Archivo de la etiqueta: Tom Hardy

Crítica de Peaky Blinders temporada 4 (Netflix)

Vendetta. Las decisiones del pasado tienen consecuencias, como van a aprender la familia Shelby, con el carismático Tommy (Cillian Murphy) a la cabeza en la cuarta temporada de Peaky Blinders, el drama histórico de temática criminal de la BBC disponible en Netflix.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

1925. La familia Shelby se encuentra rota tras los sucesos de la pasada temporada. Y en el momento de mayor debilidad, van a tener que enfrentarse a la mayor amenaza hasta la fecha, al llegar a Birmingham Luca Changretta (Adrien Brody), miembro de la familia Changretta que ha declarado Vendetta contra la familia y no descansará hasta que todos, hombres, mujeres y niños paguen por la muerte de su padre y su hermano.

Stephen Knight, creador de la serie, vuelve a escribir los seis episodios de esta cuarta temporada, que han sido todos dirigidos por David Caffrey. La serie fue emitida originalmente en el canal BBC2 entre noviembre y diciembre de 2017. Al final de esta temporada, Knight confirmó que su intención es que Peaky Blinders tenga en total 7 temporadas, de las cuales la quinta ya se estrenó en 2019, lo que significa que, crucemos los dedos, si el COVID no lo impide, la sexta temporada se estrenará el año que viene, en 2021.

En esta cuarta temporada, volvemos a encontrarnos con los miembros de la familia Shelby, encabezados por un espectacular Cillian Murphy como Tommy. Junto a él, tenemos a Helen McCrory como la tía de Tommy, Elizabeth “Polly” Gray, Paul Anderson como Arthur Shelby, Jr., el hermano mayor de Tommy, Sophie Rundle como Ada Thorne (antes Shelby), la única hermana de la familia, Joe Cole como John Shelby, el hermano pequeño de Tommy, y Finn Cole como Michael Gray, el hijo perdido de Polly encontrado en la temporada anterior forman el núcleo duro de la familia. Junto a ellos encontramos al gran Tom Hardy como Alfred “Alfie” Solomons, el lider de una banda mafiosa judía de Camdem Town, que vuelve a mostrar todo su carisma en esta temporada

Junto a los miembros de la familia Shelby, esta cuarta temporada nos presenta al enorme Adrien Brody como Luca Changretta, miembro de la mafia siciliana que ha viajado desde Nueva york buscando venganza. Aidan Gillen (Juego de Tronos, Bohemian Rhapsofy) es Aberama Gold, jefe de un clan gitano extremadamente violento al que Tommy pedirá ayuda para enfrentarse a los Changretta. Y junto a ambos la serie presenta a Charlie Murphy como Jessie Eden, una líder sindicalista miembro del partido comunista que cree que el momento de la revolución es ahora y que ha declarado una huelga en las empresas Shelby en el peor momento.

Si tengo que decir cual es para mi el ideal de serie de televisión, Peaky Blinders se encuentra muy cerca de la perfección, al estar planteada en temporadas cortas de seis temporadas que obligan a ir directos al grano aunque sin olvidarse del desarrollo de personajes. Viendo esta serie no tengo nunca la sensación de estar viendo “minutos de la basura” tan habituales en otras serie, sin ir más lejos de Netflix, y la historia de Steven Knight siempre avanza un montón cambiando el statu-quo de los personajes respecto a cómo se encontraban al principio.

Aparte de la extraordinaria recreación histórica del Brimingham de la década de 1920, la serie cuenta con un reparto espectacular, destacando sobre todos el impresionante Cillian Murphy, que cada temporada le veo mejor y con más carisma. Tom Hardy vuelve a ofrecer varios momentos gloriosos esta temporada, en la que también sobresale un enorme Adrien Brody, que transmite un carisma y una sensación de peligro espectaculares cada vez que aparece en pantalla. Unido a esto, veo Peaky Blinders en Netflix porque me permite verla en versión original, algo que inexplicablemente no permite Prime Video, y me ha alucinado también el acento italiano que Brody imprime a su personaje.

La amenaza de la mafia italiana aporta un elemento novedoso que le sienta de maravilla a esta cuarte temporada. Ya en la pasada temporada los Shelby recordaron que no eran intocables y ahora sentirán el miedo y el dolor en sus propias carnes. Además de este tema principal, las luchas sociales que se viven en la ciudad y la amenaza del comunismo aportan un chulísimo extra que conecta con la realidad histórica que se vivía en esos momentos en Reino Unido y que hace que la vida de Tommy Shelby sea aún más interesante.

