Archivo de la etiqueta: Editorial

1 año, 365 artículos en el blog

Hoy estoy de celebración, ya que he conseguido el record de publicar 365 artículos diariamente de forma consecutiva en este blog. El 30 de marzo de 2020, hoy hace un año, fue el último día en el que no publiqué nada y me tomé un día libre.

Ante todo, mi blog Starsmydestination es un diario de un aficionado al comic y a la ciencia ficción y la fantasía, en el que escribo sobre cine, comics, series de TV, novelas y en general de todo aquello que me apasiona. Como digo en mi perfil de Twitter, en este mundo de haters y gente enfadada por todo excepto por lo realmente importante, intento hablar en positivo de mis aficiones frikis. Y lamentablemente, por culpa del COVID en este 2020 y comienzo de 2021 he tenido un montón de tiempo para escribir, lo que por supuesto es un factor fundamental que explica haber podido mantener esta regularidad. Tras 7 años y medio escribiendo este blog, desde sus modestos inicios en 2013, parece que el COVID y el confinamiento han sido los desencadenantes del salto de calidad y de regularidad que me faltaba, aún teniendo en cuenta que este blog es eminentemente amateur.

Un consejo que directores, escritores, artistas en general a aficionados que aspiran a dedicarse profesionalmente a lo suyo es que para ser escritor, debes escribir, y si empiezas algo, sea como sea lo debes terminar, y sin duda me he aplicado el cuento en lo referente al blog. Además, en los peores momentos de confinamiento o en estos meses en los que no se podía hacer nada más que trabajar y volver a casa, tener una rutina de escritura que me obligara a NO estar delante de la televisión todo el día me ha servido casi hasta de terapia curativa, mientras buscaba comics y películas que me gustan y las analizaba pensando en lo bueno y no tan bueno.

Afortunadamente, en lo personal no he sufrido ninguna desgracia, así que si puedo decir que este año ha tenido algo bueno, es que me ha servido (espero) para mejorar en mi escritura y crear artículos con análisis más interesantes a los que hacía antes, que espero sean cada vez mejores. Y no es como si este record fuera algo buscado, sino todo lo contrario, al final todo se reduce a querer escribir de lo que me gusta de forma más o menos regular y, como Forrest Gump empezar a correr. En su momento, conseguir la cifra de 100 días seguidos publicando me voló la cabeza, al igual que los 200. Si es cierto que una vez llegué a la cifra de 300 posts publicados en 2020, ahí sí que me di cuenta que el objetivo de estar al menos un año seguido publicando estaba a mi alcance y debía hacer lo posible para quitarme la espinita de encima,

Durante los meses de confinamiento en los que se paró el mundo del entretenimiento me animé a escribir sobre algunos de mis comics favoritos, como Scalped, Locke and Key, Batman: The Long Halloween y Daredevil: Born Again, o completé las reseñas de las películas del MCU que se estrenaron antes que empezara a escribir el blog en 2013, como Iron Man, El Increíble Hulk, Iron Man 2, Thor, Capitán América, Los Vengadores, Iron Man 3 y Thor: The Dark World.

También vi las películas de los X-Men de Fox con motivos del 20 Aniversario del estreno de la primera película de Bryan Singer, y reparé un debe seriéfilo con series históricas como Community, Galactica, Hermanos de Sangre o Peaky Blinders.

Hablando de series, nadie duda que estamos viviendo una edad de oro del medio televisivo gracias a los canales de streaming. En estos últimos meses he flipado tanto con The Mandalorian T2 o Wandavision que no tuve más remedio que ir analizando ambas series capítulo a capítulo, cosa que he continuado con Falcon y el Soldado de Invierno. Otra cosa no, pero contenidos variados de calidad vamos a tener de sobra este 2021, no nos los vamos a acabar.

Un año da mucho tiempo y tuve tiempo además para batir records en lo relativo a libros leídos en 2020, 27, entre las que destacan las cuatro primeras novelas de Dune de Frank Herbert, varias novelas del Mundodisco de Terry Pratchett, El Archivo de las Tormentas de Brandon Sanderson, La mejor venganza de Joe Abercrombie y el retorno de Jim Butcher al mundo del mago Harry Dresden con Peace Talks y Battle ground.

