Archivo de la etiqueta: 4ª temporada

Crítica de Battlestar Galactica temporada 4 (Prime Video)

Termino 2020 en lo referido a las series de televisión viendo la cuarta y última temporada de Battlestar Galactica, que nos llevó la historia hasta su polémico aunque casi inevitable final.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

La tercera temporada tuvo un final cataclísmico final al asistir al retorno de Kara «Starbuck» Thrace al mundo de los vivos, afirmando que conocía el camino hasta la Tierra, mientras se reveló la identidad de 4 de los últimos 5 Cylones que seguían ocultos entre los humanos años después del primer ataque.

La última temporada constó de 21 episodios (más el especial Razor), que fueron emitidos divididos en dos mitades, la primera con los 10 primeros entre abril y junio de 2008, y la segunda parte emitida entre enero y marzo de 2009. Ronald D. Moore y David Eick repitieron como productores ejecutivos y escribieron y dirigieron los 3 últimos episodios de la serie que dieron dentido a todo lo vivido hasta ese momento.

A estas alturas de la serie no hay nuevas incorporaciones en el reparto, repitiendo los habituales Edward James Olmos (Comandante Adama), Mary McDonnell (Presidenta Laura Roslin), Katee Sackhoff (Kara “Starbuck” Thrace), Jamie Bamber (Lee “Apollo” Adama), James Callis (Gaius Baltar), Tricia Helfer (Número 6) Grace Park (Número 8, Sharon “Athena” Agathon, Boomer), Michael Hogan (Coronel Saul Tigh), Aaron Douglas (Jefe de Mantenimiento Galen Tyrol), Tahmoh Penikett (Karl “Helo” Agathon, marido de Sharon), Nicki Clyne (Cally Henderson Tyrol, esposa de Galen), Kandyse McClure (Anastasia Dualla, esposa de Apollo), Alessandro Juliani (Felix Gaeta), Donnelly Rhodes (Doctor Sherman Cottle), Callum Keith Rennie (Número 2, Leoben Conoy), Lucy Lawless (Número 3, D’Anna Biers). Dean Stockwell (Número 1, John Cavil), Matthew Bennett (Número 5, Aaron Doral), Rick Worthy (Número 4, Simon), Michael Trucco (Samuel T. Anders, marido de Starbuck), Kate Vernon (Ellen Tigh, al mujer del Coronel Tigh) y Richard Hatch (Tom Zarek).

Battlestar Galactica ha sido una más que notable serie de ciencia ficción más pendiente en resaltar lo que nos hace humanos, todo lo bueno y también lo malo, y cómo a pesar de las diferencias, hay que trabajar juntos para sobrevivir. Aunque esta temporada se estrenó en 2008, la lucha de humanos y cylones que al final tienen que trabajar unidos para sobrevivir es una metáfora muy clara de las diferencias raciales existentes en los Estados Unidos, en mi opinión.

La construcción de los personajes me parece el mayor valor de la serie, ya que vemos que todos son capaces de lo mejor y lo peor, y como cuando se cae en el miedo y la desesperación son capaces de cometer los peores actos imaginables. Esto es algo que ya vimos en las temporadas anteriores y que vamos a ver aún más claramente en esta última temporada.

Frente a una primera parte en la que la esperanza ante la posibilidad de encontrar la Tierra sería la emoción principal, la segunda parte hace caer a los personajes en la desesperación al no ser la Tierra lo que se esperaba, lo que provoca que la supervivencia de la raza humana quede en su momento más incierto. De hecho, hay momentos en los episodios 11 y 12 entre otros en los que el nihilismo y el dolor alcanzan cotas inaguantables que me dolieron en el alma.

En una serie coral como esta es difícil destacar a algún actor en concreto y creo que globalmente todos cumplen con lo que la serie necesitaba, aunque en esta temporada todos se mueven entre la desesperanza y el dolor más absoluto ante una existencia sin objetivo, que les hace caer en la depresión. El tono oscuro y depresivo de la última mitad fue una experiencia muy dura como espectador.

Dentro de este tono general, me creo a Edward James Olmos (Comandante Adama), Mary McDonnell (Presidenta Laura Roslin) y Jamie Bamber (Lee “Apollo” Adama) y su humanidad me parece tremenda. Sin embargo, James Callis como Gaius Baltar me ha parecido un actor y un personajes terribles, aunque con una bonita voz, de hecho lo peor de toda la serie. Mención aparte para Katee Sackhoff y su interpretación de Kara “Starbuck” Thrace. Este papel es EL caramelo que todo actor quiere y necesita para triunfar, dado que permite al actor expresar un rango amplísimo de emociones. Sin embargo, el guión hizo que Kara siempre estuviera con el modo «over-the-top» puesto en bucle, provocando que este personaje siempre al borde del llanto resultara extremadamente cargante. Aunque en este caso, si creo que Katee Sackhoff lo hace genial.