Además, visualmente la serie vuelve a contar con momentazos todos los episodios y unos giros y sorpresas que me dejaban muy loco al final de cada episodio. Como digo, he conectado espectacularmente con esta serie y no veo el momento de empezar la quinta temporada.

Comparto el trailer de esta cuarta temporada:

Peaky Blinders no deja de crecer y mantiene tras cuatro temporadas un nivel modélico que ya quisieran para si la mayoría de series de la parrilla televisiva.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Peaky Blinders temporada 3 (Netflix)

¡Madre mía de mi vida, Peaky Blinders!! El drama histórica creado por Steven Knight para la BBC disponible en Netflix inspirado en la historia real de una familia de criminales británicos consigue en su tercera temporada ser aún más apasionante y adictiva.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

“En un futuro próximo, el Señor Churchill querrá hablar con usted en persona, señor Shelby. Tiene un trabajo para usted. Estaremos en contacto.”

Dos años más tarde, en 1924, durante la boda de Tommy Shelby y Grace Burgess, el trabajo solicitado por Churchill meterá a los Shelby en una red de intriga y peligro al encontrarse en el centro de un complot político internacional del que será muy difícil escapar con vida. Acorralado contra la pared, Tommy deberá decidir cual es el menor de dos males, al tener por un lado a la exclusiva Liga Económica que posee todo el poder económico, político y policial de Gran Bretaña por un lado, y la violencia y locura de unos exiliados rusos con un ejército de cosacos a su servicio.

Stephen Knight vuelve a escribir los seis episodios de esta tercera temporada, que han sido todos dirigidos por Tim Mielants, ampliando el foco con un argumento más grande e internacional respecto a las anteriores temporadas centradas en Birmingham primero y Londres después.

En esta tercera temporada, volvemos a encontrarnos con los miembros de la familia Shelby, encabezados por un espectacular Cillian Murphy como Tommy. Junto a él, tenemos a Helen McCrory como la tía de Tommy,  Elizabeth “Polly” Gray, Paul Anderson como Arthur Shelby, Jr., el hermano mayor de Tommy, Sophie Rundle como Ada Thorne (antes Shelby), la única hermana de la familia, Joe Cole como John Shelby, el hermano pequeño de Tommy, y Finn Cole como Michael Gray, el hijo perdido de Polly encontrado en la temporada anterior forman el núcleo duro de la familia.

Junto a ellos encontramos a Annabelle Wallis como Grace Burgess, la futura esposa de Tommy, así como el gran Tom Hardy como Alfred “Alfie” Solomons, el lider de una banda mafiosa judía de Camdem Town. Nuevas incorporaciones de esta tercera temporada son Paddy Considine como el Padre John Hughes, portavoz de la Sección D anticomunista de la Liga Económica, así como Gaite Jansen como la Gran Duquesa Tatiana Petrovna, una aristócrata que huyó de Rusia tras la revolución comunista con su familia y que aspira a crear una revolución en su pais con ayuda británica que les devuelva al poder.

Lo mejor de Peaky Blinders es lo entretenida y adictiva que es mientras realiza una maravillosa recreación del mundo criminal de la Inglaterra de la década de 1920. Y como en cada episodio la sensación de escalada del peligro y la tensión es palpable, dejándonos además con un climax monumental al final de la temporada.

Cilliam Murphy es el gran protagonista, y borda su interpretación de Tommy Shelby, el jefe de la familia mafiosa de los Peaky Binders que se va a dar un baño de fría realidad en esta temporada. Murphy construye a un extraordinario Tommy y transmite de maravilla todo el rango de intensas emociones que sufrirá en esta temporada. Y es que, si algo queda claro en esta temporada es que nadie está a salvo, y cualquiera puede morir de la forma más cruel y despiadada posible.

Otro elemento brutal de Peaky Blinders es que la duración de seis episodios por temporada me parece perfecta. Además de que pasan un montón de cosas, este formato permite que todos los miembros de la familia tengan su importancia y crezcan dentro de la serie.  Y a la vez, al ser sólo seis episodios, Steven Knight tiene que ir siempre al grano sin desperdiciar ni un segundo, de forma que la sensación de “minutos de la basura” que lamentablemente se hace muy presente en otras series actuales nunca aparece durante el visionado de esta tercera temporada.