Pero ante todo, este es un blog eminentemente comiquero, y poder decir que en este año he publicado 173 reseñas de comics durante estos 365 días me parece una cifra alucinante que no si podré igualar este 2021. Costas Salvajes, Sara, Hey Kids! Comics, Fire Power, Pulp, Aliens vs Predator, Terminator vs Robocop, Mr. Miracle, Batman: Tres Jokers, El reloj del juicio final, Plunge, Wonder Woman: Tierra Muerta, Imperio, X de Espadas o El Inmortal Hulk son algunos de los comics que más me han gustado en el último año y que no puedo más que recomendar a todo el mundo.

Escribo estas líneas y pienso ¿y ahora qué? Por un lado, ya he conseguido el record de 1 año ininterrumpido que me plantee superar tras las navidades. Eso significa que puedo parar cuando quiera, realmente nada me impide descansar… excepto yo mismo. Y es que he cogido ritmo de escritura y me siento muy a gusto escribiendo en los ratos libres y sobre todo en los fines de semana de todo aquello que me apasiona. Además, tengo vacaciones esta semana santa por lo que voy a seguir teniendo tiempo libre durante la próxima quincena, así que si nada lo tuerce voy a seguir escribiendo todo el mes de abril y quien sabe en los siguientes meses. De hecho, calculo que acabaré fallando a mi cita diaria si finalmente podemos irnos de vacaciones a algún sitio este verano, pero hasta ese día seguiré escribiendo porque las ganas de escribir y recomendar todo aquello que me gusta siguen intactas como el primer día.

Aumentar la periodicidad unido a los confinamientos en los que todos hemos estado más tiempo en internet ha hecho que las estadísticas de visitas al blog se hayan multiplicado x2.5 respecto a las visitas del año 2019 previo, algo que me ha volado la cabeza. Quiero daros las gracias a todos los lectores por estar ahí y encontrar interesantes mis artículos. Gracias por leerme, por los me gusta y los comentarios, y por compartir mis posts en redes sociales. El blog lo escribo ante todo para mi, pero saber que sí hay gente que me lee y que le interesa lo que escribo es otra pasada que me flipa muchísimo.

Nada más, ya estoy escribiendo los contenidos de los próximos días, espero seguir ofreciendo unos artículos que os resulten interesantes y seguir en contacto con vosotros. ¡Saludos a todos y hasta mañana!!

¡Gracias por leer este post de aniversario! Si te apetece, espero tus comentarios. Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

¿Seguiremos viendo cine en pantalla grande tras el COVID?

Para muchas generaciones de espectadores, el cine forma parte de nuestras vidas. Y una parte importante de esta afición gira en torno a la experiencia de ver cine en salas cinematográficas, un hobbie que debido a la actual crisis provocada por el COVID-19 está pasando por una situación sumamente compleja.

En los últimos años, el negocio cinematográfico ha sufrido un cambio de paradigma provocado por una evolución en las modas y los hábitos de consumo de ocio provocado por la irrupción en nuestras vidas de los smartphones y los canales de streaming como Netflix, HBO, Prime Video, Filmin y, más recientemente, Disney+. Aparte del precio de la entrada, ¿quién quiere “perder” tiempo en desplazarse a los multicines para ver una película que en muchos casos no va a ser mejor que la última serie estrenada en HBO o Netflix que puedo ver sin moverme del sofá de casa? Esta es la gran pregunta que en muchas ocasiones los estudios de cine no han sabido responder de forma adecuada, estrenando películas que no encajan con los gustos actuales de los espectadores y que han pasado totalmente desapercibidas en salas comerciales.

De hecho, varias encuestas realizadas en los últimos años muestran como el 50% de la población española afirma no ir NUNCA al cine, mientras que menos de un 20% de los encuestados va al cine una o más veces al mes. Aparte de los hábitos de consumo, hay otra realidad añadida, y es que las multisalas se concentran en las grandes ciudades, lo que complica el acceso de este tipo de ocio a los habitantes de pueblos pequeños.

