Archivo de la etiqueta: James Tynion IV

La revolución Substack para los autores de comic

Analizo en mi nueva columna de opinión la revolución que Substack puede significar para la independencia económica y creativa de los autores de comics.

El pasado agosto una noticia revolucionó el mundo del comic mainstream americano, al anunciar James Tynion IV que abandonaba su puesto como guionista de los comics de Batman y Joker de DC Comic para centrarse en publicar sus propias obras de creación propia utilizando el servicio / web de creación de newsletters de pago Substack. Tras el anuncio de Tynion, otros autores también anunciaron que se unían a Substack (aunque con diferencias a las que luego volveré): Jonathan Hickman, Chip Zdarsky, Saladin Ahmed, Scott Snyder, Donny Cates y Ryan Stegman, Jeff Lemire o Skottie Young. Un autentico all-star de profesionales del mundo del comic con un importante apoyo de los fans.

Antes de preguntarme si el mundo editorial está en peligro, (no lo está), habría que ver primero qué es exactamente Substack. Se trata de una web para la creación de newsletters que permiten la generación de ingresos para los autores mediante un sistema de suscripción. NO se trata por tanto de una nueva editorial que vaya a competir con Marvel, DC o Image, sino un contenedor donde cada autor puede crear y publicar contenidos sobre los que mantiene el 100% de los derechos, pudiendo crear con total libertad y seguridad, dado que los ingresos que se generan les llegan antes incluso que haya publicado nada. En ese sentido, el sistema de pago de Substack tiene muchas similitudes con un crowfunding, en el que los mecenas apoyamos a un autor para que pueda realizar su obra.

A partir de la locura de interés hacia Substack, descubrí que la newsletter gratuita de Jason Aaron a la que estoy suscrito desde hace tiempo se publica desde una cuenta de Substack, por lo que queda claro que hay opción de crear contenidos gratuitos y otros de pago. Un elemento importante es que el propio hecho de suscribirse a una newsletter de un autor ya le da un montón de información, ya que soy un comprador potencial que quiere recibir información de sus próximos lanzamientos. Cuando anuncian algo, Aaron, Millar o Brubaker (a cuyas newsletters también estoy suscrito) saben que miles de lectores reciben sus anuncios y podriamos comprar los comics en cuestión cuando salgan.

Dentro del servicio de pago, Substack ofrece tres opciones de pago. El primero pagar mensualmente 7 ú 8 dólares al mes (en función del autor), realizar una suscripción anual por 70 / 80 dólares al año, (también en función de cada caso), o convertirse en suscriptor “Premium”, pagando un importe importante limitado a pocas personas, que recibirán a cambio más beneficios, algo que de nuevo recuerda a las recompensas de los crowdfundings.

La revolución para los autores radica en que aparte de mantener los derechos de su obra, Substack ofrece de forma general el 90% de estos ingresos a estos autores de forma automática, de forma que un escritor que tenga 800 suscriptores mensuales, puede cobrar en ese momento más de 4600 dólares al mes, lo cual es una gran cantidad de dinero que permite una estabilidad financiera que los autores no pueden ni soñar cuando hablamos de comics de creación propia en editoriales como Image o más pequeñas.

Kelly Sue DeConnick lo explica perfectamente en su newsletter: “Un comic de creación propia, por otro lado, podría, si tiene mucha suerte, venir con un anticipo que generalmente solo permitirá pagarle al colorista y al rotulador su tarifa completa. El artista recibe una tarifa reducida y el escritor generalmente espera hasta que el libro tenga ganancias para recibir el pago. Lo cual, si la primera edición se vende bien, significa 90 días después de que el libro llegue a las librerías. (Lo que podría ser un año después de que comenzara a trabajar en él). Pero puede llevar mucho, mucho más tiempo. Años a menudo. Conozco escritores muy exitosos en comics muy exitosos que nunca han visto un centavo de las ventas directas en el mercado de ciertos títulos. Y es lo que es, conocemos el trato cuando entramos, pero es por eso que una generación de escritores de los que venimos se ha esforzado por equilibrar el WFH (Work For Hire – los trabajos para Marvel o DC de encargo) y las obras de creación propia.”

