Crítica de Babylon de Damien Chazelle

Tenía muchas ganas de ver la nueva película de Damien Chazelle Babylon, película sobre la industria del cine durante las décadas de 1920 y 30, con un reparto estelar protagonizado por Margot Robbie y Brad Pitt.

PUNTUACIÓN: 8/10

Ambientada en Los Ángeles durante los años 20, cuenta una historia de ambición y excesos desmesurados que recorre la ascensión y caída de múltiples personajes durante una época de desenfrenada decadencia y depravación en los albores de Hollywood.

Damien Chazelle escribe el guion de la que es su cuarta película como director tras las brillantes Whiplash y La La Land de 2014 y 2016, y el pequeño traspiés que supuso First Man en 2018.

La excesiva película de Chazelle sobre el mundo del cine tiene más de tres horas de duración, y cuenta con fotografía de Linus Sandgren, montaje de Tom Cross y música de Justin Hurwitz. Con un presupuesto de 80 millones de dólares, la película se ha convertido en uno de los mayores fracasos de taquilla de 2022. La película ha sido casi ninguneada en lo referido a las nominaciones de los Oscars que acabamos de conocer esta semana, recibiendo tres a Banda sonora, Diseño de producción y Vestuario, quedando fuera de los premios principales.

En el reparto tenemos a Margot Robbie como Nellie LaRoy, una aspirante a actriz, y Brad Pitt como Jack Conrad, una popular estrella del cine mudo, que son las principales estrellas de la película. Junto a ellos, Diego Calva como Manuel «Manny» Torres, un ayudante de cine mexicano que aspira a tener un papel más importante dentro de la industria cinematográfica y que hará de alguna manera la función de punto de vista de la película. Jean Smart como Elinor St. John, una periodista sensacionalista, Jovan Adepo como Sidney Palmer, un trompetista de jazz y Li Jun Li como Lady Fay Zhu, una cantante de cabaret chino-estadounidense que también escribe los intertítulos de las películas, forman parte del reparto de una película que tiene un montón de actores conocidos en papeles secundarios: Tobey Maguire, Erik Roberts, Olivia Wilde, Max Minghella, Lukas Haas o Flea entre otros.

Lo primero que me vino a la cabeza al terminar de ver la agotadora Babylon es que hay que aplaudir a Damien Chazelle, porque creo que desde la concepción del proyecto tenía claro que puestos a fallar, más vale hacerlo a lo grande. De hecho, tras la tibia acogida de First Man y recordando el viejo dicho de Hollywood «eres tan bueno como la recaudación de tu última película», Chazelle debió pensar que el momento de hacer esta película era AHORA, porque lo más normal es que no tuviera la posibilidad de hacerla en el futuro con esta escala.

Babylon es excesiva, caótica, agotadora, gigantesca, pero también es una maravillosa locura que rezuma CINE por los cuatro costados. Cuando Babylon triunfa, lo hace ofreciendo algunas de las imágenes más potentes del año cinematográfico, pero también hay muchos momentos excesivos no, lo siguiente, que son algunos de los WTF?! más grandes y ridículos del año.

La película arranca con un elefante cagando encima de uno de los operarios que lo transporta a la casa de un magnate de Hollywood donde se va a celebrar una fiesta. Un mar de defecación que inunda al pobre hombre. Cuando llega la fiesta tenemos la mayor orgía de desenfreno que se recuerda, reflejo de los tiempos exagerados que se vivieron en la meca del cine en la década de 1920. Cuando la gente se droga, no esnifa una ralla sino que sumerge la cabeza en montañas de heroína. Y así todo. Chazelle plantea un mundo de exageración a una escala loquísimamente grande como entiende que debía ser el Hollywood de la época, lo que provoca que la película se encuentre durante casi todo el metraje caminando en el alambre para intentar no caer en lo ridículo, cosa que no siempre consigue. Aunque dicho esto, también creo que el amor de Chazelle por el cine y su industria (a pesar de los aspectos ciertamente negativos de estos años) consiguen que Babylon llegue a buen puerto.

Los mejores momentos de Babylon son para mi aquellos en los que se dedica a mostrar cómo se creaba el cine en esos años, empezando por el final del cine mudo y el cataclismo que la llegada del sonido provocó en la industria. Obviamente todo es exagerado, una huelga de extras implica ver a 300 personas persiguiendo a Manny Torres (interpretado por Diego Calva), cuyo papel es ser nuestros ojos y mostrar el sense-of-wonder que la gente corriente sentía ante la MAGIA del cine. El rodaje de una película medieval con un combate de cientos de extras, la dificultad de las primeras grabaciones con sonido, la fiesta / orgía inicial y el emocionante climax final con el homenaje que Chazelle hace a la industria del cine son para mi lo mejor de una película que a pesar de los numerosos peros me ha gustado y me ha dejado con buen sabor de boca tras verla en el cine.

