Archivo de la etiqueta: Michael Douglas

Crítica de El Método Kominsky temporada 3 (Netflix)

El estreno de la tercera y última temporada de El Método Kominsky me llena de alegría. La serie creada por Chuck Lorre sobre un septuagenario profesor de interpretación en Los Angeles interpretado por un maravilloso Michael Douglas es una maravilla llena de buen humor y mucho corazón.

PUNTUACIÓN: 8/10

Sandy Kominsky (Michael Douglas), es un actor que tuvo hace muchos años su minuto de gloria y que ahora vive de dar clases de interpretación en su estudio de Los Angeles junto a su hija Mindy (Sarah Baker).

El creador Chuck Lorre (Dos hombres y medio, Big Bang Theory) escribe los seis episodios de esta última temporada e incluso dirige el primer episodio, en el que asistimos al funeral de Normal (Alan Arkin) el gran amigo de Sandy y con el que Douglas formaba una pareja espectacular en pantalla. Este última temporada está centrada en lo que significa esta pérdida para Sandy, para su hija Phoebe (Lisa Edelstein) y su nieto Bobbie (Haley Joel Osment), el niño de El sexto sentido convertido en un miembro de la Iglesia de la Cienciología, consiguiendo dar un gran final a la serie.

El reparto de este temporada se completa con Paul Reiser como Martin Schneider, el novio de Mindy que tiene más en común con Sandy por su edad que con ella, una estupenda Kathleen Turner como Roz, la madre de Mindy y primera ex-esposa de Sandy y Melissa Tang como Margaret, una alumna de Sandy que va a conseguir un papel para una importante serie. Junto a todos ellos, tenemos con estupendos cameos interpretándose a si mismos, los de Morgan Freeman y el director Barry Levinson.

Le chifla El Método Kominski. Es una pena que Alan Arkin no salga en esta última temporada, pero me alegra cuando una serie termina de forma tan satisfactoria como lo ha hecho esta. Chuck Lorre maneja de forma brillante la mezcla de comedia alrededor del mundo de la interpretación de Los Angeles y el drama debido a la avanzada edad de la mayoría de protagonistas. Las gotas de humor negro me funcionan siempre y las relaciones de todos los personajes funcionan gracias al carisma que tienen todos los actores de este espectacular reparto.

Es cierto que estos 6 episodios me han sabido a poco, pero es que todo queda tan bien hilado que me ha parecido un final a la altura que nos deja a los personajes en lo más alto. Junto al carisma de Michael Douglas, que está espectacular, en esta temporada Lorre compensa la falta del brillante Alan Arkin con una Kathleen Turner  que está maravillosa. Esta elección me parece maravillosa, ya que aparte de lo bien que la hace permite añadir un elemento metatextual al formar ambos una espectacular pareja en los años 80 con películas como Tras el Corazón Verde o La Guerra de los Rose. Verles de nuevo juntos más de 30 años después es un plus añadido a toda la serie.

Todo en El Método Kominsky me parece que está bien hecho. Incluso el toque de tristeza mientras Sandy ve que el paso del tiempo es inevitable y que se está cobrando un precio en todos a su alrededor. Por suerte, estos momentos se compensan con unos diálogos buenísimos que ofrece situaciones divertidísimas. Ya digo que el único pero que le ponía a la serie a priori era la falta de Alan Arkin pero su ausencia hace que todo se sienta incluso más real. Y de hecho, su influencia se siente incluso en el satisfactorio final, que hizo que brotara una lagrimita, y que me pareció perfecto.

Comparto el trailer de esta tercera temporada:

El Método Kominski ya es historia de la televisión. Lo bueno es que gracias a Netflix tengo claro que volveré a verla más de una vez en el futuro, y a ti te recomiendo que lo hagas también.

PUNTUACIÓN: 8/10

Espero vuestros comentarios. Y si gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de El Método Kominski temporada 2 de Chuck Lorre (Netflix)

La segunda temporada de El Método Kominski estrenada hace unas semanas en Netflix ha sido incluso más divertida que la primera. Esta comedia creada por Chuck Lorre cuenta con unos espectaculares Michael Douglas y Alan Arkin y merece muchísimo la pena.