La solución planteada por las productoras americanas para atraer a público a las salas en los últimos años ha venido con los estrenos de los grandes estrenos “blockbusters”, películas que transmiten la idea de “evento” que hay que ver obligatoriamente en pantalla grande para poder disfrutarla en toda su amplitud, ya sea en versión normal, en 3D o, más recientemente, en el alucinante formato 4DX sólo disponible en salas seleccionadas en toda España (la más cercana se encuentra en Valencia).

El cine mainstream de superhéroes de Marvel Studios, otras películas pertenecientes a franquicias como Star Wars, Misión Imposible o Piratas del Caribe y las películas de animación de Pixar y Disney (que en los últimos años ha cosechado también un gran éxito con la adaptación a imagen real de sus clásicos animados como Aladdin o La Bella y la Bestia) han conseguido llevar a los cines a millones de espectadores en todo el mundo, siendo de hecho la gasolina que mantiene en funcionamiento el motor de esta industria, que son las salas comerciales.

2019 fue un buen año para las salas de cine en España. Más de 100 millones de espectadores dejaron unos ingresos por venta de entradas de 625 millones de €uros, lo que supone una subida de más del 7% respecto al año anterior. Sin embargo, analizando estas cifras, comprobamos que las 10 películas más taquilleras del año, nueve americanas y la comedia española Padre no hay más que uno de Santiago Segura, suponen el 35% por ciento del total de los ingresos de las salas, indicando que es el denostado cine “comercial” el que ha ayudado a que esta industria siga siendo rentable en España.

Si miramos los datos del cine español, las cifras son preocupantes. La cuota de pantalla del cine español en 2019 fue de tan sólo un 15%, lo que supone el peor dato en los seis últimos años. En 2019 se produjeron en España un total de 118 películas de imagen real y 5 películas de animación. Sin embargo, las 5 películas españolas más taquilleras del año acumularon el 57% del total de la taquilla, porcentaje que aumenta hasta un 72% cuando contamos las 10 películas españolas más populares. Los datos son claros, sólo comedias protagonizadas por actores conocidos o las películas de directores de renombre como Almodovar o Amenábar consiguen atraer al público español a las salas de cine. El resto de películas fuera de este Top-10 no interesan al gran público, y si no fuera por las ayudas de las distintas administraciones y la cuota producida por las televisiones, estas películas serían claramente deficitarias.

Estos datos y las previsiones de un buen 2020 cinematográfico saltaron por los aires en marzo con la explosión de la crisis del COVID-19. Como consecuencia del estado de alarma y el confinamiento, las salas de cine han estado cerradas durante prácticamente 4 meses, desde primeros de marzo a finales de junio.

A pesar de estar abiertas desde finales de junio, las salas de cine se están enfrentado a dos importantes problemas. En estos momentos en los que el uso de mascarilla es obligatoria y la distancia social imprescindible, es más que lógica la aprensión de una parte importante de sus consumidores habituales a meterse en un espacio cerrado en el que se reúne un grupo grande de gente para ver una película, independientemente del aforo reducido establecido en las salas. Esto en si mismo es un problema muy importante.

El siguiente problema, casi mayor, es que para que un espectador vaya al cine, la cartelera debe ofrecer estrenos potentes que provoquen que queramos volver al cine. Como decía antes, para ver una película “mala” en el cine, prefiero quedarme en casa viendo una serie de HBO, el último estreno de Netflix, las películas independientes de Filmin o el cine familiar de Disney+ para los niños. De hecho, ya llevamos 5 meses haciéndolo, y casi hasta nos hemos acostumbrado a no necesitar ir al cine. Con el añadido que la opción elegida por muchas familias para pasar el verano ha sido volver a las casas de los abuelos en los pueblos, alejados de los grandes núcleos urbanos donde se sitúan las multisalas.

La ausencia de estrenos importantes en las carteleras ha hecho que en los cuatro fines de semana tras el desconfinamiento, desde el 26 de junio al 19 de julio, las salas de cine en España no consiguieron ninguno de estos cuatro fines de semana superar el millón de €uros de recaudación, lo que supone unas caídas del 90% respecto a las taquillas del mismo fin de semana del año pasado.