Parece raro que una serie de ciencia ficción espacial triunfe por los retratos psicológicos y la complejidad de sus personajes, en lugar que por sus evanturas y combates y la lucha entre el bien y el mal. De hecho, un elemento clave de la serie es que no existe el bien o el mal puros, y que todos debemos aprender a vivir con nuestra luz y nuestra oscuridad para poder salir adelante. El mensaje de unión de diferentes es un tema importante adelantado a su época, y es lo que hace que esta serie merezca mucho la pena y globalmente me haya gustado mucho, aunque no acabe de conectar con algunas de las decisiones creativas del final de la serie. Un final que en todo caso no tengo claro que era lo que Ronald D. Moore planteó desde el inicio.

Para hablar del final de la serie y algunas cosas que no me acabaron de gustar, voy a abrir una sección CON SPOILERS, sigue leyendo bajo tu responsabilidad:

Me gusta el final que presenta esta historia NO como nuestro futuro, sino como nuestro pasado y cómo la humanidad, los seres humanos, nacieron en nuestro planeta, resaltando el aspecto cíclico de la evolución. Este aspecto de cuento para niños que nos avisa que esto podría volver a suceder si no mejoramos como sociedad está bien y me parece interesante. Sin embargo, NO me ha gustado la forma en que Ronald D. Moore nos hizo llegar hasta allí.

No es sólo que el papel de los «Final 5» Cylons sea un relleno sin una importancia real en el desenlace. Durante casi toda la serie se jugó con la posibilidad de que Kara “Starbuck” Thrace fuera el último Cylon por revelar. Sin embargo, que fuera la Ellen, la mujer del Coronel Saul Tigh es un poco un bajón que provoca un bajón y la primera locura de la serie, cuando conocemos que los Final Five Cylones eran los habitantes de la Tierra Original que fueron aniquilados por un holocausto nuclear tras construir a los cylones robóticos originales. Sus mentes y consciencias no murieron sino que se trasladaron en el tiempo y ayudaron a los Cylones robóticos las primeras 7 versiones humanas que conocimos al principio de la serie. Buff, que loco todo!

Pero volviendo a Kara, al final resulta que sí había muerto en la tercera temporada y quien resucita es… ¿un ángel, el Espíritu Santo? ¿La personificación del Deau-ex-Machina? Todo lo referido a Starbuck ha acabado siendo extremadamente frustrante. Pero no menos que el todo vale que han significado las voces en la cabeza de Gaius Baltar y Caprica 6, que también han resultado ser… ¿qué? ¿la voz de Dios? Ha sido otra locura.

Me gusta la idea que esta serie sea el pasado de la humanidad. Sin embargo, la ejecución haciendo que humanos y cylones abandonen toda tecnología, vacunas etc para ser unos con la naturaleza me parece absurda rayando el ridículo. Sin embargo, esto es lo que Ronald D. Moore y así es como nos lo ha presentado.

En todo caso, aunque no encaje con la ejecución de este final, si me ha gustado el viaje que esta serie nos ha planteado y las ideas presentadas durante estas cuatro temporadas. Battlestar Galactica queda como una de las mejores series de ciencia ficción de la historia, y merece la pena su visionado.

Comparto el trailer de esta última temporada:

Battlestar Galactica ha sido una más que notable serie de ciencia ficción que merece la pena el visionado, planteando un interesante punto de vista centrado en lo que nos hace ser humanos.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Peaky Blinders temporada 4 (Netflix)

Vendetta. Las decisiones del pasado tienen consecuencias, como van a aprender la familia Shelby, con el carismático Tommy (Cillian Murphy) a la cabeza en la cuarta temporada de Peaky Blinders, el drama histórico de temática criminal de la BBC disponible en Netflix.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

1925. La familia Shelby se encuentra rota tras los sucesos de la pasada temporada. Y en el momento de mayor debilidad, van a tener que enfrentarse a la mayor amenaza hasta la fecha, al llegar a Birmingham Luca Changretta (Adrien Brody), miembro de la familia Changretta que ha declarado Vendetta contra la familia y no descansará hasta que todos, hombres, mujeres y niños paguen por la muerte de su padre y su hermano.

