Archivo de la etiqueta: Donny Cates

La revolución Substack para los autores de comic

Analizo en mi nueva columna de opinión la revolución que Substack puede significar para la independencia económica y creativa de los autores de comics.

El pasado agosto una noticia revolucionó el mundo del comic mainstream americano, al anunciar James Tynion IV que abandonaba su puesto como guionista de los comics de Batman y Joker de DC Comic para centrarse en publicar sus propias obras de creación propia utilizando el servicio / web de creación de newsletters de pago Substack. Tras el anuncio de Tynion, otros autores también anunciaron que se unían a Substack (aunque con diferencias a las que luego volveré): Jonathan Hickman, Chip Zdarsky, Saladin Ahmed, Scott Snyder, Donny Cates y Ryan Stegman, Jeff Lemire o Skottie Young. Un autentico all-star de profesionales del mundo del comic con un importante apoyo de los fans.

Antes de preguntarme si el mundo editorial está en peligro, (no lo está), habría que ver primero qué es exactamente Substack. Se trata de una web para la creación de newsletters que permiten la generación de ingresos para los autores mediante un sistema de suscripción. NO se trata por tanto de una nueva editorial que vaya a competir con Marvel, DC o Image, sino un contenedor donde cada autor puede crear y publicar contenidos sobre los que mantiene el 100% de los derechos, pudiendo crear con total libertad y seguridad, dado que los ingresos que se generan les llegan antes incluso que haya publicado nada. En ese sentido, el sistema de pago de Substack tiene muchas similitudes con un crowfunding, en el que los mecenas apoyamos a un autor para que pueda realizar su obra.

A partir de la locura de interés hacia Substack, descubrí que la newsletter gratuita de Jason Aaron a la que estoy suscrito desde hace tiempo se publica desde una cuenta de Substack, por lo que queda claro que hay opción de crear contenidos gratuitos y otros de pago. Un elemento importante es que el propio hecho de suscribirse a una newsletter de un autor ya le da un montón de información, ya que soy un comprador potencial que quiere recibir información de sus próximos lanzamientos. Cuando anuncian algo, Aaron, Millar o Brubaker (a cuyas newsletters también estoy suscrito) saben que miles de lectores reciben sus anuncios y podriamos comprar los comics en cuestión cuando salgan.

Dentro del servicio de pago, Substack ofrece tres opciones de pago. El primero pagar mensualmente 7 ú 8 dólares al mes (en función del autor), realizar una suscripción anual por 70 / 80 dólares al año, (también en función de cada caso), o convertirse en suscriptor “Premium”, pagando un importe importante limitado a pocas personas, que recibirán a cambio más beneficios, algo que de nuevo recuerda a las recompensas de los crowdfundings.

La revolución para los autores radica en que aparte de mantener los derechos de su obra, Substack ofrece de forma general el 90% de estos ingresos a estos autores de forma automática, de forma que un escritor que tenga 800 suscriptores mensuales, puede cobrar en ese momento más de 4600 dólares al mes, lo cual es una gran cantidad de dinero que permite una estabilidad financiera que los autores no pueden ni soñar cuando hablamos de comics de creación propia en editoriales como Image o más pequeñas.

Kelly Sue DeConnick lo explica perfectamente en su newsletter: “Un comic de creación propia, por otro lado, podría, si tiene mucha suerte, venir con un anticipo que generalmente solo permitirá pagarle al colorista y al rotulador su tarifa completa. El artista recibe una tarifa reducida y el escritor generalmente espera hasta que el libro tenga ganancias para recibir el pago. Lo cual, si la primera edición se vende bien, significa 90 días después de que el libro llegue a las librerías. (Lo que podría ser un año después de que comenzara a trabajar en él). Pero puede llevar mucho, mucho más tiempo. Años a menudo. Conozco escritores muy exitosos en comics muy exitosos que nunca han visto un centavo de las ventas directas en el mercado de ciertos títulos. Y es lo que es, conocemos el trato cuando entramos, pero es por eso que una generación de escritores de los que venimos se ha esforzado por equilibrar el WFH (Work For Hire – los trabajos para Marvel o DC de encargo) y las obras de creación propia.”

