Archivo de la etiqueta: rural terror

Crítica de Harrow Country volumen 8 de Cullen Bunn y Tyler Crook

Tras tres años de lectura, llegamos por fin al final de Harrow County, la excelente serie de terror rural creada por Cullen Bunn y Tyler Crook publicada en España por Norma. Y me alegra poder decir que el final ha sido super satisfactorio.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

LA CONCLUSIÓN A LA HISTORIA DE EMMY Y LOS MISTERIOS DE HARROW COUNTY

¡Dos poderosas brujas se enfrentan en una guerra de magia en la conclusión de esta exitosa serie de terror sobrenatural! Un viejo enemigo de Harrow County ha regresado con más poder que nunca y a Emmy como objetivo para derrotarla y absorber sus poderes.

Cullen Bunn (Lobezno, Magneto) y Tyler Crook (AIDP, Petrogrado) dan cierre a su espectacular serie de terror rural a la americana.

Harrow County ha sido un comic estupendo creado por dos autores que han conseguido una perfecta conexión que se ve reflejada en cada página. La historia de Emmy y su mundo poblado por seres sobrenaturales nunca estuvo planteada como terror de sustos, sino de ambientación, creando para ello Tyler Crook unas páginas pintadas de enorme expresividad.

No hay duda que aunque la historia de Cullen Bunn está bien, es el sobresaliente apartado artístico de Tyler Crook lo que ha elevado la calidad d este serie. Sus páginas son atmosféricas y elegantes, y su construcción de los seres sobrenaturales consiguen trasmitir malrollismo aunque no siempre los seres que pueblan estas páginas sean malvados. Es una pasada encontrar en un artista en la cúspide de su creatividad, se nota que para él Harrow County se ha convertido también en su hogar, y lo transmite a la perfección.

En mi opinión, siempre me ha parecido que Cullen Bunn no ha llegado a mostrar en Marvel el mismo nivel que en sus comics de creación propia, que me parecen mucho más interesantes. Este octavo volumen publicado en Norma, “Una última vez más”, recoge los últimos cuatro comics de la edición americana de Dark Horse. Bunn cierra de forma super satisfactoria la historia de Emmy, de Kammi su hermana gemela, de la bruja Hester y toda su familia de seres sobrenaturales y, en general, de todo el condado de Harrow. La historia está muy bien y el final era casi el único posible teniendo en cuenta el camino recorrido por los personajes para llegar hasta aquí.

Por poner un pero, si me ha parecido que, quizá debido a la publicación original en formato grapa mensual, Bunn repite varias veces la clave de la historia de Emmy y Kammi y su conexión con Hester. Es poco probable, por no decir imposible, que ningún lector pueda comprar casualmente el número 31 o 32 de la serie americana, llegados a este punto todos los lectores hemos seguido esta historia desde el comienzo. Así que no es necesario explicar dos y tres veces esta clave, ya que sobre todo para los lectores del tomo, o al menos a mi me lo pareció, dió un poco la sensación de una duplicidad redundante que no aporta nada a la historia en su conjunto. En todo caso, como digo, este es un pero muy pequeño y he disfrutado mucho la conclusión de esta historia.

Comparto por cortesía de Norma las primeras páginas de este último tomo donde se aprecia de maravilla la calidad pictórica de Crook. Son una maravilla para la vista, enjoy!!

El final de Harrow Country me ha parecido inevitable y perfecto. Gran serie, me quedo contento por el satisfactorio final, aunque a la vez un pelín triste porque haya acabado.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Midsommar, de Ari Aster

Ari Aster sorprendió al mundo cinéfilo el año pasado con la excelente Hereditary. Midsommar, su segunda película, es de difícil clasificación y me ha parecido fallida en varios aspectos.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

Una pareja estadounidense que no está pasando por su mejor momento acude con unos amigos al Midsommar, un festival de verano que se celebra cada 90 años en una aldea remota de Suecia. Lo que comienza como unas vacaciones de ensueño en un lugar en el que el sol no se pone nunca, poco a poco se convierte en una oscura pesadilla cuando los misteriosos aldeanos les invitan a participar en sus perturbadoras actividades festivas.

