Archivo de la etiqueta: china

Crítica de The Wandering Earth, de Frant Gwo (Netflix)

The Wandering Earth es la gran película China de 2019. Basada en una novela de Cixin Liu y dirigida por Frant Gwo, es un must-see para todos los fans de la ciencia-ficción, y que podemos disfrutar gracias a su estreno en Netflix.

PUNTUACIÓN: 7/10

The Wandering Earth cuenta como la Tierra creó unos motores planetarios para escapar de la destrucción de un Sol en expansión. Años más tarde, cuando el planeta queda atrapado por la órbita de Júpiter, sólo un plan desesperado podrá salvar a la humanidad.

Frant Gwo ha dirigido y escrito el guión de esta película, que está basada en una novela corta de Cixin Liu, el famoso escritor chino de la excelente  Trilogía de los tres cuerpos, cuyas tres novelas, El problema de los tres cuerpos, El bosque oscuro y El fin de la muerte he reseñado en este blog.

The Wandering Earth ha sido un descomunal éxito de taquilla en China, recaudando casi 700 millones de dolares, hasta el punto de que es la segunda película más taquillera de la historia del país asiático. Este éxito ha provocado que Netflix adquiriera sus derechos para estrenarla en el resto del mundo, algo que tengo que agradecer ya que no hubiéramos podido verla de otro modo.

Empezando por lo más positivo, estamos ante una película de ciencia ficción con un concepto super imaginativo, contada de forma visualmente espectacular que creo que gustará a todos los fans de la ciencia-ficción.

El nivel de calidad del CGI y su diseño de producción  nos brinda un espectáculo que no tienen nada que envidiar a cualquiera de los últimos blockbusters americanos, a excepción de las películas de Marvel Studios. Y consigue crear una tensión creciente que está bien resuelta en su tramo final.

Sin embargo, hay que reconocer que esta película dista mucho de ser perfecta. Por un lado, los personajes son todos muy del gusto chino, de forma que para el standard europeo parecen ridículamente simples y sin matices, con unas motivaciones demasiado básicas.

Pero por otro lado, en el afán de crear un blockbuster igual que los americanos, parece que su fuente de inspiración haya sido Michael Bay y su desastrosa saga de Transformers, de la que parece que hayan copiado algunas escenas como la ascensión de una montaña aprovechando un edificio congelado, como en Transformers 3. Los personajes van y vienen, corren y gritan en medio de un desastre de proporciones bíblicas sin tener claro qué objetivo buscan conseguir, y al final sólo una serie de casualidades ayudan a que puedan cumplir su misión y salvar la tierra.

Por otro lado, hay un intento de crear un núcleo emocional centrado en la familia del Astronauta Liu Peiqiang, que tuvo que dejar en la Tierra a su padre e hijos, y que asiste a los problemas en la Tierra desde la estación espacial, mientras su familia intenta reiniciar uno de los motores planetarios. Por culpa de un montaje atroz, de nuevo muy al gusto chino, los momentos emotivos en los que los personajes recuerdan su pasado en familia están muy mal insertados en la película, rompiendo los momentos de máxima tensión y drama.

De cara a próximos blockbusters chinos, espero que pulan un poco más la historia y creen a personajes más reales con los que podamos empatizar, ya que fue imposible hacerlo con estos.

En todo caso, me alegro de haber podido verla en casa gracias a Netflix ya que esta película china jamás se hubiera estrenado en salas comerciales. Por películas como ésta, por muy imperfectas que sean,  queda más que amortizada mi suscripción.

Comparto el trailer de la película:

Al haberse estrenado en Netflix y poderse ver cómodamente en casa,  The Wandering Earth es un must-see para todos los fans del cine asiático y de la ciencia-ficción.

PUNTUACIÓN: 7/10

El problema de los tres cuerpos, de Cixin Liu

Gracias a mi hermano Fernando he podido leer esta novela de ciencia-ficción ganadora del Premio Hugo 2015, escrita por el autor chino Cixin Liu. El problema de los tres cuerpos es una novela muy interesante que funciona a varios niveles, no solo como ciencia-ficción sino como narración de algunos pasajes oscuros de la historia reciente China.

PUNTUACIÓN: 7/10

Algo está provocando que científicos en todo el mundo estén suicidándose al comenzar a fallar las leyes de la física que se creían inmutables. Ante estos sucesos, las autoridades chinas buscarán la ayuda de Wang Miao. Wang es investigador de nanomateriales y no tiene relación con los estudios teóricos de sus colegas muertos, lo que permitirá un punto de vista diferente. Wang conocerá a Ye Wenjie, una astrofísica represaliada durante la Primavera Cultural de 1967 en la que murió su padre, que parece tener la clave de los extraños sucesos.

