Archivo de la etiqueta: Donny Cates

Crítica de Hulk 1 de Donny Cates, Ryan Ottley y Frank Martin (Marvel Comics – Panini)

A Rey muerto, Rey puesto. Debido al problema de imprenta del mes pasado, en la misma semana que hemos disfrutado del final de la etapa de Inmortal Hulk de Al Ewing y Joe Bennett nos llega el comienzo del nuevo volumen con los fan-favourite Donny Cates y Ryan Stegman, más el color del siempre perfecto Fran Martin, que promete dar una versión de Hulk radicalmente diferente a la recién finalizada.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

¡El nacimiento de una nueva era! «¡Aplastanauta!», primera parte. La rabia incontrolable de Hulk alcanza el más alto nivel, y nadie, lo que incluye a Los Vengadores, está preparado para contenerla. ¿Es a Hulk a quien deben temer… o falta alguna pieza en el puzzle?

Este primer comic de presentación de la nueva etapa es una grapa de 40 páginas planteadas para establecer no sólo el nuevo marco narrativo, sino un tono también marcadamente diferente al comic de terror de Ewing y Bennet. Y en este sentido, Donny Cates demuestra ser muy listo con esta grapa inaugural, al presentar la historia ya en marcha planteando un misterio alrededor de las acciones de Bruce Banner, para que no todo sea destrucción de Hulk. La premisa que nos muestra la portada «¿Y si Hulk existiera… para protegernos de Banner?» recuerda a la premisa de la etapa de Jason Aaron de hace 10 años en la que un Hulk bueno se enfrentaba a un Banner desquiciado convertido en una especial de Doctor Moreau, aunque no tengo duda que Cates va a llevar su historia por otros derroteros.

En este comic se habla de un desastre ocurrido en El Paso provocado por Hulk / Bruce Banner con numerosas muertes, y aunque en un primer momento pensé que podría ser la historia publicada en el comic del Día del Comic Gratis en la que Hulk atacaba una base de M.O.D.O.K. para robarle algo masacrando a sus esbirros, la verdad es que al volver a releerme ese comic no hacen ninguna mención a estar en El Paso, por lo que igual sí están hablando de ese comic, o puede ser posible que nos esperen más sorpresas contadas a modo de flashback.

Por la parte del dibujo no tengo ninguna queja, ya que Ryan Ottley con color de Frank Martin confirman ser la elección perfecta para esta serie. La brutalidad y el salvajismo está perfectamente reflejada, así como la acción más grande que la vida que se espera de un comic de Hulk. Además, la caracterización de Banner con un toque de locura también me parece que está clavada y nos da justo lo que la historia de Cates necesita. En este sentido, el estilo de Ottley tiene, dentro de la violencia extrema, un toque de ligereza que ayuda a que prime la diversión frente al terror que deberiamos sentir ante un Hulk desatado causando bajas civiles.

El pero del comic viene de la propia premisa y la forma que Cates ha decidido para que Banner tome el control, una idea que me parece realmente tonta. En este caso entiendo que el «cómo» es algo secundario y lo importante es el drama y la aventura que este cambio va a producir en el Universo Marvel en su conjunto y en el personaje de Hulk / Banner en particular, pero unir un tema psicológico con una construcción física es taaaan absurdo que me rompió un poco la suspensión de credulidad.

Esto tampoco es que sea tan importante, y reconozco que estoy muy dentro de este comic, pero no puedo dejar de recordar las tremendas críticas que recibió Jason Aaron al comienzo de su etapa en Vengadores con el Mecha-Celestial, una idea loquísima se mire como se mire, y como esa misma gente empezando por Julián Clemente de Panini está aplaudiendo con las orejas esta locura de Cates que es esencialmente la misma.

Si el comic de superhéroes tiene que ser entretenimiento antes que nada, reconozco que este Hulk lo tiene todo para darnos muchos momentos gloriosos. Parece que sigue siendo un buen momento para leer al Giante Esmeralda.

Comparto páginas del primer número:

A pesar de la locura de premisa, Hulk creo que está en buenas manos y vamos a disfrutar de aventuras super over-the-top que nos van a enganchados en los próximos meses.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Crossover de Donny Cates, Geoff Shaw y Dee Cunniffe

Panini acaba de publicar uno de los comics más anticipados de los últimos tiempos, Crossover, el comic de Donny Cates y Geoff Shaw con color de Dee Cunniffe y diseño de John J. Hill que es un canto de amor al mundo del comic de superhéroes mainstream americano.

