star Wars.

PUNTUACIÓN: 6,5/10

Episodio 3. Las calles de Mos Espa

Boba Fett debe hacer frente a dos amenazas muy distintas.

El tercer episodio de El Libro de Boba Fett sigue escrito por Jon Favreau y cuenta con Robert Rodríguez en la dirección, que ya dirigió el primer episodio. El episodio de 38 minutos, 34 sin los títulos de créditos, vuelve a la duración del estreno que se me hizo corto, contrastando con los 52 minutos del segundo. Entiendo que una ventaja del streaming es poder plantear episodios con la duración que toque y no estar obligados a rellenar minutos, pero me llama la atención la disparidad que estamos encontrando hasta el momento.

A Temuera Morrison (Boba Fett), Ming-Na Wen (Fennec Shand), Matt Berry (8D8, el droide torturador al servicio de Fett) y David Pasquesi (el mayordomo twi’lek de Mok Shaiz, alcalde de Mos Espa en Tatooine), se les unen en este episodio Carey Jones como el cazarrecompensas wookie Krrsantan, Stephen Root (Lortha Peel, una traficante de agua en el distrito de trabajo de Mos Espa), Sophie Thatcher (Drash, la líder de un grupo de cyborgs que se ponen del lado de Boba Fett), Jordan Bolger (Skad, miembro de grupo de cyborgs liderado por Drash) y la sorpresa (no tanto, pensando que es colega de Robert Rodríguez) de Danny Trejo como el entrenador de un rancor que es entregado a Boba Fett en su palacio.

Por enfrentar rápidamente el elefante en la cacharrería, ¡qué cutre eres, Robert Rodríguez!! En positivo Rodríguez se ha especializado en auto producir sus propias películas sacando oro de presupuestos ridículos, pero eso ha provocado que diera por buenas cosas que no se admitirían en un blockbuster de presupuesto alto. Y eso es justo lo que ha pasado en este episodio, con una persecución en las calles de Mos Espa que ha provocado más de un sonrojo de lo cutre y mal realizada que ha estado, con unas motos de colorines que se mueven a 1 km/hora y que un abuelo con andandor adelantaría. La ejecución de esta escena no debería haber sido aceptada en una producción de Star Wars, pero Rodríguez y cutre siempre han ido un poco de la mano, lamentablemente, de forma que este episodio tendrá el dudoso honor de ser el primer episodio cutre en la franquicia televisiva de Star Wars en Disney+.

Junto a esto, la pelea en el palacio de Boba Fett ha sido otra escena super cutre. Si la semana pasada comentaba que se notan (para mal) los 61 años de Temuera Morrison, enfrentarle en bañador a un wookie salvaje de más de dos metros de altura planteaba un desafío que era difícil que pudiera quedar bien. Y no lo hace. Ni este enfrentamiento ni el posterior de Krrsantan contra los cyborgs queda bien y amplía la sensación de coreografías de Hacendado que ha tenido gran parte del episodio.

Pero no todo es malo en el episodio, la historia planteada por Jon Favreau mantiene un buen equilibrio entre el presente y el pasado de Boba. Si la semana pasada asistimos al triunfo del asalto al tren, en este episodio la tragedia golpea al cazarrecompensas, y me gusta cómo han construido la narrativa para plantear que el adversario en la sombra que acosa a Boba es el Sindicato Pyke, que Boba conoció en la parte del pasado. Junto a este elemento, me gusta la parte de Danny Trejo explicándonos que los Rancor son seres sensibles con una conexión con su dueño, lo cual es compatible con la escena de El Retorno del Jedi en el que el cuidador del Rancos de Jabba llora de tristeza tras morir a manos de Luke. Esta parte de subversión de las expectativas, hablando de un ser a priori terrorífico como es el rancor, manteniendo la esencia 100% Star Wars es otro elemento que me gusta mucho de la historia de Favreau. También me gusta la forma en que nos informan de las diferentes familias criminales que operan en Mos Espa en la actualidad.

Hay otro elemento de la serie que espero consigan cuadrar al final, y es que a pesar de ser el protagonista omnipresente, no acabamos de empatizar con Boba Fett. Me doy cuenta que la imagen de “puto amo” que teniamos del personaje, y que volvimos a ver en The Mandalorian, no se corresponde con lo que la serie nos está mostrando, con un Boba en el presente que no deja se ser apalizado por quien sea que aparezca en cada episodio. Ese elemento unido al hecho que Boba se ha auto erigido en el Daymio de Tatooine pero no se entera de nada de lo que está pasando en Mos Espa provocan una desconexión entre lo que se espera de Boba y lo que es en realidad en la serie. Algo que también vemos en elementos extraños como que deje vivo a un enemigo como Krrsantan, por mucho que nos recuerden al comienzo de cada episodio eso de que “Jabba transmitía miedo, yo busco respeto” que parece resume la actual filosofía de Boba Fett. Lo cual es un problema, porque ser un «boy-scout» que busca hacer el bien mientras busca convertirse en el señor del crimen son aspectos que no encajan, que no pueden encajar.

