Archivo de la etiqueta: comedia

Crítica de The Disaster Artist, de James Franco

The Disaster Artist va a ser una de las películas más importantes del año 2018. Dirigida e interpretada por James Franco, esta comedia con toques dramáticos narra la historia real de cómo el excéntrico Tommy Wiseau realizó la que que para muchos es una de las peores películas de la historia en 2003, The Room, que ha alcanzado desde entonces la categoría de película de culto.

PUNTUACIÓN: 9/10

The Disaster Artist es una comedia sobre dos inadaptados en busca de un sueño, Tommy Wiseau (James Franco) y su amigo Greg Sestero (interpretado por Dave Franco, hermano de James). Aspirantes a actores, cuando el mundo los rechaza, deciden hacer su propia película, un film maravillosamente espantoso gracias a sus momentos involuntariamente cómicos, sus tramas dispersas y sus terribles interpretaciones.

El guión es obra de Scott Neustadter y Michael H. Weber a partir del libro de Greg Sestero y Tom Bissell “The Disaster Artist: My Life Inside The Room, the Greatest Bad Movie Ever Made”. Sestero fue protagonista de todo el rodaje junto a Wiseau, y es parte esencial de la película.

The Disaster Artist ha ganado la Concha de Oro del Festival de San Sebastián y ha cosechado enormes alabanzas por parte de la crítica, alabanzas que comparto completamente.

Hace años que no me reía tanto viendo una película. Solo por eso ya merece la pena ver The Disaster Artist. Pero es que además, James Franco realiza una alucinante transformación para convertirse en Tommy Wiseau, un alucinado personaje que se creía que era el no va más y que era totalmente patético. Franco cambia completamente su voz y sus movimientos en pantalla para fusionarse con el personaje en el que se inspira. Soy muy partidario de ver siempre que se pueda todas las películas en Versión Original, y en este caso más que nunca. Por muy buen doblaje que se haga, es imposible que puedan trasladar al castellano las numerosas inflexiones y locuras idiomáticas de Franco / Wiseau.

La película cuenta como Tommy y Greg se conocen, se hacen amigos y deciden mudarse a Los Angeles para perseguir su sueño de ser actor. Algo para lo que claramente se vió que no valían. Esta primera parte está cargada de momentos a cual más divertidos, pero la cosa adquiere otro nivel cuando asistimos al rodaje de The Room, la película escrita, producida y dirigida por Wiseau, gracias a su fortuna.

Wiseau era tan megalomaníaco que hizo que se grabara casi todo para poder hacer un making-of de la película cuando recibiera las alabanzas del público, cosa que no se produjo. Incluso alquiló un cine de Los Angeles durante dos semanas para que la película estuviera en pantalla el tiempo suficiente para que la Academia de Cine pudiera tenerla en cuenta de cara a los Oscar. Increíble pero cierto. Y solo tras el visionado repetido del público entendió que había creado una película de humor involuntario, cuando quería hacer un drama.

Gracias a las grabaciones durante el rodaje y al propio libro de Sestero, sabemos que el 90% de todo lo que vemos en esta película sucedió realmente, lo que lo hace aún más impresionante.

La película tiene un claro paralelismo con Ed Wood, la genial película de Tim Burton de 1994 sobre la figura del director de Plan 9 from outer space (1959), y que se centró además en la relación de Wood con el mítico Bela Lugosi.

La diferencia es que a pesar de ser un personaje “extraño”, Ed Wood fue un amante del cine en una época, los años 50 y principios de los 60, en la que la falta de medios era suplida con imaginación y mucha ilusión. En este momento histórico clave para el cine en general y para los géneros de la ciencia ficción y el terror en particular, Ed Wood realizó numerosas películas, la mayoría de ellas malas.

Tommy Wiseau es un personaje penoso que no sabe nada de cine más allá de pensar que él podía ser un gran actor porque sí. Y que igualmente sin tener ni idea de nada escribió, produjo y dirigió una película penosa pensando que era super dramática y que el público la amaría. Pensado friamente, el nivel de patetismo es brutal.

