Archivo de la etiqueta: basado en hechos reales

Crítica de Pam & Tommy (Disney+)

No tenía demasiado interés a priori por conocer la historia de Pamela Anderson, Tommy Lee y su cinta de video robada. Sin embargo, tengo que reconocer que Pam & Tommy, la serie de Disney+ recién finalizada, ha sido super entretenida y con una profundidad inesperada en algunos momentos.

PUNTUACIÓN: 7,5/10

Narra la historia de la relación entre Pamela Anderson y Tommy Lee, el turbulento romance que comenzó cuando se casaron después de conocerse solo durante 96 horas en 1995 y el escándalo mundial cuando salió a la luz un video de la pareja manteniendo relaciones sexuales. (FILMAFFINITY)

Pam & Tommy es una miniserie dramática estadounidense de ocho episodios que narra el matrimonio entre la actriz Pamela Anderson y el batería de Mötley Crüe Tommy Lee, interpretados por Lily James y Sebastian Stan respectivamente, durante el periodo en que se hizo público su vídeo sexual no autorizado.

Pam & Tommy es una miniserie dramática estadounidense de ocho episodios basada en el artículo de Rolling Stone de 2014 «Pam and Tommy: The Untold Story of the World’s Most Infamous Sex Tape» de Amanda Chicago Lewis, la serie fue creada para Hulu por Robert Siegel, que escribe además cuatro de los ocho episodios. El resto de episodios cuentan con guión de Matthew Bass & Theodore B. Bressman, Brooke Baker, D.V. DeVincentis y Sarah Gubbins. Craig Gillespie dirige tres episodios, Lake Bell y Gwyneth Horder-Payton dos cada uno y Hannah Fidell el restante.

Aunque inicialmente el proyecto consiguió luz verde al estar James Franco interesado en dirigirla e interpretarla, finalmente Franco salió de un proyecto rodado en Los Angeles entre abril y junio de 2021.

La serie destaca por la increíble transformación de los protagonistas Lily James y Sebastian Stan, que se convierten en unos gemelos de Pamela Anderson y su marido Tommy Lee. James y Sebastian lucen increíbles a lo largo de unos episodios que tienen como tercer protagonista a Seth Rogen, que interpreta a Rand Gauthier, el carpintero que supuestamente robó la cinta rodada por el matrimonio tras dejarle a deber Lee una importante cantidad de dinero.

Pam & Tommy está basada en unos hechos reales que sucedieron entre 1995 y 1996. En ese momento, yo era un universitario de 21-22 años y eran unos años en los que el mundo de internet estaba en pañales. En esos años la aparición de Pamela Anderson en Los Vigilantes de la Playa la convirtió en una celebridad a nivel mundial, con una carrera en el cine truncada por el desastre de Barb Wire, película de 1996 que reconozco vi en el cine al ser un personaje de los comics de Dark Horse, y que fue realmente terrible. Aunque ¿meses / años? más tarde llegó a España el escándalo de la cinta porno de Pam y Tommy, realmente se trató de una historia que ni conocía ni me interesaba lo más mínimo.

La serie funciona muy bien a varios niveles. Empezando por el elemento pseudo-biográfico al contarnos la historia de amor y la relación que compartieron durante varios años Pamela Anderson y Tommy Lee, la serie consigue que empatices con ambos, siendo realmente Pamela la más perjudicada por el escándalo. Incluso Tommy Lee acabó cayéndome más o menos simpático, a pesar de ser un gilipollas total.

Lily James y Sebastian Stan están ambos increíbles, su caracterización es alucinante. Viéndola en versión original, Stan como Tommy Lee está clavado como una estrella del rock millonario estúpido con aires de grandeza que trata a todo el mundo fatal. Sin embargo, el amor que siente por Pamela se siente real durante toda la serie, a pesar que al mismo tiempo no puede dejar de ser una persona egoísta que no acaba de ponerse en el lugar de su mujer ante el trauma que sufrieron.

