Archivo de la etiqueta: espías

Crítica de Velvet de Ed Brubaker y Steve Epting (Image Comics – Panini)

Tras revisionar la obra completa de Ed Brubaker y Sean Phillips, comienzo el mes de agosto recuperando Velvet, la colaboración de Brubaker con Steve Epting (Capitán América, The Marvel Projects) publicado en Image Comics, que buscaba recuperar el espíritu y el carisma de las clásicas historias de espías ambientadas en la guerra fría.

PUNTUACIÓN: 8,5/10

De los creadores más vendidos de CAPTAIN AMERICA: THE WINTER SOLDIER Ed brubaker y Steve Epting llega VELVET, una nueva y atractiva versión del género de espías de la guerra fría. El mejor espía del mundo ha sido asesinado y todas las pruebas apuntan hacia Velvet Templeton, la secretaria personal del director de la Agencia. Pero Velvet tiene un secreto oculto… ¡Porque ella también es la mujer viva más peligrosa que existe!

Velvet fue una serie de 15 números USA, publicados entre octubre de 2013 y julio de 2016. Para esta primera gran historia de Velvet Templeton, Brubaker y Epting, plantearon tres arcos argumentales de cinco números cada uno: Antes del gran final, La vida secreta de los muertos y El hombre que robó el mundo, que fueron publicados en España por Panini. Frente a la regularidad de los comics de Brubaker con Phillips de esa época, Velvet tuvo numerosos problemas de regularidad, ya que tras el estreno de Capitán América: Soldado de Invierno, Brubaker fue fichado por HBO en calidad de Supervising Producer dentro del writer´s room de Westworld. Ante el aumento de su carga de trabajo, Velvet y Steve Epting teminaron “pagando el pato” sufriendo unos fallos de periodicidad al que no estábamos acostumbrados en los comics de Brubaker hasta ese momento.

Brubaker comenta que su amor hacia el género de espías hizo que siempre quisiera realizar una historia ambientada en la guerra fría, protagonizada por un super espía a lo 007 al que quería darle un giro que hiciera que su historia no fuera una sucesión de tópicos del género. De hecho, el tono que imprimió a su Capitán América refleja su intento de crear estas historias dentro del Universo Marvel. Pero claro, dentro que estamos ante una de las grandes etapas del personaje, como historia de espías realmente sólo rascaba la superficie de sus aspiraciones.

La idea de Velvet Templeton, la secretaria que secretamente era más capaz que lo agentes de campo que sólo la veían como una presa a la que conquistar, estuvo rondando en su cabeza durante años en diferentes versiones, hasta que una conversación con Steve Epting en la que el artista expresaba su interés en colaborar en una historia de este tipo, unido al salto que Brubaker hizo a Image y el interés de la editorial por publicar todo aquello que Brubaker les presentara, precipitó el desarrollo de lo que acabó siendo este primer arco de Velvet, que podría resumirse en modo pitch «¿Y si Moneypenny fuera mejor que James Bond?»

Velvet Templeton es un gran personaje. No sólo por lo compleja psicológicamente que es y todo el drama que carga a su espalda. Además, se convierte en la protagonista perfecta para contar un tipo de historia que se siente clásica, pero que contiene numerosos elementos que son super actuales, por ejemplo la posibilidad de una organización secreta que mueva los hilos políticos y económicos en todo el mundo bajo la excusa que «buscan lo mejor para nosotros». Hay un elemento descreído y cínico en la historia en las antípodas del ejercicio de nostalgia por un tiempo pasado que no necesariamente fue mejor.

Este primer arco de Velvet es una historia completa con principio y final cerrado y satisfactorio. Dentro de esto, Brubaker plantea su escritura de forma que pasan un montón de cosas importantes en cada grapa que justifican su compra mes a mes (lo que hice yo), pero a la vez cada uno de los tres arcos de la serie culminan a su vez una etapa en la historia, haciéndola avanzar y generando giros que nos dejaban con ganas de más. Además, ahora que lo releí para escribir la reseña, la lectura fue un suspiro estupendo y funciona también como lectura cerrada.