Stephen Knight, creador de la serie, vuelve a escribir los seis episodios de esta cuarta temporada, que han sido todos dirigidos por David Caffrey. La serie fue emitida originalmente en el canal BBC2 entre noviembre y diciembre de 2017. Al final de esta temporada, Knight confirmó que su intención es que Peaky Blinders tenga en total 7 temporadas, de las cuales la quinta ya se estrenó en 2019, lo que significa que, crucemos los dedos, si el COVID no lo impide, la sexta temporada se estrenará el año que viene, en 2021.

En esta cuarta temporada, volvemos a encontrarnos con los miembros de la familia Shelby, encabezados por un espectacular Cillian Murphy como Tommy. Junto a él, tenemos a Helen McCrory como la tía de Tommy, Elizabeth “Polly” Gray, Paul Anderson como Arthur Shelby, Jr., el hermano mayor de Tommy, Sophie Rundle como Ada Thorne (antes Shelby), la única hermana de la familia, Joe Cole como John Shelby, el hermano pequeño de Tommy, y Finn Cole como Michael Gray, el hijo perdido de Polly encontrado en la temporada anterior forman el núcleo duro de la familia. Junto a ellos encontramos al gran Tom Hardy como Alfred “Alfie” Solomons, el lider de una banda mafiosa judía de Camdem Town, que vuelve a mostrar todo su carisma en esta temporada

Junto a los miembros de la familia Shelby, esta cuarta temporada nos presenta al enorme Adrien Brody como Luca Changretta, miembro de la mafia siciliana que ha viajado desde Nueva york buscando venganza. Aidan Gillen (Juego de Tronos, Bohemian Rhapsofy) es Aberama Gold, jefe de un clan gitano extremadamente violento al que Tommy pedirá ayuda para enfrentarse a los Changretta. Y junto a ambos la serie presenta a Charlie Murphy como Jessie Eden, una líder sindicalista miembro del partido comunista que cree que el momento de la revolución es ahora y que ha declarado una huelga en las empresas Shelby en el peor momento.

Si tengo que decir cual es para mi el ideal de serie de televisión, Peaky Blinders se encuentra muy cerca de la perfección, al estar planteada en temporadas cortas de seis temporadas que obligan a ir directos al grano aunque sin olvidarse del desarrollo de personajes. Viendo esta serie no tengo nunca la sensación de estar viendo “minutos de la basura” tan habituales en otras serie, sin ir más lejos de Netflix, y la historia de Steven Knight siempre avanza un montón cambiando el statu-quo de los personajes respecto a cómo se encontraban al principio.

Aparte de la extraordinaria recreación histórica del Brimingham de la década de 1920, la serie cuenta con un reparto espectacular, destacando sobre todos el impresionante Cillian Murphy, que cada temporada le veo mejor y con más carisma. Tom Hardy vuelve a ofrecer varios momentos gloriosos esta temporada, en la que también sobresale un enorme Adrien Brody, que transmite un carisma y una sensación de peligro espectaculares cada vez que aparece en pantalla. Unido a esto, veo Peaky Blinders en Netflix porque me permite verla en versión original, algo que inexplicablemente no permite Prime Video, y me ha alucinado también el acento italiano que Brody imprime a su personaje.

La amenaza de la mafia italiana aporta un elemento novedoso que le sienta de maravilla a esta cuarte temporada. Ya en la pasada temporada los Shelby recordaron que no eran intocables y ahora sentirán el miedo y el dolor en sus propias carnes. Además de este tema principal, las luchas sociales que se viven en la ciudad y la amenaza del comunismo aportan un chulísimo extra que conecta con la realidad histórica que se vivía en esos momentos en Reino Unido y que hace que la vida de Tommy Shelby sea aún más interesante.

Además, visualmente la serie vuelve a contar con momentazos todos los episodios y unos giros y sorpresas que me dejaban muy loco al final de cada episodio. Como digo, he conectado espectacularmente con esta serie y no veo el momento de empezar la quinta temporada.

Comparto el trailer de esta cuarta temporada:

Peaky Blinders no deja de crecer y mantiene tras cuatro temporadas un nivel modélico que ya quisieran para si la mayoría de series de la parrilla televisiva.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Community temporada 4 (Prime Video)

Cuando estás en lo más alto, solo se puede ir hacia abajo, como atestigua el visionado de la cuarta temporada de Community, disponible en Prime Video.