James hace de una increíble Pamela Anderson. Dentro que me gusta su interpretación, sobre todo a medida que avanza la serie, me queda una duda importante ya que la voz que usa para recrear a Anderson me dio la sensación que la estaba representando como si fuera una persona extremadamente simple y sin ninguna luz en la cabeza, casi retrasada, y no se si esto es algo buscado a propósito, la verdad. De hecho, no se si realmente Pamela Anderson era así de simple o se trata de una licencia interpretativa, aunque en ese sentido tampoco es que Tommy Lee aparezca como un dechado de inteligencia.

El mayor acierto de la serie es cuando en su segunda mitad nos mete de lleno en el machismo de la sociedad de la época que entiendo sigue vigente hoy en día, que trata a Pamela como una zorra que se merece lo que le pasa y que no se creyó que ella no había vendido la cinta y por tanto no tuviera derecho a su intimidad. Aunque Tommy también es víctima del robo, él es visto como el «machote» que se tiró al pibón, mientras que Pamela sólo recibió escarnio público y vio como su carrera cinematográfica no llegó nunca a despegar al verse perjudicada por la difusión de la cinta. Aparte que no era buena actriz, pero muchas malas actrices tuvieron más de una oportunidad cosa que no tuvo Pamela.

Al haberse estrenado la serie en Disney+ (dentro de Star), sorprende ver las numerosas escenas con desnudos explícitos sobre todo de Sebastian Stan (que por otro lado no se si ese miembro es real o se trata de un inserto digital, que sería lo más probable), dejando a Lily la mayoría del tiempo con los pechos al aire. Más allá de la sorpresa inicial, me parece que se trata de la elección creativa correcta en una serie de estas características.

La otra sorpresa de la serie sobre todo al principio es comprobar que la historia plantea dos puntos de vista, el de Pam & Tommy pero también el de Rand Gauthier, el carpintero que robó la cinta interpretado por Seth Rogen. Gauthier es un perdedor de libro del que todo el mundo se aprovechó, y conocer su parte de la historia y descubrir que supuestamente es el que menos dinero consiguió a partir de la difusión de la cinta robada añade una dosis adicional de patetismo al conjunto. Porque aunque en el primer episodio podríamos pensar en Gauthier como una víctima del caracter irascible de Tommy Lee (posiblemente lo fuera), sus acciones y errores posteriores en la serie le pasan al papel de persona patética y un tanto repulsiva, a pesar de la humanización que tiene gracias a su relación con su ex-esposa.

La serie sirve además como crónica de una época que parece super lejana cuando sólo han pasado 25 años. La vida en Los Angeles de 1996 pre-internet en el que el grunge de Seattle está sustituyendo al rock y al heavy en las listas de éxitos es algo que recuerdo perfectamente porque lo viví en primera persona. Este mundo y como el robo de la cinta de Pamela y Tommy abrió las puertas del infierno para la pareja al estar completamente desprotegidos a la hora de defender su intimidad, estando a merced de aprovechados y empresarios sin escrúpulos, me han encantado. En este sentido, la forma en que presentan el nacimiento de la industria del porno en internet y como esta cinta fue uno de los hitos que se vivieron durante esos años.

Frente a la historia de perdedores y seres penosos con que empieza la serie, su evolución a drama por todo lo que tuvo que sufrir Pamela hace que el visionado de la serie haya sido super satisfactorio y no me hayan sobrado episodios. En ese sentido, al estar inspirado en hechos reales, no es posible que hayan finales felices, con lo que la sensación dramática está perfectamente conseguida.

Estoy pensando en elementos menos buenos de la serie, y el primero y principal es que hay muchas posibilidades que esta historia no interese a un grupo muy amplio de espectadores. Sin embargo, el elemento de crítica social en lo relacionado con la pérdida de nuestra intimidad por culpa de las redes sociales es un tema que está de rabiosa actualidad, por lo que creo que es una historia que han sabido sacarla en el momento justo.

Otro cosa a tener en cuenta es que esta serie es una dramatización inventada a partir de los hechos reales. A partir del artículo de 2004 en el que se hacía una cronología de los sucesos alrededor del robo de la cinta, los productores se inventan todos los diálogos y situaciones que viven los personajes, por lo que podemos caer en el error de pensar que los sucesos sucedieron realmente como aquí se cuentan, cosa que no tiene por qué ser así.