Eso en el presente, porque en la parte del pasado me gusta el elemento estoico del personaje que nos sugiere a los clásicos personajes de western. Dentro que ya he comentado que veo limitado actoralmente a Temuera Morrison, creo que esa parte está bien mostrada en la serie. De hecho, de momento esta parte del pasado sigue siendo mucho más interesante que el argumento del presente.

A pesar de los elementos menos buenos que hemos tenido en este episodio, creo que El Libro de Boba Fett sigue teniéndolo todo a favor para darnos un entretenimiento a la altura del standard de calidad que The Mandalorian marcó para las series de televisión de Star Wars en Lucasfilm. La semana que viene comento si hubo mejoría.

Comparto el teaser trailer de este tercer episodio:

El Libro de Boba Fett ha dado un pequeño paso atrás, pero tiene tiempo de remontar el vuelo y acabar dejándonos con buen sabor de boca. No dudo que será así.

PUNTUACIÓN: 6,5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de El Libro de Boba Fett Episodio 2 (Disney+)

Comparto mis impresiones del estupendo segundo episodio de El libro de Boba Fett estrenado este pasado miércoles en Disney+.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Episodio 2. Las tribus de Tatooine.

Boba Fett se enfrenta a nuevos desafíos en Tatooine.

Este segundo episodio continúa con guión del creador Jon Favreau, siendo dirigido por Steph Green. El episodio de 52 minutos, 48 sin los títulos de crédito, resulta igual de satisfactorio o incluso más que el episodio que inauguró la serie la semana pasada. La serie mantiene a Ludwig Göransson como compositor de una banda sonora con ciertas similitudes (por motivos obvios) a la de The Mandalorian, pero que a la vez consigue tener una sonoridad diferentes, lo cual también es diferente.

Junto a los protagonistas Temuera Morrison y Ming-Na Wen en este episodios volvemos a ver a Matt Berry como la voz de 8D8, un droide de tortura al servicio de Fett en el palacio de Jabba, David Pasquesi como el mayordomo twi’lek de Mok Shaiz, el alcalde de Mos Espa en Tatooine y a Jennifer Beals como Garsa Fwip, una twi’lek que dirige una cantina en Mos Espa llamado el Santuario.

Boba Fett está siendo un estupendo entretenimiento que se toma su tiempo en ampliar el lore de Star Wars, cosa que agradezco enormemente. Si lo único menos bueno del episodio anterior fue que duró apenas 34 minutos de historia y me dejaron con la miel en los labios, los 48 minutos de este episodio me han parecido perfectos para lo que nos cuentan. Es curioso que de momento parece confirmarse que la historia ambientada en el pasado de Fett tiene más importancia que la parte del presente que nos vendieron como la historia principal de la serie, cosa que narrativamente encuentro perfecto. De hecho, visto lo visto, diría que a esta parte de flashback le queda un episodio más, o como mucho dos, para alcanzar la sorpresa que supuso la llegada de Fett al final del episodio 2×01 de The Mandalorian «The Sheriff» que nos voló la cabeza en su momento, y a la reunión de Fett y Fennec Shand en Tatooine, de forma que después quedarían 3/4 episodios en los que ya se centrarían en el presente de Boba buscando conservar su dominio de los bajos fondos de Tatooine.

El pasado de Boba en Tatooine con los Tusken me está pareciendo fantástico, y me flipa como Favreau amplía lo visto en Mandalorian para conseguir que una raza alineada en el lado de los «malos» como son los Moradores de las Arenas consigan una profundidad y casi un lirismo que jamás tuvieron en las películas. Toda esta parte conecta además con el feeling a western que busca Favreau en sus series en Star Wars, y en este episodio tenemos un asalto al tren y una pelea en el saloon, unas escenas que me parece que están muy bien resueltas y lucen geniales.

