Archivo de la etiqueta: Joe Kelly

Reseñas Express: The Equalizer 2, I kill giants, Fahrenheit 451

Ya estamos en septiembre y parece que el verano se nos va de las manos. Voy a comentar en formato de reseñas express tres de las últimas películas que vi en cine, Netflix y HBO respectivamente, y que lamentablemente no han sido todo lo buenas que me hubiera gustado.

THE EQUALIZER 2, de Antoine Fuqua.

¿De qué va? Robert McCall (Denzel Washington) garantiza una justicia inquebrantable para los explotados y oprimidos, pero ¿hasta donde llegará cuando se trate de vengar a alguien a quien ama?

Valoración: Equalizer (2014) fue una notable película de acción adulta en la que Denzel adquiría otra cualidad en pantalla además de ser un gran actor: ser el p#$@ amo que machacaba a la mafia rusa y ayudaba a sus vecinos en peligro. El éxito de la película hizo obligatoria esta secuela que nos llega 4 años más tarde, con un Denzel con 63 años. Esto es ya uno de los problemas, ya que no puede realizar todos los stunts de la película, como sí realizó en la primera.

Sin embargo, la edad de Denzel no sería un problema si el guión fuera tan compacto como el anterior, cosa que lamentablemente no sucede. La primera parte está muy bien porque sigue el esquema de la anterior, ya que McCall trabaja ahora en un Cabify y va ayudando a gente con la que se encuentra, además de a los vecinos de su edificio.

Sin embargo, a partir de la muerte de su amiga Susan (Melissa Leo) por parte de un grupo paramilitar, la película muta a una película de venganza de Stephen Seagal… pero una de las malas (¿hay alguna buena?) Primero hay un ridículo intento de crear misterio sobre quien es el asesino cuando desde el primer momento todos sabemos que el culpable es Pedro Pascal. De hecho, McCall ni siquiera explica como lo sabe, lo sabe porque es el p#%@ amo y con eso basta.

Todo lo bueno de Equalizer salta por los aires en el nefasto climax final, en el que McCall se enfrenta desarmado en un pueblo costero en medio de una tormenta contra 4 experimentados black-ops, y les vence sin despeinarse. Para hacer las cosas más ridículas, en lugar de desplegarse 2 a 2 para cubrirse las espaldas, los black ops se separan y entran solos en diferentes casas para que McCall pueda matarles de formas imaginativas en la peor tradición de las películas malas de serie B desde Charles Bronson. Y encima McCall sólo ha matado a los sicarios, el jefe que ordenó los asesinatos sigue libre, y a McCall no parece importarle demasiado. Como digo, un despropósito.

The Equalizer 2 ha sido una decepción, si lo llego a saber me quedo en casa viendo en Netflix la primera, que esa si que era buena.

Puntuación: 5.5/10

 

I KILL GIANTS, de Anders Walter (Netflix).

¿De qué va? Barbara Thorson se esfuerza por salir adelante en su vida y para ello escapa a través de la fantasía. Película de 2017 basada en el comic de Joe Kelly y Ken Niimura, editado en EE.UU. por Image Comics entre 2008 y 2009. Visionado gracias a mi suscripción a Netflix.

Valoración: Por ir directo al grano, el único problema de esta película es que su argumento es muy, muy similar al de “Un monstruo viene a verme”, película de J. A. Bayona estrenada en 2016 a partir de la novela de Patrick Ness de 2011. Entiendo que ambas historias son diferentes y no se trata de que una obra copiara a la otra, pero lo cierto es que aunque I kill giants fue creada antes en papel, al estrenarse después que la película de Bayona todo te suena y parece que, con ligeras variaciones, ya lo has visto. Con el añadido que Un monstruo viene a verme tenía un presupuesto de serie A y unos brillantes efectos mecánicos y digitales, mientras que I kill giants lamentablemente juega con un presupuesto de película indy con unos efectos totalmente inadecuados.

Una vez salvado este gran problema, hay que decir que la película es muy emotiva y toca las teclas adecuadas hasta llegar al convincente climax final. Las niñas Madison Wolfe e Imogen Poots lo hacen genial, no tanto Zoe Saldana, cuyo personaje mantiene una monotemática pose de tristeza durante toda la película que igual no era necesaria, como si hiciera falta reafirmar que esto es un drama.