Pero esto es a nivel general, ya que autores TOP como Tynion han recibido además un contrato “SubstrackPro” por el que además de recibir ingresos de suscriptores, Substrack les paga mensualmente como reclamo para llamar la atención de otros autores y se animen a comenzar a publicar en Substrack, que incluso incluyen extras importantes como poder contar con un seguro médico, algo vital en Estados Unidos. La web gana un porcentaje de los ingresos de los suscriptores, así que cuanta más gente publique y reciba ingresos, mejor le irá a la compañía.

El anuncio de Tynion de trabajar casi en exclusiva a través de Substrack era entendible porque supone un sueño hecho realidad para un escritor, y es que le paguen POR ADELANTADO para que haga lo que quiera, desde comics, prosa, historias largas o cortas, antologías… contenidos que el propio Tynion reconoce que son de difícil viabilidad comercial, pero que él tiene ganas de probar como creador que es y que cree que merecen ser vistos por un público ansioso de obras diferentes. Como digo, es un sueño hecho realidad, y se entiende que Tynion se lanzara a una oferta que posiblemente sea de las de “una vez en la vida”, abandonando su bien pagado trabajo en DC, por el que no tenía ninguna propiedad.

Pero la realidad es que el caso de Tynion es único, ya que el resto de autores de la lista antes mencionada NO abandonan sus trabajos de encargo en Marvel o DC, sino que lo plantean como un complemento además de su trabajo actual. Hickman de hecho salió inmediatamente a negar que su acuerdo con Substack tuviera nada que ver con su marcha de las series mutantes, algo sobre lo que ya hablé aquí, y que planeaba seguir en nómina de Marvel creando contenidos para ellos durante mucho tiempo. Algo que también van a hacer autores como Zdarsky, Cates o Lemire.

El propio acuerdo de Substack hace completamente compatible que el núcleo duro de fans de estos autores vean antes que nadie estas obras de creación propia a través de su newsletter, y el proceso como fueron creados, con que posteriormente estas obras sean publicadas en papel más adelante a través de la editorial que elijan, por lo que tampoco se trata de un acuerdo que pueda perjudicar de ninguna forma a las librerías especializadas de comics, restándoles oferta o compitiendo contra ellos.

Y este aspecto es clave, ya que el único pero que le veía de inicio al modelo de negocio Substack es que en mi caso no veía viable económicamente pagar 7/8 dólares a cada autor que me gusta sin tener claro qué tipo de publicaciones iban a hacer en un mes concreto. No tengo problema en comprar los tomos cada vez que salen, pero pagar por tener a mi disposición un making-of a mi no me encajaba. Una vez he conocido varios ejemplos de newsletters, incluso sin suscribirme a las opciones de pago, y leí varias entrevistas, tengo claro que estamos ante una fuente alternativa de ingresos para los creadores, lo cual siempre es positivo, y que cuando llegue el momento, podré leer en papel las obras que me interesen, así que todos salimos ganando.

Ed Brubaker lo explicó perfectamente en su newsletter: “No veo que los cómics de Substack sean disruptivos ni perjudiquen a los editores o minoristas. Aparte de Tynion, parece que la mayoría de los creadores que se han unido solo están añadiendo más trabajo a sus horarios y siguen haciendo comics para Marvel, DC, Image, Dark Horse, etc. Lo esto significa es que a algunos autores populares les están ofreciendo dinero (en algunos casos, MUCHO dinero) para iniciar newsletters, muy parecido a esta que estás leyendo ahora mismo, donde también publican nuevas historias de cómics en forma de serie a medida que las completan, y también ofrecen material de making-of y como han creado esta obra. Esto no es algo que tenga como objetivo enfrentarse a las grandes editoriales o competir con los cómics que venden 100.000 ejemplares en las tiendas de cómics. Se trata de creadores que encuentran a sus fans más acérrimos que quieren ver cómo se crean los libros y escuchar cómo funciona el proceso, y están dispuestos a pagar por ese acceso. No todos los lectores de cómics estarán interesados en esto, lo cual está bien, no está diseñado para atraer a todos los lectores. Se trata de una pequeña audiencia (entre 500 y algunos miles de lectores) que paga por adelantado para ver a los creadores hacer algo.”

Y es que aparte del acuerdo “SubstackPro” de Tynion y otros, en la web se indica que un autor con 2000 suscriptores, una cifra realmente modesta si hablamos de ventas de comics en librerías, cobraría al mes más de 11.000 dólares cada mes, una cantidad inmensa que le permite vivir sobradamente y sólo te tengas que preocupar de crear tu mejor trabajo.