El aumento de la escala y del peligro nunca fue tan palpable como en esta termporada, así como la sensación de soledad de Tommy, al no tener a nadie que le pueda ayudar sin querer antes apuñalarle por la espalda. Esto se hace muy presente en la breve pero antológica aparición de Alfie Solomon, el genial personaje interpretado por Tom Hardy. Aparte su loquísimo acento en la versión original, Solomon es alguien super peligroso sin necesidad de portar él mismo ninguna arma. Y además articula una de las frases claves de esta temporada, al recordarle a Tommy que a pesar de sus intentos de convertirse en un hombre de negocios honrado, es y siempre será un hombre cruel y malvado que ha matado a cientos de inocentes sin motivo. Tommy es igual de malvado que Alfie, y cuando le llegue el final será más que merecido.

Otro elemento importante es que frente a la realidad que los Shelby son malas personas, no hay duda en este respecto, se alza contra ellos otra fuerza que a pesar de vestirse de respetabilidad, es igual de mala que ellos: La Liga Económica, la personificación de los poderes políticos y económicos que son los que realmente gobiernan en Inglaterra. Los Shelby son mafiosos y criminales, pero esta sociedad en la sombra de la que el Padre John Hughes es su portavoz es igual de malvada y merece caer, igual que los Shelby. Aunque dado que ellos tienen el “stablishment” de su parte, es poco probable que vaya a suceder.

Además, la parte de la trama rusa ayuda a transmitir la idea que hay personas incluso peores que los Shelby a quien temer. Además, los cosacos son aún más locos e impredecibles que los son la familia gitana de los Shelby.

Otro elemento importante que me ha gustado en la forma como el guión encuentra la forma de colocar en la historia elementos reales de la época como fue la lucha de las mujeres por conseguir mayores derechos en la machista sociedad británica, O las intrigas políticas derivadas de la caída del Zar en Rusia y el alzamiento del comunismo, visto como una amenaza real e inminente para los países democráticos.

En resumen, esta tercera temporada de Peaky Blinders ha sido un gran triunfo que convierte a esta serie en una de las imprescindibles del panorama televisivo.

Comparto el trailer de esta tercera temporada:

La tercera temporada de Peaky Blinders ha sido estupenda y encima nos ha dejado en todo lo alto. Teniendo en cuenta que de momento ya se han estrenado 5 de las 7 temporadas previstas, me queda diversión para rato.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

 

 

Crítica de Dunkerque, de Christopher Nolan

Christopher Nolan, el afamado director de The Dark Knight, The prestige o Memento, aborda en Dunquerke uno de los momentos claves de la 2ª Guerra Mundial para el Reino Unido, la evacuación de sus soldados de las costas francesas ante el avance alemán, en la que significa su primera aproximación al género bélico.

PUNTUACIÓN: 7/10

Nolan produce, escribe y dirige esta película con la intención de trasladar a la pantalla del cine unos hechos reales acaecidos en la 2ª Guerra Mundial, sin que el espectador piense que está viendo una película bélica tradicional. Unos sucesos de gran transcendencia histórica, como dice el cartel para España de forma un tanto exagerada: “El acontecimiento que marcó nuestro mundo”. Me gusta más otro de los slogans, utilizado para los países de habla inglesa, que creo es más apropiado: “Cuando 400.000 hombres no podían llegar a casa, su hogar fue a buscarles”. Este último creo que refleja mejor los hechos que vemos en la película.

Dunquerke destaca principalmente por su apartado visual. Rodada con cámaras IMAX de 65mm, significa la segunda colaboración de Nolan con el director de fotografía Hoyte van Hoytema, con el que ya colaboró en Interestellar. Nolan planteó la película para ser vista en pantalla grande y lo cierto es que merece la pena. La película fue rodada en los escenarios reales de las playas francesas, utilizando aviones y barcos reales de la época y empleando a multitudes de extras que evitaran al máximo el uso de efectos visuales generados por ordenador. Y la verdad es que consigue algunas imágenes de gran belleza, unidos con interesantes escenas contadas mediante planos con perspectivas alejadas de los habitual, como por ejemplo la escena nocturna del hundimiento de un barco.