Pero esto es a nivel general, ya que autores TOP como Tynion han recibido además un contrato “SubstrackPro” por el que además de recibir ingresos de suscriptores, Substrack les paga mensualmente como reclamo para llamar la atención de otros autores y se animen a comenzar a publicar en Substrack, que incluso incluyen extras importantes como poder contar con un seguro médico, algo vital en Estados Unidos. La web gana un porcentaje de los ingresos de los suscriptores, así que cuanta más gente publique y reciba ingresos, mejor le irá a la compañía.

El anuncio de Tynion de trabajar casi en exclusiva a través de Substrack era entendible porque supone un sueño hecho realidad para un escritor, y es que le paguen POR ADELANTADO para que haga lo que quiera, desde comics, prosa, historias largas o cortas, antologías… contenidos que el propio Tynion reconoce que son de difícil viabilidad comercial, pero que él tiene ganas de probar como creador que es y que cree que merecen ser vistos por un público ansioso de obras diferentes. Como digo, es un sueño hecho realidad, y se entiende que Tynion se lanzara a una oferta que posiblemente sea de las de “una vez en la vida”, abandonando su bien pagado trabajo en DC, por el que no tenía ninguna propiedad.

Pero la realidad es que el caso de Tynion es único, ya que el resto de autores de la lista antes mencionada NO abandonan sus trabajos de encargo en Marvel o DC, sino que lo plantean como un complemento además de su trabajo actual. Hickman de hecho salió inmediatamente a negar que su acuerdo con Substack tuviera nada que ver con su marcha de las series mutantes, algo sobre lo que ya hablé aquí, y que planeaba seguir en nómina de Marvel creando contenidos para ellos durante mucho tiempo. Algo que también van a hacer autores como Zdarsky, Cates o Lemire.

El propio acuerdo de Substack hace completamente compatible que el núcleo duro de fans de estos autores vean antes que nadie estas obras de creación propia a través de su newsletter, y el proceso como fueron creados, con que posteriormente estas obras sean publicadas en papel más adelante a través de la editorial que elijan, por lo que tampoco se trata de un acuerdo que pueda perjudicar de ninguna forma a las librerías especializadas de comics, restándoles oferta o compitiendo contra ellos.

Y este aspecto es clave, ya que el único pero que le veía de inicio al modelo de negocio Substack es que en mi caso no veía viable económicamente pagar 7/8 dólares a cada autor que me gusta sin tener claro qué tipo de publicaciones iban a hacer en un mes concreto. No tengo problema en comprar los tomos cada vez que salen, pero pagar por tener a mi disposición un making-of a mi no me encajaba. Una vez he conocido varios ejemplos de newsletters, incluso sin suscribirme a las opciones de pago, y leí varias entrevistas, tengo claro que estamos ante una fuente alternativa de ingresos para los creadores, lo cual siempre es positivo, y que cuando llegue el momento, podré leer en papel las obras que me interesen, así que todos salimos ganando.

Ed Brubaker lo explicó perfectamente en su newsletter: “No veo que los cómics de Substack sean disruptivos ni perjudiquen a los editores o minoristas. Aparte de Tynion, parece que la mayoría de los creadores que se han unido solo están añadiendo más trabajo a sus horarios y siguen haciendo comics para Marvel, DC, Image, Dark Horse, etc. Lo esto significa es que a algunos autores populares les están ofreciendo dinero (en algunos casos, MUCHO dinero) para iniciar newsletters, muy parecido a esta que estás leyendo ahora mismo, donde también publican nuevas historias de cómics en forma de serie a medida que las completan, y también ofrecen material de making-of y como han creado esta obra. Esto no es algo que tenga como objetivo enfrentarse a las grandes editoriales o competir con los cómics que venden 100.000 ejemplares en las tiendas de cómics. Se trata de creadores que encuentran a sus fans más acérrimos que quieren ver cómo se crean los libros y escuchar cómo funciona el proceso, y están dispuestos a pagar por ese acceso. No todos los lectores de cómics estarán interesados en esto, lo cual está bien, no está diseñado para atraer a todos los lectores. Se trata de una pequeña audiencia (entre 500 y algunos miles de lectores) que paga por adelantado para ver a los creadores hacer algo.”

Y es que aparte del acuerdo “SubstackPro” de Tynion y otros, en la web se indica que un autor con 2000 suscriptores, una cifra realmente modesta si hablamos de ventas de comics en librerías, cobraría al mes más de 11.000 dólares cada mes, una cantidad inmensa que le permite vivir sobradamente y sólo te tengas que preocupar de crear tu mejor trabajo.