Si hay una ganadora en Babylon, esa es Margot Robbie, que es mostrada como una DIOSA de belleza inalcanzable. Su personaje Nellie LaRoy es un torbellino de belleza y exuberancia que es el reflejo perfecto de esa época, sumando también exageración y una dosis de chavacanería, algo que se llevaba en el cine mudo y que perdió su lugar en la industria con la llegada del sonido y la ola conservadora que marcó los años 30 en el mundo del cine. Su arranque es un torbellino que me atrapó y me enamoró, aunque también debo decir que los momentos que más me gustan de ella son los más calmados en los que puede mostrar su enorme rango actoral, porque llega un momento en que el personaje entra en una espiral autodestructivo que es super over-the-top, igual que la gran mayoría de la película.

Brad Pitt sale peor parado de Babylon en lo referido a la comparación con Robbie. Y no es que lo haga mal, de hecho su personaje tiene un par de momentos actorales muy buenos que Pitt aprovecha porque el personaje del veterano actor de cine mudo Jack Conrad está cortado totalmente a su medida. Su personaje es de alguna manera el visionario que sabe y lucha por impulsar el cine porque cree que es capaz de ser el principal entretenimiento que alimente la imaginación y las ilusiones del público, y no un entretenimiento menor de bodevil como era considerado en sus orígenes. Incluso aunque eso provoque su caída posterior. Pero el problema que tengo con Conrad es un problema en general del guion planteado por Chazelle, y es que todos los personajes son estereotipos andantes para mostrar diferentes caras de la industria, sin cosas realmente originales que mostrar por si mismos. Como digo, me encanta cuando Chazelle hace cine dentro de cine, pero sus personajes no acaban de resultar interesantes en ningún momento porque parece que te los sabes de inicio.

La periodista interpretada por Jean Smart no hace nada en la película a pesar de estar super presente, dado que Chazelle sólo la quiere para dar una clave de las claves de la película, que el cambio que trajo el sonido acabó con la carrera de decenas ¿cientos? de actores y actrices que no es que hicieran nada malo, sino que el público pasó página y buscó otras cosas y nada podía evitarlo. Eso incluye al actor veterano super estrella de Hollywood o una joven actriz que tuvo unos pocos años de gloria en los que brilló demasiado hasta consumirse. El trompetista de color Sidney Palmer tampoco hace nada relevante aparte de tocar, pero muestra el racismo de la industria, al igual que la bella Lady Fay Zhu sirve para reforzar la idea que los profesionales de Hollywood no podían salir del armario, además que el cambio al sonido provocó que algunas profesiones como los que creaban los títulos de las películas mudas, quedaran obsoletas. Por no hablar del propio Manny que es hispano y oculta su origen para poder ascender en el estudio. Un personaje que para ser. Todos ellos son plot-points más que seres de carne y hueso, y eso no es un gran problema dentro del contexto de la película, pero si es algo que impide que la película sea memorable.

Por cierto, aprovecho este punto para destacar la música de Justin Hurwitz, que me parece antológica, no sólo como reflejo de la época sino también para reflejar el frenesí planteado por Chazelle. El diseño de producción y el vestuario son también una maravilla, que son los tres apartados por los que la película ha sido nominada a los Oscars de este años. A estos elementos yo sumaría además la fotografía de Linus Sandgren, que es perfecta, además del montaje y el maquillaje. Técnicamente, Babylon es de 10, consiguiendo Chazelle meterte dentro de la historia desde el primer fotograma.

Hay otro tema interesante de Babylon y es que el corazón de la historia de Chazelle es hacer un homenaje al cine y a su industria, una idea que se transmite prácticamente en cada escena. Y esto es así a pesar de los numerosos hechos cuestionables cuando no directamente delictivos que tuvieron lugar en esa época que en su mayoría eran ocultados por unos estudios que tenían comprados a policía y jueces. Es por esto que aunque la película muestra estos hechos lamentables, realmente Chazelle no busca en ningún momento hacer daño a la industria o manchar ¿su reputación?

Hay mucho machismo y racismo, unas gotas de homofobia (pero muy muy en el fondo). En los rodajes moría gente por las terribles condiciones en las que se trabajaba, rayando la esclavitud, pero todos estos momentos son mostrados casi como anécdotas divertidas, lo cual es una decisión bastante cuestionable. En este sentido, reconozco que me estuve riendo en varios momentos ante lo exagerada de varias situaciones durante los rodajes, pero diría que era el efecto deseado por Chazelle, no creo en absoluto que la película tenga momentos de humor involuntario. Por no hablar de las violaciones a mujeres, una lacra tristemente convertida en norma en el Hollywood de la época que casi llegó hasta nuestros días, y que queda oculto bajo el hedonismo de la fiesta inicial, y que la película si evita completamente. Porque como digo Babylon no es cine denuncia, sino homenaje a unos tiempos pasados con luces y sombras.

