Archivo de la etiqueta: Frank Castle

Crítica de Punisher Max de Jason Aaron y Steve Dillon

Jason Aaron, Steve Dillon y Matt Hollingsworth crearon Punisher Max dentro del sello para adultos Max, comic que sirve de perfecta continuación de la maravillosa etapa de Garth Ennis, sin duda la mejor del personaje, y que hoy quiero destacar.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

Llega la nueva serie de Punisher especialmente recomendada para lectores adultos y realizada por Jason Aaron (Lobezno) y Steve Dillon (Marvel Knights: Punisher, Predicador), dos tipos que nacieron para narrar las aventuras del más brutal vigilante del cómic.

La mafia ha tendido una trampa para Frank Castle, convirtiendo al ejecutor Wilson Fisk en el nuevo “Kingpin” para que Frank le de caza. Pero Fisk decide que le gusta su nueva posición, lo suficiente como para matar a sus jefes para mantenerla. De repente, el Castigador se encuentra en una guerra contra una amenaza mortal, ¡y debe decidir hasta donde está dispuesto a llegar para derrotar al Kingpin! Enfrentándose con policías corruptos, luchando contra los secuaces de Fisk, Bullseye y Elektra, y sufriendo por un período en la prisión, Frank se verá arrastrado a su momento más bajo. Pero como Kingpin pronto descubrirá, ¡esto sólo significa que a Frank no le queda nada que perder! Jason Aaron y Steve Dillon nos ofrecen una etapa brutal y sin censura diferente a todo lo que has visto antes.

Tras la histórica etapa de Garth Ennis de Punisher dentro del sello Max para adultos, Marvel tenía en 2009 con una patata caliente con el personaje, porque ¿cómo continúas una etapa insuperable? Tras una serie de miniseries correctas pero sin demasiado interés, la opción que finalmente convenció al editor en jefe de Marvel Axel Alonso fue planteada por Jason Aaron.

Punisher Max fue una serie de 22 números publicada entre enero de 2010 a febrero de 2012, que fue planteada por Aaron como una historia cerrada en 4 arcos. El principal elemento utilizado por Marvel para vender la serie era plantear un arco de Punisher dentro del sello Max introduciendo a algunos personajes del universo Marvel tradicional como Wilson Fisk, Bullseye o Elektra, en versiones Max, que permite mayores niveles de violencia y sexo.

Los cuatro arcos de la serie fueron Kingpin (números 1-5), que narran el ascenso de Wilson Fisk de gualdaespaldas a Kingpin del crimen de Nueva York, demostrando que podía ser una verdadera amenaza para Frank Castle. Un Castle envejecido que lleva más de 30 años como Punisher y que se está acercando a un punto de no retorno. Bullseye (números 6-11) fue el segundo arco, presentando al mortal enemigo de Daredevil como un asesino contratado para eliminar a Frank. Para llevarlo a cabo se planteará conocer en profundidad a su enemigo, lo que sacará a la luz una verdad que Frank creía enterrada en lo más profundo de su mente.

Frank (números 12-16) es para mi uno de los arcos más brillantes de la historia del personaje, y Aaron construye a partir del brillante comic de Garth Ennis para llevar la historia a una evolución lógica pero no por ello menos impactante, triste y satisfactoria. Sin hogar (números 17-21) y El fin de la guerra (número 22) ofrecieron un brutal climax sin concesiones que significaron un brillante y perfecto final para este comic.

Punisher Max fue realizado en su totalidad por el equipo creativo de Jason Aaron, Steve Dillon al lápiz y la tinta, Matt Hollingsworth al color y una super icónicas portadas de Dave Johnson.

Steve Dillon (1962-2016) es uno de los grandes nombres del comic americano mainstream para adultos. Su Preacher junto a Garth Ennis es una de las grandes series de Vertigo, junto al que trabajó en una estupenda etapa de Hellblazer y la primera etapa de Ennis en Punisher, en ese momento aún dentro del universo Marvel tradicional. Otro excelente comic de Dillon es Skreemer junto a Peter Milligan, y tuvo una larga vida profesional trabajando en Fleetway, DC Comics o Marvel entre otras editoriales.

Dillon no era un dibujante superestrella. Sin embargo, su estilo limpio de dibujo le permitía narrar prácticamente cualquier cosa, sin importar lo loco, salvaje, violento y over-the-top. Aunque su dibujo no fuera especialmente espectacular ni sus páginas resalten por sus fondos detallados, resultó ser el dibujante perfecto para contar esta historia de un Frank Castle crepuscular que debe lidiar con pecados de su pasado. Además, el punto fuerte de Dillon, su capacidad de hacer que sus personajes transmitan todo tipo de sentimientos, es clave para el tercer volumen Frank, el más importante de esta serie.