En todo caso, aún lo siendo redonda, creo que es una buena película que consigue transmitir todo el sentimiento y que perfectamente se puede ver un lunes por la noche en casa, mucho mejor que perder el tiempo con el enésimo reality de las cadenas generalistas.

Puntuación: 6.5/10

 

FAHRENHEIT 451, de Ramin Bahrani (HBO).

¿De qué va? La trama gira en torno a Guy Montag (Michael B. Jordan), un bombero en un mundo distópico encargado de quemar los libros por orden del gobierno. Un día conoce a Clarisse McClellan (Sofia Boutella), una chica que vive al lado de su casa, la cual le hace reflexionar acerca de si es feliz o no. Confuso, sobre si los libros son buenos o no, decide robar uno cuando van a quemar una casa. Días más tarde Clarisse desaparece. Nueva adaptación del clásico de la ciencia ficción distópica de Ray Bradbury.

Valoración: Basada en el clásico de Ray Bradbury de 1953, está dirigida por Ramin Bahrani e interpretada por Michael B. Jordan y Michael Shannon.

Como película que cuenta una historia, le falta punch e intensidad dramática, de forma que aunque entretiene, la siento como una pequeña decepción.  Ahora bien, me ha parecido espectacular como comentario de la sociedad en que vivimos, precisamente lo que la ciencia ficción anticipatoria debe ser.

La novela nació a consecuencia del McCarthismo que intentaba imponer una visión única del mundo libre frente a la amenaza del comunismo. Además, la novela hacía una crítica directa hacia la televisión y consideraba que iba a crear tontos que no podrían concentrarse lo suficiente para leer un libro. En este aspecto el cambiar TV por Facebook es lógico y demuestra que Bradbury no iba nada desencaminado hace 65 años.

La película acierta al adaptar la idea básica de la novela al mundo actual de las redes sociales en que lo importante es ser feliz y no pensar demasiado, escuchando solo aquello que queremos oír. Un mundo en que la reflexión y tener opinión propia es inmoral e ilegal. Lamento decir que aunque pudo ser una gran película, al final se queda en la superficie de temas de máxima actualidad como la renuncia a nuestra libertad a cambio de más seguridad o como los fascismos empiezan por negar las opiniones diferentes o las ideas polémicas.

Hay elementos muy poco sutiles como adaptar sloganes de Trump o que todos los bomberos excepto Michael B. Jordan sean hombres blancos que no eran necesarios para resaltar el mensaje clave: Nosotros hemos provocado esto, al dejar que nos vendieran lo que pediamos: felicidad e individualismo. Para transmitir el mensaje de que nuestra sociedad debe despertar frente a unos poderosos que nos quieren dóciles y emplean para ello a las redes sociales no hacía falta poner al hombre blanco de enemigo, por ejemplo.

Por otro lado, la película está tan preocupada en transmitir esta idea central que se olvida de dar personalidad o justificación a las acciones de los protagonistas Michael B. Jordan y Michael Shannon. Descubrí después del visionado que el director Ramin Bahrani, que también escribió el guión junto a Amir Naderi, cambia y omite datos clave de la novela sobre el personaje de Montag (Jordan) que provocaban su evolución respecto a las ideas que siempre había defendido. Esto hace que entienda el por qué me parecieron personajes vacíos, es que lo estaban.

Por otro lado, vi Fahrenheit 451 tranquilamente en mi salón gracias a mi suscripción a HBO. Dado que no me ha costado dinero verla al no ir al cine, no considero que haya perdido el tiempo, gracias a los temas que trata, que están de máxima actualidad.

En resumen, Farhrenheit 451 me ha gustado menos de lo que esperaba dado el material de base y los actores implicados, pero sí me ha provocado una reflexión, que supongo era el objetivo final de la película. En ese aspecto, ¡misión cumplida!

Puntuación: 6.5/10

 

Aquí termino, en la próxima entrada del blog seguiré con este formato de reseñas express para comentar algunos de los últimos comics independientes que he leído.

¡Saludos a todos!!

Deadpool, los superhéroes son algo muy serio

Deadpool es una divertida película basada en un personaje de los comics Marvel que está significando un enorme éxito comercial para Fox, que ni ellos mismos esperaban.

tumblr_nyp4u2bY1J1ram2moo1_1280

El personaje, Wade Wilson “Deadpool”, fue creado por Rob Liefeld y Fabian Nicieza en 1991 en la serie New Mutants, perteneciente a la franquicia de los X-Men. El personaje, que en seguida consiguió el apodo de “Mercenario bocazas”, era una mezcla un poco rara entre Spiderman y Lobezno: Sus poderes mutantes curativos le convertían en virtualmente indestructible, pero estaba mentalmente perturbado y se pasaba todo el rato haciendo chistes, incluso en situaciones mortalmente serias.