Hay otro elemento importante del modelo de negocio de Substack y cómo los autores lo consideran mejor que los algoritmos de las redes sociales. Y es que Facebook, Twitter o YouTube trabajan con algoritmos que conectan lo que ves con otros contenidos similares, de forma que ellos trabajan y buscan el engagement que genere vistas, aunque sea con “clickbaits” o contenidos polémicos que generen reacciones airadas a favor o en contra. Frente al ideal utópico del intercambio libre de información, las redes sociales se han convertido en cajas de resonancia en las que sólo recibimos aquello que confirma nuestros puntos de vista, provocando una radicalización indudable de su audiencia y una disminución efectiva del intercambio de opiniones contrapuestas.

Sin embargo, Substrack no tiene algoritmo, si te suscribes a la newsletter de Tynion sólo recibirás información suya, por lo que no es posible acabar recibiendo información de otros autores que no te interesen o que compartan ideas que no te gusten o las consideres ofensivas. Además, la web se financia con las suscripciones, por lo que está libre de publicidad, lo cual es también otro elemento importante a tener en cuenta.

Por estos motivos, no me extraña que tantos autores hayan querido participar. No todos, claro. Aaron por ejemplo afirma estar super contento con su asociación con Marvel, y Brubaker comenta que Substack les ofreció este mismo acuerdo a Phillips y a él pero que no lo aceptaron porque de hecho ya están publicando todo lo que quieren con total libertad con Image Comics, por lo que sus sueños ya se han cumplido en este aspecto.

Sin embargo, Brubaker acertó en su análisis, porque Tynion, Snyder y Hickman SI aparecen como poseedores de “miles de suscriptores”, pero otros autores como Zdarsky, Cates, Lemire o Young sólo tienen “cientos”, y otros autores como Molly Knox Ostertag simplemente aparece “creada la newsletter hace un mes”. Entiendo que obviamente hasta que no empiecen a publicar regularmente carece de sentido suscribirse y pagar, pero esto confirmaría que estamos ante una plataforma con un alcance muy limitado, pero que permite tener una mayor estabilidad financiera a los participantes, lo cual no es poca cosa para empezar. Pero estamos aún muy lejos de tener un modelo viable para autores que no sean de primer nivel con una base ya establecida de seguidores, algo que excepto en casos puntuales, sólo puede conseguirse a partir de trabajar en las grandes editoriales tipo Marvel o DC Comics.

Les deseo suerte a todos estos autores y al modelo que plantea Substack. De hecho, ojalá este negocio tenga mucho éxito y cada vez más autores puedan crear sus mejores trabajos con libertad, independencia y estabilidad financiera, lo que haga que sólo tengan que preocuparse de crear sus mejores obras, no de como van a llegar a final de mes. Todo lo que sea dar más libertad y tranquilidad a los autores será siempre bienvenido.

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

Crítica de Thor: Presa, de Donny Cates y Nic Klein (Marvel Comics – Panini)

Analizo Presa, el segundo arco de Donny Cates y Nick Klein en Thor, ahora que Panini acaba de publicar el final este mes de agosto.

PUNTUACIÓN: 8/10

¡EL REGRESO DE DONALD BLAKE! ¡”Presa” comienza aquí! Érase una vez, un hombre mortal llevaba dentro de sí el espíritu de un dios. ¡Con un chasquido de su bastón en el suelo, aparecería el Poderoso Thor! Pero han pasado años desde que el Rey de Asgard requirió su forma mortal. ¿Dónde ha estado el buen doctor todo este tiempo y qué significa su reaparición para el Dios del Trueno? ¡Donny Cates y Nic Klein se adentran en un misterio que no se ha resuelto desde 1962!

Después de una etapa histórica como ha sido la de Jason Aaron en Thor, estaba claro que la única opción para Donny Cates era plantear argumentos diametralmente diferentes para intentar evitar la inevitable comparación. En este sentido, el primer arco contra Invierno Negro resultó modélico, al igual que ha pasado con este segundo arco recién finalizado con el retorno de Donald Blake a la Tierra. Pero un Doctor muy diferente al que recordábamos de los comics originales del Dios del Trueno, creando una amenaza que es capaz de destruir todo lo que ama Thor.