En este sentido, Brubaker triunfa en todos los aspectos con una historia en la que claramente ha volcado todas sus inquietudes y lo que le gustaría ver en una historia de espías, empezando por algún que otro gadget que Velvet va a utilizar a lo largo de la historia, que no puede ser más bondiano.

Steve Epting es un autentico seguro de vida, y en Velvet realiza un dibujo sencillamente espectacular. Su recreación del mundo de 1973 es maravillosa, desde los vehículos, la ropa y en general todos los escenarios alrededor del mundo en los que se mueve la historia. Además, sabe imprimir una personalidad estupenda a cada uno de los personajes. El estilo de Epting es casi foto realista, y todo desde las caras hasta la dinámica gestual ayuda a transmitir la personalidad de los personajes.

Frente a la tiranía de las chicas jóvenes en el mundo del entretenimiento, Velvet es una mujer que ha superado los 40 años y a punto estará de llegar a los 50, que claramente es mostrada con esa edad en el comic, transmitiendo en la página Epting toda su veteranía, experiencia y dolor por una vida que no salió como ella esperaba. Como elemento curioso, el mechón canoso de Velvet casi parece un homenaje a la Condesa Valentina de Fontaine, la novia de Nick Furia en sus celebrados comics de los años 70 de Jim Steranko y otros artistas.

La colaboración de Elizabeth Breitweiser en el color es espectacular. Además del perfecto dibujo, el color ayuda a trasladarnos al momento cumbre del espionaje internacional en los años 70. Los callejones oscuros, las mesas del casino o los despachos de organizaciones secretas, todo en el comic te mete de lleno y cumple con lo que esperas de una historia de este género. Y es curioso que Velvet es un comic actual publicado hace apenas 5 años, sin embargo todo transmite un feeling atemporal que hace que dentro de 10 años podamos seguir leyendo y disfrutando esta historia.

Y ya no es sólo el dibujo o el color planteado como herramienta narrativa, es que Epting y Breitweiser transmiten el estilo, el flow y la tensión que se supone que una historia de espías clásica debería ofrecer al lector, como si hubieran elegido utilizar los mejores elementos del género a su disposición, ofreciendo una experiencia lectora perfecta.

Dentro que el comic me ha gustado mucho, un elemento menos bueno es que Brubaker parece que está tan centrado en utilizar los tópicos del género que en todo momento hay cierta sensación de familiaridad en lo que estamos leyendo, incluso a pesar de lo original que supone la protagonista, de forma que el giro final y la identidad del villano en la sombra realmente parece telegrafiado desde el minuto uno.

Si tengo que ponerle un pero, es que Brubaker prometió que esta era la primera historia de muchas de Velvet, y sin embargo pasado este tiempo parece difícil que vayan a publicar una continuación. No tengo claro si el comic no se vendió tanto como los autores esperaban o si los retrasos de Brubaker molestaran a Epting hasta el punto de no interesarle una nueva colaboración, teniendo en cuenta que un guionista puede trabajar simultáneamente en varios proyectos a la vez, pero un dibujante sólo puede dibujar un comic al mes, y si él no aceptó encargos durante unos meses para dibujar el comic y luego Brubaker tarda más de la cuenta, en lugar de por ejemplo 6 meses, igual estuvo casi un año sin la fuente de ingresos de los comics de Marvel que entiendo que iría alternando.

De hecho, en 2016 parecía que Velvet tenía el viento a favor, ya que se anunció que Brubaker y Epting habían vendido los derechos del comic a uno de los grandes estudios de Hollywood. Sin embargo, tras estos cinco años el proyecto parece encontrarse en vía muerta aparcado en un cajón. Y es una pena, porque la historia podía dar para una gran película o serie, aunque parece que el género de espías ha perdido su importancia tras Jason Bourne. Más si cabe al hablar de una historia de época.