Varios análisis están indicando la posibilidad cada vez más real que la facturación total de las salas de cine pueda caer más de un 67% respecto a la de 2019, motivado no sólo por los casi 4 meses sin actividad, sino por un verano que se estima puede ser catastrófico por la falta de estrenos potentes y la incidencia de los nuevos rebrotes, que por ejemplo han provocado la limitación del aforo en los cines de Aragón y Cataluña a un 30%. Con estas cifras, es inevitable intuir que van a haber seguro cierres de cines en los próximos meses, si no se han producido ya, y sólo las cadenas más grandes y financieramente solventes podrán sobrevivir.

Este fin de semana ha traído un rayo de esperanza para las salas de cine con el estreno de Padre no hay más que uno 2, continuación de la exitosa comedia de Santiago Segura que fue la película más taquillera del cine español el año pasado. La película ha recaudado  sólo el miércoles 29 de estreno 460.000€  y se estima que podría conseguir 2 millones de €uros en todo el fin de semana, lo que supondría que ella sola ha recaudado más del doble de la recaudación total en España del fin de semana pasado (840.000 €uros). Un dato que se sigue quedando corto respecto a los 8 millones que se recaudaron en el último fin de semana de julio de 2019, pero que indica que el público sí está dispuesto a acudir a una sala de cine si se estrenan películas con el suficiente gancho comercial.

Sin embargo, esta evidencia de que el público estamos deseando ver más cine comercial de entretenimiento, choca con las últimas decisiones de los estudios de Hollywood, que al querer rentabilizar sus estrenos a nivel mundial y están retrasando los estrenos de sus películas debido a la incertidumbre que se vive en todo el mundo. Disney ha terminado cancelando el estreno en pantalla grande de Mulán, versión en imagen real del clásico animado que a priori se estimaba que podía convertirse en uno de los estrenos más taquilleros del año, y la va a estrenar en Disney+ en modo de alquiler a primeros de septiembre, lo que ha significado un auténtico jarro de agua fría para las empresas exhibidoras. Además, Jungle Cruise, su película familiar para este verano basada en la atracción de DisneyWorld, también se ha pospuesto y se estrenará en 2021.

Pero no es sólo Disney. Top Gun 2, Un lugar tranquilo 2, Expediente Warren, Los Minions 2, Godzilla vs Kong, Ghostbusters afterlife, The Tomorrow War, Eternals, The forever purge, Fast & Furious 9, Morbius, Halloween kills o Peter Rabbit 2 son algunas de las películas que se tenían que retrasar este 2020 y han optado por retrasar su estreno hasta el año que viene.

Aún quedan grandes estrenos durante lo que queda de 2020. En octubre se estrenará Wonder Woman 1984 (cuyo estreno inicialmente era en junio), en noviembre tenemos Viuda Negra de Marvel Studios, Sin tiempo para Morir, la última película de Daniel Craig como James Bond 007, y Soul, la última película de Pixar. Y en diciembre llegarán Dune, nueva versión del clásico de la ciencia ficción de Frank Herbert dirigida por Denis Villeneuve y West Side Story, nueva versión del clásico musical dirigido por Steven Spielberg. Lamentablemente, todas estas fechas están en el aire, ya que la incidencia de la tan temida segunda ola del COVID en otoño podría provocar su modificación.

Volviendo a las salas de cine españolas, Warner ha tomado una decisión valiente al confirmar que TENET, la nueva película de Christopher Nolan, se va a estrenar en Europa el 28 de agosto. Esto rompe la norma del estreno simultáneo en todo el mundo y da un balón de oxígeno a las salas de cine en España al darles un nuevo gran estreno que seguro va a generar un gran interés para la comunidad cinéfila. El miedo que me queda es preguntarme si esto no es demasiado poco, demasiado tarde, al llegar esta película un mes después del reciente estreno de Santiago Segura, y cinco semanas antes de Wonder Woman 84. Muy poco, si tenemos en cuenta que durante un verano normal, habían estrenos “potentes” todos los fines de semana.