Comparto el trailer de esta serie disponible en Disney+:

Pam & Tommy me ha parecido una muy buena serie que me ha gustado mucho más de lo que pensaba a priori que lo haría y que recomiendo sin duda a todo el mundo.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de El poder del perro de Don Wilson

Gracias a mi hermano Fernando puedo leer una nueva novela de Don Wilson, El poder del perro. Una espectacular narración sobre el alzamiento de los carteles de la droga en México a lo largo de 30 años, que da en clavo sobre las poderosas conexiones políticas, económicas, sociales y militares de la droga.

PUNTUACIÓN: 8/10

Década de los setenta. El gobierno de los Estados Unidos emprende una lucha sin cuartel contra el narcotráfico en México. Art Keller, un joven agente de la DEA de origen hispano no tarda en obtener resultados y acabar con el patrón local. Un error fatal: otro más cruel y ambicioso lo sustituye.

Encadenados a la misma guerra, se encuentran Nora Hayden, una hermosa prostituta de alto standing adiestrada para hacer enloquecer a los hombres; el padre Parada, un cura católico confidente de esta y empeñado en ayudar al pueblo, y Billy Boy Callan, un chico taciturno convertido en asesino a sueldo por azar. Narcovaqueros, campesinos, mafia al puro estilo italoamericano, una jauría de irlandeses armados, policías corruptos, un soplón con el sugerente sobrenombre de Mamada y un santo milagrero conforman el universo de este thriller épico, coral y sangriento sobre la búsqueda de la redención.

DON WINSLOW (Nueva York, 1953) ha alcanzado la fama y la aclamación unánime de la crítica. En 1991 escribió su primera novela, Un soplo de aire fresco, de la serie protagonizada por el detective Neal Carey. Entre sus obras destacan El invierno de Frankie Machine y, sobre todo, El poder del perroEl cártel (Premio RBA de Novela Policiaca 2015) y Corrupción policial.

El poder del perro me ha parecido una novela espectacular. Don Wilson mezcla un thriller policial con el mundo del narcotráfico mexicano en el punto de mira, con las historias de denuncia ante las evidencias que las políticas de los gobiernos de los Estados Unidos en Centro y Sudamérica en los años 70, 80 y 90 no han hecho más que empeorar una situación ya de por si explosiva.

Wilson aprovecha un personaje de creación propia como es Art Keller para que le sirva de narrador de decenas de historias que agentes concretos vivieron durante estas tres décadas de «Guerra contra las drogas», lo que hace que aunque sea una novela de ficción, tenga el poso de las historias en las que la realidad supera a la ficción.

Wilson acierta completamente al crear una historia coral con varios puntos de vista que nos muestren la creación de los diferentes familias de la droga mexicana, que empezaron cultivando pero descubrieron que podían ganar más dinero simplemente transportando la coca colombiana. En una historia de este tipo encontramos momentos super crueles al comprobar que la vida valía muy poco en México, y en general en toda América, durante esos años. Y el alzamiento de la familia Barrera alterna momentos familiares y de «sólo es negocio», con las venganzas más crueles.

Pero una historia de este tipo quedaría coja si sólo abordara la vertiente policial, cosa que NO hace Wilson. Su historia de un México en la que los narcos están conectados con la política, en concreto con el PRI hegemónico que gobernó México casi como una dictadura encubierta durante décadas, el poder económico que ellos simbolizaban e incluso con la Iglesia católica, resulta tan verosímil que asusta porque sabemos que fue así como sucedieron los hechos.

Y casi peor que todo esto es la participación de la CIA y el propio gobierno de los Estados Unidos en promover el aumento del tráfico de drogas. Que bajo la excusa de la «guerra contra el comunismo» se financiaran golpes de estado y se pagaran armas y sicarios a cambio de drogas y acceso a los Estados Unidos es aterrador y, lamentablemente, de nuevo, evidente que fueron así como sucedieron los hechos.