La parte en el presente es menor en este episodio, pero no está exenta en interés, al conocer al alcalde de Mos Espa Mok Shaiz, además de los gemelos Hutt que van a disputarle el dominio de Tatooine a Boba. Junto a los Hutts, el episodio tiene un chulísimo easter-egg con la presentación en imagen real de Black Krrsantan, un cazarrecompensas wookiee que apareció por primera vez en los cómics de Marvel Star Wars: Darth Vader y Doctor Aphra, y que no hay duda que va a ser un duro oponente para un debilitado Boba.

Y hablando de Boba, dentro que este episodio me ha gustado y estoy completamente enganchado a la serie, ha confirmado un detalle menos bueno que ya se entrevió al comienzo de la serie, y es que Temuera Morrison ¡tiene 61 años! y lamentablemente se le notan demasiado en pantalla. Me gusta la presencia que Morrison transmite en pantalla, y su voz en la versión original es fantástica, pero no da la talla en las escenas de acción. De hecho, tras conocer su edad, no me extraña, y casi hay que aplaudir su entrega y esfuerzo. Aunque las cosas como son, si ya para las katas con el bastón tusken no llega, mucho menos lo va a hacer en otras peleas cuerpo a cuerpo que vaya a tener en próximos episodios. Aunque siempre pueden usar un doble de cuerpo cuando lleve la armadura.

Esto es un pero, pero uno pequeñito, porque la parte del pasado tenía la obligación de hacer que conectáramos con Fett y nos preocupáramos por él, cosa que se consigue. Boba Fett es el protagonista de la serie por méritos propios y Morrison consigue que veamos más allá de la armadura, algo que precisamente le faltó al personaje en la trilogía original.

Hay otro elemento que me flipa y es todo lo técnico. La mayor parte hasta ahora está ambientada en el desierto de Tatooine, y es literalmente imposible saber qué parte es «real» y qué parte es la parte del «Dome» digital donde se rueda la serie. La forma en que la tecnología consigue engañar al ojo me está volando también la cabeza. Y si esto se está consiguiendo en una serie de televisión, en cuanto apuesten de verdad para el cine, pueden conseguir un abaratamiento importante de los presupuestos de la ciencia ficción con resultados magníficos, lo cual me genera una enorme alegría.

El Libro de Boba Fett me está gustando. No me parece una maravilla que me haga pensar en ella toda la semana, y tampoco creo que ese sea el objetivo. Sin embargo, como entretenimiento 100% Star Wars, la experiencia es fantástica. De hecho, gracias a Mandalorian, Boba Fett ahora y Obi Wan en el futuro inmediato, de lo que no tengo ganas es de nuevas películas de Star Wars. Espero que Lucasfilm esté aprovechando el éxito de estas series para centrarse y concretar qué quieren hacer en su próxima trilogía cinematográfica. Si por mi fuera, no me importaría que le dieran carta blanca a Favreau y a Filloni.

Comparto el trailer de este segundo episodio:

Boba Fett está siendo un estupendo entretenimiento que se siente 100% Star Wars pero con la personalidad única de su protagonista. Nos esperan 5 semanas fantásticas en Tatooine.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de El Libro de Boba Fett Episodio 1 (Disney+)

Un año entero ha pasado desde el final de The Mandalorian hasta que Disney+ ha estrenado El Libro de Boba Fett, la serie en imagen real del universo Star Wars creada por Jon Favreau, Robert Rodríguez y Dave Filloni que continúa la historia de más famoso cazarrecompensas del Universo.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Capítulo 1. Boba Fet deja de ser un mero cazarrecompensas para reinventarse en Tatooine junto a Fennec Shand.

Jon Favreau es el creador de la serie y escribe este primer episodio que ha estado dirigido por Robert Rodríguez, que dirigió el sexto episodio de la 2ª temporada de The Mandalorian donde se narró el retorno de Boba Fett al mundo de Star Wars. Destacar también que Dave Filloni está también involucrado en esta serie como productor ejecutivo. De hecho, comprobar que el equipo básico de The Mandalorian sigue trabajando en esta serie, como por ejemplo el músico Ludwig Göransson con otra partitura bestial, me llena de alegría.

Temuera Morrison y Ming-Na Wen, Boba Fett y Fennec Shand, son los omnipresentes protagonistas de un episodio inicial de tan sólo 38 minutos de duración (34 sin lo títulos de crédito) que continúa justo a continuación de donde se quedó al final de The Mandalorian. El Libro de Boba Fett va a tener una duración de siete episodios, una cifra un tanto extraño que imagino que permitirá contar la historia que Jon Favreau quería al ritmo más adecuado. Teniendo en cuenta que la tercera temporada de The Mandalorian está confirmada para su estreno en navidades de 2022, por motivos obvios no se ha confirmado por parte de Lucasfilm va a hacer una continuación de esta serie.