Nolan cuenta la historia con las imágenes y la dramática (y excelente) música de Hans Zimmer, que incluye un machacón tick-tack de un reloj que consigue crear en el espectador una creciente sensación de angustia ante la sensación de que el tiempo se les acaba a los soldados británicos. Por cierto, leí que la idea de insertar el reloj en la música fue también idea de Nolan, lo cual no me extraña en absoluto. Esta tensión se ve incrementada además por la narración fragmentada de Nolan, que salta de una situación a otra durante toda la película.

Y es que Dunquerke está contada desde tres puntos de vista, tierra, mar y aire, para ver este momento histórico desde las máximas perspectivas. Nolan forma un tapiz con acciones entrelazadas situadas en momentos temporales diferentes, que cobrarán un significado pleno cuando se conecten al final. Esta obsesión por crear una estructura narrativa compleja y contar la historia a través de los hechos, las imágenes y la música más que por los personajes son elementos característicos de la filmografía de Nolan, y en Dunquerke se elevan a la décima potencia.

En tierra, seguiremos durante una semana a Tommy (Fionn Whitehead), un joven soldado británico que intenta escapar de la playa, intentando cualquier estratagema a su alcance. Mientras, el Comandante Bolton (Kenneth Branagh) supervisa la evacuación desde el único malecón aún operativo para el atraque de barcos, aunque sabe que con los ataques de la aviación alemana y solo un muelle disponible, la evacuación es prácticamente imposible.

En el Mar, seguiremos el viaje de un día del barco del Sr. Dawson (Mark Rylance) hacia Dunquerke. Ante la imposibilidad de realizar una evacuación convencional, la Royal Navy movilizó a cientos (si no miles) de barcos de recreo para que ayudaran, dado que su poco calado les permitía a ellos sí acercarse hasta la costa. El viaje será corto pero muy duro, al ver de primera mano los efectos de los ataques de los submarinos y la aviación alemana a los indefensos barcos.

En el aire, Farrier (Tom Hardy) es uno de los pilotos de una escuadrilla de tres spitfires que intentan proteger a los convoyes de barcos del ataque de los aviones alemanes. No solo tiene que luchar contra fuerzas que les superan en número, sino también contra sus limitadas reservas de gasolina. La historia de Farrier transcurre en tan solo una hora.

Como es habitual en la filmografía de Nolan, los personajes son solo piezas que ayudan a formar el puzzle creado por su guión, pero en Dunkerque esto es llevado al extremo. Nolan no quiere que conozcamos quienes son los personajes ni qué sienten, solo que veamos las situaciones que tienen que sufrir. Por este motivo, los diálogos son mínimos ya que en palabras de Nolan, “…la empatía por los personajes no tiene nada que ver con su historia, por lo que no quería utilizar diálogo para contarla. El problema no está en quienes son, de donde vienes o qué sienten. La única pregunta que me interesaba de ellos era ¿van a sobrevivir? ¿o la próxima bomba les matará?…”.

Otro hecho unido a los personajes que demuestra como Nolan subvierte las estructuras del género bélico es que la película no muestra a ningún héroe, solo a personas anónimas que intentan sobrevivir frente a una situación límite sobre la que no tienen ningún control. De hecho, el único personaje cuyos actos le calificarían de héroe es el piloto interpretado por Tom Hardy, y no se le ve prácticamente la cara en toda la película. Los personaje por tanto no son personas, sino arquetipos. Y por si fuera poco, no es que no hayan héroes, es que tampoco vemos a los “villanos”, ya que en ningún momento se nos muestra a las tropas alemanas. Como mucho algún avión, pero sin verse su bandera. Una película bélica sin buenos ni malos y con personas que solo buscan sobrevirir. ¡Menudo cambio!

En este sentido, entendiendo las motivaciones de Nolan en lo relativo a historia y personajes solo puedo decir: ¡OBJETIVO CUMPLIDO!

Lo malo es que ahí radica el gran problema para mi de la película. Al no presentar personas sino engranajes de la historia, Nolan rompe mi conexión emocional hacia la historia. Dado que los personajes son intecambiables, me da igual lo que les pase, su vida o su muerte no tienen ningún impacto para mi, lo que convierte el drama en una sucesión de imágenes frías y sin alma. Unas imágenes muy bellas en muchos momentos, pero frías como el hielo. Más si cabe ante un hecho histórico conocido, que es que la evacuación tuvo éxito. Muchos murieron, si, pero más de 400,000 soldados británicos y franceses fueron salvados.