Es curioso que la novela de 700 páginas, que me leí casi en dos sentadas, sea super didáctica y a la vez entretenidísima. Teniendo en cuenta que cubre casi 30 años de historia mexicana, algunos momentos tenían además una sensación de familiaridad como si ya lo hubiera leído, y es que en cierto modo es así, dado la extensa obra que se ha ido estrenando e los últimos años, desde como Narcos o películas como Sicario o Barry Seal que tocan diferentes facetas relacionadas con el mundo de la droga.

Teniendo en cuenta la escala de historia, que Wilson consiga que además empaticemos con el protagonista Art Keller, pero también con el resto de personajes (Nora, Callan o el propio Adán Barrera) me parece brillante. Unos personajes complejos con tantas sombras cómo luces y que nunca sabes qué es lo que van a hacer a continuación con tal de salirse con la suya. Que en medio de tanta muerte y corrupción aún haya gente que intente hacer lo correcto raya casi el milagro. Pero sí hay gente que intenta mejorar la vida de su comunidad, a pesar de todo, lo cual no deja de ser uno de los pocos destellos de esperanza que quizá deja la novela.

Tengo que ponerle un pero importante a la edición de esta novela que me dejó mi hermano Fernando de Penguin Random House, y es que tiene una traducción muy deficiente, como si esta edición impresa en España fuera la que iban a poner en circulación en Sudamérica o Argentina, de forma que está plagada de «coger» o «chingada» en situaciones en las que personajes de origen irlandés están hablando. Esto hace que la lectura chirriara en muchos momentos, y sólo por lo interesante de la historia me mantuvo ansioso por saber el final de la historia y si todos los personajes iban a salir con vida. Pero si la globalización es que las grandes editoriales hagan una única edición en español sudamericano, vamos muy mal, la verdad.

Y la verdad es que este es el único pero que se me ocurre a una novela que es cojonuda de principio a fin. Si eres fan de series como The Wire o más recientemente Narcos, o películas como Sicario, El poder del perro es una novela imprescindible que no te puedes perder.

PUNTUACIÓN: 8/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Akelarre de Pablo Agüero (Netflix)

Akelarre del director Pablo Agüero fue una de las grandes ganadoras de la pasada edición de los Premios Goya, al conseguir 5 premios. Gracias a Netflix pude ver la película.

PUNTUCIÓN: 6.5/10

País Vasco, 1609. Los hombres de la región se han ido a la mar. Ana participa en una fiesta en el bosque con otras chicas de la aldea. El juez Rostegui, encomendado por el Rey para purificar la región, las hace arrestar y las acusa de brujería. Decide hacer lo necesario para que confiesen lo que saben sobre el akelarre, ceremonia mágica durante la cual supuestamente el Diablo inicia a sus servidoras y se aparea con ellas. (FILMAFFINITY)

Pablo Agüero es un director de cine y guionista francés-argentino que alcanzó renombre internacional con su cortometraje Primera Nieve, ganador del Premio del Jurado del Festival de Cannes en 2006. Agüero escribe el guión de Akelarre junto a Katell Guillou.

En la ceremonia de los Premios Goya 2021 obtuvo 8 nominaciones, de los que obtuvo 5 galardones, siendo la cinta más premiada esta edición: Mejor dirección artística (Mikel Serrano), Mejores efectos especiales, Mejor música original (Maite Arrotajauregi y Aránzazu Calleja), Mejor diseño de vestuario y Mejor maquillaje y peluquería.

Javier Agirre es el director de fotografía de la película, mientras que Terasa Font realiza el montaje de una pelicula de 90 minutos justitos, incluyendo los títulos de crédito.

El reparto de Akelarre está liderado por un grupo de jóvenes actrices que interpretan a las «brujas» que serán sometidas a juicio:  Ana (Amaia Aberasturi), María (Yune Nogueiras), Maider (Jone Laspiur), Olaia (Irati Saez de Urabain), Katalin (Garazi Urkola) y Oneka (Lorea Ibarra). Los hombres que las juzgarán son Àlex Brendemühl como el juez Rostegui, Daniel Fanego como el Consejero, Asier Oruesagasti como el  Padre Cristóbal e Iñigo de la Iglesia como el sargento.