Sin embargo, aunque The Disaster Artist tiene detalles dramáticos cuando Wiseau empieza a entender que no es tan bueno como él pensaba, en general el tono es de comedia alocada centrada en la relación de dos amigos, uno extremadamente excéntrico y el otro, un chaval normal que se debate entre romper el sueño de su amigo y enfrentarle a la realidad, o dejar que el sueño se haga realidad.

Aunque la película es espectacularmente divertida y recomendable, si tuviera que ponerle un pero sería a la propia figura de Wiseau y como la película contribuye, aunque sea señalando su incompetencia y extravagancia, a fomentar su status de estrella freak de culto.

Porque al final Wiseau es un millonario que no sabemos de donde sacó su fortuna y que financió de su bolsillo la filmación de una película horriblemente mala. Aunque The Disaster Artist nos enseña a dos personas que persiguen su sueño de ser actores, no lo consiguen por su esfuerzo o su trabajo duro, sino por el dinero de papaíto. O de la mafia rusa, vete tú a saber.

Incluso a pesar de haber disfrutado de una película tan divertida, reflexionando sobre ella tras verla, los paralelismos entre Tommy Wiseau y Donald Trump se me hicieron muy evidentes, lo cual me hizo pensar que igual no es tan buena idea glorificar a este tipo de personajes.

Cada diálogo de Wiseau interpretado por Franco es tronchante, pero me queda la duda sobre quién es él realmente. ¿Es una persona que fue indemnizada tras sufrir un accidente de tráfico? ¿El hijo de un millonario, quien sabe si americano o proveniente del extranjero? ¿Puede ser que Wiseau sufra algún tipo de retraso mental que sea lo que provoca su extraño comportamiento y su forma de expresarse? No tengo ni idea de cual es la respuesta, la verdad, pero igual que no me gusta el famoseo de Gran Hermano y celebrities como las Kardashian cuya única actividad es ser famoso, no me gustaría que se glorificara este tipo de personajes o se convirtieran en la inspiración de alguien por algún extraño proceso mental.

Comparto a continuación el primer teaser de la película que es desternillante.

The Disaster Artist es una película sorprendentemente divertida que creo que veré una y otra vez, y que estoy seguro que será considerada una película de culto por sus numerosas cualidades, no como The Room, que lo es muy a su pesar, al ser considerada como la “mejor peor película de la historia”.

PUNTUACIÓN: 9/10

 

Dos buenos tipos, la comedia del año

A veces tienes ganas de ver una película pero por un motivo u otro no puedes verla en el cine y te quedas con el gusanillo todo el año. Eso es lo que me pasó con Dos Buenos Tipos (The nice guys), película escrita y dirigida por Shane Black, e interpretada increiblemente por Russell Crowe y Ryan Gosling. Y ahora, gracias a mi suscripción a Movistar+ pude verla por fín, y me ha parecido un peliculón y sin duda la mejor comedia de 2016.

null

Dos buenos tipos es una película ambientada en Los Angeles de 1977. El detective Holland March (Ryan Gosling), que pasa por una mala racha tras la muerte de su mujer, y el “arreglador” Jackson Healy (Russell Crowe), un personaje atormentado por un oscuro suceso de su pasado cruzarán sus pasos investigando cada uno por su lado la desaparición Amelia (Margaret Qualley) hija de la Fiscal del Distrito (interpretada por Kim Basinger). Ayudados por la hija adolescente de Holland, Holly (Angourie Rice, en un papel brutal y un verdadero descubrimiento), formarán un equipo por el que pocos apostariamos.

Como en toda buena “buddy-movie”, los dos protagonistas son antagónicos y no tienen nada en común, pero verán como trabajando en común se complementan y forman un gran equipo. Y en este caso tenemos

null

Si. Este argumento efectivamente no difiere mucho del de miles de películas de parejas de policías que se entrenan todos los años. Pero aqui tenemos a Shane Black, guionista de Arma Letal 1 y 2 (1987 y 89), El último boy-scout (1991) o The long kiss good-bye (1996), y que prácticamente inventó el concepto de las buddy-movies.