Lo cual me provoca la reflexión que el cine cerebral de Nolan cada vez encaja menos con mis gustos. No es un tema de si la película tiene errores de guión, que no los tiene, sino de las decisiones creativas que toma. Solo el personaje de Mark Rylance, el patrón del barco que acude al rescate me genera algún sentimiento, principalmente por la calidad interpretativa de Rylance, que saca oro de donde no lo había. En el lado opuesto, no es que Nolan tape la cara de Tom Hardy (el piloto), es que ¡en numerosas ocasiones no nos deja ver ni siquiera su mirada! Que es lo único con lo que Hardy cuenta para construir una personaje que se debate entre retornar a casa para repostar, abandonando a su suerte a sus compañeros, o quedarse a sabiendas que eso le condena a muerte.

Por otro lado, Nolan intenta realizar las imágenes de la forma más realista posible, lo que provoca que en la mayoría de situaciones, como por ejemplo los combates aéreos, rodadas en 70mm panorámico deberían ser la bomba y dejarnos a los espectadores sin habla. Cosa que no consigue. Esto ya le pasó a Nolan en Interstellar y en general en toda su filmografía, y reafirma una vez más su punto flaco como director son las escenas de acción.

Además, me llama la atención como algunos críticos que alaban como obra maestra a Dunkerque destacan el tono documental de Dunquerke y como Nolan evita conscientemente el crear sensaciones en el espectador mediante trucos “tramposos” como la conexión emocional con los personajes y una música sensiblera, poniendo el ejemplo de Spielberg con John Williams. Y lo cierto es que me parece que estas opiniones caen en la “trampa” tejida por Nolan, ya que el director británico SI busca provocar sensaciones en el espectador, solo que no con las herramientas de Spielberg. Las suyas son la música apabullante, la narración no lineal fragmentada o la tensión in-crescendo. Todo eso sí busca provocar una reacción de desasosiego y angustia en el espectador, no es para nada una fría narración documental.

Un hecho histórico que la película cuenta al final es que ante el hecho indudable de la humillante derrota que le supuso al ejército británico la retirada de tierras franceses, la sociedad inglesa supo convertir este suceso en una victoria, al entender que en esa situación, sobrevivir era ya un gran logro. Y como esta “victoria” de traer a los soldados a casa sirvió para que Churchill escribiera su histórico discurso de “lucharemos en las calles, lucharemos en las playas,…” que motivó a todo un pais. Pero Nolan no muestra ni a Churchill ni a ningún alto mando, ya que no quiere quitar el foco de las personas anónimas y lo que vivieron.

Comparto a continuación el trailer de la película:

Dunquerke es una buena película que merece ser vista en la pantalla más grande posible. Pero no es ni mucho menos la obra maestra que muchos dices que es, e incluso creo que puede decepcionar a los espectadores que vayan buscando una película bélica convencional. En mi caso, lo mejor que puedo decir de Chistopher Nolan es que se ha convertido en un género en si mismo, y que volveré al cine a ver su próxima película. No se me ocurre mejor elogio hoy en día.

PUNTUACIÓN: 7/10

El renacido, la pasión de Leonardo DiCaprio

El renacido es el nuevo tour-de-force visual y narrativo del aclamado director Alejandro G. Iñárritu (Birdman) , con una extraordinaria actuación Leonardo DiCaprio que probablemente signifique su primer Oscar.

El-renacido-poster

La película ha conseguido 12 merecidas nominaciones a los Oscars, entre ellas: Mejor Película, Mejor Director Alejandro G. Iñárritu, Mejor Actor Principal Leonardo DiCaprio, Mejor Actor de Reparto Tom Hardy, Mejor Montaje Stephen Mirrione, Mejor fotografía Emmanual Lubezki, Mejor Diseño de Producción, Mejor Vestuario, Mejor Maquillaje, Mejor Sonido, Mejores Efectos Sonoros y Mejores Efectos Visuales. ¡Una barbaridad!!