Tengo que decir que NO se me ha hecho larga la película a pesar de sus tres horas. Esto significa que Chazelle alguna cosa bien también ha hecho (guiño, guiño). Sin embargo, tengo que advertir que la película tiene enormes problemas de ritmo, dentro que como comento antes hay partes que me gustan mucho y otras con las que no conecto. Por ejemplo todo lo relativo al personaje de Tobey Maguire es otro over-the-top absurdo que no me funciona nada, aunque entiendo que está ahí para mostrar la naturaleza depravada de una parte de Hollywood, algo que como el resto es mostrado sin una conclusión ni moraleja, simplemente está ahí.

A pesar de estos problemas, Chazelle sabe reconducir los últimos minutos para conseguir un final super emocionante y satisfactorio que cumple el objetivo de homenaje a la historia del cine y a un medio de comunicación que ha iluminado la imaginación de millones de personas durante el último siglo, entre los que me encuentro. Babylon es super imperfecta, pero cuando brilla, ¡OH BOY!! Nos ofrece momentos memorables que permanecerán en mi memoria para siempre. Sólo por esto, recomiendo sin duda que si tenéis ocasión vayáis a ver la película al cine, algo que es consustancial al medio, a pesar que el streaming esé desafiando esas convenciones. Hay películas como Avatar o Top Gun Maverick que hay que ver si o si en pantalla grande. Babylon es otra de esas películas.

Comentaba al principio que puestos a fallar, mejor hacerlo de la forma más grande y exagerada posible. Dentro que no creo que Babylon sea el Epic Fail que mucha gente sugiere. De hecho, creo que hay que aplaudir la ambición de Chazelle a la hora de crear una película más grande que la vida. Puestos a elegir, me quedo con la gente que se atreve a soñar, y Chazelle creo que sigue siendo un soñador y un creyente sobre la magia del cine. Espero que la debacle en la taquilla no haga que pierda la ambición mostrada en esta película.

Comparto el trailer de esta excesiva película:

A pesar de sus excesos, Babylon es una película que merece ser vista en pantalla grande.

PUNTUACIÓN: 8/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones. Y si quieres, puedes invitarme a un café.

¡Saludos a todos!

Crítica de Trenza del mar Esmeralda de Brandon Sanderson

Nova acaba de publicar Trenza del mar Esmeralda, la primera de las novelas sorpresa que Brandon Sanderson escribió en 2020 durante el confinamiento del COVID.

PUNTUACIÓN: 9/10

Vuelve al universo del Cosmere con una aventura divertida y cautivadora que encantará a los fans de La princesa prometida.

En su isla natal sobre un océano verde esmeralda, la única vida que Trenza conoce es sencilla, marcada por el placer de coleccionar las tazas que traen los marineros de tierras lejanas y escuchar las historias que le cuenta su amigo Charlie. Pero cuando el padre de Charlie se lo lleva en barco para buscarle esposa y sucede una catástrofe, Trenza deberá colarse como polizona en un barco y partir en busca de la hechicera que habita en el mortífero mar de Medianoche. Sobre unos océanos de esporas repletos de piratas, ¿podrá Trenza abandonar su tranquila vida y crearse un lugar en un océano donde una sola gota puede significar la muerte instantánea?

Brandon Sanderson (Lincoln, Nebraska, 1975) es el gran renovador de la fantasía del siglo XXI, con veintitrés millones de lectores, y el autor más prolífico del mundo. Desde que debutara en 2006 con su novela Elantris, ha deslumbrado a lectores en treinta lenguas con el Cosmere, el fascinante universo de magia que comparten la mayoría de sus obras. Sanderson es autor de la brillante saga Nacidos de la Bruma (Mistborn), formada por El Imperio Final, El Pozo de la Ascensión, El Héroe de las Eras, Aleación de ley, Sombras de identidad y Brazales de Duelo. Tras El aliento de los dioses, una obra de fantasía épica en un único volumen en la línea de Elantris, inició con El camino de los reyes una magna y descomunal decalogía, El Archivo de las Tormentas, que continuó con Palabras radiantes, Juramentada y El Ritmo de la Guerra (además de la novela corta Esquirla del Amanecer). Con la serie Escuadrón (Escuadrón, Estelar, Citónica Escuadrón Cielo), Sanderson se acerca, también, a los lectores de la ciencia ficción. Con un plan de publicación de más de veinte futuras obras (que contempla la interconexión de todas ellas), el Cosmere se convertirá en el universo más extenso e impresionante jamás escrito en fantasía épica.

Sanderson vive en Utah con su esposa e hijos y enseña escritura creativa en la Universidad Brigham Young. Curso de escritura creativa es el libro que recoge sus valiosos consejos.

