Archivo de la etiqueta: Thor

Crítica de Thor 25 y Hulk 7 de Donny Cates, Martín Coccolo y Frank Martin

Seguimos con el crossover Bandera de Guerra protagonizado por Thor y Hulk, de la mano de Donny Cates, Martín Coccolo y Frank Martin, que en la segunda y tercera entregas publicadas por Panini este mes de septiembre van a tener un secundario de excepción: Iron Man.

PUNTUACIÓN: 7/10

THOR 25 (parte 2 de 5)

Segunda parte del cruce de Thor con Hulk. Continúa el cruce con Hulk. El control de Banner sobre el Monstruo Gamma está prolongando la batalla más de lo que cabría esperar. Thor debe ponerse creativo. ¿Será suficiente con la intervención de Odín, en su nuevo papel? Además, nuevos autores examinan el futuro de Thor.

Hulk 7 (Parte 3 de 5)

Tercera parte del cruce de Thor con Hulk. Iron Man interrumpe la batalla entre Hulk y Thor. Equipado con una armadura Celestial Cazahulk de nuevo diseño, Tony está convencido de que asegurará la victoria de Thor. Pero a veces lo que no sabes puede de verdad hacerte mucho daño…

Tras la lectura de estos dos comics tengo que decir que Donny Cates me ha sorprendido para bien en estos capítulos. Igual que el primer número de este cruce me dejó un poco frío, en la continuación de este mes de septiembre veo muchos más aciertos en una historia que es además puro Marvel y super entretenida. El primer acierto en el comic de Thor de este mes es que explica cómo es posible que Thor fuera a por Hulk y pudiera localizarle, algo que no quedaba del todo claro en el arranque del crossover. Además, yo al menos esperaba una pelea nivel cósmico entre ambos personajes bastante básica y al grano, pero me ha sorprendido que Cates nos cuenta en este número lo que pasó en el Bar de El Paso donde supuestamente Banner mató a todos los que estaban dentro, y que era el gran giro y la gran duda a partir de la cual Cates construía el principio de su etapa en Hulk.

Por el lado de Thor, Cates usa la nueva condición de Odin de formas super locas e inesperadas porque ahora es una consciencia unida a Mjorlnir, pero no un telépata (mejor no pensemos en ello, dejémonos llevar). Dicho lo cual, otra de las cosa chulas de este comic es que a pesar de que nos vendieron el All-Our War, Thor intenta ayudar a Banner y es el supuestamente inteligente Tony Stark el que entra como un elefante en una cacharrería. Globalmente, han pasado un montón de cosas en estas dos grapas y me han dejado con ganas de más, lo cual no puede ser más positivo.

En el apartado artístico, dentro que Martín Coccolo me parece un dibujante sólo correcto, me gusta mucho que Marvel haya dado el tiempo suficiente al artista para que pueda dibujar los 5 números de esta historia y tenga la misma unidad gráfica que la existente con la historia de Cates. Coccolo con color de Frank Martin sabe dar la escala más-grande-que-la-vida que la batalla requiere, pero le veo bastante limitado en cuanto a narrativa, quedando alguna escena un pelín confusa, desde luego no todo lo bien contada como habría podido estar si alguno de los artistas estrellas de la casa se hubiera encargado de estos comics. En todo caso, el resultado final es más que correcto, no maravilla pero tampoco me da la sensación de «montonero flojísimo».

Por cierto, un detalle muy muy feo del comic de Thor es que con la excusa de ser el número 25 de esta etapa y al estar con la celebración del 60 aniversario del personaje, Marvel publicó esta grapa con dos historias de complemento que realmente no pintan nada en mitad de este crossover y para lo único que sirven es para incrementar el precio de esta grapa sin venir a cuento. De esta forma, mientras que la grapa de Hulk de este mes cuesta 3 €uros, la de Thor ha costado 5. Una vergüenza total. Sobre todo porque aunque nos venden que las historias unen lo clásico con lo nuevo, al final son historias que no van a ningún lado y me interrumpe la lectura importante que es la de Cates. Por un lado tenemos a los clásicos Tom DeFalco y Ron Frenz con una historia de la Encantadora ambientada en su etapa de los años 90, y por otro lado Nadia Shammas y Simone D´Armini (a quienes no conozco de nda) plantean una historia adaptando una historia de la mitología escandinava que no cuadra con la continuidad Marvel y que me ha parecido una comedieta sin gracia. Sinceramente, no acabo de entender esta iniciativas que no aportan nada y por mi parte (y creo que la de mucha gente), sólo provocan hastío por el sacacuartos descarado que Marvel y luego Panini nos cuelan casi todos los meses de una forma u otra.