Hay otro elemento importante del modelo de negocio de Substack y cómo los autores lo consideran mejor que los algoritmos de las redes sociales. Y es que Facebook, Twitter o YouTube trabajan con algoritmos que conectan lo que ves con otros contenidos similares, de forma que ellos trabajan y buscan el engagement que genere vistas, aunque sea con “clickbaits” o contenidos polémicos que generen reacciones airadas a favor o en contra. Frente al ideal utópico del intercambio libre de información, las redes sociales se han convertido en cajas de resonancia en las que sólo recibimos aquello que confirma nuestros puntos de vista, provocando una radicalización indudable de su audiencia y una disminución efectiva del intercambio de opiniones contrapuestas.

Sin embargo, Substrack no tiene algoritmo, si te suscribes a la newsletter de Tynion sólo recibirás información suya, por lo que no es posible acabar recibiendo información de otros autores que no te interesen o que compartan ideas que no te gusten o las consideres ofensivas. Además, la web se financia con las suscripciones, por lo que está libre de publicidad, lo cual es también otro elemento importante a tener en cuenta.

Por estos motivos, no me extraña que tantos autores hayan querido participar. No todos, claro. Aaron por ejemplo afirma estar super contento con su asociación con Marvel, y Brubaker comenta que Substack les ofreció este mismo acuerdo a Phillips y a él pero que no lo aceptaron porque de hecho ya están publicando todo lo que quieren con total libertad con Image Comics, por lo que sus sueños ya se han cumplido en este aspecto.

Sin embargo, Brubaker acertó en su análisis, porque Tynion, Snyder y Hickman SI aparecen como poseedores de “miles de suscriptores”, pero otros autores como Zdarsky, Cates, Lemire o Young sólo tienen “cientos”, y otros autores como Molly Knox Ostertag simplemente aparece “creada la newsletter hace un mes”. Entiendo que obviamente hasta que no empiecen a publicar regularmente carece de sentido suscribirse y pagar, pero esto confirmaría que estamos ante una plataforma con un alcance muy limitado, pero que permite tener una mayor estabilidad financiera a los participantes, lo cual no es poca cosa para empezar. Pero estamos aún muy lejos de tener un modelo viable para autores que no sean de primer nivel con una base ya establecida de seguidores, algo que excepto en casos puntuales, sólo puede conseguirse a partir de trabajar en las grandes editoriales tipo Marvel o DC Comics.

Les deseo suerte a todos estos autores y al modelo que plantea Substack. De hecho, ojalá este negocio tenga mucho éxito y cada vez más autores puedan crear sus mejores trabajos con libertad, independencia y estabilidad financiera, lo que haga que sólo tengan que preocuparse de crear sus mejores obras, no de como van a llegar a final de mes. Todo lo que sea dar más libertad y tranquilidad a los autores será siempre bienvenido.

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

Crítica de Infinite Frontier 0 (DC Comics)

Tras meses de especulaciones, esta semana se ha publicado el especial Infinite Frontier 0, comic de 64 páginas realizado por un autentico All-Stars de autores de DC Comics destinado a vendernos a los lectores las que serán las líneas maestras de DC y la principal amenaza del Multiverso a partir de este último reinicio editorial. Y me alegra poder decir que el comic es un éxito que cumple con lo que esperaba de él.

PUNTUACIÓN: 7/10

INFINITE FRONTIER # 0 DE DC COMICS REÚNE EL MEJOR TALENTO CREATIVO EN CÓMICS PARA PRESENTAR LA PRÓXIMA FASE DEL UNIVERSO DC.

¡La siguiente fase del Universo DC comienza aquí! Dark Knights: Death Metal presentó las amenazas más oscuras del Multiverso. DC Future State reveló lo que puede suceder. Ahora es el momento de mirar hacia la Frontera Infinita del Universo DC actual.