Y no dudo que se llevará varias estatuillas, dado los premios que ha conseguido en los Globos de Oro, o hace unos días en los BAFTA británicos.

dicaprio-xlarge

El argumento es muy sencillo. Corre el año 1823 y estamos en el Salvaje Oeste en pleno invierno. Hugh Glass (Leonardo DiCaprio) es el guía de un grupo de tramperos que recoge pieles y que han sufrido ataques de las tribus indias de la zona. Tras ser gravemente herido por el ataque de un oso durante la huida, es abandonado y dado por muerto por John Fitzgerald (Tom Hardy), uno de los miembros del grupo. Glass deberá enfrentarse a sus heridas y al brutal invierno mientras escapa de los indios que les persiguen para conseguir su venganza.

El guión está basado en la serie de novelas de Michael Punke y fue escrito por Mark L. Smith y el propio  Alejandro González Iñárritu. Aunque lo importante no es la historia en sí, una historia de venganza bastante genérica, sino el cómo nos lo cuentan.

revenant-gallery-01a-gallery-image

Creo necesario comentar que quizá por la propia sencillez de la historia, aunque la película me gustó bastante no la considero tan buena como Birdman, esta si una verdadera obra maestra, que no solo sorprende visualmente, sino que tiene una muy interesante meta-historia y reflexión sobre la profesión del actor y el show-business.

En El Renacido, Iñárritu intenta revestir a la historia de un cierto lirismo gracias a la belleza visual de cada uno de sus planos, aunque el resultado final no deja de ser una historia simple y en cierta manera vacía de venganza dominada por el sufrimiento (casi a niveles  de torture-porn) por el que pasa el personaje de Leonardo DiCaprio.

1450784766_47566865

La fotografía del maestro Emmanuel Lubezki es alucinante, empleando solo luz natural y consiguiendo una sensación totalmente natural. Aunque lo que gana la película en belleza cruda y salvaje con cada plano, pierde en fluidez narrativa. Quizá sabiendo la sencillez de la historia, Iñárritu utiliza a Lubezki para transmitirnos sensaciones puras. Y lo hacen muy bien.

Los trabajos sobresalientes de Iñárritu y Lubezki no creo que vayan a ser recompensados con el Oscar, que sería el segundo y tercero consecutivos para los artistas mexicanos, tras los galardones conseguidos en 2015 con Birdman y en 2014 Lubezki con Gravity. Dada la naturaleza política de estos premios, creo imposible que los académicos les vayan a premiar de nuevo, lo que sería algo inédito que yo no recuerdo que se haya dado antes.

Y por la misma razón, no tengo dudas que Leo ganará su primer Oscar. Por un lado por su excelente interpretación, pero en parte también porque creo totalmente imposible que Eddie Redmayne pueda ganar su segundo Oscar de forma consecutiva por “La chica danesa”, película que aún no vi, pero de la que todo el mundo destaca la extraordinaria interpretación del actor inglés.

1026530-cinesite-receives-oscar-nod-invisible-effects-revenant

El Renacido no es ni mucho menos la mejor interpretación de DiCaprio, ni siquiera estaría en su top-3, teniendo numerosos papeles mucho mejores y con más matices. Y aunque Leo lo borda, su interpretación es de una persona herida que sufre físicamente un dolor extremo, sin demasiados matices al respecto. Leo sufre, y sufre mucho durante mucho tiempo. Y luego se venga. Fin.

Y nos venden que cuando come carne cruda o se come un pez crudo que pesca con sus propias manos, Leo realmente lo hizo, no hay artificios. Es decir, no actuó, sino que estaba sufriendo realmente los rigores de este rodaje infernal.

leonardo-dicaprio (1)

Quiero destacar también el trabajo de Tom Hardy como el “malo” de la  película. Aunque no es realmente un villano, simplemente una persona egoista que solo piensa en si mismo, algo en parte comprensible daba la dureza de este mundo. Aunque quizá Hardy esté quedando algo encasillado en papeles de hombre duro de pocas palabras, lo cierto es que borda este tipo de papeles. Y casi sin quererlo ha trabajado en las dos películas más importantes del año, Mad Max y El Renacido.

Y también la música de Carsten Nicolai y Ryuichi Sakamoto es perfecta, dura en los momentos que tiene que serla, y bella en los momentos más íntimos y poéticos.

26a3a

He elegido no hablar demasiado del rodaje porque creo que una película debe juzgarse por su propia calidad y no por que tenga un making-of super entretenido.