Trenza del mar Escarlata me ha parecido una maravilla. A Sanderson ya le conocemos de sobra dentro del fantástico, pero verle plantear un cuento de hadas actualizado en la mejor tradición de La Princesa Prometida me parece una pasada. Porque el propio Sanderson explica que el momento clave para la creación de esta novela fue precisamente cuando tras ver película de Rob Reiner de La Princesa Prometida, su mujer le comentó que hubiera estado bien ver a Buttercup ir a intentar encontrar a Wesley. Eso hizo click en Sanderson, y sirvió para dar el nudo emocional clave que las diferentes cosas que estaba planteando para esta historia conectaran de forma brillante.

Trenza, la protagonista de esta historia, me parece magistral, una chica que es tan normal que acaba siendo extraordinaria, planteando siempre soluciones lógicas a sus problemas inmediatos y que acaba poniendo sus necesidades por detrás de las personas que irá encontrando a lo largo de su aventura. Por un lado, Sanderson subvierte la clásica historia de «damisela en apuros que necesita ser salvada», creando una novela que engancha desde la primera página. Pero por otro, me gusta que también resalta que no hay nada malo en pedir ayuda si antes has conseguido que tus amigos (y nosotros los lectores) nos preocupemos por ti. Esto es unaa de las enseñanzas de la historia, al igual que darte cuenta que no hace falta estar solo a sola y pone el peso del mundo sobre tus hombros si tienes amigos con los que puedes contar que te apoyan.

Otro elemento muy chulo es la elección de narrador de esta historia, que es alguien que a la vez es un personaje de la novela que acompaña a Trenza. El elemento estrambótico del personaje hace que la narración sea muy ligera y divertida, conectando como decía al principio con el espíritu de los cuentos de hadas y de la princesa prometida con un narrador que se dirige a nosotros en primera persona. Como en los cuentos, la historia tiene un planteamiento de viaje de aprendizaje y evolución en los que un cosa pequeña lleva a Trenza en una dirección inesperada, que provoca una aventura que la lleva a su siguiente prueba y así hasta el climax final. Estos detalles me parece que le funcionan a Sanderson de maravilla y ayuda a que la lectura sea super satisfactoria. Por cierto, como buen cuento de hadas ¿os he dicho lo del dragón? ¿Y lo de la bruja? Me chifla como Sanderson llena esta historia de elementos familiares a los que sabe dar un giro interesante.

Como también lo es la ambientación del mundo de Trenza y su aventura pirata por el mar de su planeta. Bueno, por el mar no, porque Sanderson crea un mundo diferente a todos en el que los barcos se mueven por encima de unos campos de esporas con cualidades super peligrosas cuando estas se mojan, lo que permiten al escritor crear una biología que una vez entendida puede ser utilizada para tu beneficio, si no mueres en el intento… Un mundo con tipos diferentes de esporas cada una con una característica única.

Trenza del mar Escarlata nos ofrece un cuento con un final super satisfactorio que no hace necesario la lectura de otros libros de Sanderson previos. En este mundo de las franquicias y las mega sagas de miles de páginas esto es también una ventaja importante de la novela, las cosas como son. La ágil narración de Sanderson hace que la lectura sea un placer, hasta el punto que tuve que obligarme a NO leer este libro en dos sentadas, a pesar de estar ante un libro de 550 páginas. Junto a esto, ya para los muy cafeteros de Sanderson, la historia incluye varios easter-eggs muy interesantes, al ser un mundo englobado dentro del Cosmere, el universo de ficción de Sanderson en el que cada uno de sus libros (o sagas) tiene lugar en un planeta dentro de la misma galaxia o sistema solar. Que no son importantes para disfrutar del libro, pero que si sabes lo que son, pues eso, que significan la guinda de un pastel maravilloso.

Destacar además las ilustraciones de Howard Lyon, que me parecen una maravilla, y la fantástica edición de Nova, que han diseñado una edición super bonita que me ha encantado. Trenza del mar Esmeralda es la primera de cuatro novelas que Sanderson creó durante el confinamiento de 2020-21. Visto el enorme disfrute de esta novela, no tengo duda que voy a comprar los tres proyectos secretos que escribió además de esta novela en cuanto Nova los publique en España.

¿Qué más puedo decir de este libro? Supongo que nada, aparte que ya estás tardando en comprarlo y disfrutar de su lectura.

PUNTUACIÓN: 9/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones. Y si quieres, puedes invitarme a un café.

¡Saludos a todos!