Hay un primer elemento sobre la historia que quiero destacar, y es que los comics que Cates escribe comics para Marvel Comics son historias pensadas para ser leídas mes a mes. Cada cliffhanger nos ha dejado en un momento estupendo de incertidumbre, y llegar a leer el final cinco meses después ha merecido la pena. Estos comics justifican mi afición a la narrativa periódica que significan los comics de superhéroes. Y junto a la sorpresa que ha supuesto todo lo relativo a la nueva situación de Donald Blake, este arco ha puesto de relevancia el control de Cates del mundo de Asgard y todos los héroes que lo pueblan.

La narración de Cates me parece excelente, metiéndonos en la piel de Donald Blake y entendamos el alcance de la tortura que ha sufrido durante todos los años previos, viviendo una vida que era una mentira con unos recuerdos falsos de unas vivencias que nunca experimentó. No es de extrañar que caiga en la locura y quiera ver el mundo arder. De hecho, el final del arco me ha parecido brillante, no sólo por lo que nos recuerda de la historia de la mitología de Thor, sino porque reafirma de alguna manera su naturaleza trágica.

En el apartado gráfico, reconozco que me costó conectar con el estilo de Nic Klein, con el color de Matt Wilson, pero reconozco que este segundo arco lo he disfrutado de principio a fin. Sus páginas saben transmitir la locura que envuelve a Blake, pero también el carisma de personajes como Jane Foster o Bill Rayos Beta. Además otro elemento muy chulo de Klein es que sabe sacarle el máximo partido al guión de Cates y nos ofrece unas viñetas super potentes y emocionantes en cada grapa, con unas splash-pages que quitan el hipo. Leer en el Spot On de Julián Clemente que este arco marca la marcha de Klein de la serie me ha dado un bajón, la verdad. Sobre todo viendo al sustituto al menos en el próximo número, Michele Bandini, correcto artista italiano al que veo que le falta justo algo que Klein tiene para regalar: personalidad. Buff, me ha quedado temblando ante este cambio.

Si tengo que pensar en algún elemento menos bueno de este arco, quizá hay que reconocer que Thor Odinson ha sido secundario en su propio comic, ya que el protagonismo ha recaido en el propio Donald Blake o Jane Foster. Esto no es algo malo en si mismo, de hecho el arco como digo me ha gustado mucho. Sin embargo, sí puedo decir tras 14 números que Cates ha creado un Thor Odinson antipático con el que es muy difícil empetizar. Y esto, que entiendo que debe ser algo buscado por Cates (espero) en vista a una evolución del personaje en los próximos meses, no tengo claro que sea un acierto, la verdad. En todo caso, este Thor se mantiene como uno de los comics imprescindibles de cada mes.

Tras 14 números USA y 2 arcos finalizados, Donny Cates confirma que le ha cogido el truco a Thor y su mundo, y que le queda cuerda para rato. Si Presa es el nivel a esperar, nos espera una etapa que vamos a disfrutar un montón.

PUNTUACIÓN: 8/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Veneno 31 de Donny Cates y Ryan Stegman (Marvel Comics – Panini)

La etapa de Donny Cates y Ryan Stegman en Veneno llega a su fin este mes de agosto, con un número emocionante que nos sitúa a todos los jugadores ante el nuevo status-quo generado por el final de Rey de Negro.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

¡Se acabó! Coincidiendo con Venom #200 USA de la numeración de Legado, llega el último capítulo en la etapa de Donny Cates y Ryan Stegman. Es el primer capítulo del resto de la vida de Veneno y, después de esto, nada volverá a ser igual. En el día después de Knull, ¿qué queda del Protector Letal?

Este número contiene Venom 35 USA, número 200 de la numeración legado.

35 números USA, 31 en España, además de ser protagonista de dos eventos multitudinarios como han sido Matanza absoluta y Rey de Negro. ¡Qué viaje hemos tenido estos casi tres años! Lo mejor de la etapa que ahora termina de Donny Cates y Ryan Stegman es que han conseguido que conectara con un personaje que hasta ese momento me parecía super antipático y desagradable, que se encuentra ahora mismo convertido en uno de los héroes más poderosos del Universo Marvel.