Shane Black ha escrito Dos tipos buenos en colaboración con Anthony Bagarozzi, y es una película super entretenida y que juega con jugar con muchos conceptos trillados, pero aplicándoles su filtro personal que hacen que todas las escenas sean increiblemente divertidas y a la vez, consigue sorprender al espectador con los numerosos giros que vemos a lo largo de la película.

Lo único malo de esta excelente película es que no consiguió llamar la atención del espectador y ha pasado más bien desapercibida. No se si es la mezcla de géneros, al ser una comedia de detectives con una pizca de drama, lo que hace que sea más difícil de “vender” al gran público. O que los espectadores actuales prefieren la seguridad de lo conocido antes que probar cosas nuevas.

De hecho, esto mismo ya le pasó a Black con Kiss, kiss, bang, bang, su debut en la dirección en 2005, una película genial para recuperar, que fue también un fracaso de recaudación. La realidad es que si Black ha podido escribir y dirigir esta película ha sido por el monumental éxito que tuvo Iron Man 3, dirigida por él gracias a su colega Robert Downey Jr., al que Black contrató como protagonista en Kiss, kiss, bang bang cuando nadie le daba trabajo debido a su adicción al alcohol.

Black ha manifestado que podría estar toda la vida escribiendo a estos personajes, y a mi me gustaría, pero la realidad de la taquilla igual nos impiden disfrutar de nuevas peripecias del dúo Crowe-Gosling.

(De izquierda a derecha) Shane Black, Ryan Gosling y Russell Crowe, en el rodaje de ‘Dos buenos tipos’. Autor: Daniel McFadden / Warner Bros

Lo cierto es que la película triunfa por el carisma y conexión de sus protagonistas, que se compenetran perfectamente y entienden que lo mejor para la película era dejarse llevar y disfrutar, algo que se nota en cada fotograma.

Ryan Gosling es sorprendentemente divertido, algo que yo al menos no esperaba, y protagoniza la mayoría de locuras de la película, pero deja entrever el dolor por la pérdida de su mujer, que intenta ahogar sin mucho éxito con el alcohol.

Russell Crowe es sin duda el que se nota que mejor se lo ha pasado. El actor australiano empieza a estar mayor y un poco de vuelta de todo. Por eso aunque es el tío duro de la película, exhibe con orgullo su barriga cervecera, no tomandose a su personaje demasiado en serio.

La hija de Gosling en la película,  Holly, (Angourie Rice), es la perfecta tercera en discordia, y tiene también varios momentos geniales en la película, además de demostrar que tiene mejor entendimiento que su borracho padre. Entre los tres, forman una perfecta familia disfuncional.

Comparto el trailer de la película:

Dos buenos tipos me ha encantado, hizo que pasara dos horas geniales partiéndome de risa con las situaciones increibles que viven los protagonistas. El creador de las buddy-movies demuestra tener las ideas muy claras de como entretenerme.

Por todo esto, os la recomiendo sin dudarlo un segundo.

PUNTUACIÓN: 8/10

 

Kingsman, punkarradas al servicio de su majestad

Después de una serie de películas “serias”, tenía ganas de ver una película divertida y gamberra, y Kingsman: Servicio Secreto, la nueva película del director y guionista Matthew Vaughn (X-Men: First Class, Kick-Ass, Stardust, Layer Cake) ha cumplido perfectamente su función, siendo una película tremendamente entretenida.

Longa de suspense com grande elenco chega às telas em breve

Kingsman: Servicio Secreto es una adaptación del comic del mismo título obra de Mark Millar y Dave Gibbons, comic del que el propio Vaughn es co-argumentista. Y como ya pasó en Kick-Ass, esta película mejora considerablemente el tebeo del que se inspira. Da la sensación de que el tebeo es usado como argumento general a partir del cual Vaughn, ayudado por Jane Goldman, ensamblan una buena película, ya que no solo cambia para bien muchos elementos del comic (como es el parentesco de los protagonistas), sino que tira a la basura los elementos más freaks que no funcionarían en cine (la escena inicial con Mark Hammil), creando una película con detalles muy bestias, pero que puede gustar a un público más ámplia.

kingsman-the-secret-service-colin-firth-suits

Os estareis preguntando, ¿qué nos cuenta Kigsman?