Comparto las primeras páginas del comic de Thor:

Bandera de Guerra está resultando un crossover con más chicha y más entretenido de lo que el primer número me sugería, dicho para bien, y me deja con mucha curiosidad de cara al final de la historia que nos llegará el mes que viene.

PUNTUACIÓN: 7/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Hulk vs Thor: Bandera de Guerra Alpha de Donny Cates y Martín Coccolo (Marvel Comics – Panini)

Las peleas de héroes y los clásicos ¿Quién es más fuerte, XX o YY? son algunos de los placeres consustanciales al comic de superhéroes, en especial en Marvel Comics. Y aprovechando que Donny Cates es el guionista de Thor y Hulk, Marvel ha aprovechado esta ocasión única para plantear una nueva batalla del siglo entre ambos personajes. Todo empieza en el especial Alpha con dibujo de Martín Coccolo y color de Matthew Wilson. ¡FIGHT!

PUNTUACIÓN: 6.5/10

Bandera de Guerra Primera Parte

Hulk y Thor han sufrido recientemente cambios gigantescos, pero algo permanece constante: ¡su acalorada rivalidad! Después de que unas circunstancias misteriosas los vuelvan a poner en conflicto, ¿podrá el Dios del Trueno triunfar contra un Bruce Banner que ahora controla su ira? Celebrando el sexagésimo aniversario de ambos personajes, llega un cruce épico de cinco partes entre las series de ambos. 

Este número contiene Hulk Vs. Thor: Banner of War Alpha One-Shot USA, un especial de 32 páginas del que destacaría la sobresaliente portada del británico Gary Frank con color de Brad Anderson.

Comentaba en mi reseña del primer arco de Donny Cates en Hulk que su concepto de base me ha parecido una idea ridícula hasta decir basta. Y para este enfrentamiento entre Thor y Hulk, la verdad es que Cates no se inventa excusas y empieza el comic a mamporro limpio, toda una declaración de intenciones. Dentro del enfrentamiento, hay que reconocer que Cates plantea varios momentos bestiales para que el dibujante se luzca, pero a falta de leer el crossover en su conjunto, de momento su historia me ha parecido funcional y poco más.

Volviendo al comic de Hulk, comentaba que el principal valor del comic es el espectacular dibujo de Ryan Ottley. Por el otro lado del enfretamiento, Thor tiene a Nic klein que también está brillando en el comic del Dios del Trueno. Lamentablemente, esta Bandera de Guerra tiene como dibujante a Martín Cóccolo, con color de Matt Wilson. Un dibujante que lamentablemente está a años luz del los antes mencionados. Cóccolo es bastante flojito, y aunque Cates plantea un montón de montonazos, las páginas no transmiten la fuerza o la épica que se le supone a un enfrentamiento de este calibre.

Marvel por una vez ha hecho bien las cosas, porque leyendo las solicitaciones parece que Cóccolo va a dibujar los cinco números de este eventos. Sin embargo, esto ha provocado que Cates tuviera que escribir los guiones con mucha antelación para que el artista tuviera tiempo de realizarlo el encargo. Hasta me atrevería a pensar que cuando surgió el proyecto, no estaba claro si iba a ser un evento dentro de las series mensuales o se realizaría en una miniserie separada. Digo esto porque desde luego por la parte de Thor no encaja el final del Thor 24 con el funeral de Odín, con el comienzo de este comic en el que directamente se están pegando ya. Que ya se que no se le pueden pedir tres pies a un gato a un comic titulado «Hulk vs Thor», pero tenía que comentarlo.