Lo primero que me ha sorprendido de este último número es que se trata de un especial con 74 páginas de historia. Pero claro, hay tantos personajes que merecen nuestro interés que es lógico que este final de etapa tenga una extensión mayor de lo habitual. Lamentablemente, esto hace que Ryan Stegman sólo dibuje unas pocas páginas, las primeras y últimas del comic para dar cierre a la etapa, estando acompañado por un irregular grupo de artistas para los diferentes bloques del comic: Kev Walker, Danilo S. Beiruth, Ron Lim, Guiu Vilanova, Gerardo Sandoval y Bagley.

Esto provoca un irregular apartado artístico, con páginas muy buenas (Stegman), buenas (Walker y Bagley), funcionales (Beiruth, Lim y Vilanova) y malas (las de Sandoval), con el gran pero que me genera que los editores de Marvel no incluyeran a Iban Coello en este especial, algo que hubiera sido más que merecido ya que él fue el dibujante titular durante varios meses y ha ido creciendo hasta convertirse en uno de los valores en alza más importantes para Marvel. Una pena.

Debido a la extensión, hasta Cates necesita ayuda en la escritura de este especial, de forma que Phillip Kennedy Johnson aparece acreditado como co-guionista en las páginas 40 a 50, que nos cuentan la historia de Flash Thompson, con dibujo de Sandoval. No se si esto significa que vamos a tener en un futuro cercano una serie de Agente Veneno escrita por Johnson, pero tampoco me sorprendería.

Cates plantea un número argumentalmente estupendo, al mostrarnos la nueva faceta de Eddie Brock como defensor del Universo y su conexión con los otros héroes de la Tierra como los Vengadores, sin olvidarse de su relación con Spiderman, que fue donde todo empezó. Y sobre todo, el comic se centra también en su hijo Dylan, que va a tener una importancia fundamental en la historia del personaje en la próxima etapa de Al Ewing, Ram-V y Brian Hitch que empezará dentro de unos meses. De hecho, considero que Cates (y Marvel) han sido muy inteligentes ya que ante el cambio y la ampliación de los poderes de Eddie, él tiene una nueva faceta que jugar en el Universo Marvel cósmico, pero nos dejan a Dylan para poder contar aventuras “normales” de un nuevo Veneno adolescente ambientadas en Nueva York. Como digo, qué listos.

Hay veces en que al finalizar una etapa en un comic, el escritor devuelve los juguetes igual que los encontró, para que el siguiente pueda jugar a su gusto. No es el caso con Veneno, pero este cambio y la ampliación del elenco de protagonistas puede darnos un montón de nuevas y emocionantes historias que yo de momento no me voy a perder.

Comparto las primeras páginas de este comic:

Donny Cates, Ryan Stegman, J.P. Mayer y Frank Martin cierran, con el resto de artistas de este especial, su histórica etapa en Veneno. Un comic que recordaremos durante mucho tiempo.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Redneck vol 4 de Donny Cates y Lisandro Estherren (Image Comics)

Tras unos meses de espera, vuelvo a las aventuras de la familia de vampiros texanos creada en el sello Skybound de Robert Kirkman creado por Donny Cates y el dibujante Lisandro Estherren, con colores de Dee Cunniffe. Lone Star es el cuarto volumen.

PUNTUACIÓN: 7/10

Los Bowman son vampiros que viven discretamente en un pueblo de Texas, alimentándose de la sangre de las vacas de su local, una de las barbacoas del pueblo. Su coexistencia pacífica termina cuando generaciones de odio, miedo y sangre mala salen a la superficie

Tras su día más oscuro, es hora de despedirse de Texas (The Lone Star State en inglés, de ahí el juego de palabras del título) mientras la familia Bowman busca la salvación … en las sombras de México.

Este cuarto volumen recopila los números 19 a 24 de la edición USA.

Recientemente Donny Cates ha anunciado que Redneck está a punto de finalizar, con un final en principio previsto para el número 36 USA (sexto tomo de la serie). Teniendo en cuenta esto y los catastróficos eventos que sucedieron al final del volumen anterior que nos dejaron con un cliffhanger monumental, la que es la segunda mitad de la serie empieza como es habitual en los comics de Cates sin dar un segundo de respiro.