Comparto lar primeras páginas del comic:

Velvet es un gran comic que gustará a todo tipo de lectores, no únicamente a fans de 007, realizado por unos autores en estado de gracia. Os lo recomiendo sin duda.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Desolation Jones, de Warren Ellis y J.H. Williams III #Reseñoviembre Día 18

Warren Ellis es uno de los grande nombres del comic americano y tiene una obra tan ámplia e icónica que a veces es difícil recomendar una sola. En el #Reseñoviembre de hoy he optado por incluir su colaboración con el siempre excelente artista J.H. Williams III.

#RESEÑOVIEMBRE Día 18: Desolation Jones, de Warren Ellis y J.H. Williams III

Guión: Warren Ellis

Dibujo: J.H. Williams III

Color: José Villarrubia

Primera publicación: Desolation Jones 1-6 (Wildstorm 2005-06)

Edición Española: EEC Ediciones 2018

Resumen: Michael Jones, un antiguo agente del MI6, fue la primera víctima que sobrevivió a la Prueba Desolación, una intervención sumamente peligrosa ideada por el gobierno británico. Lo mantuvieron con vida por vía intravenosa mientras lo alimentaban a la fuerza a base de imágenes y datos terribles de forma ininterrumpida al tiempo que le suministraban estimulantes para mantenerlo consciente y alerta durante todo un año. Jones abandonó la agencia y ahora vive en Los Ángeles, donde trabaja como investigador privado para la comunidad secreta de ex espías ya retirados del servicio que no tienen a quién acudir.

En Desolación Jones, Warren Ellis (Planetary, Authority) y J. H. Williams III (Promethea, Sandman: Obertura) plasman una singular visión del mundo en el que vivimos, dando forma a un entorno peligroso e implacable poblado por lo mejor, lo peor y lo más estrafalario de la sociedad.

Warren Ellis combina el género negro con las historias de espías con un toque sobrenatural para Desolation Jones, convirtiendo Los Angeles en una suerte de reserva donde van a pasar sus últimos años los agentes secretos descartados por sus agencias respectivas. Jones se especializa en investigar asuntos relacionados con los agentes reitrados, y cuando empiece a investigar un aparentemente sencillo caso de robo a un magnate, esto nos servirá para conocer el mundo de depravación que se esconde tras el sol de California. Como en todo buen noir, esta investigación se cruzará con otra con la que a priori no tenía nada en común y que acabarán siendo la misma.

Aunque siempre se ha dicho que todos los personajes de Ellis son iguales, unos cabrones mal hablados que siempre son más listos que la gente que le rodea y tienen una frase lapidaria para compartir en todo momento, para Desolation Jones prepara a un personaje roto que sufrió horribles experimentos por parte del MI6 y que no se siente enteramente humano. En muchos aspectos, Desolation Jones podría parecer más de lo mismo por parte de Ellis, y yo no vengo a negarlo, pero a mi me funciona siempre.

En el apartado artístico, J.H. Williams III, ayudado por los increíbles colores de José Villarrubia, realiza un despliegue artístico brutal. Inspirado por el tono de las historias noir, Desolation Jones tiene un tono morboso y casi voyeur mientras acompañamos a Jones por las peores y más deprevadas calles de Los Angeles. Williams transmite un ritmo pausado a la historia mientras Jones va conociendo a los diferentes personajes, de forma que cuando la violencia llega, ésta nos golpea fuerte y consigue impactarnos.

Posiblemente Desolation Jones no sea la mejor obra de Warren Ellis, ni tampoco de J. H. Williams III, pero creo que sí es un trabajo muy redondo de ambos que merece ser descubierta por nuevos lectores para los que hubiera podido pasar desapercibida en su día.

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Jack Ryan temporada 1 (Amazon Prime)

Estrené mi suscripción a Amazon Prime con Jack Ryan, serie protagonizada por John Krasinski que actualiza las clásicas novelas de espías de Tom Clancy al mundo real.

PUNTUACIÓN 6.5/10

El Jack Ryan de Tom Clancy sigue a un prometedor analista de la CIA metido en una peligrosa misión por primera vez. Ryan (John Krasinski) descubre un patrón en la comunicación terrorista que le lanza al centro de una peligrosa maniobra con una nueva especie de terrorismo que amenaza con la destrucción global.