No pude ver Akelarre en su día en el cine. De hecho, no estoy seguro que llegara a estrenarse en Castellón, aunque tampoco estoy seguro. En este sentido, tengo que agradecer que Netflix me haya dado la oportunidad de ver la película, ahora que ha triunfado en los Goya. Y lo primero y más positivo de la película es que, sin haber visto todas las películas nominadas, entiendo el por qué de los premios que ha recibido, y los encuentro totalmente merecidos. La dirección artística, los efectos especiales, la estupenda música, el vestuario y el maquillaje y peluquería, todos estos elementos me han parecido excelentes.

Y es que la sensación de viajar en el tiempo y ser trasladado al siglo XVII está super bien conseguido, y es lo mejor de la película. Un momento histórico y unos pueblos en el norte de España en los que la razón ni estaba ni se la esperaba, y la religión dominaba (o lo intentaba al menos) todos los aspectos de la vida.

La película tiene la particularidad de que las niñas hablan en Euskera entre ellas, lo que contrasta con el castellano de los inquisidores castellanos. No tengo problemas en ver cine coreano o japonés subtitulado, menos lo voy a tener por tener subtítulos en esta película. No estoy seguro, pero diría que es la primera película en euskera que veo, y la experiencia me pareció interesante, la verdad.

Este choque idiomático sirve claramente para resaltar la guerra cultural y religiosa que la película busca mostrar, además del plantear la historia con un marcado carácter feminista, planteándola desde la sororidad frente a un patriarcado que oprimía a la mujer de la época. Existe conflicto en el uso de las lenguas, pero también en los ritos y las creencias populares que chocaban con el orden establecido por la iglesia católica.

Claramente no se trataba de demonios ni brujas, sino de controlar desde el miedo y el castigo extremo al pueblo y golpear a quien intentara salirse del camino marcado. Algo que la mujer, que se quedaba en casa mientras los hombres trabajaban en el mar o eran empleados como soldados, sufrieron especialmente.

Me gusta que la película muestre algo que forma parte de la historia que nuestra sociedad democrática occidental claramente ha superado. En este caso merece la pena resaltar que este drama es algo que históricamente las mujeres han sufrido en todo el mundo, independientemente de la religión que se profese. E incluso dentro del cristianismo, a pesar de la «leyenda negra» que pesa sobre España y su Inquisición, la realidad es que la inquisición alemana o británica fueron muchísimo más sanguinarias comparadas con España. Me parece fatal conocer lo que sufrían las mujeres en el pasado, obviamente, pero el contexto histórico es también fundamental a la hora de entender estos hechos del pasado, y en su caso, su correlación con el presente, en caso que alguien busque hacer este análisis, cosa que ya he visto que está sucediendo. Como lo es el hecho que las sociedades cristianas han evolucionado a lo largo de los siglos hasta una igualdad de derechos de hombres y mujeres que disfrutamos actualmente, cosa que no puede decirse de países con mayorías de otras religiones en África o Asia.

No tengo duda que en aquella época la Inquisición encontraba primero al culpable y luego buscaba las pruebas que sustentaran aquello que ya estaba decidido de antemano. Esto lo veo muy bien reflejado en la parte de los interrogatorios en la que el juez pregunta «¿Qué es una bruja?» y no es que las niñas no lo sepan, es que él tampoco parece tener una respuesta, más allá de «toda persona que haga algo que se salga de la norma». O la tortura a las niñas buscando una inexistente marca del diablo en las niñas.

El guión juega muy bien la parte de unas jóvenes que saben que van a morir y buscan hacer todo lo que esté en su mano para evitarlo, jugando con la credulidad y, por qué no decirlo, en la incultura de los hombres. Y construye muy bien la tensión que culmina en la celebración del Akelarre. Un climax en el que la música y la fotografía dominan la escena y crean unos momentos impactantes que hacen que la película sea disfrutable y merezca la pena su visionado.