En Gotham City, The Joker despierta a los ciudadanos con un ataque que ni siquiera el Caballero Oscuro esperaba. En Brasil, una joven descubre su destino y su conexión con las Amazonas. En Belle Reve, Amanda Waller planea una invasión de Arkham Asylum. En los confines del espacio, Mongul sueña con la dominación galáctica, mientras que el Green Lantern Corps alberga una cumbre de sus mayores enemigos. En el Salón de la Justicia, la Liga une fuerzas con Black Adam. Más allá del mundo de los mortales, Wonder Woman asume un nuevo papel en la divinidad. Y en algún lugar del Universo DC, ¡es el regreso de Stargirl, en un comic completamente nuevo escrito por Geoff Johns!

Este número lleno de estrellas da inicio a la próxima gran era de storytelling y emoción en el que los mejores escritores y artistas revelan cuales van a ser las próximas historias de los héroes más grandes del mundo y abre la puerta a algunas de las mejores historias de 2021.

Wonder Woman (Diana) protagoniza la que es la historia central del especial, en la que nos hace de maestra de ceremonias mientras conocemos el estado del Universo DC tras Dark nights: Metal. Esta parte ha sido escrita por Joshua Williamson, James Tynion IV y Scott Snyder y cuenta con dibujo de John Timms y color de Alex Sinclair. Para el resto de historias cortas, tenemos a Brian Michael Bendis y David Márquez y colores de Tamra Bonvillain en Justice League, Phillip Kennedy Johnson, Jamal Igle y Hi-Fi en Superman, James Tynion IV, Jorge Jiménez y Tomeu Morey en Batman, Joshua Williamson, Alex Maleev y Jordie Bellaire con Green Arrow & Canario Negro, Becky Cloonan, Michael W. Conrad, Alithia Martínez, Mark Morales y Emilio López con la nueva Wonder Woman, Geoff Johns, Todd Nauck y Hi-Fi en Stargirl, Jöelle Jones y Jordie Bellaire en Wonder Girl, Geoffrey Thorne, Dexter Soy y Alex Sinclair en Green Lanterns, James Tynion IV y Stephen Byrne en Green Lantern: Alan Scott, Joshua Wiliamson, Howard Porter y Hi-Fi en  The Flash, Tim Sheridan, Rafa Sandoval, Jordi Tarragona y Alejandro Sánchez en  Teen Titans Academy y, finalmente, un epílogo que corre a cargo de Joshua Williamson, John Romita Jr., Klaus Janson y Brad Anderson. 

DC Comics reinició en septiembre de 2011 su universo super-heroico con el New-DC Universe de los Nuevos 52, número de series que resaltaba el número de universos existentes en ese momento. El impulso inicial fue decayendo hasta que en 2016, la editorial llevó a cabo su REBIRTH para intentar revertir la situación de estancamiento, intentando recuperar el concepto de legado que los N52 habían borrado de un plumazo al reiniciar desde casi cero muchos conceptos. Durante Rebirth se presentó la llegada del Doctor Manhattan de Watchmen al Universo DC, lo que prometía un antes y un después que acabo no siendo debido a los retrasos que se acumularon en la publicación de El Reloj del Juicio Final.

Tras el traslado de DC de nueva York a Burbank (California) para estar más cerca de la matriz de Warner, los cambios editoriales provocados por los despidos de editores de gran experiencia y la dimisión del hasta ese momento Editor en Jefe Dan Didio y los efectos de la pandemia del COVID retrasaron el inicio de este tercer reinicio en 10 años, pasando este Infinite Frontier de 2020 a este mes de marzo de 2021, tras dos meses de transición protagonizados por los comics DC Future State, con historias ambientadas en unos futuros cercanos o lejanos que pueden o no llegar a suceder.

El objetivo de comics de este tipo, como ya pasó en 2016 con el especial Rebirth, es mostrar a los lectores que algo está cambiando en DC Comics y que hay nuevas historias dispuestas a entretenernos, si les damos una oportunidad. Y para este Infinite Frontier DC ha unido a un enorme grupo de autores veteranos y noveles, estrellas del comic y recién llegados con historias de contar, para dirigir los próximos años de historias. Hay nuevos héroes sobre todo femeninos como Wonder Girl o la nueva Green Lantern, hay mucho legado en Flash o Green Lantern: Alan Scott, hay personajes de siempre con un giro como en la Batfamilia o Green y la apuesta por nuevos conceptos que encajen con las nuevas generaciones, como es el Teen Titans Academy o el relanzamiento de Stargirl, aprovechando el impulso de la serie de televisión. Como DC aspira a vender sus comics a muchos tipos de lectores diferentes, no todo me interesa, pero tampoco creo que DC lo pretendiera para empezar, y por eso me parece bien que intente tocar muchos palos diferentes a ver si consiguen encontrar una audiencia para cada comic.