Es complicado hablar de este comic sin entrar en spoilers teniendo en cuenta que yo compro la edición americana de un comic que de momento sigo inédito en España. Sin embargo, intentando mantener esta reseña libre de spoilers, creo que Cates es un guionista muy hábil que sabía cuando dar un golpe encima de la mesa para provocara un cambio de status-quo. Y este cambio le viene muy bien al comic, ya que este viaje a México nos muestra que este universo sobrenatural es mucho mayor de lo que nos pensábamos cuando todo pasaba en Texas, descubriendo toda una mitología de seres sobrenaturales malrolleros que darán mucho juego en los próximos tomos. Además de ahondar en las relaciones de los miembros de la familia Bowman que siguen con vida.

El gran problema de Redneck es el dibujo. Como suelo tardar meses entre que compro un tomo y el siguiente, siempre que me llega en nuevo tengo que volver a acostumbrar el ojo al horrible estilo del dibujante Lisandro Estherren, con colores de Dee Cunniffe. Estherren tiene un estilo “feista” que camufla su limitadas dotes de anatomía y narrativa con grandes manchan que ayudan a crear cierta atmósfera malsana, pero no ayuda a CONTAR la historia de la mejor manera posible. Estherren si consigue crear impacto en las splashpages de final de cada número y en algunos momentos puntuales, pero lamentablemente me parece un dibujante flojillo. Y es una pena, porque esta historia con un mejor dibujante podría haber producido unos momentazos visualmente alucinantes, que en este caso quedan como sólo correctos. Que es lo que impide que mi puntuación final sea

Llegados a este punto, no tengo duda que voy a comprar Redneck hasta el final. Tras comprar cuatro tomos y teniendo en cuenta el cliffhanger con el que nos han dejado, la pinta es que nos dirigimos hacia una guerra abierta de las distintas facciones de vampiros, ya veremos quien sigue en pie cuando la historia se acerque al final.

Comparto las primeras primeras páginas de este volumen:

Redneck continúa ofreciendo una aventura de vampiros bastante original y a pesar del dibujo me compensa el precio del comic, así que hay que darlo por bueno.

PUNTUACIÓN: 7/10

Espero vuestros comentarios. Y si gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Rey de Negro 3 y Veneno 30, de Donny Cates, Ryan Stegman e Iban Coello (Marvel Comics – Panini)

El Rey de Negro es historia. El final del último evento de Marvel publicado por Panini este mes de Junio nos trae unos comics repletos de épica y momentazos alucinantes que justifican nuestra afición comiquera. Hoy comento mis impresiones de los números centrales del evento.

REY DE NEGRO 3, de Donny Cates, Ryan Stegman, J.P. Martin y Frank Martin

La conclusión del evento que pone fin a la saga de Knull. ¿Qué es un dios para un rey? ¿Qué es un dios para un no creyente?

Este número recoge los números King in Black 4 y 5 USA.

El Rey de Negro ha sido un evento modélico. Danny Cates ha construido una historia repleta de épica que permitía múltiples tie-ins para gusto de los editores de Marvel pero que podía ser seguida perfectamente únicamente leyendo la serie principal y como mucho, el comic de Veneno también guionizado por Cates. Y tras la invasión de Knull, llega el momento del contrataque de los héroes del Universo Marvel, en dos números super chulos que tenemos reunidos en este número de Panini.

Me gusta mucho la planificación de Cates y cómo hace que cuarto número sea más coral, con unos momentazos protagonizados por Dylan Brock y una inesperada Jean Grey, para que a continuación el climax del número 5 sea 100% Eddie. La resolución de esta historia me ha gustado mucho y con ella, la forma en que Eddie Brock queda definitivamente establecido como uno de los grandes héroes del Universo Marvel.

El dibujo de Ryan Stegman, con tinta de J.P. Mayer y color de Frank Martin ha sido otro de los grandes pluses de este comic. Stegman se ha mostrado muy cómodo en un evento masivo de estas características con decenas de personajes importantes de Marvel, y se ha lucido en los grandes momentazos que este evento ha tenido. Rey de Negro es, no nos engañemos, el equivalente Marvel de un blockbuster palomitero de gran presupuesto, y el resultado en lo relativo al entretenimiento y la espectacularidad me ha parecido modélico.