Además de dirigir, Ari Aster vuelva a escribir el guión de su segunda película, centrado en el mundo las sectas y religiones norteñas, y los ritos de celebración del solsticio. Midsommar cuenta con una brillante fotografía de Pawel Pogorzelski, así como de una impactante música de Bobby Krlic.

La película está protagonizada por Florence Pugh y Jack Reynor como Dani y Christian. Dani ha sufrido una pérdida familiar y Christian sigue con ella a pesar de que le gustaría romper para no golpearla de nuevo ahora que lo está pasando mal.

Junto a ellos tenemos a Vilhelm Blomgren como Pelle, su amigo sueco que les llevará a su pueblo para compartir con ellos las festividades del solsticio, William Jackson Harper como Josh, un estudiante que busca hacer su tesis doctoral sobre las culturas del solsticio, y Will Pouter como Mark, un tonto engreido que solo busca fiesta, drogas y chicas guapas.

Empezando por lo positivo, Ari Aster compone unas imágenes de belleza hipnótica durante toda la película apoyado en una sobresaliente fotografía de Pawel Pogorzelski. La composición de cada fotograma podría estudiarse y casi ser tratada como una obra de arte y me ha flipado de forma máxima.

Aunque el ritmo es pausado, yo conecté desde el primer momento en el estilo de Aster y dejé que me introdujera poco a poco por la madriguera de conejo hacia esta pesadilla. En medio de esta narración tranquila, los estallidos de violencia te golpean de forma increíble, aunque son momentos más gores que de terror.

Otro hecho que creo que merece destacar es que casi todo sucede a plena luz del día en medio de un estallido de color del verano sueco en plena naturaleza. Acostumbrados a los clichés del género de terror en los que todo sucede en oscuros sótanos, este cambio es muy destacable, y Aster consigue que incluso en medio de una comunidad acogedora en la que todo son sonrisas y flores puedes sentir que hay algo horrible bajo la superficie.

Aunque la película son unos largos 145 minutos, debo reconocer que no se me hizo larga, aún reconociendo que probablemente se hubiera podido contar lo mismo mejor con 10 o 15 minutos menos.

Al igual que en Hereditary, Aster vuelve a contar una historia marcada por una pérdida familiar y se muestra obsesionado con los ritos antiguos, mostrando todos los elementos de la festividad sueca con profusión de detalles. De hecho, en varios momentos parece que los ritos del solsticio son más protagonistas que los personajes que los están viviendo y sufriendo.

Me ha gustado también el uso de tapices y pinturas en las paredes para contarnos el transfondo y la historia de esta comunidad, así como adelantarnos elementos que veremos más adelante, un elemento mucho más interesantes que ver a cabezas parlantes contarnos lo que va a pasar.

Y aquí acaba lo bueno. El guión me ha parecido muchísimo más flojo que el de Hereditary, al igual que las interpretaciones de Florence Pugh y Jack Reynor, que aunque correctas, están varios peldaños por debajo de los excelentes Toni Collette, Gabriel Byrne y del resto del reparto de dicha película.

Siempre me han dado igual las etiquetas, pero se me hace muy difícil calificar a esta película como terror cuando en muchos momentos Midsommar parece más conectado con un documental del National Geographic, al empeñarse en mostrar con todo lujo de detalles los ritos de verano de esta comunidad.

Hay dos momentos que forman parte del climax de la película que deberían ser terroríficos, o al menos perturbadores, y que provocaron la risa entre el público, en unos momentos en que seguro no buscaban provocar ese efecto. Eso indica que algo no le ha funcionado a Aster, aparte del hecho que realmente no hay un climax en esta película, sino una sucesión de hechos consecutivos hasta que llegamos al final.