Entendiendo que lo anterior es positivo dado el estado de la DC Comics actual, reconozco que solo un par de cosas de este especial me han generado cierto interés, principalmente la nueva etapa de Superman de Phillip Kennedy Johnson y Jamal Igle. Hay otros conceptos como la idea de legado que muestran las historias del Green Lantern Alan Scott y Flash o el cambio radical que se muestra en el statu-quo de Gotham City, pero diría que no lo suficiente para comprarlas, aunque esto ya es un avance respecto a mi actual estado de abandono de los comics de DC, que excepto alguna compra puntual como Batman: Tres Jokers o Wonder Woman: Tierra Muerta he abandonado completamente.

En este sentido, me parece curioso que justo los dos comics que realmente quiero comprar de este reinicio no hayan sido ni mencionados en este especial. Esas series son el Swamp Thing de Ram V y Mike Perkins, que me convencieron en su reciente historia ambientada en Future States, y la nueva serie de mi amado Nightwing a cargo de Tom Taylor y Bruno Redondo.

Dicho esto, me parece un error que tras este especial nos encontremos que este comic nos dirige hacia un evento que tendrá lugar este verano, y DC ha planteado un “camino a…” que implica la compra de una barbaridad de comics en estos próximos meses. Mi sensación es que precisamente porque estos comics parece que tienen telegrafiados targets demográficos muy diferentes, me parece que intentar vender más comics de la cuenta al relacionarlos todos puede ir en contra de los nuevos lectores que igual si comprarían un comic concreto más o manos autoconclusivo, pero no si sabes por adelantado que va a tener cruces con otros comics dentro de pocos meses. En mi caso, un hecho decisivo de mi interés en Swamp Thing y Nightwing es precisamente que se anuncian como comics más o menos autónomos (aunque ya se que obviamente Nightwing acabará cruzándose tarde o temprano con los otros comics de la Bat-Familia). No se si mi caso es indicativo de nada, pero ver el anuncio de todos estos comics me generó una tremenda apatía.

Por otro lado, la sorpresa del villano que va a protagonizar el evento Infinite Frontier reconozco que me produjo también un pelín de hastío ya que me da le sensación que DC le está sobre explotando (no tanto como Joker, menos mal) en los últimos años. Las apariciones de alguien de su entidad deberían ser lo más de lo más, algo especial, y esa sensación no hay duda que se pierde si todos los años está enfrentándose a uno u otro personaje o grupo. Dicho esto, tras años en los que DC parecía que estaba dando tumbos sin rumbo fijo, en este reinicio me dan la sensación que la editorial tiene perfectamente planificadas el próximo año y medio de historias, lo cual a priori es una buenísima noticia.

El objetivo principal de un comic mainstream es hacer que el lector / cliente quiera volver la semana que viene, el mes que viene, para conseguir su nueva ración de comics. Y en es sentido, creo que este Infinite Frontier cumple sobradamente su objetivo. Ahora ya queda en manos de los creativos de DC confirmar este interés con buenas historias que nos mantengan enganchados en el futuro. Creo que en este caso, DC se ha ganado el beneficio de la duda.

Comparto las primeras páginas de este especial protagonizadas por Wonder Woman:

Infinite Frontier es un buen especial de presentar el nuevo marco narrativo de DC y las que serán sus principales comics de los próximos meses y años. Si eres un lector veterano o un novel que siempre había querido conocer el Universo DC, ahora puede ser un buen momento para empezar.

PUNTUACIÓN: 7/10

Y si gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Detective Comics 1000 – Feliz 80 cumpleaños, Batman

DC Comics ha publicado el número 1000 de la serie Detective Comics protagonizada por Batman, un evento que no me podía perder y que quiero destacar esta semana tras tenerlo por fin en mis manos.

Este especial reúne a los principales nombres de la editorial para recordarnos por qué Batman sigue siendo tras 80 años unos de los mejores personajes del mundo del comic americano, manteniendo una salud envidiable. Las historias y equipos creativos que vamos a encontrar en este especial son los siguientes:

 

  • “Batman’s Longest Case”, de Scott Snyder y Greg Capullo

Uno de los equipos artísticos con más talento de la historia del Caballero Oscuro nos ofrece esta historia en la que Batman sigue pistas alrededor del mundo para desentrañar un caso que le ha costado años en resolver.