Reconozco que no he visto Homeland. Dicho esto admito que aunque a mi me gustó esta primera temporada y ha cubierto la dosis de series de espías que tenía pendiente, pueda haber otros telespectadores a los que muchos elementos de Jack Ryan les suenen conocidos.

Jack Ryan ha sido creada por Carlton Cuse y Graham Roland, que escribieron sus guiones junto a y Daria Polatin, y cuenta entre sus directores a Morten Tyldum (The imitation game), que dirigió el episodio piloto.

Una de las principales cualidades de esta temporada es su alta calidad de producción, casi a niveles cinematográficos. Amazon ha invertido fuerte por esta serie que aspira a convertirse en uno de sus referentes televisivos, y se nota e cada fotograma que han contado con todos los medios, incluyendo el rodaje en multitud de localizaciones reales como París.

John Krasinski es Jack Ryan, un analista veterano de Afganistán, donde fue herido de gravedad. Es el típico boy-scout que quiere hacer siempre lo correcto y que parece ver el mundo en blancos y negros. Su actuación es correcta pero me ha parecido algo inexpresiva, y espero que esto sea algo que mejore en la próxima temporada.

No puede calificarse de sorpresa que Wendel Pierce (The Wire) se coma en pantalla a Krasinski. Pierce interpreta a James Greer, el jefe de Ryan en el Departamento de Estado, un hombre más habituado a trabajar en la calle que en un despacho y cuyo nombramiento es su última oportunidad tras una desastrosa misión en Pakistán. A título informativo, Greer fue interpretado en las películas de Harrison Ford por James Earl Jones.

Completa el trio protagonista Abbie Cornish, que interpreta a la doctora especialista en enfermedades infecciosas Cathy Mueller, que además de ser la novia de Ryan tendrá u papel que jugar en la misión de Ryan.

Me gustó bastante como muestran la historia del villano de esta temporada, el jefe terrorista  Mousa Bin Suleiman (Ali Suliman), para que entendamos las tragedias que ha sufrido y que le llevaron al camino del extremismo. Sin embargo, estos matices iniciales quedan diluidos a medida que avanzan los episodios, hasta el punto de convertirse al final en otro villano más al que solo le importa su plan asesino.

La serie me ha entretenido bastante, aún reconociendo que no cuente nada especialmente novedoso. Jack Ryan no inventa nada pero entiendo que lo que cuenta lo hace con calidad y profesionalidad. No creo que me vaya a enamorar de esta serie, pero sí veré su continuación cuando se estrene, lo cual ya es más de lo que puedo decir de muchas otras series.

Comparto el trailer de esta primera temporada, que ya ha sido renovada.

Me ha gustado Jack Ryan. Su primera misión es interesante y creo que la serie ofrece un buen entretenimiento para todos los amantes de las historias de espías con temas y problemas que nos afectan en la vida real.

PUNTUACIÓN 6.5/10

 

 

 

 

Crítica de Kingsman: El círculo dorado de Matthew Vaughn

Mi comentario sobre Kingsman: El círculo dorado de Matthew Vaughn va a ser muy sencillo y rápido. ¿Te gustó Kingsman: Servicio Secreto? Entonces disfrutarás un montón esta continuación. Por el contrario, si la adaptación del comic de Mark Millar y Dave Gibbons te pareció soez y over-the-top, entonces mejor que te ahorres esta nueva película. Por suerte, yo me encuentro dentro del primer grupo, así que para mi han sido 140 minutos de diversión políticamente incorrecta protagonizada por personajes carismáticos y con unas escenas de acción espectaculares e imaginativas.

PUNTUACIÓN: 8/10

Kingsman: El círculo dorado es una historia completamente original que no adapta ningún comic de Mark Millar. Está escrita por Matthew Vaugh en colaboración con Jane Goldman, colaboradora habitual del director y productor inglés.