Voy a entrar a comentar elementos de la película CON SPOILERS, por favor, no sigáis leyendo si tenéis intención de ver la película.

El problema principal de Midsommar es que al final es la típica película de unos estudiantes que llegan engañados a un lugar desolado para ser asesinados. Quitando el bello elemento estético y la liturgia del solsticio y sus ritos, la base de la historia es igual a decenas de slashers ya vistos con anterioridad, pero Aster ha eliminado de su película todo elemento que recuerde el género de terror.

Esto, por supuesto, no es malo de por si, pero lo que ofrezcas en su lugar debe ser mejor para que la experiencia sea satisfactoria. En Hereditary lo consiguió de forma brillante creando una película que era más el drama de una mujer que caía en la locura que una cinta de terror al uso. Lamentablemente, Midsommar en ese sentido es un fail en toda regla.

Fail empezando por que no hay ni una sola sorpresa o giro en toda la película, se ve venir la muerte de todos y la única duda es la forma, en muchos casos fuera de plano. Todo sucede como estaba previsto y luego la película termina. Fin.

Y fail también en lo referido a los personajes. No tengo claro que el problema sea realmente de los actores sino más bien de lo que Aster les pide que muestren en pantalla. Pero tenemos a unos jóvenes sin casi personalidad que son corderos de camino al matadero y Aster está tan embelesado en mostrar la liturgia de las celebraciones que no nos da nada para que empaticemos con ellos, provocando que sus muertes nos traigan sin cuidado.

Y luego tenemos a Florence Pugh, que interpreta a una joven que ha perdido a su familia recientemente y toma antidepresivos. A diferencia de Toni Collette, su interpretación sólo tiene un registro, la niña al borde del llanto que hace “pucheros”. O dos registros, cuando llora desconsoladamente. Ese es su personaje durante toooooda la película. No hay matices ni casi empatía posible. O al menos yo no conseguí conectar ni con ella ni con los demás.

Cierto que los personajes toman drogas y están flipados en muchos momentos, de forma que no pueden controlarse y se convierten en casi esclavos de su destino desde el momento en que llegan al pueblo, pero es obligación de Aster de dotarles de algo que genere empatía con el público. Aunque quizá no era eso lo que estaba buscando trasmitir, quien sabe.

Y es que Ari Aster Midsommar intenta dar una versión ecologista a los asesinatos de este culto alucinado, de equilibrio con la naturaleza que “obliga” a que para que nazcan más niños primero mueran adultos. A la vez, los sacrificios humanos que ofrecen a sus dioses sirven para que estos provean al pueblo de alimentos y garanticen la continuidad de su modo de vida.

Y por eso también, para evitar la endogamia necesitan a jóvenes de fuera que fertilicen a las jóvenes de la secta, de forma que su linaje esté garantizado para las próximas generaciones.

En medio de esta locura pagana, el personaje de Florence Pugh encontrará por fin la felicidad dentro de una secta que está igual de loca que su mundo interior, y donde posiblemente ha encontrado el equilibrio que no tenía en Nueva York.

Veo que hay muchas buenas intenciones en la historia de Aster, pero una ejecución que no ha estado a la altura de las expectativas. Una lástima.

Comparto el trailer de la película:

Midsommar tiene elementos muy interesantes, pero me ha parecido fallida en su conjunto. En todo caso, no me arrepiento de haberla visto, y reconozco que no es una obra de fácil visionado, por lo que hay que aproximarse a esta película con el estado mental apropiado.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Reseñas Express Image: The Magic Order, Oblivion Song vol. 2 y Gideon Falls vol. 2

Retomo mi sección de reseñas express de comics para destacar tres de los últimos tomos que he comprado de la editorial Image Comics que me han encantado, lo nuevo de Mark Millar, Robert Kirman y Jeff Lemire con artistazos de primer nivel como Olivier Coipel, Lorenzo de Felici, Andrea Sorrentino y Dave Stewart.