Crítica de Legion de X de Simon Spurrier y Jan Bazaldúa (Marvel Comics – Panini)

Me gusta la relación que el escritor Simon Spurrier ha creado con Legión y Rondador Nocturno. Legión de X es la nueva miniserie que continúa la historia tras Senda de X , y su primer volumen acaba de ser publicada en España gracias a Panini, con dibujo de Jan Bazaldúa y color de Federico Blee.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

Krakoa tiene leyes. ¿Tiene justicia? Para permanecer como un santuario mutante, debe salvaguardarse de aquellos que quieren dañar su paz y traumatizar a sus habitantes. Los perdidos deben ser encontrados. Los malvados deben encontrar redención… o castigo. La misión de Rondador Nocturno es la de mantener la llama viva, y la de Legión reunir a un nuevo equipo como ningún otro, formado por Hada y Juggernaut, entre otros. 

Este volumen incluye Legion of X 1-5 USA.

Legión de X continúa los sucesos de Senda de X en los que Kurt Wagner intentaba darle un sentido a un mundo de Krakoa en el que las resurrecciones parecía restaba a los mutantes lo fundamental, las ganas de vivir y el aprecio ante lo que se tiene. En esta miniserie la historia ha dado un salto, dado que tras intentar Kurt crear una nueva religión mutante, ahora encontramos que Kurt es el responsable de la Policía de Krakoa, enfrentándose a situaciones que a priori no implican la aniquilación de la nación mutante e implicarían la intervención de los pesos pesados de Patrulla X y X-Force. Mientras, Legión continúa con su intento de ayudar a sanar las mentes de los mutantes, creando un espacio astral seguro para todos.

Spurrier parece especializado en escribir historias poco convencionales sobre todo por los temas que plantea. En cuanto a estructura, utiliza una tropo habitual en el género negro, al tener varias investigaciones aparentemente inconexas realizadas por personajes diferentes que acaban siendo el mismo caso. Sin embargo, que utilice esto para reflexionar sobre la naturaleza de las deidades me parece super interesante. Plantear si somos los humanos los que necesitamos a los dioses o si es justo al revés, dado que estos seres surgidos de las historias no existirían sin nuestra adoración. Spurrier consigue ofrecer una historia interesante en lo referido al mundo de Krakoa, pero también reflexiona sobre las motivaciones de Rondador Nocturno y su interés en ayudar a todo el mundo, poniéndoles por encima de sus propias necesidades. O tal vez es que esa sea su motivación.

Al estar curtido en el mundo indy, Spurrier conoce perfectamente la necesidad se ofrecer una lectura satisfactoria desde el minuto uno, planteando un arco completo disfrutable en si mismo, aunque obviamente la lectura se enriquece si has leído los comics previos del escritor inglés en la franquicia mutante, no sólo Senda de X, sino también la brillante etapa de Spurrier con Legión en la colección X-Men Legacy.

Quizá el pero de este volumen, o al menos lo menos bueno, es el apartado artístico formado por la dibujante Jan Bazaldúa y el colorista Federico Blee. Y no me atrevería a decir que el dibujo es malo, porque no lo creo, pero si que es extremadamente correcto, con un color de cumplidor que cumple sin más, como todo el conjunto. Creo que el nivel medio de los artistas de Marvel actuales probablemente sea mejor que el que teniamos por ejemplo en los años noventa o quizá primeros 2000 (aunque peor que los años del Marvel Now!). Todos los dibujantes actuales tienen un mínimo de narrativa con un estilo Immonizado que hace que al menos los comics sean leíbles, que no es poco. Sin embargo, en los últimos meses y años empieza a verse una tendencia de igualación artística de los comics Marvel, de forma que la personalidad ni está ni se le espera en las páginas de la Casa de las Ideas.

Legión de X se nota que es una serie de segundo nivel dentro de Marvel. Y no digo de tercer nivel o peor porque pertenece a la franquicia mutante, y de alguna manera eso aún asegura cierto nivel de notoriedad por encima de, por ejemplo, el comic de Puño de Hierro. Esto hace que la artista elegida para este encargo sea cumplidora y correcta, pero sin conseguir que el comic brille por su dibujo, no sabiendo sacar partido a los numerosos momentazos que Spurrier plantea en su historia. De esta forma, la historia de Spurrier me gusta, pero tengo claro que me hubiera gustado muchísimo más con un dibujo mejor. Y en cierto sentido, esto es una pena para la lectura de este comic.

A pesar de esto, tengo claro que compraré un posible nuevo volumen de Legión de X, que intuyo de traerá cambios dramáticos en el status-quo debido a la llegada del evento V.X.E. El día del juicio. Espero que eso no impida que Rondador Nocturno y Legión sigan evolucionando en estas páginas.

Comparto las primeras páginas de este comic:

Legión de X me parece un buen comic, aunque me sabe un poco mal que el dibujo se quede únicamente en correcto, no sacando todo el partido a la historia de Spurrier.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones. Y si quieres, puedes invitarme a un café.

¡Saludos a todos!