Cuando el cuartel general de los Kingsman es destruido  por un misterioso cártel de la droga liderado por la sociópata Poppy Adams (Julianne Moore), Eggsy (Taron Egerton) tendrá que viajar junto a Merlin (Mark Strong) a los Estados Unidos para pedir ayuda a sus primos lejanos, los Statesmen. Ambas organizaciones secretas de élite tendrán que unir sus recursos para intentar derrotar a su enemigo común y salvar al mundo…

Kingsman: Servicio Secreto (2015) me pareció una película increíblemente divertida y carismática que mejoraba considerablemente el correcto tebeo de Mark Millar y Dave Gibbons. El éxito de esta película en un año en el que se estrenaron infinidad de películas de espías fue todo una sorpresa y un soplo de aire fresco a un género que parecía que ya no tenía nada interesante que contar tras las películas de Jason Bourne.

Fox dió luz verde a la continuación, pero a la vez ponía el listón muy alto y podía provocar unas expectativas imposibles de superar. En este sentido me alegra comprobar que Kingsman: El circulo dorado «sólo» ofrece más de lo mismo. Hablo,  claro, de acción super espectacular con grandes dosis de inventiva e imaginación, multitud de personajes carismáticos en cada fotograma y situaciones irreverentes, over-the-top y políticamente incorrectas que me sacaban la sonrisa constantemente.

No diría que Kingsman: El círculo dorado es mejor que su antecesora, pero seguro que no es peor. Cumple sobradamente con nuestras expectativas y es una película palomitera en el mejor sentido que ofrece lo que se espera de ella sin reirse del espectador.

Técnicamente, la película se sale. Ya no es una sorpresa comprobar como Matthew Vaughn nos ofrece unas imágenes espectaculares y unos planos perfectos en cada escena. Lo increíble es que Vaughn haya realizado esta película con «sólo» 100 millones de presupuesto, una minucia si lo comparamos con otras películas recientes como Batman v. Superman, X-Men: Apocalypse o Transformers 5.

Ayudado por el director de fotografia George Richmond, que ya trabajó en Kingsman: Servicio Secreto, la acción está siempre clara y nítida. Vaughn mete al espectador en medio del meollo y siempre tenemos clara la situación de cada personaje  en la escena, entendiéndose lo que está pasando. Además, los planos generales son espectaculares y en las escenas de diálogos la cámara está en el sitio justo para enfatizar los sentimientos de los personajes.

Otra cosa a destacar es que cuando vi que la película duraba 140 minutos, temí que se me hiciera demasiado larga. Nada más lejos de la realidad, la película pasa en un suspiro gracias al gran sentido del ritmo de Vauhgn, alternando los momentazos para que en ningún momento sientas que una escena o personaje sobran o están para hacer bulto y rellenar minutos. Al final, fueron casi dos horas y media de pura diversión.

Pero es que además el casting es un acierto brutal y se nota que todo el mundo se lo está pasando en grande. Vaughn consigue que conectemos con todos los personajes, independientemente de sus minutos en pantalla, y nos dejan con ganas de más. Para los que sobrevivan, claro.

Julianne Moore lo borda como una maruja psicópata obsesionada con la estética de los 50 que domina el mayor cartel de la droga a nivel mundial y cuyo plan maléfico es casi tan estúpido como el de Samuel L. Jackson en la primera película. La villana es quizá el eslabón más débil de la cadena, pero es la protagonista de algunos de los gags más bestias de la película y su actitud «happy» contrasta con sus acciones brutales.

En el lado de los americanos, tenemos a Jeff Bridges como Campagne, el director de los Statesmen, con pocos minutos pero bien aprovechados. Channing Tatum es Tequila, el agente más duro del cuerpo, Pedro Pascal es Whiskey, maestro en el uso del látigo y Halle Berry es Ginger, la oficial de inteligencia que solo desea un puesto como agente de campo pero que es rechazada una y otra vez sólo por ser mujer. Y por si fuera poco, tenemos al Presidente de los Estados Unidos interpretado por Bruce Greenwood, que dará un nuevo significado a la expresión «ganar la guerra contra la droga».

Por el lado británico, además de Eggsy (Taron Egerton) y Merlin (Mark Strong), descubriremos cómo pudo sobrevivir Galahad (Colin Firth) al final de la anterior película, y volveremos a ver a Roxy (Sophie Cookson), la Kingsman compañera de Eggsy.