PUNTUACIÓN: 7/10

La cuarta temporada de Community estrenada en 2013 gira en torno al último año de universidad de nuestros protagonistas, que les obligará a plantearse preguntas sobre la amistad y sus futuros personales y profesionales.

Tras tres temporadas maravillosas, con la cuarta temporada llegó el escándalo a Community. Su creador Dan Harmon fue despedido por la productora Sony Pictures Televisión por su carácter irritable y despótico, lo que provocó una autentica revolución. Sony contrató a David Guarascio y Moses Port como nuevos showrunners de la serie, que vieron como otros nombres importantes de la serie abandonaban esta cuarta temporada. Los hermanos Russo abandonaron la serie para trabajar en Capitán América: Winter Soldier, y también se marcharon los productores Neil Goldman y Garrett Donovan, así como los guionistas Chris McKenna y Dino Stamatopoulos. A pesar de estas importantes bajas, la mayoría de escritores de la writers-room continuo en la serie.

En lo referido a la dirección, Tristram Shapeero, director habitual de la serie se encargó de dirigir más de la mitad de episodios de esta temporada, siendo además ascendido a productor ejecutivo. Temporada que fue reducida a casi la mitad, ya que pasó de los 23 o 24 episodios a tan solo 13. Y para terminar de complicar las cosas, una bronca en el set de rodaje provocó el abandono ¿despido? de Chevi Chase, que desaparecíó práctimente sin explicación en varios episodios.

Además de Chase como el abuelo Pierce Hawthorne, en esta temporada volvemos a ver a toda la banda formada por el egoista y ligón Jeff Winger (Joel McHale), la activista y estudiante de psicología Britta Perry (Gillian Jacobs), la madre del grupo Shirley Bennet (Yvette Nicole Brown), la inocente Annie Edison (Alison Brie), y el dúo dinámico formado por Abed Nadir (Danny Pudi9 y Troy Barnes (Donald Glover). Además de por supuesto el Decano Craig Pelton (Jim Rash) y Ben Chang / Kevis (Ken Jeong).

Y después de todas estas movidas, seguro que os estáis peguntando qué tal salió la temporada. Porque al final eso es lo importante. No lo que sucede tras las bambalinas, sino si el resultado final fue el que debería ser. Hay múltiples ejemplos de producciones en los que el director o los actores no se podían ni ver y el resultado son obras maestras.

Lamentablemente, no es el caso. Esta cuarta temporada de Community sigue siendo divertida y el carisma y la química de los personajes sigue estando ahí, pero se ha perdido algo, esa maravillosa locura que la convirtió en la “biblia” para el frikismo, homenajeando a Dungeons&Dragons en un episodio o a Doctor Who en otro, consiguiendo que todo encaje de forma maravillosa, algo que probablemente sólo Harmon podía transmitir a la serie.

No me malinterpretéis, vista como comedia sin más esta tercera temporada ofrece buenos momentos e incluso en los últimos tres episodios parece que consiguen recrear la magia de la anterior temporada. Pero siendo los mismos en pantalla, notas que no es lo mismo. Junto a estos últimos tres episodios, diría el 4×06 “Advanced Documentary Filmmaking” es el otro gran episodio de esta temporada, en el que Abed realiza un documental a partir de la búsqueda del grupo para averiguar si la “Changnesia” del señor Chang / Kevin es real o una nueva trampa del antiguo profesor.

Comparto el trailer de esta cuarta temporada:

 

Tras tres temporadas miticas, Community bajó a la tierra en esta cuarta temporada. Aunque sigue siendo una comedia muy divertida, la magia se perdió, quien sabe si para siempre. Tendré que empezar a ver la quinta temporada a comprobar si la serie consiguió remontar.

PUNTUACIÓN: 7/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de The Expanse temporada 4 (Prime Video)

Prime Video ha estrenado la cuarta temporada de The Expanse, una estupenda serie que combina la ciencia ficción espacial con la geopolítica. Dentro que me ha gustado, me ha parecido la más floja de las cuatro.

PUNTUACIÓN: 7/10

The Expanse es una serie de ciencia ficción creada por  Mark Fergus y Hawk Ostby basada en la serie de novelas escrita por James S.A. Corey, nombre tras el que se esconden  los escritores Daniel Abraham and Ty Franck. En un futuro cercano, la raza humana ha colonizado Marte y varias colonias situadas en cinturones de asteroides y se encuentra al borde de una guerra civil. Tras la aparición de una Protomolécula inteligente de origen extraterrestre, en esta cuarta temporada viajaremos más allá del portal donde se ocultan cientos mundos por explorar, y también misterios ocultos que pueden despertar con la llegada de los humanos.