Crítica de Echo 3 (Apple TV)

Gracias a Will Smith he conseguido una suscripción gratuita de dos a Apple TV. He aprovechado para ponerme al día con los contenidos de esta plataforma, empezando por Echo 3, historia de corte militar creada por Mark Boal, el guionista de las películas de Kathryn Bigelow En tierra hostial, Zero Dark Thirty y Detroit.

PUNTUACIÓN: 6/10

10 episodios. Cuando Amber Chesborough (Collins), una joven y brillante científica, desaparece en la frontera entre Colombia y Venezuela, su hermano Bambi (Evans) y su esposo Prince (Huisman), dos hombres con experiencia militar y pasados complicados, luchan por encontrarla en un complejo drama personal con el explosivo trasfondo de una guerra secreta.

Mark Boal (1973) es un periodista, guionista y productor de cine. Antes de convertirse en una figura destacada del cine, Boal trabajó como periodista para publicaciones como Rolling Stone, The Village Voice, Salon y Playboy. El artículo de Boal de 2004 «Muerte y deshonor» fue adaptado para la película En el valle de Elah, que Boal también coescribió. En 2009, escribió y produjo The Hurt Locker, por la que ganó el Oscar al mejor guión original y el Oscar a la mejor película. En 2012 escribió y produjo Zero Dark Thirty, formando equipo de nuevo con la directora Kathryn Bigelow, sobre el seguimiento y asesinato de Osama bin Laden. La película le valió nominaciones al Oscar al Mejor Guion Original y a la Mejor Película, así como un premio del Sindicato de Guionistas de Estados Unidos al Mejor Guión Original. La pareja colaboró por tercera vez en Detroit, de 2017. Boal ha ganado dos premios de la Academia (con otras dos nominaciones), un premio BAFTA, dos premios Writers Guild of America y un premio Producers Guild of America, y también tiene cuatro nominaciones a los Globos de Oro.

Boal ha creado Echo 3 basada en la premiada serie israelí When Heroes Fly, creada por Omri Givon e inspirada en la novela homónima de Amir Gutfreund. Además de escribir la serie, junto a un nomeroso grupo de guionistas, dirige tres de los diez episodios de la serie, mientras que Pablo Trapero dirige cuatro, Claudia Llosa dos y Jeffrey Nachmanoff uno, el noveno, quizá el más importante al narrar el espectacular asalto a la prisión venezolana. La serie cuenta con música de Christopher Young y fue rodada en localizaciones de Colombia entre junio de 2021 y febrero de 2022.

La serie está protagonizada por Luke Evans como el sargento Alex «Bambi» Chesborough, un miembro los Delta del Ejército de los EE.UU. y hermano de Amber (Jessica Ann Collins), una científica que investiga psicodélicos en Colombia y que es secuestrada por un nuevo grupo revolucionario. Michiel Huisman interpreta a Prince Haas, compañero de Bambi en los Delta y marido de Amber, que usará el dinero de su millonaria familia para hacer todo lo que esté en su mano para rescatar a su mujer. Martina Gusmán como Violeta Matiz, una destacada periodista política colombiana que ayudará a Prince y Bambi, y las apariciones en papeles secundarios de Franka Potente, Temuera Morrison o el español Carlos Berdem completarían el reparto.

Saber que Mark Boal tenía serie de acción en Apple TV de temática Black-Ops me animó a verla, y al menos en la parte de las misiones de estos Delta, la verdad es que la serie cumple sobradamente. Las escenas de acción son de largo lo mejor de la serie, y si te gusta el cine de acción, hay momentos muy chulos, aunque también debo reconocer que quedan diluidos en una serie que se me ha hecho larga.

Y es que el problema de Echo 3 es que la serie se hace demasiado larga debido a unos diez episodios que pesan como una losa. La serie está planteada en 4 partes, con una primera parte de presentación en los 3 primeros episodios en los que conoceremos a los protagonistas, asistiremos al secuestro de Amber y veremos una primera misión de rescate fallida que no impide que sea trasladada de Colombia a Venezuela. En la segunda parte (Eps. 4-5), Amber tendrá que acostumbrarse a la vida en prisión mientras Bambi intenta un plan de rescate en solitario. En la tercera parte (Eps. 6-7), Prince y la CIA contactan con Bambi para llevar a cabo un plan para rescatar a Amber que acaba quedando en nada, lo que nos lleva a la cuarta y última parte (Eps. 8-10) en la que veremos la misión de rescate y las repercusiones que este hecho provoca, desestabilizando la región y amenazando con una guerra entre Colombia y Venezuela.