Además, intentando desvelar lo menos posible, casi da la sensación que además del estudio histórico de la época, el director Pablo agüero escuchó la conocida frase «la humanidad siempre ha tenido miedo de las mujeres que vuelan» y casi ha planteado la película para dar un sentido literal a dicha metáfora.

La parte menos buena es que más allá de la perfecta reconstrucción histórica, la historia es la que es y no plantea ningún giro ni sorpresa a lo largo de los escasos 87 minutos de historia. Aunque la película es muy corta se hace larga por momentos porque lo que pasa no acaba de resultar interesante, en concreto toda la parte de las niñas en la cárcel. Esto hace que si, todo lo técnico está muy bien, pero el conjunto acaba resultando correcto sin nada memorable que haga que más allá del detalle idiomático, me merezca la pena acordarme de ella dentro de una semana o un mes. Vista, no creo que repita y vuelva a verla.

Y luego hay pequeños detalles de clara intencionalidad política partidista de la película que me han molestado un poco, como es que nombren «Pais» a las comarcas de Euskadi, algo que no sólo es falso, sino que es un enorme error histórico en unas comarcas que nunca tuvieron una unidad territorial. Y me parece curioso que con toda la investigación histórica que han dicho haber hecho, justo se les cuele este error. O tal vez es que no hay ningún error, y estamos ante un nuevo ejemplo de reescritura de la historia, buscando construir un relato inexistente para que cale en la audiencia, sobre todo en la más joven.

Otro detalle con el que no acabo de encajar es que como estoy viendo en otras películas autodenominadas «feministas», tenemos una historia en la que TODOS los hombres que aparecen son malos para las jóvenes, tanto los soldados castellanos como el cura del pueblo, mientras que TODAS las mujeres muestran elementos positivos en la película y son ejemplo de sororidad. Teniendo en cuenta que históricamente este tipo de denuncias normalmente eran realizadas por otras mujeres del mismo pueblo, ya sea por exceso de fe o por envidias u odios entre ellas, es también curioso que este detalle se les haya pasado por alto a la hora de construir la historia.

Este «mujeres poderosas y unidas contra los hombres malos» me parece de un maniqueismo extremo y, lo peor, es que me da pena porque no hubiera sido tan difícil construir un buen relato feminista que hubiera huido de los elementos simplistas y de los slóganes infantiles. Sobre todo teniendo en cuenta que la crítica general que se hace es perfectamente correcta y la discriminación que sufría la mujer en esa época era real, por lo que realmente no hacía falta caer en estos «errores» para haber creado una historia igual de impactante o más. Y es una pena, que queréis que os diga.

Comparto el trailer de la película:

Akelarre ha resultado una película interesante, incluso aún teniendo en cuenta los elementos que no me gustaron. En todo caso, creo que se trata de una película que se puede ver, teniendo en cuenta que está disponible en Netflix.

PUNTUCIÓN: 6.5/10

¿Has visto la película, qué te pareció? Espero tus comentarios. Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Midway de Roland Emmerich (Prime Video)

Midway es la mejor película de Roland Emmerich de la última década, una estupenda película bélica que recrea la batalla naval que en 1942 cambió el rumbo de la Segunda Guerra Mundial y que está disponible en Prime Video.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Año 1942, Segunda Guerra Mundial. Después del devastador ataque sorpresa que destruyó Pearl Harbor, la Armada Imperial Japonesa se prepara para un nuevo ataque. Pero el Almirante Nimitz (Woody Harrelson) y Dick Best (Ed Skrein), el mejor piloto de la armada estadounidense, preparan un contraataque al imponente ejército japonés. Así, Best encabezará un ataque masivo que hará que Japón se dé cuenta de su error. Una decisión que cambió el curso de la historia para siempre. Mientras estos dos titánicos enemigos emprenden una letal batalla para cambiar el rumbo de la guerra, todas las miradas se vuelcan hacia la remota isla de Midway, donde una serie de contundentes ataques aéreos y marítimos pondrán a prueba la potencia y la fortaleza de ambas naciones. (FILMAFFINITY)

La película cuenta con guión de Wes Tooke, fotografía de Robby Baumgartner y música de Harald Kloser y Thomas Wanker. Con un presupuesto de 100 millones, es una de las películas independientes de mayor presupuesto jamás realizada, ya que Emmerich tuvo casi que ir puerta a puerta con inversores privados para conseguir financiación al no conseguirla de los grandes estudios, consiguiendo los últimos 25 millones de productoras chinas. Y debo decir que estos 100 millones lucen de maravilla en pantalla, de hecho, me parece increíble que pueda lucir todo tan bien teniendo en cuenta este presupuesto.