PUNTUACIÓN: 8/10

Después de que El Acontecimiento altere el mundo tal y como lo conocemos, Ellie, Otto y Ava se embarcan en una odisea través del mágico Colorado. Unos misteriosos (¿y conocidos?) superhéroes se unen a nuestro intrépido equipo de héroes en busca del modo de romper la cúpula y descubrir la verdad. ¡El primer acto de una nueva aventura que romperá tu realidad!

El primer volumen de Crossover publicado por Panini es un tomo en tapa dura de 176 páginas que recopila los seis primeros números de la serie regular publicada actualmente por Image Comics.

En el mundo de los comics de superhéroes el crossover tiene una connotación muy particular, al tratarse de una reunión de personajes que poseen comic propio para compartir una aventura en común contada en las páginas de sus colecciones, cruzando los argumentos de un comic a otro. Esto es diferente a cuando un personaje aparece en el comic de otro (team-up) y en los primeros años de Marvel en los 60 estas aventuras tenían una connotación muy especial, casi de acontecimiento. La idea del crossover evolucionó con el paso de los años para dar lugar a los eventos, que son comics planteados como miniseries que cuenten una historia protagonizada por múltiples personajes, que se supone tan grande e importante que no puede ser contada en la colección “normal” de un personaje concreto. La Guerra de los Reinos, Rey de Negro o Imperio son ejemplos de eventos recientes de Marvel, pero lo mismo podría decirse de DC y los cruces anuales entre la JLA y la JSA, por poner un ejemplo clásico.

No cabe duda que desde el título de Crossover, Donny Cates y Geoff Shaw buscan transmitir una connotación muy comiquera a los lectores que abrace el sense-of-wonder, la sensación que todo es posible en estas páginas y porqué aman (amamos) el mundo del comic. Y de momento las sensaciones no pueden ser mejores en este primer volumen. Donny Cates se luce con esta historia con elementos originales y familiares a la vez. Como ya estamos acostumbrados los lectores de Cates, la obra lanza un montón de ideas al aire que consiguen sorprender y están pasando cosas interesantes que atrapan al lector, no dejando un momento de respiro, con unos cliffhangers al final de cada grapa USA me parecen estupendos.

Cates también acierta al no dotar de un excesivo dramatismo a la historia. Al menos a mi la sensación principal que me deja el comic es «vamos a disfrutar siendo muy locos», y es ese sentido diría que el hecho de no tomarse excesivamente en serio a si mismo le viene muy bien a una historia que realmente si es muy loca. Hay un importante elemento metatextual en todo el comic, con elementos muy reconocibles de la historia del medio como el cura que busca quemar comics o la camiseta de Otto el librero, que son café para los muy cafeteros. La sensación de homenaje al medio, incluso haciendo sufrir a los protagonistas, está presente en Crossover de principio a fin, y me encanta.

Por si fuera poco, haciendo gala de su nombre, el comic está repleto de apariciones especiales. La mayoría son apenas cameos de una página e incluso una viñeta, pero hay un par que me ha parecido super buenos y me han dejado con la sonrisa en la cara. De igual modo, me parece modélica la forma en que Cates conecta Crossover con el mundo que creó en God Country. Prefiero dejarlo aquí y no comentar nada más para no chafaros las sorpresa, pero sobre todo si eres un lector veterano, vas a disfrutar un montón algunas de las apariciones que nos vamos a encontrar.

En el apartado artístico, ¡cómo ha crecido Geoff Shaw como artista desde que le conocí en God Country! El dibujante realiza un estupendo trabajo en esta serie, casi como si supiera que es este comic el que puede conseguir que se reconozca su trabajo como se merece. Sus lápices han mejorado muchísimo tras abandonar la narración «sucia» que tenían en God Country. Ahora, la historia fluye de maravilla entre las viñetas y se ve todo de forma clara, los personajes tienen personalidad propia y sabe aprovechar las splash-pages y las melés con múltiples personajes para lucirse, Decir que el apartado artístico es uno de los puntos fuertes del comic no es más que hacerle justicia y resaltar lo evidente.