Me ha gustado mucho este arranque de El libro de Boba Fett. Jon Favreau ha vuelto a dar un puñetazo encima de la mesa para dejar claro que Star Wars se atreve a plantear una narrativa que nadie más se atreve a hacer en televisión. El arranque hace algo que me parece esperable, que es dividir la trama en dos líneas temporales, una el presente de Fett y Shand mientras intentan hacerse con el control de los elementos criminales de Tatooine, y otra en el pasado cuando conocemos la historia de Boba desde el final de El Retorno del Jedi hasta cuando le vimos al comienzo de la segunda temporada de The Mandalorian.

El plus de originalidad viene del hecho que la narrativa del pasado está planteada casi sin diálogos, consiguiendo que la historia fluya de maravilla y empaticemos con Boba Fett, que es mucho más que una armadura molona. Mostrar por qué tenemos que preocuparnos por Fett es un elemento clave para que cualquier serie funcione, y Favreau lo tiene claro y plantea una master-class de cómo conseguirlo. Y frente a las aventuras más o menos autoconclusivas de Mando, parece que esta serie se plantea como una única historia (en el presente) contada en siete capítulos, con lo que en ese aspecto veo a un Favreau que no quiere repetirse a si mismo y plantea algo diferente.

El feeling de western de El libro de Boba Fett me parece una pasada, y en este episodio inicial brilla incluso más que en Mandalorian. De hecho, aparte del Beskar y los seres de Star Wars, creo que hay una decisión creativa muy clara de hacer que la trama de esta serie sea terrenal a pie de calle dentro de Tatooine, Esto hace que no aparezca el Slave-I en el episodio ni haya viajes espaciales, lo cual rompe en parte con lo que se espera de Star Wars. De hecho, que en los combates no hayan disparos de pistolas laser sino que se plantean los escudos de energía y las hachas electrificadas me parece algo que va en esta misma línea.

Creo que Temuera Morrison y Ming-Na Wen no son grandes actores. Sin embargo, Favreau y Rodríguez consiguen sacar el máximo partido de su carisma y presencia en pantalla, amplificando sus virtudes y minimizando sus elementos menos buenos. Esto entiendo que es otro de los elementos que sin duda ayudaron a decidirse por la narrativa sin diálogos de la parte de los flashbacks.

Si tengo que decir algo menos bueno de este primer episodio, diría que que el final del episodio termina de forma quizá demasiado abrupta sin un cliffhanger potente. De hecho, casi parece que la idea inicial era presentar dos episodios al mismo tiempo como ya hicieron en Wandavision, pero finalmente optaron por no hacerlo y estrenar cada episodio semana a semana. Esto es una especulación, claro, pero teniendo en cuenta la duración de este episodio y su final abrupto, si me quedo con la idea que un piloto de una hora podría haberme dejado más satisfecho. Dentro que como digo el episodio me ha gustado mucho.

Creo que el inicio de esta serie ha sido estupendo, tengo claro que esta serie nos va a dar muchas alegrías en las próximas semanas. Y si os habéis fijado, he sacado todos estos elementos chulos sin necesidad de mencionar los cameos de seres de Star Wars o los easter-eggs super chulos. Por algo será.

Comparto el trailer de la serie:

El libro de Boba Fett ha empezado de forma modélica aprovechando elementos que Favreau ya probó que funcionaban en Mandalorian. Manteniendo este nivel, me van a hacer muy feliz.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

The Mandalorian hace historia en su segunda temporada en Disney+ (Crítica con spoilers)

Decir que The Mandalorian me ha entusiasmado no empieza a describir lo mucho que el último episodio EL RESCATE me ha volado la cabeza, sirviendo de extraordinario broche de oro para una temporada histórica. THIS IS THE WAY!!!

PUNTUACIÓN: 10/10

(Artículo CON Spoilers)

El Mandaloriano y sus aliados intentan un audaz rescate.

El climax de esta segunda temporada ha sido dirigido por Peyton Reed, que ya dirigió el segundo episodio «El Pasajero» . Este octavo episodio cuenta con guión de Jon Favreau y triunfa como aventura increíble con una tensión creciente que alcanza cotas alucinantes, como final a la historia del viaje de Mando y Grogu, pero también como un episodio que asienta la conexión de The Mandalorian con STAR WARS de una forma increíble que voy a recordar toda la vida.