Cixin Liu es uno de los más conocidos escritores chinos de ciencia-ficción, y su obra ha ganado 8 veces el Galaxy Award (equivalente chino del Hugo) y el Nebula chinos. Ingeniero de profesión, trabajó en una central eléctrica antes de poder dedicarse profesionalmente a la escritura. Aunque de enorme popularidad en China, era un completo desconocido internacionalmente hasta 2015, fecha en la que ganó el Hugo, que ha permitido que se obra llegue a España, editada por el sello Nova especializado en ciencia-ficción de Ediciones B del Grupo Z.

La novela me ha gustado y me ha sorprendido mucho. De hecho, os recomiendo que cuanto menos sepais de ella, mejor. Lo primero destacable es que una historia de ciencia ficción basada en contarnos multitud de elementos científicos y técnicos que no se hace pesada de leer. Esto ya de por si ya es destacable.

Pero aún lo es más la forma en que Liu nos da la clave de la historia, y es la importancia de la ciencia y los investigadores para conseguir que la raza humana sobreviva. En estos momentos de cinismo extremo en el que grupos ultras rechazan que exista el cambio climático y que esté afectando al planeta, o grupos ultrareligiosos rechazan la teoría de la evolución de Einstein, es importante resaltar que solo la ciencia puede salvarnos. No la religión, ni desde luego la regresión que gente como Trump parece proponer. Pero tampoco el extremismo de grupos científicos extremistas como naturistas que piensan que el planeta estaría mejor sin la raza humana.

Además, gracias al personaje de Ye Wenjie conoceremos de primera mano los efectos que la Primavera Cultural provocó en la sociedad China y como miles (o millones) de personas sufrieron esta deriva del régimen comunista en la que se llegaban a negar leyes científicas si se consideraba que contravenían algún precepto comunista. Una autentica locura. De esta forma, la novela funciona también como una pintura que retrata la China de hace solo 50 años.

Acabo de leer que Nova va a editar este próximo mes de Septiembre “El bosque oscuro”, la siguiente novela de esta serie. Así que esta lectura ha llegado en el momento justo, ¡mola!

PUNTUACIÓN: 7/10

John Carpenter (IV): Diversión en Chinatown

Esta semana acabo mi serie de artículos sobre la colaboración de John Carpenter y Kurt Russell, hablando de su tercer largometraje: Golpe en la pequeña China.  La película más divertida y positiva de la filmografía del director, es una joya para los aficionados al género de aventuras, con un toque fantástico que unía las películas de artes marciales con las de acción y efectos especiales.

Para entender uno de los motivos de mi especial predilección por esta obra, hay que entenderla en el contexto en que se realizó la película. Estamos en la mitad de los 80, y el Heroe de Acción se impone en las carteleras. Arnold Schwarzenegger, Sylvester Stallone o Chuck Norris se encuentran en la cima de su popularidad, estrenando en esas fechas Terminator (1984) y  Comando (1985), Rambo (1985) y  Cobra (1986) o Desaparecido en Combate (1984) y Delta Force (1986), respectivamente. Tipos duros, seguros de si mismos, son los mejores en lo que hacen, y lo que hacen implica matar a todo el que se mueva… sin el menor atisbo de sentido del humor o ironía. La filosofía del Reaganismo en acción!!

Además, Harrison Ford encarnó por segunda vez a Indiana Jones en Indiana Jones y el Templo Maldito  en 1984 con gran éxito, por lo que, en principio, el público seguía demandando obras de temática aventurera… ¿o no?

Golpe en la pequeña china (1986)

golpe en china

“-Como dice Jack Burton…

-Quién?

-Jack Burton…. Yo!”

Con esta película el director pudo cumplir otro de sus sueños, como era realizar una película de aventuras inspirada en el género de las artes marciales que tuvieron su apogeo en la década de los 70. La película fue una comedia, con toques de folklore chino ambientada en el Chinatown de San Francisco. El título español perdía gran parte de punch del original “Big trouble in little China” que ya dejaba intuir el planteamiento humorístico con el que el director se aproximó a esta obra.

Big-Trouble-In-Little-China 03

Jack Burton (Russell) es un camionero bocazas que llega a San Francisco justo a tiempo para acompañar a su amigo Wang Chi (Dennis Dun) al aeropuesto, ya que tiene que recoger  a su prometida Miao Yin (Suzee Pai), que llega desde China. Al llegar al barrio chino, la banda de Los Señores de la Muerte secuestran a Miao Yin, lo que provoca una persecución que lleva a Jack y a Wang al mundo secreto que existe en el subsuelo de San Francisco. Allí descubren que Lo Pan (James Hong) un poderoso mago de épocas antiguas quiere casarse con Miao Yin, para así acabar con una antigua maldición que pesa sobre él y le impide recobrar su forma física mortal.

big-trouble-little-china

Miao Yin tiene ojos verdes, un rasgo muy poco común en un chino, y es la cualidad necesaria para romper la maldición. Lo Pan cuenta con la ayuda de los “Tres Tormentas”, Trueno, Lluvia y Relámpago, unos seres superpoderosos, así como el de las bandas criminales de Chinatown.