Parte del éxito del comic está también en los estupendos colores de Dee Cunniffe, que ayudan a establecer el tono que la historia necesita y mejoran y embellecen los lápices de Shaw. Uno de los elementos más llamativos del comic es la forma en que replica el antiguo coloreado de los comics en los años 60 y 70 con puntos de colores como forma para distinguir la procedencia de los personajes, ya sea los habitantes de la Tierra normal con coloreado modernos, y los habitantes del otro mundo. Este elemento es muy interesante, ya que aunque sirve para esa labor de diferenciación de los personajes que necesita la narrativa de la historia, a la vez homenajea la historia del mundo del comic y cómo se hacían en el pasado.

En este sentido, me parece curioso y necesario comentar que este elemento del coloreado antiguo no se corresponde con el mundo de los años 90 en el que nació Image Comics y muchos de los personajes que cuentan con aparición sorpresa en este volumen, unos años y unos comics dominados ya por el coloreado digital que rompió definitivamente con los antiguos procesos de coloreado. Quiero decir que en muchos casos entiendo que están usando un elemento que muchos lectores, desde luego todos los que tengan menos de 30 años, no habrán conocido en sus comics favoritos actuales, y que sólo les sonará si han buscado / leído comics clásicos.

El caso es que dentro que el comic me ha gustado, veo tan claras las referencias que Cates utiliza a la hora de presentar los elementos metatextuales, empezando por gran parte de la obra de Grant Morrison y en especial su Supergods, que no ha llegado a volarme la cabeza en ningún momento, ya que parte de estas ideas ya las he leído antes y las conozco. De hecho, la idea de un mundo real que se cruza con otro fantástico es la misma idea de partida de Oblivion Song de Robert Kirkman y Lorenzo de Felici. Y aunque obviamente el desarrollo es totalmente diferente, esto me sirve para resaltar que este Crossover tiene una familiaridad que no lo convierte en especialmente original. Dentro que sí que lo es.

Comparto las primeras páginas del primer número:

Crossover no me ha parecido revolucionario pero sí me ha gustado mucho y me ha dejado con ganas de más. Como entretenimiento para un lector de comics veterano como yo me ha parecido modélico, ojalá más historias originales de este tipo.

PUNTUACIÓN: 8/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Thor 15-17: Revelaciones, de Donny Cates, Michele Bandini y Matthew Wilson (Marvel Comics – Panini)

Donny Cates empezó muy fuerte su etapa en Thor, pero tras poco más de una año está empezando a desinflarse. Esta sensación es la que me deja la lectura de su último arco Revelaciones, publicado por Panini en los números 15 a 17 de su serie regular, que ha contado con el dibujo de Michele Bandini, tintas de Erica D´Amico y color de Matthew Wilson.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

Las heridas ocasionadas por Donald Blake aún no han sanado, y ya hay problems en el horizonte, Con todos los habitantes de regreso en Asgard, la vuelta de Odín ha traído la tensión al trono de Asgard. ¿Está condenada para siempre la relación entre Thor y su padre? ¿Qué significa eso para los Diez Reinos? Únete a Donny Cates y Michele Bandini para el comienzo de un nuevo arco que estremecerá Midgard: Revelaciones.

Estos números incluyen los números 15 a 17 USA.

El trabajo de guionista suele ser muy ingrato, porque una parte importante de tu labor es poner en dificultades al personaje del que se supone eres fan y que ha hecho que quiera escribir sus historias. Desde este punto de vista, en parte se comprende la historia que está construyendo Cates, que tuvo su inicio en el final de la etapa de Jason Aaron en la que Thor Odinson se convertía en el Señor de Asgard. Creo que Cates está creando el terreno para el momento no muy lejano en el que Thor renunciará al trono de Asgard para poder vivir aventuras en Midgard.

Sin embargo, lo que narrativamente tiene sentido me empieza a fallar en la ejecución. Primero porque me parece una locura volver a repetir el argumento de si Thor es digno de empuñar a Mjolnir, que fue el tema central para Aaron. Y es que todos tenemos claro (y muy reciente) que Thor Odinson SI es digno, de hecho es el mejor Dios de todos. Cates sin embargo aún no nos lo ha mostrado. Más bien al contrario, el Thor de Cates es bastante antipático y desagradable, lo ha sido desde el comienzo, no es algo concreto que empezamos a ver en este arco. Esto queda todavía más de relevancia en este arco en el que busca respuestas ante los problemas que está teniendo para levantar a Mjolnir.