De hecho, el nivel de disfrute de este episodio y en general de toda la temporada me ha devuelto a 1983, cuando tras ver El Retorno del Jedi me moría por más contenidos de Star Wars y ninguna de las películas de las dos siguientes trilogías estrenadas en estos más de 35 años llegaron a estar nunca a la altura. Jon Favreau y Dave Filloni han conseguido lo que J.J. Abrams, Rian Johnson e incluso el propio George Lucas no supieron conseguir: UNA HISTORIA DE STAR WARS A LA ALTURA DE LA PRIMERA TRILOGÍA.

Gracias Jon Favreau, gracias Dave Filloni, lo que habéis hecho es muy grande.

El Rescate cuenta por supuesto con un maravilloso Pedro Pascal como Din Djarin / Mando, al que acompañarán en su misión de liberar a Grogu (Baby Yoda) Cara Dune (Gina Carano), BOBA FETT (Temuera Morrison), Fennec Shand (Ming-Na Wen), Bo-Katan Kryze (Katee Sackhoff) y su lugarteniente Koska Reeves (Mercedes Varnardo). Pero liberar a Grogu no va a ser fácil, porque el Moff Gideon (Giancarlo Esposito) tiene a su disposición de los poderosos Dark Troopers, la nueva generación de tropas robóticas con armamento y blindajes superiores.

Este episodio tiene una perfecta duración de 46 minutos que va como siempre al grano y no deja de ofrecer momentazo sobre momentazo, con una tensión que adquiere unos niveles apabullantes que muchas películas de gran presupuesto no consiguen trasmitir. La infiltración en la nave del Moff Gideon es genial, igual que el momento en que las 4 poderosas mujeres atraviesan a los imperiales hasta llegar al puente. Pero Mando esta vez si consigue ser el centro de atención tras unos episodios en los que Ahsoka Tano y Boba Fett le habían robado la función en muchos momentos. Esta vez no, o al menos, no serán ellos.

Los enfrentamientos de Mando contra un único Dark Trooper y contra el Moff Gideon dan autentica sensación de peligro. El Dark Trooper transmitió un feeling a los Terminator de fuerza imparable e hizo que creyera que podía atravesar el casco de Beskar de Mando, ofreciendo un momento increíble. Y el combate contra el Moff Gideon empuñando el Dark Saber que es rápido, directo y de gran intensidad, con unos oponentes que buscan acabar el combate con el primer golpe, y me han parecido algunos de los mejores momentos televisivos del año en lo referido a cine de acción. A pesar de haber dirigido un episodio previo, tenía a Peyton Reed encajonado en la comedia y en las historias ligeras, pero lo que consigue en este episodio es algo muy grande, con unos momentos de acción increíbles que triunfan desde su sencillez precisamente porque están muy bien narrados, y eso es totalmente éxito suyo. Bueno, suyo, del montaje de la serie y de un magistral Ludwig Göransson que crea una música bestial en la que predominan unos sonidos robóticos que transmite una tensión alucinante.

Pero EL MOMENTO en el que el pelotón de Dark Troopers va a entrar en el puente de mando donde se atrincheran nuestros héroes y llega un solitario X-Wing a la nave, hizo que me levantara del sofá a aplaudir ante el momentazo que se nos venía encima. LUKE SKYWALKER, el maestro Jedi en carne y hueso, tiene un momentazo que está al nivel del que Darth Vader tuvo en Rogue One y Boba Fett disfrutó en el episodio 2×06 (La Tragedia), como si Filloni y Favreau hubieran querido darle el momentazo y ¿la despedida? que el personaje merecía y no tuvo en la lamentable última trilogía. Mark Hamill aparece acreditado en este episodio, y aparte de rejuvenecer su rostro (o insertarlo en el cuerpo de otro persona), Favreau ha ecualizado su voz para que suene como la de aquel joven que salvó a la galaxia en la luna de Endor, hace ya casi una vida.

Tras una temporada en la que nos habían presentado a Cobb Vanth, Bo-Katan, Ahsoka Tano y Boba Fett, no creía que fueran a sacar a ningún personaje importante más, desde luego no uno tan importante como Luke. Hasta podría decirse que no era necesario, la serie ya era una pasada. Pero otro detalle super importante de The Mandalorian es que Jon Favreau nunca se ha guardado nada, ha ido a por todas en cada uno de los episodios, incluso a pesar de estar planteado desde la aventura ligera y el entretenimiento. Que se hayan atrevido a sacar a Luke era un riesgo calculado que sin embargo ha significado un éxito descomunal, con un fan-service en el mejor sentido que aún hace que destaque más el desastre que significó El Ascenso de Skywalker hace ahora un año. Las navidades pasadas parecía que Lucasfilm se había cargado Star Wars de forma irremediable (en España no se estrenó la primera temporada de The Mandalorian hasta la primavera), ahora Star Wars está más viva que nunca y gracias a The Mandalorian han conseguido hacer volver a los fans dándonos grandes dosis de aventura y emoción.