La estructura de publicación en tres meses también me gusta, dado que consigue que los lectores podamos disfrutar de todo el evento al completo en muy poco tiempo, evitando el factor agotamiento que pudiera existir en caso de historia que se alargaran muchos meses. Por buscarle un pero a un evento que me ha gustado mucho y que significa un climax genial a la actual etapa de Veneno, quizá esta política de eventos sucesivos de Marvel está provocando cierta “Netflixicación”, dando casi la sensación de que hay una obligación de que SIEMPRE haya un evento (el que sea) que vender a los lectores, como si los comics “normales” no fueran suficientes para entretenernos. Si unimos esto al solapamiento, tenemos unos eventos con el destino del mundo en juego que realmente no tienen repercusiones reales una vez finalizado. Y como ejemplo, en poco más de un año hemos tenido La Guerra de los Dioses de Thor, Imperio de los Vengadores y Los 4 Fantásticos y ahora este Rey de Negro de Veneno, en los que la cuidad de Nueva York ha sido conquistada y casi destruida por fuerzas invasoras, para estar todo bien casi el mes siguiente. Ya digo que el comic en si me ha gustado, pero se me hace raro que estos comics no tengan consecuencias en el Universo Marvel y casi quede como la “invasión de la semana”.

En todo caso, globalmente Rey de Negro me ha gustado mucho y creo que ofrece un broche de oro a la etapa de Donny Cates y Ryan Stegman en Veneno, a falta del epílogo que tendremos el mes que viene en la serie de Veneno, coincidiendo con el número 200 del personaje.

PUNTUACIÓN: 8/10

VENENO 30, de Donny Cates, Iban Coello, Clay Mc Leod Chapman y Garry Brown

¡El último cruce con Rey de Negro podría ser también el último número con el simbionte tal y como lo conocemos! Este es el cómic que prepara el terreno para el histórico Venom #200 USA, en que llega a su fin la etapa de Donny Cates.

Este número recopila Venom 34 y King in Black: Scream USA.

Comentaba que Rey de Negro ha sido un evento que se entiendo perfectamente leyendo únicamente ese comic y este de Veneno. De hecho, a pesar que me gusta conocer punto de vista de Eddie Brock mientras intenta volver al mundo de los vivos para ayudar a derrotar a Knull, realmente el evento se puede leer y entender sim problemas sin necesidad de comprar este comic. Eso en lo referido al evento en si, aunque vaya por delante que gracias a Cates Eddie Brock se ha transformado de un personaje antipático en uno de los grandes héroes del Universo Marvel, por lo que la lectura de estos comics para mi si me aportan detalles que me justifican su compra sin duda. Si a eso le sumamos el invitado sorpresa y la sorpresa final de este comic, tenemos un shock alucinante que va a afectar no sólo a Veneno, sino a toda la franquicia arácnida de Marvel y que me ha dado una alegría totalmente inesperada.

Si la construcción de Donny Cates de Eddie Brock me ha gustado, el otro gran plus de este comic es el alucinante dibujo del español Iban Coello con color de Jesús Aburtov, un comic que para mi ha significado el despegue definitivo de Coello y que le convierte en uno de los grandes dibujantes de la Marvel actual. Sus páginas tienen una narrativa chulisima super espectacular, con unas páginas repletas de detalles que me muestran a un artista que lo ha dado todo para ofrecernos el mejor comic posible.

El pero de este comic no viene de la historia de Veneno, sino del tie-In de Grito incluido en esta grapa, obra de Clay McLeod Chapman en el guión, Garry Brown en el dibujo y Rachelle Rosenberg en el color, Un tie-in olvidable completamente que no aporta nada y que tiene un dibujo feísimo de Brown con el que no conecto para nada. Entiendo que en meses anteriores Panini ya había ido colando la miniserie de Grito en estas páginas y lo lógico era completar los comics de este personaje antes del próximo reinicio, pero en medio de toda la épica de este climax, este relleno me ha sabido super mal.

Es una pena este tie-in, porque las sensaciones con Veneno no pueden ser mejores. Y si el mes que vienen tendremos el final de la etapa de Donny Cates y Ryan Stegman en Veneno, justo esta semana hemos sabido la identidad del equipo que tendrá la difícil labor de sustituirles a partir de Noviembre, y la cosa no puede pintar mejor: Al Ewing, Ram-V y Brian Hitch, con tintas de Andrew Currie y color de Alex Sinclair. Hell, yeah!! Parece que va a seguir siendo un buen momento de hacerse fan de Veneno, después de todo.

PUNTUACIÓN: 7/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!