Comparto las primeras páginas de este comic:

Hulk vs Thor es un clásico de Marvel, y este Bandera de Guerra Alpha la verdad es que me ha parecido un comic correcto sin más. En todo caso, estamos ante un caso de placer culpable, porque creo que compraré los otros 4 números de este cruce a ver qué nuevas punkarradas plantea Cates.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Thor 24 de Donny Cates, Nic Klein (Marvel Comics – Panini)

Tras el arco Dios de Martillos llega un número especial para celebrar que Thor llega a los 750 números publicados en USA. Una celebración que hace que a los habituales Donny Cates, Nic Klein y Matthew Wilson se les unan una constelación de estrellas de los comics Marvel.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Funeral por el Padre de Todos

¡La celebración de Thor #750 USA! Después de su victoria contra el Dios de los Martillos, Thor y todo Asgard se recuperan de una pérdida brutal. Pero algunas personas nunca nos dejan del todo. ¡Coincidiendo con un número tan especial, algunos de los mejores autores de Thor, entre ellos J. Michael Straczynski y Walter Simonson, regresan para una entrega monumental! Celebra la historia del Dios del Trueno con quienes ayudaron a construir su legado.

Este número contiene el número 750 USA, un especial de 64 páginas realizado por un all-star de autores: Walter Simonson con Laura Martin y Matt Milla, Dan Jurgens con tinta de Klaus Janson y color de Matt Wilson, J. Michael Straczynski y Olivier Coipel con color de Alejandro Sánchez, Al Ewing y Lee Garbett con color de Antonio Fabela, y Jason Aaron y Das Pastoras, además de los habituales Donny Cates, Nick Klein y Matthew Wilson.

Dios de los Martillos fue un arco notable dentro de la actual etapa de Thor, por lo que viene bien tener un número de transición aprovechando el especial nº 750 USA. Hay que reconocer que estos especiales planteados como historias cortas de diferentes equipos creativos dan para lo que dan, que no suele ser demasiado. Normalmente con la alegría de volver a leer a estos grandes nombres trabajando en el personaje ya es suficiente, incluso sabiendo que el trabajo en si no puede calificarse más que de menor. Por supuesto es una alegría tener una historia de Bill Rayos Beta de Walter Simonson, pero lo cierto es que queda raro que en un supuesto homenaje a Odín nos cuelen historias que no tienen nada que ver con él. Y tengo claro que en estos casos los editores dijeron a los autores «haced lo que queráis» (dentro de un orden, claro), y que tener a Simonson en Marvel es siempre motivo de alegría, hay que reconocer que algunas de estas historias quedaron un pelín cogidas por los pelos. Por ejemplo, las páginas de Al Ewing y Lee Garbett a modo de presentación de la nueva miniserie de Los Defensores. Aunque tampoco sorprende que Marvel aproveche este tipo de comics para vender a los lectores lo que está por venir.

En la parte principal del comic de Donny Cates, Nic Klein y Matthew Wilson, Cates plantean durante el funeral de Odín momentos llenos de emoción que Klein y Wilson trasladan perfectamente a viñetas, sobre todo con una doble splash-page de Klein de las que se recuerdan toda la vida. Junto a esto, Cates plantea el final del comic con un cliffhanger marca de la casa de los que harán que la compra de las próximas grapas sea obligada.

Pero dicha saga tendrá que esperar 3 meses, ya que con motivo del 60 aniversario de Thor y Hulk que se celebra este año, Marvel ha planteado un crossover de 5 números entre ambas series aprovechando que están escritas ambas por Cates, publicándose el primer número en un especial Hulk vs Thor: Alpha publicado este mismo mes. Un especial sobre el que comentaré dentro de unos días.

Comparto las primeras página de este comic:

El especial de Thor mantiene el interés en la etapa actual de Donny Cates, sirve de sentido homenaje al Padre de Todos (aunque sepamos que hay truco), y nos deja con un cliffhanger final que hace que el futuro de Thor parezca apasionante. Todo bien, de momento.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Thor 19-23 Dios de los Martillos (Marvel Comics – Panini)

¡Por Odin y por Asgard!! Si hay un fin de semana del año para dedicárselo a Thor, es este. Tras mi reseña de Thor Love and Thurnder, hoy quiero analizar el último al arco de la serie regular de Thor, Dios de los Martillos, de Donny Cates, Nick Klein y Matthew Wilson, un arco que Panini ha terminado de publicar justo esta semana.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

«Dios de los Martillos» comienza aquí. Mjolnir está desaparecido. Nadie puede encontrarlo, ni siquiera Lady Sif. Thor debe pedir ayuda a quien menos quiere pedírsela: a Odín. Porque, hasta que el martillo no aparezca, nadie está a salvo en los Diez Reinos.

Este arco se ha desarrollado en los números 19-23 (745-749 numeración legado) USA, igual que la edición española de Panini.