Hay quien dice que esto es algo fácil, que no arriesgan al hacer «solo» unas historias de aventuras y no apostar por un mayor análisis psicológico de los personajes, pero realmente no hay nada fácil cuando vemos tantas películas y series que no saben estar a la altura. Cuando alguien es muy bueno en lo suyo, lo difícil parece fácil, pero no acabo de ver a nadie, NADIE, al nivel de The Mandalorian y de Jon Favreau. Desde luego, no J.J. Abrams. Por otro lado, la primera trilogía de Star Wars no era nada compleja, precisamente si nos enamoramos con ella fue por la simplicidad de la lucha del bien frente al mal y el carisma de sus protagonistas.

Y, de nuevo, toda la escena con la llegada de Luke está super bien rodada. Empezando por el detalle de ver sus combates en blanco y negro a través de las pantallas del centro de mando, permaneciendo en sombra, de forma que sabes que es él, pero no acabas de verle bien, como si nos pusieran al lado de los personajes que están viendo a un caballero Jedi en plenitud de facultades. La duda perdiste, ¿podría no ser Luke, a lo mejor es otra persona? La escena culmina en un detalle que podría ser menor, pero transmitió uno de los momentos de mayor alegría que una serie de televisión me ha ofrecido… ¿en toda mi vida?, cuando vemos el SABLE LASER DE COLOR VERDE, que confirma sin lugar a dudas que sí, LUKE SKYWALKER está en The Mandalorian. Ni siquiera mostraron su rostro y ya estaba haciendo la ola. ¡Qué grandes!! Lo más parecido que Star Wars había estado de tener un momento como la llegada de Thor a Wakanda en Infinity War o el Avengers Assemble en Endgame fue el final de Rogue One con la masacre de Vader. Ahora ya lo tiene, y protagonizado como tiene que ser por su mayor héroe. ¡Fua, chaval!!

Si tenemos que resumir de qué va esta segunda temporada, Mando tiene la misión de llevar a Baby Yoda (Grogu) hasta un miembro de su tribu para que cuiden de él. El objetivo de Mando siempre fue encontrarse con un Jedi y cada uno de los capítulos nos acercaba a ese objetivo. Al llegar hasta Ahsoka, pensábamos que el objetivo estaba cumplido, pero al negarse ella a entrenarle siguió la incertidumbre, aunque de hecho, puestos a hacer una lista de Jedis vivos en este momento post Retorno del Jedi, lo cierto era que Luke Skywalker era la primera y más lógica elección de una lista cortísima. Lo único era que realmente no nos creíamos que Favreau se atreviera a hacerlo (o le dejaran). ¡Qué equivocado estaba!! Este momentazo no es un fan-service vacío sacado de la manga, realmente nos lo han telegrafiado desde el minuto uno y su participación es fundamental en la resolución de la historia.

La escena en la que por fin vemos su rostro y se encuentra cara a cara con Mando es otro momentazo y me parece que está super bien resuelta también. Mark Hamill no realiza la escena, dado que he leído que Favreau rodó la escena con un doble de cuerpo, al que le insertaron la cara de un rejuvenecido Hamill. El rejuvenecimiento facial funciona muy bien, aunque reconozco que nuestro subconsciente no puede evitar ver el truco dado que sabemos que Mark Hamill tiene más de 60 años y le vimos como un anciano apenas hace un año. Y esta reunión es rápida y al grano, como todo en esta serie. De hecho, es espectacular que en este mundo de televisivo de tramas alargadas y episodios repletos de minutos de la basura, Jon Favreau ha resuelto la historia de Mando y Grogu de forma increíblemente satisfactoria en tan sólo dos temporadas.