Además, comprobaremos cómo la Princesa heredera Tilde de Suecia (Hanna Alström), protagonista de la criticada broma del final de la primera Kingsman ha encontrado con Eggsy al amor de su vida, lo que demuestra que algo bueno salió después de todo y siempre hay luz al final del túnel. Ya lo se, es una broma de mal gusto, pero no pude evitarla…  y encaja perfectamente con el tono irónico y desmitificador de la película.

Y destacar también la impresionante aparición de Elton John interpretándose a si mismo, que protagoniza uno de los numerosos momentazos de la película. Viéndole en pantalla no me cabe duda que todo el reparto de lo ha pasado de p#$@ madre rodando esta película.

Vi la película en versión original, y me encantó el exagerado y divertido contraste entre el perfecto acepto British de los Kingsman y el cerrado acento tejano de los Statesmen yankis. Pero es que Eggsy cambia mucho cuando está en misión oficial, compórtandose como un perfecto gentleman, a cuando está con sus colegas del barrio y su acento es el un pandillero más. Habla y se comporta completamente diferente. Estos los pequeños gustazos que solo se disfrutan con la V.O. y que seguro se pierden con la traducción.

Esto me lleva a las escenas de acción. Como en todo en Kingsman: El círculo dorado, la acción no sorprende como lo hizo en la primera película. Pero ya le gustaría al 99% de los directores de acción actuales tener el sentido del ritmo y la continuidad que tiene Vaughn. Las persecuciones son increíbles y las peleas y tiroteos cuentan con unas coreografías fluidas y espectaculares. Aún sin elemento sorpresa, diría que el climax final está a la misma altura que el ya clásico tiroteo en la iglesia protagonizado por Colin Firth en la primera parte.

Si, Kingsman 2 es más de lo mismo. Pero si es un producto de esta calidad, ya pueden empezar a rodar la tercera parte, que yo pagaré encantado por verla en el cine. Como dirían en los USA, «Shut up, bitch, and take my money!» Vaya, Matthew Vaughn me está convirtiendo en un mal hablado…

Esto me lleva al tema de las críticas de los medios «serios». La verdad es que las críticas a Kingsman 2 no están siendo demasiado buenas, y en muchos artículos se comenta como negativo que la película no sorprende porque es igual a la primera. Aunque esto es un hecho objetivo, me sorprende como esto se expresa masivamente con una connotación super negativa que pesa más que todo lo bueno que la película ofrece, que es mucho. ¿Por qué no leí esos mismos comentarios de «más de lo mismo» con Fast 8, cualquier película de James Bond, Jurassic World o Star Wars VII? Pongo estos ejemplos, pero eso mismo podría decirse del 75% del cine comercial americano.

Compruebo además que la broma sexual del final de Kingsman 1 no le gustó nada a algunos críticos. En especial a las de sexo femenino, pero no exclusivamente. Y no han perdido tiempo en recordarlo cuando comprobamos que Kingsman 2 tiene este mismo tipo de gags sexuales. Pero ¿tan difícil es de ver que esas bromas buscan exponer de forma irónica (y un poco burra, por qué no decirlo) el machismo de las películas de James Bond en las que en cada película tiene una nueva novia de la que está enamoradísimo de una forma pura, para luego tirarla a la basura? El final de Kingsman 1 en ese sentido era muy bestia, pero más honesto. «Si salvas el mundo te daré tu premio», dijo la princesa. Y cumplió. No había amor, solo cumplía el acuerdo con Eggsy.