Deadpool-origins-New-Mutants-98

Liefeld recuperó al personaje brevemente en su nueva serie X-Force  antes de abandonar Marvel para fundar Image Comics. En ese momento el personaje aún era un diamante en bruto esperando ser pulido. Tras años de numerosas apariciones como invitado en multitud de series, unas veces como héroe otras como villano, en 1997 Marvel le dió una serie propia, guionizada por Joe Kelly y dibujada por Ed McGuinness.

Esta colección y estos autores fueron los que pulieron sus rasgos más característicos: Su locura controlada, el romper la 4ª pared y hablarnos directamente a los lectores, y sobre todo, el hecho que debajo de esa fachada chiflada se ocultada un héroe traumatizado por la tortura y el dolor sufrido en su pasado.

Deadpool-Bad-Blood-cover-art

En estos 25 años, la popularidad de Deadpool ha crecido exponencialmente, convirtiéndose en uno de los personajes que más interés despiertan entre los aficionados, como puede comprobarse con todos los cosplays que pueblan las convenciones americanas de comics. Era solo cuestión de tiempo que Fox, la tenedora de los derechos de los personajes mutantes de Marvel, se fijara en él para una adaptación cinematográfica.

En el actual mundo de lo políticamente correcto, películas como Deadpool son muy de agradecer, rompiendo lo tradicional para contarnos una historia sangrienta, gamberra y desquiciada. Y para hacer justicia al personaje solo podía rodarse con una recomendación R, que no recomienda la entrada a menores de 18 años .

Y precisamente esta clasificación para adultos, que es uno de los principales motivos del éxito de la película ya que permitió trasladar correctamente el tono y el espíritu del personaje, es lo que hizo que durante años la película estuviera parada sin que el estudio le diera luz verde. Y solo a partir del clamor popular que se originó cuando se filtró en Internet una escena de prueba, la primera batalla en la autopista, Fox se atrevió a dar el OK a la producción. Pero con un presupuesto mínimo para que en caso de que la película no fuera un éxito las posibles pérdidas se minimizaran.

ryan-reynolds-tim-miller-deadpool-movie-image

La película es un éxito por que es honesta con el espíritu del personaje y ofrece al espectador justo lo que promete, una película repleta de cachondeo y diversión sangrienta. Y si para hacer una buena película de Deadpool hay que reirse de todo el que se ponga por delante, incluido su protagonista, pues eso es lo que toca.

Lo que nos lleva a uno de las principales cualidades de la película, su protagonista Ryan Reynolds, que sin duda ES Deadpool. Es alucinante ver como el actor canadiense se ha sobrepuesto a varios batacazos en taquilla (Green Lantern, R.I.P.D., X-Men Orígnes: Lobezno), todos ellos basados en tebeos, y ha conseguido levantar este producción gracias a la fe en el personaje, con un guión de Rhett Reese y Paul Wernick, que lo tralada perfectamente del papel al celuloide.

El director Tim Miller realiza su debut en la dirección con Deadpool, y realiza un trabajo más que correcto, sobre todo teniendo en cuenta el presupuesto con el que contaron, menos de la mitad de los 120 millones que costó Lobezno: Inmortal.  Miller, co-propietario de una empresa de efectos especiales y animación por ordenador, había realizado varios cortos animados y títulos de crédito para películas como Millenium de Fincher o Thor: El Mundo Oscuro, lo que a priorí era un curriculum un poco corto, pero lo cierto es que consigue un éxito sin paliativos, brillando sobre todo en las escenas de acción, en especial en la pelea inicial en la autopista.

DEADPOOL Wade Wilson (Ryan Reyonlds) and new squeeze Vanessa (Morena Baccarin) trade some pointed barbs, in DEADPOOL. Photo Credit: Joe Lederer TM & © 2015 Marvel & Subs.  TM and © 2015 Twentieth Century Fox Film Corporation.  All rights reserved.  Not for sale or duplication.