Los cines necesitan clientes todas las semanas, y veo poco probable que estos negocios puedan ser viables económicamente sólo con una película “importante” cada mes. Entiendo que los estudios americanos también quieren que sus películas sean taquilleras y les den beneficios, pero en estos momentos de crisis, deberían considerar la posibilidad de estrenar su películas pase lo que pase como forma de apoyar a las salas de cine, que al final son una parte fundamental del negocio. De hecho, poniéndonos en el peor escenario (que creo no va a suceder), podría darse el caso que para cuando quieran estrenar sus grandes blockbusters no hubieran suficientes salas abiertas para que generaran una buena recaudación.

En todo caso, esta reflexión sobre mi preocupación por el futuro de salas de cine en ningún caso significa que crea que el CINE vaya a desaparecer. Por supuesto se seguirán haciendo películas y si no hay cines se estrenarán en las plataformas, en modo VOD (Video on Demand) online para poder verla directamente en casa, o mediante canales de distribución completamente nuevos que a día de hoy no podemos ni soñar. El cine como medio de entretenimiento y expresión va a sobrevivir. No me cabe duda.

Lo que sí parece claro es que los cambios que ya se estaban viviendo en el sector audiovisual en los últimos años se van a ver incrementados exponencialmente debido a las consecuencias derivadas del COVID, y el futuro del sector de las salas de cine se presenta realmente incierto. Los grandes Blockbusters americanos seguirán atrayendo al público a las salas, sean las que sea que permanezcan abiertas, ofreciendo un nivel de espectáculo y entretenimiento que hará que merezca la pena ir al cine a ver estas películas.

Sin embargo, el llamado “cine medio” creo que prácticamente va a desaparecer y probablemente encontrará una nueva vida en plataformas, como indica el éxito hace unas semanas de El Hoyo de Galder Gazelu-Urritia, estrenada con gran éxito de audiencia en Netflix y cuyo estreno en salas a final de año pasado pasó sin pena ni gloria al limitarse a unas contadas salas dentro del circuito independiente. Esta distribución online en todo caso puede que sea una buena opción para unas películas cuyo público cada vez va menos a las salas comerciales, lo cual podría ser incluso bueno.

Si no queremos que las salas de cine cierren, está en nuestra mano ayudar. Si os gusta el cine, seguid consumiendo cine en las salas. Esa el la mejor (y única) opción que tenemos para intentar evitar su cierre. Soy un gran defensor de “poner mi cartera donde pongo mis opiniones”, así que yo ya voy a aportar mi granito de arena.

¿Qué vas a hacer tú?

 

Fuentes:

TaquillaEspaña

www.audiovisual451.com

https://es.statista.com/

RTVE

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

100 días, 100 artículos en el blog

Ayer conseguí un récord imposible: publicar 100 artículos de forma consecutiva en los últimos 100 días.

 

En los casi siete años que llevo escribiendo este blog, jamás había soñado siquiera con la posibilidad de mantenerme durante más de 3 meses seguidos escribiendo todos los días para publicar de forma consecutiva tantos artículos. Al record de 100 artículos en 100 días habría que sumar el hecho que el artículo de ayer con mi crítica de Costas Extrañas fue, casualmente, el post 850 que he publicado en este blog. Obviamente, la crisis del COVID-19 y el confinamiento ha tenido mucha culpa, al sumarse las dos semanas de cierre empresarial el disponer de las tardes libres “gracias” al ERTE en el que está inmersa mi empresa.

Pero también es cierto que escribir me ha servido de alivio psicológico durante lo peor de la crisis y me ha permitido mantener mi mente activa durante estos meses. Y además, escribir de lo que me gusta se está convirtiendo en un placer sumamente adictivo.

Ante la falta de nuevos comics o películas durante el confinamiento, me planteé durante estos últimos 3  meses diferentes objetivos que me mantuvieran concentrado durante esas semanas.