Junto al colorista Matt Hollingsworth, Dillon crea un comic con una enorme consistencia. En unos años en los que los comics de Marvel y DC están repletos de fill.ins y dibujantes sustitutos, es una pasada poder leer este comic que transmite la sensación de una obra completa cerrada porque lo es.

Otro elemento destacado son las icónicas portadas de Dave Johnson, que crearon una personalidad única para esta serie. Johnson huye de las típicas portadas de comics se super héroes y ofrece imágenes simbólicas de gran expresividad, Además, sus portadas consiguen no ser nunca repetitivas, jugando con diferentes opciones creativas, como crear viñetas en las portadas, o presentar imágenes con grandes manchas de color. Dentro de la Marvel de 2011-2011, este comic fue uno de los de mayorpersonalidad.

Si tengo que comentar algo menos bueno, hay algunos elementos de sexo y violencia que realmente no aportan nada importante a la historia más allá de resaltar el hecho de que este era un comic Max para adultos. Sin embargo, el retrato psicológico que Aaron hace de Frank Castle me parece bestial. Su historia posee una gran profundidad y sin duda los temas que trata son profundamente adultos, por lo que entiendo que no necesitaba estos elementos “secundarios” para vender que se trata de un comic adulto. Esto me recuerda un poco la confusión que existe no solo en el mundo del comic, sino también en el cine, sobre que mostrar sexo o violencia hece que una obra no sea para niños, pero no la convierte en necesariamente “adulta”.

Punisher Max para mi es un comic adulto por la forma en que Aaron nos contruye a los maravillosamente complejos personajes. Empezando por un alucinante Wilson Fisk, un antagonista complejo que ofrece momentos muy potentes a este comic. Además de Fisk, Aaron demuestra que adora los comics de Garth Ennis, porque todo lo que hace está construido de lo que Ennis creó, incluyendo la aparición del Nick Furia Max de la etapa de Ennis. El Frank Castle crepuscular de Jason Aaron es un retrato duro y sin concesiones del personaje, pero a la vez es dolorosamente humano, lo que hace que sea uno de los mejores comics de un personaje que ha tenido algunas etapas excelentes.

Dentro de esta serie, Bullseye consigue ser el elemento freak que la historia necesitaba además de ofrecer los momentos de ultra violencia del comic, de forma que creo que narrativamente cumple completamente su función. Mucho más floja me parece el personaje de Elektra, la asesina de La Mano creada por Frank Miller, cuya aparición es completamente decepcionante y no cumple ninguna función importante dentro de la historia. Bueno, realmente sí tiene un papel fundamental en la historia, que al ser spoiler prefiero no comentar.

Además, Punisher Max es ante todo un comic publicado mensualmente, de forma que Aaron contruye cada número de forma que ofrezca la suficiente información, acción y sorpresas para que los lectores quisieran volver el mes siguiente. Además, cada arco cuenta con un final excelente que nos dejaba a los lectores alucinados y abría nuevas posibilidades para la siguiente parte. En muchos momentos, Aaron parece el Francis Ford Coppola del Padrino, haciendo que varias acciones fueran construyéndose simultáneamente hasta alcanzar su climax al mismo tiempo, lo que le confirma como un excelente escritor y un perfecto conocedor del medio comiquero.

Punisher Max de Jason Aaron y Steve Dillon es una maravilla que todo fan del personaje y en general de los comics Marvel y el género negro deberían leer, y que creo que debido a que vinieron después de la histórica etapa de Garth Ennis, creo que puede haber pasado bastante desapercibida.

PUNTUACIÓN: 8/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Punisher temporada 2 (Netflix)

La segunda temporada de Punisher estrenada en Netflix ha supuesto una enorme decepción y un tristísimo final a la colaboración del canal online con Marvel Studios, a falta de la tercera temporada de Jessica Jones.

PUNTUACION 4/10

Tras los sucesos de la primera temporada, Frank Castle (Jon Bernthal) parece que ha dejado su vida como Punisher atrás. Sin embargo, al ayudar a una joven en peligro, Amy, interpretada por Giorgia Whigham, deberá volver a la acción . ¿O acaso estaba buscando una excusa para volver a su violenta vida anterior? A Amy le persigue John Pilgrim (Josh Stewart) , un violento religioso radical que no se dentendrá ante nada para encontrar a Amy y evitar que la información que posee salga a la luz.