  • “Manufacture for Use ”, de Kevin Smith y Jim Lee

El director de Clerks y uno de los artistas más visionarios de Batman nos presentan una historia que va desde Batman luchando contra sus grandes enemigos como el intento por localizar la pistola que mató a sus padres.

  • “The Legend of Knute Brody”, de Paul Dini, Dustin Nguyen, Derek Fridolfs y John Kalisz

Los villanos de Gotham hablan, en estilo documental, sobre el que posiblemente sea el peor esbirro de la historia, Knute Brody.

  • “The Batman’s Design”, de Warren Ellis y Becky Cloonan

Warren Ellis presenta “The Batman’s Design” junto a Becky Cloonan, la primera mujer que dibujó a Batman en la serie principal, una historia en la que Batman sigue a un grupo de mercenarios tecnológicamente modificados hasta un almacén, donde se cree que los han atrapado.

  • “Return to Crime Alley”, de Denny O’Neil y Steve Epting

Una secuela directa del clásico de O’Neil “There Is No Hope in Crime Alley”, de ‘Detective Comics’ #457, en el cual Leslie Thompkins hace que Batman se enfrente a su adicción a la violencia, la cual, piensa, perpetúa el horror que le hizo ser quien es.

  • “Heretic”, de Christopher Priest y Neal Adams

Christopher Priest se une al clásico dibujante de Batman Neal Adams para contarnos un nuevo encuentro de Batman con la Liga de Asesinos de Ra’s al Ghul.

  • “I Know”, de Brian Michael Bendis y Alex Maleev

El equipo creativo detrás de SCARLET echa un vistazo a un particular futuro de Batman y el Pingüino.

  • “The Last Crime in Gotham”, de Geoff Johns y Kelley Jones

Historia ambientada en un futuro cercano en el que la familia de Batman y Catwoman se enfrenta a la familia del Joker y Harley Quinn.

  • “The Precedent”, de James Tynion IV y Alvaro Martínez

El equipo de James Tynion IV y Álvaro Martínez regresa a ‘Detective Comics’ después de su exitosa etapa en Rebirth, con la noche en la que Bruce Wayne decidió traer de vuelta a Dick Grayson a su mundo.

  • “Batman’s Greatest Case”, de Tom King, Tony Daniel y Joëlle Jones

Tom King nos cuenta una reunión de todos los miembros de Batfamilia a petición de Batman con un propósito muy especial.

  • “Medieval”, de Peter J. Tomasi y Doug Mahnke

Arkham Knight, personaje de los juegos de PS4 hece su primera aparición en un cómic de DC, con una historia que nos llevará a diversos encuentros de Batman con sus villanos a lo largo de su carrera desde los ojos de Arkham Knight.

 

Tras leer este comic hay varias impresiones rápidas que quiero compartir. En primer lugar, lamentablemente tengo que destacar (para mal) la horrible portada obra de Jim Lee que DC Comics ha elegido para que pase a la posteridad. Lee actualmente es co-editor de DC Entertainment (DCE) junto a Dan DiDio, y da un poco de vergüenza el caso de nepotismo, guardándose el jefe la mejor parte del pastel como ya pasó el año pasado con el Action Comics 1000. Hay muchísimas portadas mejores que la de Lee, como las que decoran esta entrada obra de Greg Capullo, Patrick Gleason, Brian Boland o Gabrielle del’ Otto  entre otros.

Como comentaba antes, referente a los autores que trabajan en este numero, los principales escritores de la DC actual tienen cabida en este especial, como los escritores actuales de Batman Tom King y James Tynion IV, los anteriores Scott Snyder y Peter Tomasi. asi como pesos pesados de la editorial como Geoff Johns, Brian Michael Bendis, Denny O’ Neil, historia viva del personaje, y Paul Dini, que creó la sobresaliente serie de Animación Batman Adventures que fue durante años la versión más pura del personaje. Se me hace más raro ver escribiendo en este especial a Kevin Smith, Warren Ellis o Christopher Priest, que apenas han tenido relación con el personaje en todos estos años. O el propio Bendis, todo hay que decirlo.