23 números ya empieza a ser una cantidad interesante de comics para poder valorar la etapa de Donny Cates en Thor. El actual arco Dios de los Martillos sirve de culminación a varias de las ideas que Cates presentó casi desde el comienzo de su etapa, con un Thor convertido en Señor de Asgard y con problemas a la hora de empuñar a Mjolnir. Cates además invierte mucho tiempo en desarrollar la relación de Thor con su padre Odín, una relación que se encuentra en sus peores momentos debido a todos los esqueletos que Odín dejó en el desván. La relación padre-hijo y como a pesar de las diferencias y decepciones en el fondo Thor ama profundamente a su padre me parece uno de los grandes éxitos del comic.

Cates es un maestro a la hora de imprimir un ritmo endiablado a sus historias, planteando además siempre unos cliffhangers potentísimos que hacen obligatoria la compra del número siguiente. Como podéis imaginar, el final del arco cumple a rajatabla con este planteamiento. El descubrimiento de la identidad detrás de Mjolnir está genial porque es una idea muy loca pero super continuista con la etapa de Aaron, lo que me encanta, la verdad. Y más allá de esto, esta amenaza plantea una sensación de peligro a nivel cósmico que deja claro que si Thor fracasa, el destino de todo el universo está condenado. Lo cual es una escala digna de Thor.

Dentro que el comic me resulta super entretenido y con la épica que espero leer en una historia de Thor, la verdad es que hay que reconocer que el verdadero problema del comic es que Cates ha creado a un Thor que resulta antipático todo el rato, lo cual supone un problema tremendo para el disfrute del comic. Y es cierto que las amenazas a las que se enfrenta sumado a sus obligaciones como Rey de Asgard suponen una losa para él y tiene sentido que Thor se comporte así, pero provoca que consciente o inconscientemente me provoque cierto rechazo.

Aaron construyó todo su arco sobre la idea de contarnos por qué Thor es el mejor dios de todos, y volver a encontrar a un escritor que basa su idea general en hacer que Thor dude de si mismo (siendo por otro lado una idea recurrente para múltiples guionistas), me parece un poco reiterativo en este momento. Dicho esto, en el fondo creo que le perdono a Cates porque se que su trabajo como guionista implica poner al héroe del que es fan en la mayor dificultad posible.

En el apartado artístico, Nick Klein con colores de Matt Wilson me da una de cal y otra de arena. En las splash-pages hay pocos artistas ahora mismo que le superen ahora mismo, transmitiendo una épica y una fuerza alucinante a sus imágenes, con algunas imágenes super impactantes . Sin embargo, en muchos momentos de este arco, sobre todo con lo relacionado con Mjolnir, en los que parece que apenas aboceta confiándolo todo al color de Wilson, con resultados más que cuestionables. Y está claro que el dibujante y el colorista forman un equipo y lo importante es el resultado final, pero precisamente por eso tengo que decir que alguna de estas páginas no acaban de funcionar.

Pero aparte de este elemento, hay algunas expresiones faciales que las veo todas iguales, sobre todo en los personajes femeninos, de forma que no pareciéndome ni mucho menos un mal dibujante, no puedo decir que Klein me haya maravillado en este arco. Dicho esto, si me dan a elegir entre Klein o Michele Bandini que hizo el fill-in el el anterior arco Revelaciones, obviamente me quedo con Klein. Y hasta casi diría que ante la duda, casi prefiero que se mantenga Klein en la serie, al menos a él ya le conocemos y en la mayoría de elementos es para bien.

Tras este arco Dios de los Martillos se vienen cambios aún más profundos en el mundo de Thor Odinson, empezando por la desaparición de su padre. Reconozco que no tengo claro si el giro final del comic (que no desvelaré) me ha gustado o no, pero le reconozco el shock-value que tan bien incorpora Cates a sus historias. Lo que tengo claro es que como Cates convierta el comic en una especie de buddy-movie extraña con Thor discutiendo con su «compañero», seguro no me va a gustar.

Globalmente diría que Cates ha sabido separarse de la sombra de Jason Aaron y está planteando una etapa super maja que compensa al lector que sigue la historia al ritmo de las grapas mensuales. Al menos yo voy a seguir comprando este comic encantado de la vida.