big-trouble-little-china 02

Con la ayuda de Egg Shen (Victor Wong) un mago blanco que se opone a Lo Pan y Gracie Law (Kim Cattrall), una abogada de ojos verdes que trabaja en el barrio, preparan el rescate de Miao Yin, lo que provoca una explosión de humor, grandes coreografías de artes marciales con unos geniales efectos especiales con algún toque freak, y en resumen, una de las películas “palomiteras” más disfrutables de ésta década.

china 5

Kurt Russel no quería participar inicialmente en esta película, hasta que entendió que podía dar un enfoque diferente, que no sería un heroe de acción tradicional. Para él, Jack Burton era un pringado que se cree Indiana Jones, pero se ve envuelto en situaciones para los que no está preparado y que claramente le sobrepasan. En su actuación ironiza y se rie en muchas ocasiones de la figura del “Heroe Invencible” que dominaban la cartelera de la época. Jack es gracioso y sobrado, tiene mucho menos sex appeal de lo que él se cree, falla, incluso se desmaya en un momento del rescate, no despertándose hasta que la acción prácticamente ha concluido… Como el propio actor indicó, es como si el compañero de un superhéroe pensara que él es protagonista de la acción, cuando todo el peso lo lleva el otro, en este caso el personaje de Wang.

chine 2

Además, interesante es también su profesión, camionero, un trabajo que desde el inicio le coloca como persona del montón, no como otras profesiones de “prestigio” como policía, soldado o arqueólogo… que se veían habitualmente en las películas de género de acción.

Todo ello contado desde un punto de vista irónico y gracioso, y que tuvimos que esperar 2 años más para volver a ver, al estrenarse Jungla de Cristal (Die Hard – 1988), que  inauguró un nuevo tipo de película de acción, más irónica, y con un protagonista falible, que se equivoca a menudo… Personajes y géneros que en parte son deudoras de ésta obra.

Actualmente, estamos muy acostumbrados a la mezcla de acción y efectos especiales, sobre todo desde Matrix (1999) o Tigre y Dragón (2000). Pero en los 80, las películas eran “monotemáticas”, por decirlo de alguna forma. Las artes marciales aún estaban de moda, pero sobre todo en obras de bajos presupuestos, muy lineales y previsibles… En 1986, nadie había realizado una unión de estos géneros a este nivel: aventuras, comedia, artes marciales y cuento de terror chino… Y tardamos un década en volverlo a ver en películas de gran presupuesto.

Lamentablemente, quizá por esta mezcla de géneros o por el toque de comedia, la película no encajó con el gran público, y solo recaudó 12 millones a partir de un presupuesto de 25. Ésto, unido a los numerosos problemas en la producción y rodaje de la película provocaron una gran desilusión en Carpenter, que decidió nunca más trabajar con un gran estudio de Hollywood, en este caso la 20th Century Fox. Y es que Carpenter está muy orgulloso de esta película, de la que no cambiaría ni una coma, pero culpa al estudio de muchos de los problemas a los que se enfrentaron.

BigTroubleInLittleChina

Y es que la Fox solo encargó está película a Carpenter por su fama de director rápido y que podía trabajar con presupuestos ajustados, ya que querían competir con la comedia del por entonces super-estrella Eddie Murphy, el “Chico de Oro”, que se estrenó ese mismo año, y que tenía una temática similar, al tratar aspectos de la cultura Tibetana. Pero claro, “Golpe…” tenía que estrenarse antes, lo que provocó una pre-producción veloz y un rodaje de infarto en 15 semanas, además de un estreno en competencia directa con la que fué uno de los títulos más importantes de ese año “Aliens”, de James Cameron, lo que claramente perjudicó su carrera comercial.

En lo que respecta a la producción de la película, el guión original estaba ambientado a finales de siglo XIX, y fue totalmente reescrito por W.D. Richter, amigo de Carpenter, para situarlo en la época actual. Sin embargo un conflicto de la 20th con los guionistas originales, resultó en que el trabajo de Richter no fuera reconocido en el film, provocando un gran enfado al director.

Además, Carpenter tampoco quedó satisfecho ni con el presupuesto con el que contaba (25 millones) ni con los efectos especiales realizados por la empresa Boss Film Studios, que solo tuvieron 2 millones para trabajar, motivo por el que varias escenas de acción del guión original tuvieron que ser eliminadas, no llegando siquiera a rodarse.

eyeball

Pese a todo lo anterior, esta obra es altamente disfrutable por si misma incluso en la actualidad. Sin embargo, estos problemas en la producción motivaron que Carpenter abandonara Hollywood, lo que supuso un cambio importante para toda su obra posterior, al verse a partir de ese momento limitado a presupuestos más modestos de serie “B”, y a tener que buscar su propia autofinanciación.

En mi próximo artículo, comentaré la segunda película de la Trilogía del Apocalipsis,”El Señor de las Tinieblas (1987), en la que Carpenter vuelve a ponerse serio ante la llegada del Anti-Cristo…

prince of darkness