Y esto visto en perspectiva es un error garrafal, porque narrativamente podriamos habernos saltado los episodios 4-7 sin que la historia principal de la liberación de Amber se hubiera resentido demasiado en lo fundamental. Porque ver a Bambi pescar y emborracharse con un colombiano que provee pescado a la prisión para hacerse su amigo y poder tener acceso a la prisión no interesa lo más mínimo, al igual que toda la trama del secuestro del hermano del dirigente venezolano para forzar la liberación de Amber. En este sentido, la historia realmente se hubiera beneficiado con ir al grano y haber planteado una serie de 6 episodios.

Boaz intenta mostrar la compleja situación social y política de Colombia, conectándolo con la complicada relación con Venezuela, todo ello aderezado con el papel que la CIA sigue jugando en la región, con intereses que pueden NO ser lo mejor para Colombia. Y la sensación que transmite es la de alguien que se queda en la superficie contentándose con el cliché en lugar de intentar mostrar algo realmente interesante. En este sentido, el último episodio de la serie me ha roto todo el visionado, porque no sólo es el peor de toda la serie, sino que muestra una visión imperialista de Colombia en que los protagonistas lo han desestabilizado y dirigido a una guerra que quiere la CIA para conseguir sus objetivos en la región, dándoles igual a Bambi y Prince. Que les den, nosotros nos vamos para casa y nos olvidamos del lío que hemos organizado en el país. En serio, el final me parece un desastre total.

En cierto sentido, el desastre del último episodios muestra, en mi opinión, la visión imperialista que los Estados Unidos y en este caso sus escritores tienen del mundo, algo que puede entrar en la categoría de crítica involuntaria. Porque Boaz usa el hecho que el gobierno colombiano quiera detenerles para permitir una última escena de acción que resulta super fallida en la parte de ver a unos americanos con fusiles de asalto por medio de un mercado sin que nadie se sorprenda y les de igual. Aparte de convertir en «malos» a los colombianos que hasta hacía nada les habían ayudado, otro de los detalles que no me han funcionado nada. De hecho, estaba esperando todo el rato un giro, que el agente de la CIA les traicionara o algo, cosa que no llega a producirse nunca, siendo al final con una sencillez muy tonta con el nivel de seriedad que supuestamente habían planteado inicialmente.

Y es una pena, porque se nota que estamos ante una serie con un presupuesto importante y un diseño de producción excelente que luce bestial cuando se centran en la parte que yo al menos buscaba en Echo 3, la parte del Black-Ops. En este sentido, comentaba hace unos días en mi reseña de la estupenda Operación Fortune cómo el uso de drones ha revolucionado el mundo del entretenimiento mainstream, al permitir la creación de unas escenas de acción novedosas y super impactantes. Aparte del aspecto visual de la serie, los drones han revolucionado el mundo militar, proporcionando una información casi a tiempo real clave en situaciones de combate que resultaría impensable hace unos pocos años, y esta serie lo muestra de forma estupenda. En la parte de las situaciones de combate, la verdad es que no tengo quejas de esta serie. Todo luce bestial, tiene el ritmo y la tensión justa y creo que es mostrado de forma bastante realista.

Aprovecho para comentar otro de los detalles que no suman en positivo , la caracterización de los protagonistas. Algo que personalizo en Bambi y Prince, de forma que termina la serie y no me quedo con la sensación de haber visto a personajes demasiado interesantes ni con nada que decir más allá de ser «genérico 1» y «genérico 2». Tampoco Amber tiene mucho que aportar aparte de ser una mujer en peligro bastante genérica también. La parte de «es algo personal» ofrece el mínimo esperable en este tipo de historias, pero la resolución en el climax final también me parece bastante anticlimática, por no decir que es ridícula.

Esperaba más de Echo 3. Siendo sincero, lo más correcto sería decir que hubiera preferido menos, una serie de 5/6 episodios en lugar de los larguísimos 10 episodios. Dicho esto, la parte de las operaciones militares me ha gustado y han saciado mi sed de este tipo de historias.

Comparto el trailer de esta serie:

Echo 3 me ha resultado un entretenimiento que va de más a menos que se me ha hecho larga y cuyo final super decepcionante que me ha fastidiado bastante. En todo caso, creo que sus escenas de acción me compensan en parte.

PUNTUACIÓN: 6/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones. Y si quieres, puedes invitarme a un café.

¡Saludos a todos!

Crítica de Greyhound: Enemigos bajo el mar de Aaron Schneider (Apple TV)

Gracias a Will Smith hemos conseguido una suscripción de dos meses para Apple TV. Y he aprovechado para ver varias películas de Tom Hanks disponibles en la plataforma, empezando con Greyhound: Enemigos bajo el mar, película bélica de 2020 basada en una historia real que cuenta con dirección de Aaron Schneider.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Año 1942. Durante los primeros días de la participación de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, un convoy internacional de suministros, formado por 37 barcos aliados y liderado por el comandante Ernest Krause, cruza el Atlántico Norte mientras es acosado por submarinos alemanes.