Pero lo cierto es que fue un verdadero infierno para todo el equipo al tener que rodar en condiciones extremas.  Debido a las altas temperaturas y al alargarse el rodaje debido al perfeccionismo del director se quedaron sin nieve en Canadá y tuvieron que parar el rodaje para trasladarse a Argentina a terminar la película.

Lo que hubiera podido  significar el desastre para la producción al final salió bien gracias a la visión y la determinación de Iñárritu. Espero por su bien que su próxima película sea más sencilla…

24114800802_77ffaabaa1_b

Os enseño a continuación el trailer de la película, que muestra muy bien el tono que vais a disfrutar si os animais a verla:

 

 

El renacido es una gran película, que recomiendo que se vea en pantalla grande para poder disfrutar en toda su espectacularidad pero que no es una obra maestra ni lo mejor de la filmografía de Iñárritu.

Puntuación: 8.5/10

Mad Max: Fury Road – Sinfonía de destrucción

la nueva obra del director australiano George Miller, Mad Max: Fury Road, es una obra maestra del cine de acción, una propuesta directa y honesta que encantará a cualquier aficionado de este género y que seguro estará entre mis 5 películas favoritas de este año.

Mad-Max-Fury-Road-Mad-Poster1

¿Te gustan las películas ambientadas en un futuro apocalíptico? ¿Las persecuciones de coches? ¿Te parece que muchas veces, la saturación de efectos especiales resta encanto a una película? No hay duda, tienes que verla, y en una sala lo más ruidosa posible con la mayor pantalla que encuentres.

road warrior 01

Imperator Furiosa huye de la Ciudadela llevándose el tesoro más precioso para Inmortal Joe, el Señor de la ciudad que controla la única fuente de agua. Inmortal Joe lanzará a sus guerreros suicidas tras ella y hará lo que sea para que no escape. Max, como siempre, se verá involuntariamente envuelto en la persecución y tendrá que decidir a qué bando ayudar.

Como veis, no es necesario un argumento sesudo ni una gran evolución de personajes, solo 2 horas visualmente brutales que no te dejarán respirar.

Tom Hardy es Max, un antihéroe de pocas palabras, que prefiere que sus acciones hablen por él. Charlize Theron es Imperator Furiosa, la rebelde frente al imperio nihilista de Inmortal Joe, que será el ancla emocional de la historia.

mad-max1

Esta película NO hay que explicarla, sino sentirla. Déjate llevar, abre tus oídos al sonido ensordecedor de la música y los motores,  permite que tus retinas queden fijas en la pantalla, emborrachadas del increíble despliegue visual que el director George Miller nos ofrece.

Mad-Max-Fury-Road-Movie-Stills-Wallpaper

George Miller dirige con la precisión de un relojero un obra en la que el 95% de todo lo que vemos en pantalla ha sido rodado realmente con vehículos de verdad conducidos por especialistas expertos, y cada tuerca, clavo y hierro transmiten un peso, un volumen y una “verdad” que no puede ser igualado por los actuales efectos digitales. La película es cruda, violenta y frenética, pero real a la vez. Un ejemplo de gran cine, realizado por un artesano con un estilo que aparentemente ya no se lleva.

road warrior 02

Dentro de 15 o 20 años, creo que seguiremos viendo esta película y asombrándonos de la visión de este creador australiano. Si sus primeras películas de Mad Max en los primeros años 80 marcaron a toda una generación e influyeron enormemente a numerosas obras de la época, creo que 30 años después ha vuelto a lograr un impacto similar en una nueva generación de aficionados al género de las películas de acción. A sus 70 años, da una autentica lección de buen cine a la actual hornada de directores “hot”, que tendrían que tomar nota de lo que puede alcanzarse sin necesidad de emplear la pantalla verde.

Mad-Max-Fury-Road-Jumping-To-Car-Wallpaper

Con todo, reconozco que su NO es una película para todo el mundo, pero me alegro de formar parte del selecto grupo a los que esta película ha dejado impresionado y con ganas de más.

En serio, si eres fan de las películas de acción estamos ante una obra de obligado visionado en cine. Hazme caso, no la veas en casa, levántate de la silla y ves ya al cine. Confía en mi consejo, estoy seguro que me lo agradecerás.

¡Saludos a todos!!!