Así, durante Abril empecé a escribir sobre algunas obras maestras del comic que se encuentran entre mis obras favoritas. Estoy muy orgulloso de mis artículos en profundidad sobre Scalped de Jason Aaron y R.M. Guéra, Locke and Key de Joe Hill y Gabriel Rodríguez, Batman: The Long Halloween de Jeph Loeb y Tim Sale o Daredevil: Born Again de Frank Miller y David Mazzucchelli. Por supuesto, fue una pasada volver a leer estos comicazos que me ofrecieron un montón de horas de disfrute total durante el confinamiento, pero sobre todo,  de haber podido tener el TIEMPO necesario para escribir estos artículos mucho más largos, detallados y, espero, interesantes.

En Mayo volví a ver las 8 primeras películas del Marvel Cinematic Universo estrenadas antes de que empezara a escribir este blog en 2013, para reseñar estas películas y tener así completa mi colección. Fue un disfrute total escribir sobre Iron Man (Jon Favreau, 2008) Capitán América: El primer Vengador (Joe Johnston, 2011) o la histórica Los Vengadores (Joss Whedon, 2012).

Además, durante el confinamiento me suscribí un mes a HBO, y aproveché el mes para quemar varias series que tenía pendientes. Así pude escribir sobre Hermanos de Sangre, The Pacífic, The Young Pope, The New Pope, Devs, Primal, la segunda temporada de Lo que hacemos en las sombras , o Watchmen. Un mes super bien aprovechado.

Y en junio, gracias a la vuelta de la normalidad, pude por fin volver a mí librería y comprar mis comics Marvel publicados por Panini. Un mes en que asistimos al final de la histórica etapa de Jason Aaron en Thor, el final de Historia del Universo Marvel de Mark Waid, Javier Rodríguez y Álvaro López, y el final de las etapas de Guardianes de la Galaxia de Donny Cates y Tony Stark: Iron Man de Dan Slott. Mes que confirma que aparte de los precios de los comics, estamos ante un gran momento para volver a engancharse a los comics Marvel.

En lo referente a las novelas, planteé este 2020 con el objetivo de leer al menos 18 novelas, lo que serían 3 novelas cada 2 meses. Por culpa del confinamiento y del tiempo libre extra he podido aumentar también mi ritmo de lectura y a fecha de hoy ya leí 14 novelas en estos seis meses y unos días de julio. A este paso, creo probable acabar el año con más de 24 leídas.

Para el futuro, hay una realidad objetiva y es que afortunadamente la semana que viene termina el ERTE en mi empresa y por fin voy a poder volver a trabajar en jornada completa. Esto físicamente va a hacer imposible seguir publicando todos los días, y veo razonable volver al ritmo de cuatro o cinco artículos semanales. Unido a esto, tras estos tres meses noto el stress de tantos días seguidos escribiendo, y en parte me estoy planteando una presión absurda sobre qué leer o ver a continuación de cara a tener material sobre el que escribir para el blog. Mentalmente, noto que me estoy “quemando” y sin duda necesito un descanso, pero de momento escribir sobre los últimos comics o películas vistas que me han gustado me sigue relajando.

No hay duda que haber superado un récord imposible que ni siquiera me había planteado en primer lugar me da la tranquilidad de poder dejarlo en cualquier momento. Y aunque en el fondo lo estoy deseando, de momento veo por las compras comiqueras de este mes que voy a seguir muy ocupado en los próximos días, así que ya veremos cuando me tomo este más que merecido descanso.

Este blog está planteado desde el punto de vista de un aficionado, pero también me doy cuenta que la diferencia entre un aficionado y un profesional en muchas ocasiones es una cuestión de mantener un ritmo constante de publicación. Tras casi 7 años publicando este blog, y ante la certeza que voy a superar mi record de 200 artículos publicados en 2019 con toda seguridad en agosto, no sé si escribo bien, regular o mal, pero sin duda puedo afirmar que soy constante y regular en mi producción.

Nada más, este Julio va a estar dominado otra vez por las reseñas de comics, lo cual me alegra, no lo voy a ocultar. Gracias a todos los que me leéis y compartís mis artículos en redes sociales, es una enorme satisfacción saber que hay gente que encuentra interesante los contenidos que publico.

¡Un saludo a todos!

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!