En el apartado artístico, lo primero es celebrar la presencia del español Álvaro Martínez, dibujante titular de Detective Comics. Martínez se une a un listado bestial de nombres ilustres como Neal Adams, Kelley Jones, Greg Capullo, Steve Epting o Jim Lee, además de Dustin Nguyen, Doug Mahnke o Tony Daniel. A la lista hay que añadir a Becky Cloonan, la primera mujer que dibujó un número de la serie regular de Batman en 2012.

Como ya me pasó el año pasado con el especial de Action Comics 1000, se me hace muy extraño que DC no haya invitado a Grant Morrison a trabajar en este especial. O a autores históricos como Frank Miller o David Mazzuchelli.

En lo referido a las diferentes historias, lamento decir que me han parecido una pequeña decepción. Aunque los dibujantes son todos geniales, las historias en su mayoría no dejan de ser anécdotas que no apelan demasiado al gran icono del Hombre Murciélago. Esta sensación no la tuve con el especial Action Comics 1000 publicado el año pasado.

Curiosamente, las mejores historias de este tomo son las de Kevin Smith y Warren Ellis, quizá precisamente por casi no haber tocado al personaje antes, y se nota que han intentado contar algo especial, o al menos, algo diferente.

Otra historia destacable es la presentación de Peter Tomasi de Arkham Knight contada con bestiales splash-pages de Douglas Mahnke. Y mención especial al español Álvaro Martínez que dibuja una de las historias junto al guionista de la serie James Tynion IV. Una historia muy chula de los primeros días de Dick Grayson como Robin, que confirma a Martínez como una de las estrellas emergentes para la editorial.

Por el lado negativo, las historias de los guionistas de la serie de Batman Scott Snyder (desde el relanzamiento del New DC Universe) y Tom King (desde Rebirth) son super chorras, como si no mereciera esforzarse más.

En resumen, mi yo coleccionista no pudo evitar comprar este Detective Comics 1000, pero a pesar de algunos buenos momentos puntuales, me ha parecido mucho menos inspirado que el especial de Superman del año pasado. No es un comic “reader-friendly” destinado a captar nuevos lectores, sino un especial pensado para los lectores veteranos y los coleccionistas.

Batman es uno de los personajes más icónicos del mundo del comic, conocido en todo el mundo incluso por gente que jamas ha leído un tebeo. Ahora que celebramos su 80 aniversario con este número 1000, espero que sirva para recordar a las nuevas generaciones que está más vivo que nunca y que va a seguir ofreciéndonos grandes historias y mucho entretenimiento durante mucho tiempo.

¡Brindo por otros 80 años!!!

 

Si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Detective Comics 1-4 de James Tynion IV (Rebirth 934-949)

He podido leer de un tirón los cuatro primeros números que ECC ha publicado en España de la serie Detective Comics, escrita por James Tynion IV, y dibujada por Eddie Barrows , Álvaro Martínez y otros autores, correspondientes a los números 934-949 americanos. Unos comics super entretenidos destinados a destacar el carisma de los personajes secundarios del bat-universo.

PUNTUACIÓN: 7/10

La aparición de una poderosa y desconocida amenaza obliga a Batman a formar, con el apoyo de Batwoman, un variopinto equipo de jóvenes héroes. Pero… ¡un momento! ¿Qué hace Clayface junto a Red Robin, olier y Huérfana? ¿Será capaz este villano de redimirse y colaborar por primera vez con otros vigilantes? ?Bastará el poder combinado de estos héroes para superar tan peligrosa crisis, o el plan de Batman terminará en tragedia?

James Tynion IV fue contratado por DC Comics tras realizar un curso para escritores que Scott Snyder dirigía. Empezó realizando historias de complemento en la serie de Batman de Snyder, para ir adquiriendo cada vez más importancia para la editorial. Ha trabajado en las series semanales Batman Eternal (2014) y Batman & Robin Eternal (2015), escritas simultáneamente por varios escritores de la casa, así como en Talon (spin.of de la “Corte de los Buhos” que duró 18 números). Desde 2016 se ha convertido en el escritor titular de Detective Comics, ampliando este trabajo con el relanzamiento de Justice League Dark realizado en 2018

Fuera de DC, es principalmente conocido por su serie The woods  (2014-2017) para Boom Studios, y The Eighth Seal (2013) para la editorial digial Thrillbent de Mark Waid.