 

THE MAGIC ORDER, de Mark Millar, Olivier Coipel y Dave Stewart

¿De qué va? Vivimos en un mundo en el que nunca hemos visto un monstruo, y The Magic Order es la razón por la que dormimos en nuestras camas. La magia se encuentra con la mafia en la nueva serie de Mark Millar con el artista superstar Olivier Coipel, en la que cinco familias de magos, que han jurado proteger nuestro mundo durante generaciones, deben luchar contra un enemigo que los está matando uno por uno. De día, viven entre nosotros como nuestros vecinos, amigos y compañeros de trabajo, pero de noche son los hechiceros, magos y magos que nos protegen de las fuerzas de la oscuridad… a menos que la oscuridad los atrape primero.

Este tomo recopila los números 1-6.

Opinión: Para que queda claro, The Magic Order es super entretenido y me ha parecido una buena compra. Dicho esto, hay que reconocer también que esta obra reúne todos los trucos narrativos de Millar con el mejor envoltorio posible de Coipel. Molonismo máximo, muertes truculentas, cliffhanger brutales y un giro final algo tramposo.

Con el anuncio de Netflix que va a adaptar este comic a la pequeña pantalla, se confirma que la cadena ha encontrado un chollo para crear nuevas series que compitan con Marvel. Millar ofrece conceptos super molones con acción widecreen que son perfectos para su adaptación a la televisión, lo que explica la compra de la empresa de Millar hace un par de años.

Y aunque empiezo a verle las “costuras” narrativas a Millar, la verdad es que hacía ¿más de un año? de mi última compra de una serie suya, por lo que a pesar de lo anterior, y ayudado sin duda por el genial dibujo de Coipel (que por cierto, me pareció extrañamente desaprovechado en algunos momentos), The Magic Order es un buen blockbuster palomitero que invita a próximas relecturas.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

 

OBLIVION SONG Volumen 2, de Robert Kirkman, Lorenzo De Felici y Annalisa Leoni

¿De qué va? Oblivion Song es una historia de ciencia ficción sobrenatural que narra la vida de Nathan Cole, un hombre que realiza viajes diarios a otra dimensión para intentar rescatar a aquellos que aun viven en la zona post-apocalíptica de Oblivion, una parte de Filadelfia perdida hace una década junto con 300.000 de sus habitantes. Tras los sucesos del primer tono, el mundo de Nathan Cole se ha derrumbado a su alrededor, y por el bien de dos mundos, deberá recoger las piezas y continuar.

Este tomo recopila los números 7-12.

Opinión: Este tomo explica cómo tuvo lugar la transferencia y los pecados que debe expiar Nathan Cole. La historia va directa al grano y Kirkman la hace avanzar un montón, aunque conociéndole y teniendo en cuenta el cliffhanger final, la explicación de todo no va a ser tan sencilla como parece.

Oblivion Song es sci-fi super chula centrada en el personaje protagonista, algo en lo que Kirkman siempre se ha especializado. En el apartado artístico, el equipo formado por Lorenzo De Felici y Annalisa Leoni en el color nos ofrece unas páginas super dinámicas con una perfecta descripción gráfica del mundo alienígena que se ha comunicado con el nuestro.

Quizá no sea el mejor tomo que he leído este año, pero Oblivion Song ofrece un notable entretenimiento que me apetece seguir leyendo y descubriendo las sorpresas que Kirkman nos tiene preparadas.

PUNTUACIÓN: 7/10

 

GIDEON FALLS Volumen 2, de Jeff Lemire, Andrea Sorrentino y Dave Stewart

¿De qué va? En la serie que el escritor Mark Millar llamó “el mejor cómic de 2018”, el misterio rural y el horror urbano colisionan en el segundo volumen de la exitosa serie de Jeff Lemire y Andrea Sorrentino, el aclamado dúo creativo detrás de Flecha Verde y El viejo Logan.