PUNTUACIÓN: 8/10

Sandy Kominsky (Michael Douglas), es un actor que tuvo años muchos años su minuto de gloria y que ahora vive de dar clases de interpretación en su estudio de Los Angeles junto a su hija Mindy (Sarah Baker), intentando crear una relación con Lisa (Nancy Travis), una divorciada alumna suya. Su mejor amigo es su antiguo agente Norman Newlander (Alan Arkin), que enviudó recientemente, y que tiene una hija, Phoebe (Lisa Edelstein), que lleva años entrando y saliendo de clínicas de desintoxicación.

En esta segunda temporada, además de continuar las peripecias de estos dos señores mayores, conoceremos a Martin, el nuevo novio de Mindy interpretado por Paul Reuser, y Madelyn, una antigua novia de Norman que volverá a su vida de forma accidental, interpretada por la genial y desaparecida durante años Jane Seymour.

Chuck Lorre escribe esta segunda temporada de ocho episodios de 25 minutos, que han sido dirigidos por Andy Tennant y Beth McCarthy-Miller. Lo mejor de la serie es la increíble química que hay entre Douglas y Arkin, además de unos puntazos de humor buenísimos normalmente construidos desde el humor negro, tomando como punto de partida muchas veces los achaques que ambos sufren al ser personas ancianas que, sin embargo, no renuncian a vivir y a disfrutar todo lo que sus castigados cuerpos les permitan.

Además de muy, muy divertida, El método Kominski consigue atrapar al espectador al mezclar esos momentos ligeros con temas más serios como son la enfermedad o la soledad. Aunque claramente la serie es una comedia y su tono lo recalca todo el rato, hay mucha más chicha de lo que parece. Además, los nuevos personajes de esta temporada, Martin el novio de la hija de Sandy y Madelyn, la antigua novia de Norman, introducen nuevas dinámicas que rompen las zonas de confort que ambos se habían construido.

Uno de los subargumentos más divertidos de El Método Kominski es ver las clases de interpretación de Sandy a un grupo de jóvenes alocados que persiguen un sueño que saben que es casi imposible de conseguir. Estas clases permiten a Chuck Lorre diseccionar algunos elementos de la profesión y por elevación del propio show-bussiness que ofrecen algunos momentos geniales, como cuando Sandy explica como debe interpretarse la comedia desde un punto de vista elevado “autoral”, algo con lo que claramente Lorre no está de acuerdo.

Lo único malo de esta serie es que esta temporada de nuevo han sido 8 episodios, que me los he visto en un suspiro. Su duración de 20/25 minutos me parece perfecta, pero estas pequeñas dosis de humor inteligente me han sabido a muy poco.

Comparto el trailer de esta divertidísima segunda temporada:

El método Kominski es una divertidísima comedia sobre envejecer, la amistad y el oficio de la interpretación. Una serie que no te puedes perder si te interesan alguno de estos temas.

PUNTUACIÓN: 8/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de El método Kominsky, de Chuck Lorre (Netflix)

El método Kominsky fue una de las grandes sorpresas en la pasada entrega de los Globos de Oro, al ganar el premio a Mejor Serie de Humor y Mejor Actor de Comedia Michael Doulas. La serie de Netflix creada por Chuck Lorre y con unos excepcionales Michael Douglas y  Alan Arkin me ha encantado y creo que merece todas las alabanzas que está recibiendo.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

Una comedia dramática sobre un veterano actor, Sandy (Michael Douglas), cuya carrera nunca llegó a funcionar del todo, y que se gana la vida dando clases de interpretación, y su agente Norman (Alan Arkin), recientemente enviudado y muy pesimista con todo lo que le rodea… De, Chuck Lorre, creador de ‘Big Bang’ y ‘Dos hombres y medio’.

La serie es un gran triunfo gracias por la pareja protagonista formada por Michael Douglas y Alan Arkin, que son oro puro y  trasmiten carisma en cada plano.