De hecho, parte del disgusto de leer este comic es ver que Thor y Odin son mostrados como dioses tozudos, borrachos que fallan más que aciertan, que son deslumbrados por las siempre fuertes, bellas y perfectas Freya (madre de Thor y ex-esposa de Odin) y Angela (hermana de Thor y Loki). Y Odin vale que sí me encaja de esa manera, pero Thor no se merece el tratamiento que está sufriendo, porque sabemos y lo acabamos de ver que ¡es el mejor Dios de todos! Saber que Thor y Odin deben aprender a limar sus diferencias por el bien no sólo de Asgard sino de todo el Universo es una de esas obviedades que no deberían tener que decirse y que por supuesto NO sorprende.

Para ser un arco titulado Revelaciones, las que hemos conocido tampoco son para tanto, con algunos elementos super absurdos como el anuncio de Thor que no quiere tener descendencia, algo que sinceramente me parece ridículo, teniendo en cuenta todos los futuros alternativos que ha vivido Thor a lo largo de los años que pueden o no llegar a producirse. SIn ir más lejos, en el de Aaron tenía varias hijas que vivían orgullosas de su linaje.

Y si la historia no acaba de cuadrarme, hay que decir que el verdadero problema de este arco de Revelaciones no es el guión de Cates, sino el totalmente inadecuado dibujo del artista italiano Michele Bandini. Estos tres números me han parecido que tienen los dibujos más flojos de los últimos años en el comic de Thor. Su estilo tiene una cierta inspiración en el manga con personajes con caras «cuquis» que podrían funcionar en una Ms. Marvel o un Miles Morales, pero que resulta totalmente inadecuado para Thor.

Y no es sólo las figuras, Bandini tampoco acierta en las escenas de acción, desaprovechando los diferentes momentazos que Cates siempre crea en cada grapa suya, quedando todas las escenas con una falta de fuerza que me asombra que el editor no se diera cuenta que Bandini no era el adecuado para dibujar a Thor.

En lo que Cates no falla es a la hora de plantear un cliffhanger con una sorpresa final que va a hacer que la lectura del próximo número esté asegurada. Sin embargo, este giro no es suficiente para quitarme la sensación que aunque necesario para la historia principal que Cates quiere contar, este arco va a quedar como uno de los más flojos de toda la etapa de Thor.

Y para muestra un botón comparto las primeras páginas de este arco:

Espero que el retorno de Nick Klein al dibujo para la próxima saga «Dios de los Martillos» ayude a revitalizar esta colección que ha perdido el impulso del arco inicial de Invierno Negro. Sinceramente, falta le hace.

PUNTUACIÓN: 6,5/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Redneck vol. 5 de Donny Cates, Lisandro Estherren y Dee Cunniffe (Image Comics)

El quinto volumen de Redneck de Donny Cates y Lisandro Estherren nos trae las respuestas a muchas de las preguntas que teniamos sobre el origen de estos vampiros texanos, ahora que nos acercamos al final de este comic editado por Image Comics, que llegará en el siguiente volumen.

PUNTUACIÓN: 7/10

Los Bowman son vampiros que han dirigido silenciosamente el asador local en su pequeña ciudad durante años, viviendo de la sangre de vaca. Su coexistencia pacífica termina cuando generaciones de odio, miedo y mala sangre salen a la superficie, ¡haciendo imposible separar al hombre del monstruo! Por el escritor superestrella DONNY CATES (Venom, CROSSOVER) y el artista LISANDRO ESTHERREN.

¿Quién es Demus, el primer vampiro? ¿Cómo comenzó la Guerra Humano-Vampiro? ¡¿Y de dónde diablos vinieron estos vampiros de todos modos ?! ¡Únase a nosotros en TALL TALES para descubrirlo!

Este quinto volumen recopila los números 25-30 USA.

Donny Cates es muy listo. Su historia de vampiros texanos necesitaba una explicación sobre su origen, y esto es justo lo que tenemos en este tomo, que está planteado casi el 80% en modo flashback enlazando desde la llegada del primer vampiro a la Tierra. Este volumen de 120 páginas se lee como si estuviéramos comiendo pipas, lo he devorado en una sentada. Sobre todo porque es muy visual y con poco texto de apoyo, mostrando toda la narrativa de Cates y su control sobre el ritmo de la historia. Como siempre con Cates, cada grapa de este volumen dejaba al lector con un estupendo cliffhanger y una buena sorpresa, pero sobre todo el final de este volumen nos ha dejado en lo más alto, obligando al lector a tener que comprar seguro el siguiente tomo. Por el lado de la historia, con un Cates más orientado que nunca la acción frente la caracterización, todo bien.