Las vidas de un joven solitario obsesionado con una conspiración en la basura de la ciudad y un sacerdote católico que llega a un pequeño pueblo lleno de oscuros secretos se entrelazan peligrosamente en torno a la misteriosa leyenda de The Black Barn, un edificio de otro mundo que se presume Han aparecido tanto en la ciudad como en la pequeña ciudad, a lo largo de la historia, dejando tras de sí la muerte y la locura.

Este tomo recopila los números 7-11.

Opinión: Gideon Falls es uno de los comics con mayor personalidad del ya de por sí amplio catálogo de Image Comics. Lemire, Sorrentino y Stewart me tienen enganchadísimo a esta historia que curiosamente comparte elementos con Oblivion Song, aunque planteados de formas completamente diferentes. Mientras que Oblivion Song es sci-fi y aventura, Gideon Falls entraría en la categoría de terror psicológico.

Lemire construye una perfecta ambientación y dota a la historia de un ritmo pausado que sin embargo atrapa al lector. Además, da rienda suelta para que Sorrentino se luzca, siempre en colaboración del extraordinario colorista Dave Stewart, que también realiza un gran trabajo en The Magic Order.

Aunque se dan algunas respuestas al tomo anterior, de momento estamos en la fase de plantear preguntas más que en responderlas, y creo que el conseguir las respuestas va a ser un viaje apasionante.

PUNTUACIÓN: 8/10

 

En resumen, estamos antes tres series muy diferentes entre si que muestran por qué Image Comics es la editorial más variada del actual panorama editorial americano y que me encantan.

Si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Harrow County Vol. 2 Doble Narración

He tardado en comprar el segundo tomo de Harrow County, el comic de terror de Cullen Bunn y Tyler Crook editado en España por Norma Editorial. Pero ahora que por fin lo hice, fue como volver al pueblo en verano y ponerme al día con los viejos amigos.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Emmy tiene una fuerte conexión con los habitantes de Harrow County, y ahora que conoce su extraño pasado, está decidida a corregir todos los problemas que ha provocado. Pero la inesperada llegada de su hermana Kammi, que no sabía que existía, alterará radicalmente la que creía que iba a ser su nueva vida…

 

Este segundo tomo empieza justo donde terminó el anterior, con el cliffhanger de conocer que Emmy tenía una hermana de aparentemente vivía rodeada de lujo en la gran ciudad.

Lo mejor del tebeo es sin duda el sobresaliente apartado artístico a cargo de Tyler Crook. Sus páginas son atmosféricas y elegantes, y su construcción de los seres sobrenaturales consiguen trasmitir malrollismo una y otra vez, incluso aunque sepamos que muchos de estos seres no son inherentemente malos, sino que están atados a la mente que los controla.

Por su lado, Cullen Bunn vuelve a realizar un más que correcto guión que permite el lucimiento de su compañero de fatigas. En este segundo tomo conoceremos más sobre las consecuencias de los sucesos que vimos en el primer tomo, y la relación de Emmy con su familia, vecinos y habitantes sobrenaturales.

Además, otra cosa para mi muy positiva es que este tomo nos cuenta una historia completa con principio y final. En esta época en la que parece que el estilo de Bendis de no contar casi nada en un tebeo y que sus tramas se larguen sin fin (o que sientas que tras 8 números casi no nos ha contado nada), está genial ver la resolución de la historia en el mismo tomo.

De hecho, el tercer tomo de Harrow County ya está disponible, así que no tardaré en comprarlo, ya que este condado americano me tiene enganchado.

Harrow County es una interesante serie de terror en la que la ambientación y los seres que pueblan este mundo son casi más interesantes que la propia protagonista. Una buena historia extraordinariamente dibujada, cuya lectura te recomiendo para este verano.

PUNTUACIÓN: 7.5/10