El reparto está plagado de grandes actores entre los que encontramos a Ed Skrein, Patrick Wilson, Dennis Quaid, Woody Harrelson, Luke Evans y AaronEckhart, todos ellos interpretando a figuras reales que participaron en la guerra y son considerados héroes americanos.

La película dura 138 minutos y cuenta de forma perfectamente entendible lo que fue la contienda en el océano Pacífico desde el ataque a Pearl Harbor en 1942 hasta esta batalla que marcó el principio del fin del Imperio de Japón.

Había leído algunas críticas negativas de esta película y cuando se estrenó en el cine el año pasado reconozco que me dió pereza verla, en parte por la propia figura de Roland Emmerich y sus películas de catástrofes. Una vez vista gracias a mi suscripción a Prime Video me dió pena no verla en pantalla grande, porque todo luce genial. Emmerich rodó en Haway en escenarios reales y las escenas de batallas aéreas lucen super espectaculares.

Sobre las críticas negativas, me recuerda el viejo refrán «si no quieres polvo no vayas a la era». Creo que es absurdo ver una película a sabiendas que no te va a gustar para poder quejarse luego y decir que es «una americanada». Es cierto que para Emmerich una parte fundamental de la película es homenajear a los héroes americanos que son personas normales que se levantaron ante circunstancias excepcionales. Esa es toda la construcción de personajes que necesitamos, en este tipo de películas no buscamos ni son necesarios profundos estudios psicológicos, y no pasa nada si es así.

Lo cierto es que lo que cuenta Emmerich lo hace de maravilla y consigue que un hecho conocido, los americanos ganan, esté envuelto en tensión al no saber qué va a pasar y quién va a sobrevivir.

Otro hecho importante es su controlada duración. Conseguir contar tanto en tan solo 138 minutos me parece un milagro, más en estos momentos en que se ha convertido casi en habitual el estrenar películas de 3 horas. Emmerich triunfa en el uso de la economía narrativa centrándose en aquellos hechos históricos realmente relevantes. Pero recordando Pearl Harbor (Michael Bay, 2001) en la que la batalla duraba más de una hora, o al menos a mí me lo pareció, Emmerich no se recrea en las muertes o las explosiones, sino en la historia que quiere contar. Narrativamente, este Midway le pega mil vueltas a la película de Bay.

Normalmente siempre comento algo menos bueno de todas las películas, pero en este caso creo que todo está en función de la historia y dentro de su modestia y falta de pretensiones, Emmerich triunfa en todo lo que se propuso con esta película.

Comparto el trailer de la película:

Midway es una estupenda película bélica que transmite el encanto de los clásicos del género, con un gran reparto y excelentes escenas bélicas que satisfará a todos los fans del género y que, ahora que está en Prime Video, nadie debería perderse.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Peaky Blinders temporada 1 (Netflix)

Llego tarde a la fiesta, pero por fin me animé a ver Peaky Blinders, el drama histórico de la BBC disponible en Netflix sobre una banda de mafiosos en la Birminghan de 1920 creada por Steven Knight y con un Cillian Murphy en un papel estelar.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Serie de TV (2013-Actualidad). Una familia de gánsters asentada en Birmingham tras la Primera Guerra Mundial (1914-1918), dirige un local de apuestas hípicas. Las actividades del ambicioso jefe de la banda llaman la atención del Inspector jefe Chester Campbell, un detective de la Real Policía Irlandesa que es enviado desde Belfast para limpiar la ciudad y acabar con la banda. (FILMAFFINITY)

Steven Knight es el creador y guionista de esta serie inspirada en una familia de mafiosos que vivió realmente en Bimingham que se caracterizaba porque cosía hojas de afeitar en sus gorras. Esta primera temporada de seis episodios fue emitida por primera vez en 2013 y en la actualidad acaba de estrenarse su quinta temporada. La serie ha sido dirigida por Otto Bathurst y Tom Palmer, con fotografía de George Steel y Música de Martin Phipps.