La serie está protagonizada por Steven Strait como James Holden, el capitán de la nave Rocinante que estuvo en contacto con la Protomolécula. Los otros tripulantes de la Rocinante son Cas Anvar como el piloto marciano de la nave Alex Kamal, Dominique Tipper como Naomi Nagata, la ingeniera de origen cinturoniano y Wes Chatham como Amos Burton, mecánico y asesino cuando las cosas se tuercen.

En la Tierra encontramos a Shohreh Aghdashloo como la Presidente de las Naciones Unidas Chrisjen Avasarala, en Marte a la antigua marine licenciada con deshonor Bobbie Drape (Frankie Adams), y dentro del contingente cinturoniano, tenemos a Cara Gee como Camina Drummer,  la antigua jefa de seguridad de la Estación Tycho Station, y a David Strathairn como Klaes Ashford, un antiguo pirata reconvertido en jefe de operaciones cinturoniano. Y además, el fallecido detective cinturoniano Joe Miller (Thomas Jane) sigue apareciéndole a Holden.

Los nuevos personajes de esta cuarta temporada son Burn Gorman como Adolphus Murtry, jefe de seguridad de las fuerzas de la Naciones Unidas desplazado a Neo-Terra que entreará en conflicto con los cinturonianos allí asentados tras ser atacada su nave, Lyndie Greenwood como Elvi Okoye, una bióloga que ayudará a Holden a descrubrir los secretos del planeta, y Keon Alexander como Marco Inaros, un lider terrorista cinturoniano que no cree en la paz y buscará romper la tregua existente por todos los medios.

Esta cuarta temporada en muchos aspectos sirve de transición para el nuevo status-quo que entiendo, viendo los cliffhangers finales, vamos a ver desarrollados en la quinta temporada.

Por un lado tenemos al Rocinante, que se ha dirigido a través del círculo a un nuevo planeta que está siendo explotado por cinturonianos y al que la llegada de un destacamento de la Tierra convierte el asentamiento en un polvorín a punto de explotar.

Por otro lado, tras salvar la Tierra, Avasarala se enfrenta a una difícil reelección. Mientras Avasarala quiere mantener la cuarentena de los nuevos mundos hasta que hayan sido investigados exhaustivamente, su oponente quiere iniciar una nueva expansión que de ilusión a la gente.

En Marte Bobby intenta adaptarse a su nueva vida civil rechazada por todos. El conflicto llegará cuando descubra que estos portales han creado también un cisma en la sociedad marciana, y empieza a haber gente que intenta aprovecharse de ello.

Y en el lado cinturonianos, Drummer y Klaes Ashford realizan tareas de control del espacio del portal e intentan mantener la paz con la Tierra, a pesar de que facciones rebeldes siguen deseando mantener la guerra en marcha.

De estas cuatro líneas argumentales, la marciana es la más floja, y es una pena, porque el personaje de Bobby mola, pero hasta la sorpresa final, parecen los minutos de la basura (por usar un término baloncestístico) de cada episodio, al ser necesario mantenerla en pantalla ciertos minutos.

La idea central de la campaña electoral en la Tierra presenta un interesante dilema complejo para el que no exista una solución correcta o incorrecta, pero convierten a Avasarala en más desagradable de lo normal, como si fuera una ancianita alejada de la realidad, en lugar de la Presidenta de las Naciones Unidas. Dado que en cada episodio debe aparecer varias veces, algunas escenas hubieran podido ajustarse para no parecer estar contando lo mismo repetidamente.

Los cinturonianos se enfrentan a la amenaza del radical Marco Inaros y hay un giro a mitad de temporada que me pareció muy loco, pero neceario para hacer avanzar esta línea argumental. En todo caso, el cliffhanger final cambia las relaciones de poder, y promete que la próxima temporada alguien busque venganza, lo cual siempre está bien.

En el nuevo planeta, Holden tiene que enfrentarse a las revueltas entre cinturonianos y humanos mientras intenta descubrir el secreto de la Protomolécula que se encuentra activa en él. El Rocinante vuelve a ser el centro de la temporada y lo mejor de la serie. Quizá lo menos bueno es la forma en que convierten desde el minuto uno a Murtry en el villano de esta temporada cuando en el fondo fue atacado en primer lugar y tiene todo el derecho en comportarse como lo hace. Pero claro, sin un malvado humano parece que a la serie le va a faltar punch.