Kingsman es una actualización de las películas de espías tipo James Bond que intenta dar un toque más fresco y actual a este tipo de películas. El concepto nació cuando el dúo Millar-Vaughn se preguntaron durante el rodaje de Kick-Ass como James Bond llegó a convertirse en el super-espía que vemos en las películas, suponiendo que debió pasar una fase de entrenamiento que no solo refinó sus dotes de asesino, sino también las de gentleman que domina cualquier reunión social y seduce a todas las mujeres que se crucen en su camino.

Kingsman-Hollywood-film-6-14

La película triunfa  además de por una gran dirección de Vaughn, por un acertadísimo casting, que consiguen que sus personajes no solo cumplan en pantalla, sino que consigan lucirse durante las más de 2 horas de duración.

Colin Firth como el Kingsman Harry Hart (nombre clave “Galahad”), Taron Egerton, como el novato “Eggsy” Unwin, hijo de un compañero de Hart fallecido durante una misión y que está destinado a convertirse en un delincuente juvenil si nadie lo impide, Samuel L. Jackson como el malvado Valentine, una parodia del villano típico de película de Bond que no será para nada típico, Michael Caine como Arturo, el jefe de los Kingsman, o Mark Strong como Merlin el instructor de los jóvenes reclutas, trasmiten un enorme carisma en todas las escenas en que aparecen, y saben trasmitir un tono de diversión sin complejos que encaja perfectamente con el espíritu de la historia.

Kingsman-3

Otro aspecto que quiero destacar es que aunque la película “actualiza” las películas de 007, no busca reirse de este género, sino que se lo toma muy en serio y lo utiliza como base para construir su castillo de naipes… antes de hacerlo volar por los aires.

La sobria narración de Vaughn te mete inmediatamente en la acción, y al utilizar varios convencionalismos del género, como el reclutamiento, el entrenamiento, la misión del villano… parece que estés viendo algo conocido (cierto), pero con muchos elementos exagerados y divertidos que rompen las expectativas que tú mismo estabas creando en la historia.

kingsman-firth-mark-strong

Otro de los puntos fuertes de la película son sus escenas de acción, visualmente unas de las mejores de los últimos tiempos, que dejan constancia de la gran pericia de Matthew Vaughn, que ya demostró en sus anteriores Kick-Ass y X-Men: First Class.

Además, parece que continuamente intenta romper estereotipos, siempre optando por la opción más “over-the-top” posible, lo que le añade una dosis extra de diversión y de conocer que nueva punkarrada nos han preparado.

Kingsman-2

Hay una ligera crítica social en la película sobre las diferencias entre clases sociales existentes en Inglaterra en la actualidad. Y el mensaje “serio” de la película no deja dudas: No importa en qué cuna naciste, si te empeñas en algo, si crees que puedes conseguir algo en tu vida, tienes que luchar por tus sueños, o de lo contrario te verás condenado a vivir una existencia gris y triste. Algo aplicable a cualquier persona en cualquier lugar.

taron-egerton-xmen-apocalypse-cyclops

La película tiene una última hora brutal, que no deja títere con cabeza (literalmente), y en la que disfrutaremos, entre otras mucas cosas, de la genial batalla final entre Eggsy y la guardaespaldas de Valentine, Gazelle. Además, aprovecha para reirse de muchos de los clichés del género, como el villano y su plan maléfico o la típica escena de seducción del héroe a la belleza de turno, a modo de recompensa al final de la misión.

kingsman-blades

Si quereis pasar un buen rato, no lo dudeis, esta película es la que estabais esperando. Comparto con vosotros el trailer de la película:

 

 

¡Os la recomiendo!