Cillian Murphy es el gran protagonista de Peaky Blinders, encarnando a Tommy Shelby, el jefe de la familia Shelby, una familia de gánsteres irlandeses de origen gitano. Tommy es un veterano de la primera Guerra Mundial que volvió traumatizado de Francia y que tiene un plan para que la familia crezca y consiga la importancia y la legitimidad que merece, primero en Birmingham y luego, en toda Gran Bretaña.

El resto de la familia Shelby está formada por Helen McCrory como tía Polly Gray, la matriarca de la familia Shelby, Paul Anderson como Arthur Shelby Jr. el hermano mayor de Tommy que no destaca precisamente por su inteligencia, Sophie Rundle como Ada Shelby, hermana más pequeña del clan Shelby que mantiene un romance secreto con Freddie Thorne, un anarquista comunista en busca y captura por la policía. Joe Cole es John Shelby, hermano pequeño de Tommy y Arthur. Por último, Harry Kirton es Finn Shelby, el pequeño de los hermanos Shelby.

Fuera de la familia, la gran sorpresa de esta temporada ha sido encontrar al genial Sam Neill interpretando al inspector jefe Chester Campbell, policía de la vieja escuela trasladado a Birmingham por el propio Wiston Churchill para poner orden en la ciudad y que no se detendrá ante nada para conseguir hacer su trabajo. Junto a él, Annabelle Wallis interpreta a Grace Burgess, una joven irlandesa que tiene un pasado secreto y que llega a la ciudad y entra en contacto con la familia Shelby.

Una de las cosas que más me han gustado es la complejidad del Birmingham de 1920, una ciudad controlada por bandas criminales, con una policía que a veces era peor que los propios mafiosos y con escaramuzas provocadas por el IRA y grupos anarquistas comunistas. En este contexto, el robo de unas armas de guerra provocará la llegada del inspecto Campbell a la ciudad, que la convertirá en un polvorín a punto de estallar. Y junto a todo esto, el control de las apuestas legales e ilegales de la ciudad será otro de los focos de importancia en esta primera temporada.

Esta complejidad ayuda a trasmitir una gran sensación de veracidad a todo el conjunto, que cuenta con una cuidadísima ambientación que nos traslada un siglo atrás en el tiempo. Escucharla en versión original ha sido también genial, aunque hubo veces que tuve que sufrir un poco con los diferentes acentos que iremos encontrando.

Aunque Cillian Murphy casi monopoliza esta primera temporada, todo el reparto realiza un gran trabajo. Sam Neill transmite fuerza y nunca está mal en pantalla, y el resto de la familia tiene problemas personales que se mezclan con las actividades criminales, convirtiéndoles en personas reales con los que empatizar.

Annabelle Willis como Grace también es una sorpresa muy positiva, al ser su personaje fuerte y frágil a la vez, además de guardarse un as en la manga que afectará a la familia Shelby.

Si tengo que ponerle un pero, pequeño, comentaba antes la genial ambientación, con un vestuario perfecto y unos decorados interiores muy logrados. Sin embargo, el set al aire libre son dos calles que se repiten una y otra vez: la fábrica con el pub de los Shelby al lado, y la calle donde viven los Shelby con las típicas casas inglesas de ladrillos. Los personajes andan siempre por estos escenarios y al menos yo noté está repetición durante el visionado.

En todo caso, como comento, saber que Peaky Blinders no es Juego de Tronos en lo referido a presupuesto no desmerece a esta serie, cuya historia y carisma de los personajes me dejó con ganas de ver cómo continúa la historia de los Shelby.

Comparto el trailer de la primera temporada:

La primera temporada de Peaky Blinders es un estupendo entretenimiento que te deja con ganas de más. ¡Misión cumplida!

PUNTUACIÓN: 7.5/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!