Mientras el personaje de Arkin lleva felizmente casado 40 años, aunque con una hija conflictiva, Douglas ha sufrido tres matrimonios fallidos, y trabaja con su hija en su academia de interpretación. Sus clases y las diferentes formas de ser de sus alumnos nos brindan también situaciones super divertidas, mientras que se habla y analiza de forma muy inteligente la función del actor en el mundo del espectáculo.

La amistad entre ambos nos regala algunos diálogos antológicos, en los que ambos luchan por ser más cascarrabias. Las réplicas y contraréplicas me tuvieron sonriendo durante todo el visionado. Solo con el brillo de sus miradas, estos dos actorazos me ganaron desde el primer fotograma. Además, es una serie que obligatoriamente debe verse en V.O. para disfrutarse al 100%,

Inteligencia es el adjetivo que más repito a la hora de valorar esta serie. Las situaciones son divertidas aunque siempre tienen un toque dramático, como es la vida misma. Incluso en los peores momentos es posible sacar una sonrisa, y en las escenas más divertidas nos recuerdan que los protagonistas son personas que están llegando al final de sus días y que sus mejores momentos hace años que quedaron atrás.

Otro detalle muy chulo es el de los cameos, que convierte a la serie en un “quién es quién” de Hollywood, con figuras muy conocidas como Jay Leno, Danny de Vito y muchos más.

Destacar además que la duración de los episodios de 30 minutos me parece la dosis justa de diálogos increíbles y situaciones graciosas. Es muy difícil hacer buena comedia y más si está adornada de momentos dramáticos como en esta serie. Así que me ha gustado disfrutar de dosis pequeñas pero concentradas de buena televisión.

Si tengo que ponerle un pero al visionado de El método Kominski, es que me hubiera visto los 8 episodios de esta temporada de una sentada, y tuve que obligarme a dejar de verla para dosificarme el disfrute durante varios días. Espero que confirmen lo antes posible una segunda temporada, y a ser posible, que tenga más episodios.

Comparto el trailer de esta serie:

El método Kominsky muy probablemente va a ser la mejor comedia que vea este año. Una serie inteligente sobre como afrontar la vida cuando nos hacemos mayores, y los amigos en los que nos apoyamos. Totalmente recomendable.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

Crítica de Ant-Man y la Avispa, de Peyton Reed

Tras el dramático cliffhanger de Vengadores: Infinity War, Marvel ha programado la perfecta película para el verano, Ant-Man y la Avispa, una comedia de aventuras familiares que ha sido dirigida Peyton Reed, autor de la primera película de estos personajes, y que cumple perfectamente con lo que se espera de ella.

PUNTUACIÓN: 7/10

Después de “Capitán América: Guerra Civil”, Scott Lang (Paul Rudd) lidia con las consecuencias de sus elecciones como superhéroe y padre. Mientras lucha por mantener un equilibrio entre su vida hogareña y sus responsabilidades como Ant-Man, se enfrenta a Hope van Dyne (Evangeline Lilly) y al Dr. Hank Pym (Michael Douglas) con una nueva misión urgente. Scott debe volver a ponerse el traje y aprender a luchar junto con La Avispa mientras el equipo trabaja en conjunto para descubrir secretos del pasado.

El guión de Ant-Man y la Avispa está escrito a cinco manos por Andrew Barrer y Gabriel Ferrari, autores del primer borrador, y Chris McKenna y Erik Sommers, quines junto al propio Paul Rudd perfilaron el guión definitivo. Creo que la base sobre la que empezaron a escribir fue que no hay que cambiar lo que no está roto. Los guionistas, junto al director Peyton Reed tenían claro que el centro de la película debía ser la familia, por lo que toda la película se centra en la lucha de los protagonistas, Scott Lang y Hope y Hank Pym, en mantenerlas unidas.