Entiendo que es mucho más machista una película al azar de James Bond que las de Kingsman, que reconociendo el machismo implícito en este tipo de cine, subvierten las reglas tradicionales y crean escenas super divertidas y over-the-top para poner encima de la mesa todos estos clichés y reirse de ellos. No se, a lo mejor el raro soy yo…

Como comentaba, viendo la calidad de Vaughn, ojala hubiera dirigido él películas decepcionantes como Logan o X-Men: Apocalypse, también producidas por Fox. Otro gallo hubiera cantado. Además, lleva tiempo comentándose que Vaughn sería el director perfecto para dirigir una hipotética Man of Steel 2, que devolviera al personaje al tono correcto que Snyder nunca entendió. No puedo estar más de acuerdo, con Vaughn a los mandos, la película sería increible. Dicho lo cual, lamentablemente no creo que lleguemos a ver nunca estrenada esta película. Aunque Vaughn ha trabajado para Fox en X-Men: First Class, tuvo muchísima libertad porque prometió una película barata y rápida de rodar y los ejecutivos no sabían muy bien qué hacer con la franquicia tras X-Men 3. En el caso de Warner, no tengo duda que sus ejecutivos intentarían controlar y cambiar los planes de Vaughn. Aunque ojala me equivoque.

Comparto el primer trailer de la película:

Como ya he comentado, Kingsman: El círculo dorado es una excelente película de entretenimiento que tiene claro que quiere ofrecer a los espectadores y triunfa al cumplir con nuestras expectativas, algo que no puede decirse de la mayoría de películas palomiteras actuales.

PUNTUACIÓN: 8/10

The Night Manager – espías de hoy en día

The Night Manager es una serie de la BBC basada en una novela de John Le Carré y protagonizada por Tom Hiddleston y Hugh Laurie. La serie plantea un tema de rabiosa actualidad como es la venta de armas de países desarrollados hacia zonas de conflicto y me ha resultado muy entretenida.

the_night_manager_tv-931298306-large

¿De qué va The Night Manager? Esta serie de 6 episodios nos cuenta como Jonathan Pine (Tom Hiddleston), ex soldado británico veterano en Irak es reclutado por la agente Burr (Olivia Colman), de los servicios de inteligencia, para infiltrarse en la red de un traficante de armas internacional liderada por Richard Onslow Roper (Hugh Laurie). Tras abandonar el ejército, Pine es recepcionista de hotel y tiene un pasado y una cuenta que saldar con Roper, aunque él ni siquiera lo sabe.

4c_nightmanager_201614722_1

Tom Hiddleston es un gran actor. A menudo su papel de Loki en las pelis Marvel hace que se nos olvide, pero en esta serie derrocha carisma y presencia en pantalla. El ES la serie y gracias a su genial interpretación, la historia nos engancha y nos mantiene en vilo. Hombre de pocas palabras, tiene un fuerte código ético que le hace levantarse ante las injusticias aunque pueda costarle la vida, cosa que no todos hariamos. Su personaje sería una especie de 007 anclado en el mundo real y despojado de todos los elementos fantásticos y cinematográficos.

the-night-manager-episode-6-hugh-laurie-richard-roper

Hugh Laurie interpreta perfectamente el papel de un magnate despiadado que interpreta un papel de filántropo de cara a los medios de comunicación mientras se enriquece con el dolor de los menos favorecidos. Un potentado que tiene comprado a todo el establishment y contra el que parece imposible luchar. Su caída dependerá de un outsider, alguien que no aparezca en el radar de las agencias internacionales de espionaje, y que pueda entrar en el círculo interno del malvado Mr. Roper.

tnm-dw-0615-117

La serie mantiene el tono realista y un poco cínico de las obras de John Le Carré, y te crees perfectamente que actitudes como las que vemos puedas estar sucediendo hoy en día. Jonathan Pine es un espía infiltrado tal y como son los espías de hoy día (supongo), sin gadgets mágicos que salvan al héroe en todo momento y solo teniendo su inteligencia e ingenio como armas para sobrevivir.

reparto-principal-infiltrado_104251056_1528077_1706x960

Comparto el trailer de esta serie, aunque como en otras ocasiones casi te recomendaría que no lo vieras y que empezaras a ver esta serie conociendo lo menos posible de ella:

The Night Manager es una serie perfecta. Sus 6 episodios van al grano y al mismo tiempo permite desarrollar la compleja historia y conocer la psicología del protagonista protagonizado por Tom Hiddleston. Si te gustan las películas de espías con un tono realista y sin fantasmadas, esta serie es para ti.

PUNTUACIÓN: 7.5/10