El problema de Redneck siempre lo tengo con el dibujo «sucio» de Lisandro Estherren con color de Dee Cunniffe. El estilo de Estherren plantea siempre grandes manchas y unas figuras con el mínimo imprescindible para poder contar la historia, y me deja siempre la sensación que se podría haber contado la historia mucho mejor. Con lo único con lo que conecto con el estilo de Estherren es con los momentos sangrientos, pero su narrativa me parece embarullada en exceso y poco clara. Globalmente, una pena y una pequeña decepción.

El caso es que incluso con la duración de esta historia veo que Cates es un escritor muy listo que sabe crear una historia interesante que no se eternice y nos lleve en seguida hasta el final. Y es que leo ahora que Cates y Estherren están publicando ahora mismo las grapas del último arco de la serie «Texas Forever», que va a terminar en el número 36. En todo caso, la premisa de unos vampiros texanos nos ha ofrecido un historia super entretenida que ha sabido jugar con los clichés del género subvirtiéndolos en muchos casos.

Comparto las primeras páginas de este volumen:

Redneck es un buen comic que no llega a fliparme nunca, pero siempre me ofrece una buena lectura que me hace querer saber como termina la historia. Más si cabe ahora que se que el próximo tomo será el final de la historia.

PUNTUACIÓN: 7/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

La revolución Substack para los autores de comic

Analizo en mi nueva columna de opinión la revolución que Substack puede significar para la independencia económica y creativa de los autores de comics.

El pasado agosto una noticia revolucionó el mundo del comic mainstream americano, al anunciar James Tynion IV que abandonaba su puesto como guionista de los comics de Batman y Joker de DC Comic para centrarse en publicar sus propias obras de creación propia utilizando el servicio / web de creación de newsletters de pago Substack. Tras el anuncio de Tynion, otros autores también anunciaron que se unían a Substack (aunque con diferencias a las que luego volveré): Jonathan Hickman, Chip Zdarsky, Saladin Ahmed, Scott Snyder, Donny Cates y Ryan Stegman, Jeff Lemire o Skottie Young. Un autentico all-star de profesionales del mundo del comic con un importante apoyo de los fans.

Antes de preguntarme si el mundo editorial está en peligro, (no lo está), habría que ver primero qué es exactamente Substack. Se trata de una web para la creación de newsletters que permiten la generación de ingresos para los autores mediante un sistema de suscripción. NO se trata por tanto de una nueva editorial que vaya a competir con Marvel, DC o Image, sino un contenedor donde cada autor puede crear y publicar contenidos sobre los que mantiene el 100% de los derechos, pudiendo crear con total libertad y seguridad, dado que los ingresos que se generan les llegan antes incluso que haya publicado nada. En ese sentido, el sistema de pago de Substack tiene muchas similitudes con un crowfunding, en el que los mecenas apoyamos a un autor para que pueda realizar su obra.

A partir de la locura de interés hacia Substack, descubrí que la newsletter gratuita de Jason Aaron a la que estoy suscrito desde hace tiempo se publica desde una cuenta de Substack, por lo que queda claro que hay opción de crear contenidos gratuitos y otros de pago. Un elemento importante es que el propio hecho de suscribirse a una newsletter de un autor ya le da un montón de información, ya que soy un comprador potencial que quiere recibir información de sus próximos lanzamientos. Cuando anuncian algo, Aaron, Millar o Brubaker (a cuyas newsletters también estoy suscrito) saben que miles de lectores reciben sus anuncios y podriamos comprar los comics en cuestión cuando salgan.

Dentro del servicio de pago, Substack ofrece tres opciones de pago. El primero pagar mensualmente 7 ú 8 dólares al mes (en función del autor), realizar una suscripción anual por 70 / 80 dólares al año, (también en función de cada caso), o convertirse en suscriptor “Premium”, pagando un importe importante limitado a pocas personas, que recibirán a cambio más beneficios, algo que de nuevo recuerda a las recompensas de los crowdfundings.