Lo primero que debo decir sobre la lectura de estos primeros números de Detective Comics es que Batman parece monopolizado por la controvertida historia río que Tom King está realizando en la serie del mismo nombre, que ya va por el nº 53 en USA y de la que ya he publicado tres artículos, que puedes leer aquí, aquí y aquí. La novedosa propuesta de King ha hecho que su serie “hermana”, Detective Comics haya pasado más desapercibida, al contar historias superheroicas más convencionales. Y ahora que pude empezar a leerlas creo que esta etapa de Tynion merece mucho la pena, sobre todo para todos los amantes del Bay-Universo y sus numerosos pobladores.

Precisamente, el gran acierto de estos comics es que sirve de escaparate para varios personajes secundarios de Batman que estaban bastante desaprovechados en los últimos tiempos. Empezando por la propia Catwoman (Kate Kane), cuya serie cerró al poco de abandonarla J.H. Williams III y  W. Haden Blackman. Además, tenemos a Red Robin (Tim Drake), Spoiler (Stephanie Brown) y Huérfana, nuevo nombre para la antigua Batgirl Cassandra Cain de antes del reinicio de los Nuevos 52 de 2011. De hecho, fue el propio Tynion el que reintrodujo en la nueva continuidad de DC a Cassandra Cain y Azrael (Jean Paul Valley), que también aparece en este volumen. La gran sorpresa además es incorporar al nuevo grupo de héroes a un villano reformado como es Clayface (Basil Marko), que intenta compensar parte del daño que ha causado durante su etapa de villano.

El guión de Tynion funciona a las mil maravillas, demostrando un control absoluto del medio comiquero, construyendo perfectamente la tensión y el misterio, así como unos excelentes cliffhangers al final de cada episodio. Además, consigue crear una perfecta sensación de amenaza en los dos arcos que he leído: “La ascensión de los hombres murciélagos”, números 1 y 2 de la edición española (934-940 americano), y “El Sindicato de víctimas”, números 3 y 4. (943-947).

En este cuarto número cuenta también con los números 948 y 949 con la historia “Batwoman begins”, dibujada por Ben Oliver y que sirve de previa a la nueva serie de Batwoman, escrita también por Tyanion junto a Marguerite Bennet, con dibujos del siempre excelente Steve Epting junto a Ben Oliver.

En el apartado gráfico, dado que esta colección es quincenal es USA, los editores han acertado completamente contratando a Eddie Barrows y al español Álvaro Martínez como artistas titulares, que se van alternando durante la serie. Aunque creo que Barrows está un pelín por encima de Martínez, ambos tienen estilos muy parecidos, contando con lápices que narran de forma clara la acción, con un buen dominio de la narrativa, aunque sin alarden ni composiciones complicadas ni extravagantes. En este aspecto, la serie también es un éxito.

Si tuviera que ponerle un pero, no sería a los comics de Tynion, Barrows y Martínez, sino a los cruces con otras series. Y es que tras  “La ascensión de los hombres murciélagos”, 7 números americanos, la editorial montó un crossover de Detective Comics (números 941-942), Batman (7-8) y Nightwing (5-6), para contarnos en dos meses la historia “La noche de los hombres monstruos”, escrita por Steve Orlando, en colaboración con Tom King, Tim Seeley y el propio Tynion. En españa, ECC ha optado con buen criterio en publicar esta historia en un tomo separado, por lo que no es realmente necesaria su compra, aunque los efectos de esta historia afectan a los comics posteriores. Pero este cruce demuestra que hoy en día es muy difícil coleccionar un comic americano de superhéroes, sea de la editorial que sea, al estar todas las series interrumpidas habitualmente por el evento de turno, que impide que los autores puedan contar tranquilamente su historia. Precisamente en este aspecto, la serie de Batman de Tom King es más la excepción que la norma.

Comparto a continuación las primeras páginas del primer número de esta etapa, dibujadas por Eddie Barrows:

Detective Comics es un buen comics de superhéroes que no inventa nada, pero que sabe ofrecer un buen entretenimiento. Una serie que hará las delicias a todos los fans de Batman y su familia de héroes.

PUNTUACIÓN: 7/10