Tom Hanks está on-fire en esta película en la que además de potagonizar escribe el guión, adaptando la novela The Good Shepherd de Cecil Scott Forester de 1955, y la produce. La película está dirigida por Aaron Schneider (Springfield, 1965)​ un director de cine estadounidense cuyo cortometraje Two Soldiers de 2003 ganó el Óscar al mejor cortometraje.

La película tiene 91 perfecto minutos, y cuenta con música de Blake Neely, fotografía de Shelly Johnson y montaje de Sidney Wolinsky. La fotografía de preproducción tuvo lugar en enero de 2018 en alta mar a bordo del HMCS Montréal, una fragata de la Marina Real Canadiense. El HMCS Sackville, la última corbeta superviviente de la clase Flower, se utilizó como modelo para la corbeta de la película, el HMCS Dodge, realizando numerosos escaneos 3D del exterior del barco restaurado para crear la versión CGI de la corbeta. El rodaje de la película tuvo lugar en 2018 a bordo del USS Kidd en Baton Rouge, Luisiana. La película contó con un presupuesto de 50 millones de dólares dado que inicialmente estaba pensada para su estreno en salas. El COVID truncó el estreno y finalmente Apple se hizo con los derechos de emisión pagando 70 millones, por lo que el negocio para Sony y Stage 6 Films, productoras de la película, fue redondo dadas las circunstancias.

Tom Hanks interpreta al omnipresente protagonista, el comandante Ernest Krause al mando del comboy que se dirige hacia Inglaterra amenazado por submarinos alemanes. Stephen Graham como el teniente Charlie Cole, segundo al mando del USS Keeling, Elisabeth Shue como Evelyn, pareja sentimental de Ernest Krause, Rob Morgan como George Cleveland, ayudante de cocina, Karl Glusman como el marino Eppstein, Lee Norris como un marino mensajero y Manuel García Rulfo como el marino Melvin López, completarían el reparto.

Me ha gustado mucho Greyhound. La principal virtud de esta película es que Tom Hanks tiene claro lo que es la película, una historia bélica con combates marinos muy poco habituales en el cine comercial, y nos lo da casi desde el comienzo. La película no se detiene en realizar descripciones psicológicas de nadie porque no son elementos necesarios para la historia, y sólo Tom Hanks tiene un minuto de construcción de su personaje con el foco en hacer lo que sea necesario para volver junto a su novia / pareja interpretada por Elisabeth Shue, que aparece apenas ese minuto inicial de la película.

Y una vez se meten en harina, la construcción de la tensión que se vive en un barco de combate mientras intentan encontrar al enemigo oculto bajo el mar me parece una pasada. La forma en que la información se transmitía por el barco al tratarse en la 2ª Guerra Mundial es otro de los elementos super interesantes, como lo es el hecho que la munición que transportan los buques se agote y con ello las posibilidades de defenderse frente al enemigo alemán.

La película tiene un ritmo perfecto gracias a un montaje y una puesta en escena que transmite realismo desde el primer fotograma. Y no se qué parte es real y qué parte se ha dramatizado para hacerlo todo más emocionante, pero todo me sonaba bien mientras veía la película, nada me chocó como irreal o imposible, por lo que no puedo más que expresar mi alegría por haber podido ver esta película. Otro detalle a destacar es la forma en que se va amplificando la tensión a medida que avanzan los diferentes combates, de forma que la resolución resulta super satisfactoria.

Obviamente, gran parte del éxito de la película está en poder contar con un fuera de serie como Tom Hanks como protagonista. Ver a Hanks actuar es alucinante, podría recitar el listín telefónico y sería una pasada. Pero hay que quitarse el sombrero porque transmite un carisma bestial simplemente estando ahí, dando el plus de empatía y personalidad para conseguir que el espectador conecte con el drama que se está viviendo en su buque enfrentados ante unos enemigos a priori superiores.

Como decía al principio, cuando una película tiene tan claro lo que es y no se avergüenza por ello, la cosa suele salir bien. Poder ver combates navales es tan interesante en si mismo que no necesito personajes profundos ni dramas humanos mientras el combate lo claven. Cosa que es justo lo que sucede en Greyhound. Creo que la película es un gran éxito que encantará a todos los fans de las historias bélicas y en concreto a todo aquel que esté enganchado a la 2ª Guerra Mundial. A mi hijo y a mi nos ha encantado, no necesitamos más. Bueno, igual si eso toca programar un nuevo visionado de Band of Brothers o Salvar al soldado Ryan…

Comparto el trailer de la película:

Greyhound es una estupenda película bélica que encantará a todos los fans del género. Si tenéis una suscripción a Apple TV, no lo dudéis y animaros a verla.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones. Y si quieres, puedes invitarme a un café.

¡Saludos a todos!

Repaso a mi Sci-fi favorito: comics, películas, TV y libros