La revolución para los autores radica en que aparte de mantener los derechos de su obra, Substack ofrece de forma general el 90% de estos ingresos a estos autores de forma automática, de forma que un escritor que tenga 800 suscriptores mensuales, puede cobrar en ese momento más de 4600 dólares al mes, lo cual es una gran cantidad de dinero que permite una estabilidad financiera que los autores no pueden ni soñar cuando hablamos de comics de creación propia en editoriales como Image o más pequeñas.

Kelly Sue DeConnick lo explica perfectamente en su newsletter: “Un comic de creación propia, por otro lado, podría, si tiene mucha suerte, venir con un anticipo que generalmente solo permitirá pagarle al colorista y al rotulador su tarifa completa. El artista recibe una tarifa reducida y el escritor generalmente espera hasta que el libro tenga ganancias para recibir el pago. Lo cual, si la primera edición se vende bien, significa 90 días después de que el libro llegue a las librerías. (Lo que podría ser un año después de que comenzara a trabajar en él). Pero puede llevar mucho, mucho más tiempo. Años a menudo. Conozco escritores muy exitosos en comics muy exitosos que nunca han visto un centavo de las ventas directas en el mercado de ciertos títulos. Y es lo que es, conocemos el trato cuando entramos, pero es por eso que una generación de escritores de los que venimos se ha esforzado por equilibrar el WFH (Work For Hire – los trabajos para Marvel o DC de encargo) y las obras de creación propia.”

Pero esto es a nivel general, ya que autores TOP como Tynion han recibido además un contrato “SubstrackPro” por el que además de recibir ingresos de suscriptores, Substrack les paga mensualmente como reclamo para llamar la atención de otros autores y se animen a comenzar a publicar en Substrack, que incluso incluyen extras importantes como poder contar con un seguro médico, algo vital en Estados Unidos. La web gana un porcentaje de los ingresos de los suscriptores, así que cuanta más gente publique y reciba ingresos, mejor le irá a la compañía.

El anuncio de Tynion de trabajar casi en exclusiva a través de Substrack era entendible porque supone un sueño hecho realidad para un escritor, y es que le paguen POR ADELANTADO para que haga lo que quiera, desde comics, prosa, historias largas o cortas, antologías… contenidos que el propio Tynion reconoce que son de difícil viabilidad comercial, pero que él tiene ganas de probar como creador que es y que cree que merecen ser vistos por un público ansioso de obras diferentes. Como digo, es un sueño hecho realidad, y se entiende que Tynion se lanzara a una oferta que posiblemente sea de las de “una vez en la vida”, abandonando su bien pagado trabajo en DC, por el que no tenía ninguna propiedad.

Pero la realidad es que el caso de Tynion es único, ya que el resto de autores de la lista antes mencionada NO abandonan sus trabajos de encargo en Marvel o DC, sino que lo plantean como un complemento además de su trabajo actual. Hickman de hecho salió inmediatamente a negar que su acuerdo con Substack tuviera nada que ver con su marcha de las series mutantes, algo sobre lo que ya hablé aquí, y que planeaba seguir en nómina de Marvel creando contenidos para ellos durante mucho tiempo. Algo que también van a hacer autores como Zdarsky, Cates o Lemire.

El propio acuerdo de Substack hace completamente compatible que el núcleo duro de fans de estos autores vean antes que nadie estas obras de creación propia a través de su newsletter, y el proceso como fueron creados, con que posteriormente estas obras sean publicadas en papel más adelante a través de la editorial que elijan, por lo que tampoco se trata de un acuerdo que pueda perjudicar de ninguna forma a las librerías especializadas de comics, restándoles oferta o compitiendo contra ellos.

Y este aspecto es clave, ya que el único pero que le veía de inicio al modelo de negocio Substack es que en mi caso no veía viable económicamente pagar 7/8 dólares a cada autor que me gusta sin tener claro qué tipo de publicaciones iban a hacer en un mes concreto. No tengo problema en comprar los tomos cada vez que salen, pero pagar por tener a mi disposición un making-of a mi no me encajaba. Una vez he conocido varios ejemplos de newsletters, incluso sin suscribirme a las opciones de pago, y leí varias entrevistas, tengo claro que estamos ante una fuente alternativa de ingresos para los creadores, lo cual siempre es positivo, y que cuando llegue el momento, podré leer en papel las obras que me interesen, así que todos salimos ganando.