Es por esto que la serie a nivel general esté bien aunque muchos momentos parezcan un poco intrascendentes, quizá porque sean presentación de eventos que pueden ser claves en la quinta temporada. En todo caso, dado que no existen series como está ahora mismo en la televisión, sigo muy fan de The Expanse.

También es interesante comentar que el fichaje de The Expanse por Prime Video de Amazon parece que ha conseguido ampliar su presupuesto, de forma que ya ruedan en exteriores y los efectos siguen siendo más que correctos para una serie de televisión de este tipo, luciendo siempre con una notable producción.

Comparto el trailer de esta cuarta temporada:

Es genial poder disfrutar de una serie como The Expanse, incluso aunque esta cuarta temporada sea la más floja, que no mala, hasta la fecha. Sigo enganchado a esta serie y veré seguro una próxima quinta temporada.

PUNTUACIÓN 7/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

 

Sherlock temporada 4 – El final del camino

Tras muchos meses de espera, por fin pudimos ver este mes de Enero los 3 nuevos episodios que componen la 4ª temporada de Sherlock, la genial serie de la BBC emitida en España por Netflix, interpretada por Benedict Cumberbatch y Martin Freeman, y que ha sido creada y escrita por Steven Moffatt.

sherlock-season-4-photo-pic

Lo primero que creo necesario comentar es que estos episodios han tenido luces y sombras pero globalmente han resultado un buen entretenimiento. Aunque sin duda esta temporada ha sido inferior a las tres precedentes, que os recomendé hace unos meses. También es cierto que el nivel previo era demasiado alto e igualarlo casi una misión imposible. Además que la larga espera entre temporadas ha generado también unas enormes expectativas ante estos episodios que también ha jugado en su contra.

Tras el cliffhanger de la tercera temporada en el que Sherlock era desterrado de Inglaterra justo cuando el aparentemente fallecido Moriarty parece resurgir de la tumba, en esta que posiblemente sea la última temporada de la serie creo que los creadores y escritores han hecho un esfuerzo consciente de romper con todas las expectativas que tuvieramos a priori los espectadores, creando para ello las 3 historias más increíbles y «over-the-top» hasta la fecha.

A pesar del anunciado retorno de Moriarty, los tres episodios van a estar centrados en las familias de John Watson primero, y de Sherlock a continuación, dando una correcta sensación de cierre de la historia, al mismo tiempo que dejan la puerta abierta para que si quisieran, pudieran continuar la serie en un futuro.

sherlock-s4-poster-pic

Además, veremos en estos tres  episodios como las capacidades deductivas de Sherlock realizan hazañas increíbles. Literalmente. Esto hace que nuestro límite entre lo que es razonable o una locura de nivel máximo sea sobrepasado en varios episodios, sobre todo el segundo y el tercero. En función de si sobrepasan tus límites o si decides seguirles el juego, disfrutaras de los episodios o provocarán que desconectes.

Creo que estamos ante los últimos episodios de la serie. Aunque todo el mundo deja la puerta abierta a realizar nuevos episodios, incluidos Martin Freeman y Benedict Cumberbatch, la realidad es que las agendas de ambas estrellas están cada vez más ocupadas, lo que hace que sea casi un milagro que hayan podido rodar esta temporada. Por este motivo, el final de esta temporada da una buena sensación de cierre, frente a las tres anteriores en las que siempre nos dejaban con cliffhangers monumentales.

mezzanine_577

Globalmente, creo que esta cuarta temporada ha sido la peor de las cuatro, lo que no quiere decir que suspenda, ni mucho menos. Si tuviera que valorar de mejor a peor las cuatro temporadas, diría que el orden sería:

Temporada 2: Sobresaliente, casi Matrícula de Honor.

Temporada 1: Sobresaliente.

Temporada 3: Notable alto.

Temporada 4: Notable bajo.

sherlock_4-1_29

Comparto con vosotros el trailer de esta cuarta temporada, aunque como casi siempre, casi os recomendaría que no lo vierais:

Creo que hemos visto la última temporada de Sherlock, y globalmente diría que hemos visto una gran serie de televisión, que por su formato de películas de 90 minutos volveremos a visionar (y a disfrutar) una y otra vez.

PUNTUACIÓN 4ª TEMPORADA: 7/10