Comparto las primeras páginas de este arco que como veis sirven para establecer la escala universal en la que van a tener lugar las aventuras de Thor:

Thor Dios de los Martillos nos ha traído a un Donny Cates en plena forma con un buen apartado artístico que han cambiado para siempre el mundo del Dios del Trueno. Compra obligada dentro del actual panorama marvelita.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Thor: Love and Thunder de Taika Waititi

Taika Waiti vuelve a dirigir en el MCU con Thor: Love and Thunder, la nueva película de Marvel Studios que promete repetir la fórmula de comedia de acción que tan buen resultado le dió en Thor: Ragnarok, esta vez con dos portadores de martillos en lugar de uno.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

SPOILERS SI NO HAS LEÍDO LOS COMICS

El Dios del Trueno (Chris Hemsworth) emprende un viaje que no se parece en nada a lo que se ha enfrentado hasta ahora: una búsqueda de la paz interior. Pero el retiro de Thor se ve interrumpido por un asesino galáctico conocido como Gorr el Carnicero de Dioses (Christian Bale), que busca la extinción de los dioses. Para hacer frente a la amenaza, Thor solicita la ayuda del Rey Valkiria (Tessa Thompson), de Korg (Taika Waititi) y de su ex novia Jane Foster (Natalie Portman) que, para sorpresa de Thor, empuña inexplicablemente su martillo mágico, Mjolnir, como la Poderosa Thor. Juntos, se embarcan en una aventura cósmica en la que tendrán que descubrir el misterio de la venganza del Carnicero de Dioses y detenerlo antes de que sea demasiado tarde. (FILMAFFINITY)

Tras el éxito arrollador de Thor: Ragnarok, Marvel Studio rompió la tradición hasta ese momento al confirmar la producción de una cuarta película protagonizada por Thor, el primer personaje del MCU en llegar hasta esa cifra. Y en este caso, la ocasión es muy especial ya que tendremos Thor por partida doble. Además de dirigir, Taika Waititi escribe también el guion a partir de una historia suya con Jennifer Kaytin Robinson, inspirándose en la maravillosa etapa de Jason Aaron en Thor que revolucionó al personaje y que puede mirar de tú a tú a la mítica etapa de Walt Simonson de los años 80.

La película de 119 minutos de duración cuenta con fotografía de Shawn Maurer, montaje de Maryann Brandon y música del estupendo Michael Giacchino. A pesar de su presupuesto cercano a los 200 millones de dólares, la 29ª película del MCU tiene asegurado un taquillazo y que será una de las películas más taquilleras del año. De hecho, teniendo en cuenta que Doctor Strange en el multiverso de la locura lleva recaudados más de 950 millones en todo el mundo, es más que probable que la nueva película de Thor supere los 854 millones de recaudación que consiguió Thor: Ragnarok en 2017.

La película es un all-star de actores conocidos del MCU. Chris Hemsworth es Thor, Natalie Portman es Jane Foster / Mighty Thor, Christian Bale interpreta a Gorr, el Carnicero de Dioses, Tessa Thompson vuelve como Valquiria, Jaimie Alexander como Sif, Taika Waititi como Korg, además de Russell Crowe como Zeus. Además, tras el final de Vengadores Endgame, tenemos también a los miembros de los Guardianes de la Galaxia Chris Pratt (Starlord), Pom Klementieff (Mantis), Dave Bautista (Drax), Karen Gillan (Nebula), y las voces de Vin Diesel (Groot) y Bradley Cooper (Rocket), junto a Sean Gunn como Kraglin Obfonteri.

Y empezando por los elementos positivos, no tengo duda que Jason Aaron debe estar más que satisfecho con la forma en que Waititi ha tomado sus dos principales arcos argumentales para dar forma a su película. Thor Love and Thunder es una película muy entretenida aunque con importantes problemas sobre los que luego volveré, pero el núcleo de los comics de Aaron, Ribic y Dauterman (entre otros dibujantes) está muy bien trasladado a la película, aunque limitado por la escasa e insuficiente duración de 119 minutos.

Christian Bale es un espectacular Gorr, El Carnicero de Dioses, y a pesar de sus pocos minutos en pantalla, puede ser fácilmente una de las mejores cosas de la película. La parte de un padre despechado por unos dioses egoístas que no buscan ayudar a aquellos que les adoran y que sufrirán su ira a partir de encontrar la Necro-Espada está muy bien reflejado, y al menos en esa parte se entienden perfectamente las motivaciones de Gorr.