Creo necesario comentar que yo nunca fui muy fan de Deadpool en los comics, ni me ha encajado nunca ese tipo de sentido del humor desquiciado que parece encantar a los adolescentes actuales. Así que aunque la película me gustó, no flipé con ella, en parte supongo porque no soy su público objetivo para comenzar.

Algunos chistes son muy buenos, pero la mayoría me dejaron frío. Y eso que hay muchas paridas en los 100 minutos de película y llegan una detrás de otra como si las dispararan con una uzi. Y de todas ellas, las bromas autoconscientes de si mismos son las mejores. La forma como se ríen del Ryan Reynolds actor, de sus fracasos anteriores en películas como Green Lantern, y de otros actores con Hugh Jackman (Lobezno) son super originales y molan mucho. Al igual que cuando se ríen de la propia película, que la han terminado con 4 duros y no tenían presupuesto para más que 2 miembros de los X-men, Coloso y Negasonic Teenage Warhead.

deadpool-gallery-03

Siendo un poco crítico con la película, la parte de historia de amor y su origen con experimentación incluida bordean lo peñazo y es una historia muy genérica. Tim Miller es muy inteligente con el montaje, al intercalar esta partes más serias en los momentos de acción más divertidos, porque si no la película hubiera quedado cortada en 2.

Y es una pena que posiblemente por falta de pasta, la mejor escena de la película sea la que ya conocemos de la autopista, que ya vimos en el screen test footage filtrado a internet, o los trailers, y que vemos en los primeros minutos. Aunque la verdad es que la escena está muy bien construida y funciona perfectamente en pantalla grande.

Además, aún siendo una película R, también me llamó la atención que a pesar de lo que dice Wade repetidamente a lo largo de la película, Deadpool SI es un héroe.  Empieza siendo un soldado (cumple con su deber), luego es un mercenario freelance pero solo se mete con los malos, y luego se venga de los que le torturaron, que obviamente se merecen la muerte. Pero no hay ningún dilema o ambigüedad moral, como sí lo hay en los comics, donde sin ir más lejos nació como un villano luchando contra los Nuevos Mutantes. Supongo que a pesar de todo, no se atrevieron a ir más allá en la historia.

Deadpool (Ryan Reynolds) pauses from a life-and-death battle to break the fourth wall, much to the dismay of his comrades Negasonic Teenage Warhead (Brianna Hildebrand) and Colossus (voiced by Stefan Kapicic).

Ante los agoreros del apocalypsis que llevan tiempo pregonando que el fin de las películas de superhéroes está próximo, Deadpool es un puñetazo en la boca a todos esos críticos de pacotilla que no saben de lo que hablan. Mientras hayan autores dispuestos a ofrecer nuevas historias narradas de forma original que reinventen este tipo de películas, el género de los super-héroes seguirá gozando de muy buena salud.

Las únicas películas que deberían estar en peligro de extinción son las malas películas, las que nos toman por idiotas con un guión de vergüenza ajena, o aquellas que toman un personaje de comic y en lugar de centrarse en lo que lo hizo popular en primer lugar, su “esencia”, deciden cambiarlo todo para crear “su” historia. Me vienen a la cabeza la última película de los 4 Fantásticos, por ejemplo. Todas esas ya pueden desaparecer, y cuanto antes lo hagan mejor.

No hay duda que muchos ejecutivos, productores y directores de Hollywood deben creerse más listos que los autores de comics y editores que han creado estos personajes. Y así les va. Pero deberían entender que los comics son un contenedor de multitud de personajes y géneros, y lo que a un personaje le funciona probablemente no sirva para otro, que no existe una fórmula mágica ni un método de éxito, más allá de tomarte a los personajes muy en serio para entender de verdad qué es lo que les hace únicos y originales, para comprender como trasladarlo a la pantalla.

Y a lo mejor resulta que una comedia R es lo necesario para que Deadpool, el caso que nos ocupa, triunfe. Pero eso no significa que a partir de ahora haya que hacer todas las películas de superhéroes para adultos, porque demostrará que, de nuevo, los ejecutivos de Hollywood no habrán entendido nada.

Comparto a continuación el trailer de la película, que transmite perfectamente el tono de lo que vamos a encontrar:

Deadpool ofrece justo lo que promete, 100 minutos de diversión bestia y sin complejos. Y solo por eso, y si te gustan las películas de acción que no parezcan fotocopias de otras miles ya vistas, deberías ver Deadpool.

Puntuación: 7/10