Es el momento de quitarse el sombrero ante lo que nos ha regalado Pedro Pascal. Su interpretación sin poder mostrar su rostro mediante la voz y su expresión corporal me parece alucinante. Y en esta temporada en que volvimos a verle su rostro nos ha ofrecido unos momentos de gran emoción planteados siempre desde el minimalismo. Su despedida de Grogu consiguió que se me llenaron los ojos de lágrimas, pero también de felicidad, porque Mando consiguió cumplir su misión. Aquí va mi voto para que se lleve el premio a mejor actor en los Globos de Oro. De nuevo, ahora parece fácil, pero atreverse a plantear una serie de televisión que debía ser la gran apuesta de un nuevo canal de streaming de uno de los grandes estudios americanos con un protagonista cuyo rostro NO se iba a ver en ningún momento, demuestra que Favreau los tiene bien puestos y tenía una fe ciega en su serie.

Esta segunda temporada de Mandalorian ha sido bestial. Y gran parte de este éxito radica en que Favreau se arriesgó al construir poco a poco a Mando durante sus pequeñas y ligeras aventuras de la primera temporada, de forma que el personaje nos atrapó incluso sin necesidad de ver su rostro y sus problemas se convirtieron en nuestros problemas, convirtiéndose por méritos propios en el héroe de esta historia. La narrativa de estas dos temporadas me parece modélica, de forma que tras plantar las semillas llegó el momento de recoger los frutos y mostrarnos de forma desatada el maravilloso mundo de Star Wars. Y por esto, a pesar de lo increíble que fue ver a Ahsoka o a Boba, el centro emocional siempre siguió estando con Mando y su vínculo paternal con Grogu. Espectáculo sumado a mucha emoción, de nuevo, algo que no es tan fácil como parece, aunque el envoltorio parezca sencillo.

Y si este último episodio me ha roto la cabeza, igual de ilusionantes son las múltiples opciones en el horizonte. Hace apenas una semana Disney anunció en su Investor Day sus nueva series y película de Marvel y Star Wars. En ese anuncio se confirmó una serie protagonizada por Ahsoka Tano (Rosario Dawson) y la novedad de Rangers of the New Republic, que compartirían línea temporal con la tercera temporada de The Mandalorian.

Pero la escena post-créditos protagonizada por Boba Fett me ha parecido magistral, y otro ejemplo genial del talento como storyteller de Jon Favreau. Si ya en el sexto episodio «The Tragedy» dirigido por Robert Rodriguez le dieron a Fett los momentos de gloria que no llegamos a ver en las películas clásicas, en los siguientes episodios Favreau optó con buen criterio en mantenerle en un segundo plano para no hacer que Mando fuera el secundario de su propio show. Y tras un episodio en que parecía que ya habíamos visto lo mejor de Fett, se han guardado la guinda final, cuando entra en el palacio de Jabba en Tatooine y mata a Bib Fortuna, haciéndose (aparentemente) con el control de su organización criminal. El anuncio de «The Book of Bobba Fet» para diciembre de 2021 plantea la duda, ¿va a ser ésta la tercera temporada de The Mandalorian o Disney evitó anunciar la serie de Boba Fett para no spoilear este momentazo? Por un lado, el cambio de protagonista haría que la serie volviera a ser novedosa e inesperada, y daría la posibilidad a Din Djarin de recargar las pilas y buscar la mejor historia posible de cara a su seguro regreso un poco más adelante. Pero, por otro lado, aunque Grogu ya se fue, la historia de Din Djarin en posesión del Dark Sable sigue más interesante que nunca, así como una posible liberación de Mandalor junto a Bo-Katan (o ¿enfrentado a ella?),así que no me creo que Disney renuncie a seguir contando esta historia el año que viene.

En todo caso, hay un montón de opciones ahora mismo, y creo que compraría cualquiera, siempre que Favreau y Filloni se mantengan al mando de las operaciones de esta parte de la franquicia de Star Wars.

Comparto los teasers publicados en twitter del episodio y del season-finale:

Y recupero el trailer de la temporada:

NO SE PUEDE HACER MEJOR. THE MANDALORIAN YA ES HISTORIA, a un nivel que jamás pude imaginarme que conseguirían alcanzar cuando comencé a ver la temporada. Gracias Jon Favreau, Gracias Dave Filloni, Gracias Lucasfilm y Disney+. Ya formáis parte de mi vida.

PUNTUACIÓN: 10/10

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de The Mandalorian 2×06 (Ep. 14 – La Tragedia) Disney+ CON spoilers

Tras el maravilloso episodio de la semana pasada, uno pensaría que The Mandalorian iba a levantar el pie del acelerador esta semana, pero nada más lejos de lo que acabamos de ver, ya que «La Tragedia» dirigido por Robert Rodríguez ha sido brutal en el sentido más literal del término.

ARTÍCULO CON SPOILERS

PUNTUACIÓN: 8.5/10

El Mandaloriano y el niño viajan a un lugar antiguo.