Aparte de Bale, creo que todo el reparto está muy bien y se nota que han disfrutado en el rodaje. Chris Hemsworth se nota que está de maravilla en el terreno de la comedia, por lo que no me extraña que haya confirmado que si Marvel Studios lo quiere, él estará encantado de seguir haciendo de Thor el tiempo que haga falta. Russell Crowe como Zeus también ofrece momentos realmente divertidos y cumple su función de mostrar que la mayoría de Dioses quizá si merecerían la muerte debido a su egoísmo.

También me gusta Natalie Portman en su papel de Jane Foster / Poderosa Thor. Incluso a pesar de estar sacado directamente de los comics de Aaron y Dautermna, la parte del drama del cáncer de Jane me ha sorprendido porque no se mencionó en los trailers, lo cual creo que ofrece un interesante drama. Portman está bien como Thor pero sus momentos de Jane enferma son increíbles, junto a Bale lo mejor de la película.

La participación de los Guardianes de la Galaxia como se esperaba es meramente testimonial y se suscribe a los primeros 10 minutos de película, dando justo lo que se espera de ellos. De hecho, tras verles en Love and Thunder me han dejado con muchísimas ganas de ver el especial navidad que James Gunn está preparando que hará de previa a su tercera película que se estrenará en mayo del año que viene. Que Korg sea un recurso cómico además de Thor Odinson lo esperaba, pero si me ha sorprendido el pequeño papel de Valquiria en la historia.

Cuando la película apuesta por la épica y la potencia dramática, en especial a partir de la llegada de los héroes al Reino de las Sombras, la película gana enteros y muestran la grandísima película que podría haber sido. En este sentido, el hecho que Waititi acierte con el climax final y el drama que tiene lugar en el último tercio hace que la película te deje con buen sabor de boca.

Sin embargo, globalmente la película no acaba de funcionar porque Waititi equivoca el tono de la película con un exceso de humor que rompe cualquier intento de crear drama o interés en lo que cuenta, y sobre todo en como nos lo está contando. Hay además una narración de Korg como si la película fuera un cuento mítico que contar a los niños que creo que manda un mensaje contradictorio y tampoco creo que funcione. Aprovecho para comentar que en Ragnarok el humor de Waititi en los momentos seleccionados en los que lo usaba me siguen funcionando hoy día. Sin embargo, en Love and Thunder Waititi está desatado con un intento consciente de aplicar el «bigger, louder, funnier» que suele aplicarse a las secuelas de éxito, y en este caso, más no significa «mejor».

Creo que el humor de Love and Thunder no funciona casi nunca. Aparte de por la propia saturación de gags no demasiado acertados (dicen que Waititi ha dado mucho margen a los actores para que improvisaran en el set de rodaje), hay un problema fundamental debido al mensaje que lanzan repetidamente. Y es que Waititi no deja de reirse DE Thor, hasta el punto de convertir a Thor Odinson en un incompetente en muchas partes de la película. Y esto es una diferencia abismal respecto a Ragnarok en la que Thor si era objeto de gags (sobre todo cuando llevaba el chip de control), pero su papel como PUTO AMO al final con música de Led Zeppelin le reivindicaba como héroe y como protagonista. Algo que se confirmó en Infinity War primero y Endgame después, incluso a pesar de su depresión y su barriga cervecera. Sin embargo, Waititi plantea la evolución de Thor convirtiéndola casi en involución, convirtiéndoles en un bobo que no piensa en las repercusiones de sus acciones y que parece que vive alejado de la realidad. Y esto me parece penoso y me ha fastidiado el visionado en numerosos momentos.

Comentaba que el climax de Ragnarok reivindicó a Thor Odinson y de alguna manera arregló la película. Sin embargo, en Love and Thunder, el protagonismo debe compartirlo con Jane, y ella sí actúa (y es mostrada) como la heroína pura que hace lo correcto de forma proporcionada a la situación y al nivel de poder a emplear en cada momento. En la parte superheroíca, Waititi ha repetido lo visto en el comic de Hawkguy de Fraction y Aja (no es mi Ojo de Halcón), en el que la forma de promocionar a Kate Bishop era convertir a Clint Burton en un loser pringado, de forma que Kate siempre salía mejor en la comparación. Thor Odinson es el pringado de Love and Thunder, no lo es Kork. Y aunque Hemsworth está encantado con la comedia y cuanto más exagerada mejor, narrativamente no puedes hacer de menos al protagonista sin que la película sufra por ello.