Ed Brubaker lo explicó perfectamente en su newsletter: “No veo que los cómics de Substack sean disruptivos ni perjudiquen a los editores o minoristas. Aparte de Tynion, parece que la mayoría de los creadores que se han unido solo están añadiendo más trabajo a sus horarios y siguen haciendo comics para Marvel, DC, Image, Dark Horse, etc. Lo esto significa es que a algunos autores populares les están ofreciendo dinero (en algunos casos, MUCHO dinero) para iniciar newsletters, muy parecido a esta que estás leyendo ahora mismo, donde también publican nuevas historias de cómics en forma de serie a medida que las completan, y también ofrecen material de making-of y como han creado esta obra. Esto no es algo que tenga como objetivo enfrentarse a las grandes editoriales o competir con los cómics que venden 100.000 ejemplares en las tiendas de cómics. Se trata de creadores que encuentran a sus fans más acérrimos que quieren ver cómo se crean los libros y escuchar cómo funciona el proceso, y están dispuestos a pagar por ese acceso. No todos los lectores de cómics estarán interesados en esto, lo cual está bien, no está diseñado para atraer a todos los lectores. Se trata de una pequeña audiencia (entre 500 y algunos miles de lectores) que paga por adelantado para ver a los creadores hacer algo.”

Y es que aparte del acuerdo “SubstackPro” de Tynion y otros, en la web se indica que un autor con 2000 suscriptores, una cifra realmente modesta si hablamos de ventas de comics en librerías, cobraría al mes más de 11.000 dólares cada mes, una cantidad inmensa que le permite vivir sobradamente y sólo te tengas que preocupar de crear tu mejor trabajo.

Hay otro elemento importante del modelo de negocio de Substack y cómo los autores lo consideran mejor que los algoritmos de las redes sociales. Y es que Facebook, Twitter o YouTube trabajan con algoritmos que conectan lo que ves con otros contenidos similares, de forma que ellos trabajan y buscan el engagement que genere vistas, aunque sea con “clickbaits” o contenidos polémicos que generen reacciones airadas a favor o en contra. Frente al ideal utópico del intercambio libre de información, las redes sociales se han convertido en cajas de resonancia en las que sólo recibimos aquello que confirma nuestros puntos de vista, provocando una radicalización indudable de su audiencia y una disminución efectiva del intercambio de opiniones contrapuestas.

Sin embargo, Substrack no tiene algoritmo, si te suscribes a la newsletter de Tynion sólo recibirás información suya, por lo que no es posible acabar recibiendo información de otros autores que no te interesen o que compartan ideas que no te gusten o las consideres ofensivas. Además, la web se financia con las suscripciones, por lo que está libre de publicidad, lo cual es también otro elemento importante a tener en cuenta.

Por estos motivos, no me extraña que tantos autores hayan querido participar. No todos, claro. Aaron por ejemplo afirma estar super contento con su asociación con Marvel, y Brubaker comenta que Substack les ofreció este mismo acuerdo a Phillips y a él pero que no lo aceptaron porque de hecho ya están publicando todo lo que quieren con total libertad con Image Comics, por lo que sus sueños ya se han cumplido en este aspecto.

Sin embargo, Brubaker acertó en su análisis, porque Tynion, Snyder y Hickman SI aparecen como poseedores de “miles de suscriptores”, pero otros autores como Zdarsky, Cates, Lemire o Young sólo tienen “cientos”, y otros autores como Molly Knox Ostertag simplemente aparece “creada la newsletter hace un mes”. Entiendo que obviamente hasta que no empiecen a publicar regularmente carece de sentido suscribirse y pagar, pero esto confirmaría que estamos ante una plataforma con un alcance muy limitado, pero que permite tener una mayor estabilidad financiera a los participantes, lo cual no es poca cosa para empezar. Pero estamos aún muy lejos de tener un modelo viable para autores que no sean de primer nivel con una base ya establecida de seguidores, algo que excepto en casos puntuales, sólo puede conseguirse a partir de trabajar en las grandes editoriales tipo Marvel o DC Comics.

Les deseo suerte a todos estos autores y al modelo que plantea Substack. De hecho, ojalá este negocio tenga mucho éxito y cada vez más autores puedan crear sus mejores trabajos con libertad, independencia y estabilidad financiera, lo que haga que sólo tengan que preocuparse de crear sus mejores obras, no de como van a llegar a final de mes. Todo lo que sea dar más libertad y tranquilidad a los autores será siempre bienvenido.

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.