El Gran Hotel Budapest, comedia para paladares exquisitos

Con mucho retraso he visto la última película de Wes Anderson, El Gran Hotel Budapest, que ha sido nominada a 9 Oscars: Mejor Película, Mejor Director, Mejor Guión Original, Mejor Montaje, Mejor Fotografía, Mejor Banda Sonora, Mejor Dirección Artística, Mejor Vestuario y Mejor Maquillaje. ¿Son justificados tantos reconocimientos?

The_Grand_Budapest_Hotel_poster

En resumen: ¡SI!

Estamos posiblemente ante la mejor y más redonda película de un director que ya nos ha regalado estupendas películas como Los Tenenbaums, Life Aquatic, Viaje a Darjeling, El Fantástico Sr. Fox o Moonrise Kingdom. Películas con una marcada personalidad que demuestran una original sensibilidad a la hora de contar historias.

Su obra casi se ha convertido en un género propio, y en ésta su última película vuelve a mostrar muchos de los elementos comunes que le caracterizan, no solo en lo estético, sino también en la temática: Estamos ante una comedia combinada con elementos de drama o tragicomedia, con historias muy centradas en enseñarnos la psicología y motivaciones de los personajes que se salen de lo común, en medio de situaciones “extrañas” que se suceden a una enorme velocidad.

En lo estético, cada plano parece un cuadro y debe tener su propia belleza y perfección, como si fuera un elemento único e irrepetible. Un uso de una gama cromática muy concreta, una cuidada selección de los elementos y un elegante gusto por la geometría y la composición marcan cada una de las escenas. Además, el uso de flashbacks para contarnos su historia nos acerca a la narrativa de los cuentos infantiles, a la vez que le añade un toque de melancolía y nostalgia, al recordar el narrador un tiempo ¿mejor?.

Y que decir de sus múltiples “partners-in-crime” que han colaborado en numerosas de sus películas, como Bill Murray, Jason Schwartzman, Owen Wilson, Willen Dafoe o Adrien Brody. Incluso otros actorazos que se estrenaron en Moonrise Kingdom como Edward Norton, Tilda Swinton y Harvey Keitel repiten ahora por segunda vez con Anderson.

Wes-Anderson

¿Que nos cuenta Gran Hotel Budapest?

A partir de una narración que imita a los libros de cuentos, con introducción, 5 capítulos claramente separados y un epílogo, conoceremos la vida de M. Gustave (el gran Ralph Fiennes), el conserje del afamado Gran Hotel Budapest. Hotel que curiosamente no se encuentra en Hungría, sino en el imaginario país de Zubrowka, en un periodo indeterminado de entreguerras en la primera mitad del Siglo XX. Tras ser injustamente acusado de un asesinato, M. Gustave tiene que pedir ayuda a un joven botones del hotel, Zero Moustafa (genialmente interpretado por el actor novel Toni Revolori, otro de los descubrimientos de la película), para resolver el misterio y descubrir a los asesinos. Gustave y Zero pasarán de ser el maestro y su aprendiz a convertirse en compañeros inseparables de tribulaciones.

foto-ralph-fiennes-en-el-gran-hotel-budapest-323

M. Gustave es un hombre de otra época, que con su trato exclusivo a los huéspedes (y en especial a LAS huéspedes), mantiene el Gran Hotel en la cúspide de su prestigio, aunque la realidad de la época lo conviertan en una reliquia de tiempos ya extintos. Ralph Fiennes, normalmente alejado de la comedia, nos ofrece una inteligente interpretación que asombra con su enorme cantidad de matices. En la imagen, podemos ver a una casi irreconocible Tilda Swinton, en el papel de la anciana Madama D.

2014 Film Preview

Zero, un refugiado que lucha por sobrevivir en el periodo de entreguerras, encontrará el amor junto a Agata (Saoirse Ronan), una pastelera que tendrá una importante tarea durante la trama. Podemos ver que el constraste cromático es contínuo, casi definiendo cada uno de los personajes.

“¿Por qué quieres ser botones?”, le pregunta M. Gustave a Zero al inicio de la película. “¿Quién no querría serlo en el Gran Hotel?” Le responde con acierto. Toda una declaración de intenciones.