Hay otro problema grave de la película aparte del humor, y es la duración de la película. Realmente Love and Thunder parece el trailer del películón que hubiéramos podido tener si Waititi hubiera hecho una película de 150 minutos en lugar de una de 119 (títulos de crédito incluidos). Tan empeñado está Waititi con el humor que Gorr apenas aparece en la película, y sus estragos por la galaxia que tan bien mostraron Aaron y Ribic en el comic es despachado con unas pantallas de televisión en segundo término en las que apenas se ve nada, de forma que la película no llega a mostrar claramente el nivel de amenaza que supone para Gorr.

Pero es que no es sólo la parte del villano, ya que todo el arco de Jane Foster con su cáncer está también contado de forma demasiado abrupta, no acaban de mostrar el alcance de la enfermedad de Jane cuando prácticamente se termina la película. Y aunque el final como comento es emocionante, la película no ha construido bien ese arco de forma que se queda a años luz del dramatismo y la fuerza que hubiera podido tener con una mejor construcción del deterioro físico de Jane. Algo que, de nuevo, tan bien vimos contado en los comics de Aaron y Dauterman.

Y voy más allá, cuando te pones a pensar en cual es el tema de la película, frente al egoismo de muchos dioses, Aaron planteaba que Thor Odinson es el mejor dios de todos precisamente porque se preocupaba por salvar a todo aquel que necesitara su ayuda, incluso arriesgando su vida para proteger a los indefensos. Thor es digno porque duda de si mismo y lucha todos los días por serlo, de forma que sus acciones hablen por él. Esto no acabas de verlo nunca en la película. Sí mola que busca proteger a los niños a toda costa y el discurso en el que echa en cara a Zeus su actitud egoísta abandonando a sus súbditos y al resto de dioses menores, pero esos elementos quedan dispersos en una película que no acaba de mostrar claramente ese mensaje.

De hecho, es que no creo que el mensaje sea ese, al entrar en juego la historia de amor entre Jane y Thor. Y en este caso el mensaje de «es mejor haber amado y sentirte como una mierda por haberlo perdido que no sentir nada porque estás vacío por dentro» sí está repetido en numerosas ocasiones a lo largo de la película. Por lo que, de nuevo, frente a una moraleja que reivindicara a Thor Odinson, Waititi inclina la balanza a favor de Jane Foster, que alcanza una categoría mítica al final, frente a un Odinson que pasa página porque amó de nuevo.

Hay otro elemento que provoca que la película no acabe de acertar en su propuesta, y es que de nuevo en el comic Jane Foster sustituyó a Thor Odinson como protagonista durante un largo periodo de tiempo, de forma que aprendimos a quererla y a apreciarla por la gran heroina que era por méritos propios. Sin embargo, debido a los 119 minutos y la necesidad de síntesis de la película, nunca llegamos a verla a ella sola haciendo cosas heroicas por si misma. Fruto de esto, Thor Jane Foster está siempre en pantalla junto a Odinson, de forma que de alguna manera ambos personajes son redundantes. A pesar de la infantilización con que Waititi castiga a Odinson, Jane tampoco consigue quitarse la condición de personaje derivativo y por tanto, secundario del principal, algo que sí consiguió Aaron. Sin embargo, en el climax final Waititi si reivindica a Jane Foster con un momento de mucha emoción.

Por todos estos elementos, me quedo con la sensación que Waititi ha quemado dos de los arcos más icónicos de los comics de la última década con una película que es apenas el trailer de lo que hubiera podido ser una gran película. A pesar de sus elementos interesantes, el gran reparto y la épica final, el resultado final es a todas luces decepcionante debido a la apresurada e insuficiente construcción de todos los elementos narrativos de la película, y al optar por dar preferencia a Jane Foster frente a Thor Odinson.

En todo caso, dado el emocionante final que realmente me ha gustado mucho y las dos escenas post-créditos super interesantes, la película consigue dejar al espectador con buen sabor de boca, aunque con la sensación de estar ante una ocasión perdida. Ah! Y no quiero terminar sin destacar la música de Michael Giacchino y los temazos de Guns and Roses que aparecen en la película, que veo super bien elegidos para la historia. En ese aspecto, todo muy bien.

Comparto el trailer de la película:

Thor: Love and Thunder nos ha dado lo que prometía multiplicado por 100, y eso no es algo bueno. A pesar del factor entretenimiento, la película se siente como una oportunidad perdida.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!