Mientras, en Nueva York, la agente  Dinah Madani (Amber Rose Revah) visita todos los días al herido y anmésico Billy Russo (Ben Barnes), todavía custodiado en el hospital y que está siendo tratado por una psiquiatra, la doctora Krista Dumont (Floriana Lima).

Estas son las dos tramas que veremos a lo largo de esta serie y que son el principal motivo de los muchos problemas que sufre esta temporada, que vuelve a contar con Steven Lightfoot como showrunner.

Pensando en ella únicamente como producto televisivo, la temporada es aburrida a rabiar, con un montón de episodios que son cabezas parlantes que no van a ningún lado. Excepto en Daredevil, se confirma que hacer temporadas de 13 episodios ha sido el principal problema de todas las series de Marvel Studios estrenadas en Netflix. Realmente, esta historia se hubiera podido contar mejor en 9 o 10 episodios, el formato HBO. Pero incluso descontando la morralla, los diálogos repetidos y redundantes que no van a ningún sitio, las dos historias cruzadas están llenas de locuras que son aburridas y tristes.

El que se supone que debería haber sido el arco principal de Punisher con la joven Amy perseguidos por Pilgrim queda en un segundo plano ante el drama Billy Russo intentando recordar quién era en su vida anterior, con la agente Madani y la psiquiatra la doctora Dumont, de forma que provocan que lo menos importante ocupe demasiados minutos, muchos más de los que merecían.

Además, hay veces que una serie mediocre te deja con buen sabor de boca con un buen final, pero incluso en esto falla Punisher. Haciendo un desglose por episodios, los tres primeros en los que se establecen los diferentes argumentos fueron bastante entretenidos. Pero los episodios siguientes hasta el 9º fueron un horror de situaciones aburridas, diálogos redundantes y casi eliminación de la acción. De hecho, me empecé a plantear no terminar el visionado, pero el episodio 10 por fin animó un poco la acción y hizo verlo hasta el final. Que error. Y es que el final de ambos arcos, aunque esta vez si con mucha acción, es lamentable con unos WTF! de libro, que confirman que la elección narrativa de estas historias no fue la correcta para empezar.

Reconozco que la primera temporada me gustó bastante, en parte por la sorpresa de ante una historia que se alejaba del comic centrada en el trauma de los soldados con Síndrome de Stress Post-Traumático (SSPT). Y que no evitaba los momentos brutales protagonizados por Castle. Pero esta segunda se olvida casi completamente de la acción para crear momento realmente aburridos que no hacen avanzar ninguna de las dos tramas. No ofrecer acción sería normal y aceptable si la historia que nos cuentan en su lugar fuera interesante y nos hiciera conectar con los personajes. Pero eso no sucede. Y lo malo es que Jon Bernthal y Ben Barnes lo hacen genial, con las escasas herramientas que les dan.

De hecho, si tengo que salvar algo de esta temporada son las actuaciones de Bernthal y Barnes, que muestran que tenían a dos actorazos principales a los que han desaprovechado completamente.

Produce una gran perplejidad tener un personaje espectacular como Frank Castle con un actorazo como Jon Bernthal y decidir no aprovecharlo, hasta el punto que por momentos Punisher parece un secundario en su propia serie en muchos episodios.

Como serie televisiva Punisher es bastante mala. Pero es incluso peor si pensamos en que desaprovecha todo el potencial del comic y el carisma del personaje y su historia, de forma que nos quedamos sin ver una buena adaptación del Punisher Max de Garth Ennis, entre otras etapas bestiales. ¿Tan difícil era hacer una buena adaptación?

Me queda además una sensación chunga sobre que el motivo por el que el showrunner y los escritores no quisieron adaptar ninguna historia del cómic es porque en el fondo pensaban que ellos son mejores “autores” y podían hacerlo mucho mejor que los autores de los comics. Y así les fue, desastre total.

Comparto el trailer de esta decepcionante temporada

La segunda temporada de Punisher ha sido un triste final a la colaboración de Marvel Studios con Netflix. Una ocasión perdida que no supo sacar todo el partido a este icónico personaje.

PUNTUACION 4/10

Gracias por leer el articulo! Si te ha gustado, te invito que sigas mi blog, y que lo compartas en redes sociales. ¡Saludos!!