ElGranHotelBudapest©-2013-Twentieth-Century-Fox-31

Y en todo cuento de hadas, no podían faltar los villanos. Malos muy malos sin matices, interpretados por unos estupendos Willen Dafoe y Adrien Brody, que aún teniendo unos papeles pequeños, se nota que están disfrutando con unos personajes e interpretaciones completamente desfasadas.

fotonoticia_20140321142204-557099_800

Además de conocer a personajes extravagantes, Gustave y Zero tendrán que pasar por numerosas situaciones que rayan lo absurdo, pero que gracias al tono de la historia, te consigue sacar una sonrisa cómplice durante muchos momentos. Gracias a ello, disfutaremos de Edward Norton como el jefe de policía, Harvey Keitel como un recluso de la prisión, o Bill Murray como un conserje de hotel amigo de Gustave.

Las maquetas están totalmente presentes en toda la película y ayudan a dar al conjunto una sensación de irrealidad que curiosamente funciona de maravilla para acentuar el marcado tono de cuento de hadas Eso, unido a los excelentes decorados, ayudan a trasladarnos perfectamente a las distintas épocas que vemos pasar.

Además, la estupenda banda sonora de Alexandre Desplat, (doble nominado al Oscar este año por ésta B.S.O. y la de The Imitation Game), es otro gran hallazgo, ayudándote a entrar en un mundo irreal pero familiar a la vez.

20140302-GRAND-slide-SOK2-superJumbo

En resumen, la nueva obra de Wes Anderson ha sido la confirmación de un artista en la cumbre de su creatividad, que nos cuenta una historia única que solo él podría haber imaginado. Aunque no es un director que encaje con el público mayoritario, lo cierto es que me ha parecido uno de los mayores aciertos cinematográficos del año.

Os paso el trailer de esta maravillosa e inclasificable película:

Si buscais una película que no se parece a nada que hayas visto y que te sorprenda, te recomiendo que la veas lo antes posible.

¡Saludos a todos!

 

El Lobo de Wall Street – La Primera Gran Película de 2014

Esta semana disfruté de la primera gran película de año:

lobo

El gran Martin Scorsese demuestra que el que tuvo retuvo, y pone toda su maestría para realizar una divertidísima comedia negra basada en hechos reales, que retrata de forma cruda y decarnada las prácticas de los brokers de los 80 y 90, y sus múltiples excesos de drogas y sexo. El genial poster ya nos sugiere cúal va a ser el tono de esta película.

Aunque a nivel superficial parece que esta obra haga una apología del ”todo vale” del Wall Street, a mi entender encierra una genial crítica al culto al éxito y el dinero de la sociedad americana, mostrando con un patetismo descarnado la realidad cotidiana de unos millonarios que teniéndolo todo, están prisioneros de sus adicciones, hundiéndose irremediablemente hacia el abismo.

La película se apoya en un elenco de excelentes actores que aparecen desatados en pantalla, brillando a un nivel de Oscar el enorme Leonardo Dicaprio, que realiza una magistral interpretación de Jordan Belfort, el agente de bolsa cuya biografía inspira la película.

Son 3 horas de gran cine que en ningún momento cansa, con un in-crescendo de situaciones muy bestias e increibles, con un final que te da que pensar sobre como está montada nuestra sociedad, en la que la justicia no es igual para todos y mientras la gente honrada lucha para salir adelante, los ricos y poderosos parece que (casi) pueden hacer lo que quieran y salirse con la suya.

Aunque espero que 2014 traiga un buen montón de películas, no creo que ninguna película puede llegar al nivel de diversión que me produjo esta desternillante comedia, que nos ha regalado algunos de los mejores momentos de cine de los últimos años, a costa de los tarados brokers de Wall Street.

Por si alguno no lo vió, os paso el trailer de la película, que realmente no spoilea nada importante y trasmite muy bien el tono de la película:

Si teneis oportunidad, no lo dudeis e ir a verla, seguro que no os decepcionará!!