Jon Favreau vuelve a la escritura de este sexto episodio de la segunda temporada, que es continuación directa del anterior, y en el que veremos la llegada de Mando y el niño Grogu al planeta Tython buscando las ruinas de un templo Jedi que les den respuestas que buscan.

El episodio está planteado como una gran escena de acción y Favreau se ha traído a Rober Rodríguez (El Mariachi, Sin City) para que aplique su magia al mundo de The Mandalorian. Y, ¡oh boy, menudo episodio más bestial!

El episodio está lleno de sorpresas y retornos inesperados. En primer lugar, el localizador colocado en el Razor Crest en el episodio 2×04 hace que el Imperio liderado por el Moff Gideon (Giancarlo Esposito) siga sus pasos hasta Tython con sus nuevos Dark Troopers robóticos, que ofrecen un momentazo chulísimo y que apuntan que los próximos episodios pueden ser interesantísimos, al enfrentarse Mando a enemigos con armadura impenetrable como la suya.

Por suerte, Mando va a tener ayuda, ya que Fennec Shand (Interpretada por Ming-Na Wen), vista por primera y última vez en el 1×05 The Gunslinger) y que creíamos muerta, aparecerá también en Tython junto a Bobba Fett !! (Temuera Morrison), que hizo su sorprendente aparición en el primer episodio de esta segunda temporada y que ahora llega con su icónico Slave I (nave que ha estado 30 años en casa de mis padres junto a todos los muñecos).

Mando (Pedro Pascal) lo está teniendo difícil en esta temporada, ya que la semana pasada Ahsoka Tano (Rosario Dawson) robó completamente el episodio, y en este Bobba hace lo mismo, ofreciendo unos momentazos alucinantes mientras destroza a los Stormtroopers.

Favreau y Filloni parecen tener claro que Bobba Fett es un personaje que se convirtió en super popular de forma totalmente inesperada en los años 80, dado que realmente no hizo nada interesante en las películas de la primera trilogía, más allá de aparecer en pantalla. Y en mi opinión, han planteado este episodio para sacarse esa espinita de encima, dándole el momento de gloria que Fett no tuvo en su momento. Y es una gloria brutal, realmente merecida.

The Mandalorian está ofreciendo un espectacular entrenimiento semana tras semana, en el que cada epsodio aporta algo diferente que consigue dejar al espectador puesto en pie aplaudiendo ante lo que acabamos de ver. Hay que destacar la planificación que Favreau y Filloni han hecho de toda la narrativa, ya que eligieron la primera temporada para establecer el mundo en el que Mando iba a vivir sus aventuras, empezando poco a poco y creándolo todo a fuego lento, y diría que en esta segunda se han desatado para disfrutar y hacer disfrutar a los aficionados con todas las conexiones con el mundo de Star Wars que estaban ahí si se atrevían a utilizarlos. Y lo que están consiguiendo es muy grande.

Quedan tan sólo dos episodios para terminar la temporada y por lo visto al final de este episodio, en el próximo veremos a Mando organizando la fuga de prisión de Migs Faifel (Bill Burr, al que vimos en 1×06 – The risoner) para que le ayude a localizar a Moff Gideon de cara al climax de la temporada, que llegará en el episodio 8. Hay tantas opciones a disposición de Favreau que ni me imagino por donde van a ir los tiros. ¿Se va a quedar con las fichas que ya tienen sobre la mesa o aún nos va a presentar a algún otro personaje? ¿Thrawn? ¿Kanan, el Jedi de Star Wars Rebels, que haya sentido la llamada de Grogu en el tempo de Tython? ¿Alguien aún más grande cuyo nombre empieza por L y tiene una U, una K y una E? Soñar ahora mismo no cuesta nada, y resalta el hecho que The Mandalorian nos ha devuelto la ilusión de una forma impresionante.

El disfrute que nos está ofreciendo The Mandalorian es muy muy superior a la última trilogía de películas, y cada vez tengo más claro que es en la televisión y con creadores que aman este universo donde Star Wars puede conseguir el nivel de aventura, sorpresa y espéctaculo que los fans llevamos demandando durante muchos años.

¡Qué gran momento para ser fan de Star Wars!

Comparto el teaser del episodio:

The Mandalorian se dirige hacia el final de esta segunda temporada y seguimos con episodios que nos dejan en lo más alto. ¡Qué bueno es Favreau!!

PUNTUACIÓN: 8.5/10

Espero vuestros comentarios, gracias por leer este post. Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!