Ant-Man y la Avispa es super entretenida y ofrece justo lo que esperas de ella. Mantiene el uso imaginativo de los poderes de encogimiento y agrandamiento vistos en la primera Ant-Man y en Capitán América: Civil War, ofreciendo algunas escenas geniales sobre todo en el último tercio, y tiene un humor muy bien dosificado centrado, aunque no solo, en el personaje de Luis (Michael Peña) que funciona perfectamente. En muchos aspectos, esta secuela mejora lo visto en la primera película, y se nota que tomaron nota de lo que funcionaba de la primera película, y de lo que no lo hizo.

Debo destacar además el excelente trabajo de producción y unos efectos especiales perfectos que en ningún momento hacen que pienses que son CGI “malo”, como sí ha pasado en otros blockbusters recientes de otros estudios que daban la sensación de estar viendo un videojuego cutre. Leí que la producción costó alrededor de 175 millones de dólares, que van a amortizarse sin duda,  y lucen a la perfección en cada plano.

En lo referido a los protagonistas, me llama la atención como Marvel la elegido elevar a Hope Pym por encima de Scott Lang. La Avispa es la primera heroína Marvel (co)protagonista absoluta en una película Marvel, y tengo claro que Marvel quería que brillara en pantalla. Y lo hace sin duda, ya que Hope Pym tiene recursos de sobra en combate cuerpo a cuerpo y domina el uso de su traje de Avispa, todo ello con una personalidad arrolladora y una gran inteligencia. Es una lástima que para conseguir que Avispa brille en parte hayan tenido que convertir a Scott en un bufón que comete error tras error. Scott en Civil War fue un recurso cómico, es verdad, pero en su película conocimos su inteligencia, sus recursos a la hora de realizar los robos, y su control del traje y las habilidades de Ant-Man en tiempo record. Hope Pym se sale en esta su película, mientras que Scott no tanto, aunque no hay duda que ambos comparten el protagonismo.

Me quedé con ganas de ver mucho más a Michelle Pfeiffer (Janet Van Dyne), lo cual es bueno, porque con un poco de suerte podremos ver nuevas aventuras de esta familia de superhéroes que NO son los Increíbles. Y estaría genial volver a verles en una misión del pasado a lo 007 que tuviera repercusiones en el presente. Por imaginar…

En el aspecto de lo menos bueno, el guión se centra tanto en la construcción del núcleo familiar Pym/Lang y del humor que se olvidan en parte de los antagonistas. Es una pena que los personajes de Laurence Fishburne, cuyo nombre no quiero revelar para no spoilear la sorpresa, y Hannah John-Kamen como Fantasma sean sólo esbozos de personajes, a los que presentan en apenas dos frases y ofrecen lo mínimo exigible. Más delito tiene convertir a Walton Goggins (The Shield, The hateful eight) en un matón de tres al cuarto únicamente destinado al desahogo cómico. No hay una verdadera  amenaza en la película y sí la sensación de estar viendo un episodio puntual de las vidas de los protagonistas que no es el más interesante que se podría haber contado.

Las escenas de acción de la parte final están geniales y son muy imaginativas, pero te queda la sensación de que todo lo relacionado con el laboratorio, con sus idas y venidas, lo han cogido de un episodio de los Looney Tunes. Vi escenas muy entretenidas, pero algo chorras.

Por último, debo decir que Marvel ha vuelto a acertar programando una película de aventuras ligera justo de Infinity War, que es justo lo que nos pedía el cuerpo tras el dramático final del primer enfrentamiento de Thanos y Los vengadores. De hecho, tras echar unas risas con Ant-Man y la Avispa, la escena post-créditos sirve para devolvernos a la realidad post Infinity War, recordándonos que aún quedan nueve meses para el estreno de Vengadores 4. Se van a hacer largos.

Globalmente, Ant-Man y la Avispa es la peor película Marvel de la última hornada si exceptuamos la decepcionante Black Panther, que es posiblemente la peor película de Marvel junto a Iron Man 2. Dicho esto, agradezco que una película tenga claro el tipo de cine que quiere ser, y no tenga complejos a la hora de mostrar sus virtudes al público.

Comparto el trailer de la película:

Ant-Man y la Avispa es una película ligera y entretenida que alegrará a los espectadores y hará que nos olvidemos durante unas horas del bochorno de las tardes de verano. Objetivo cumplido.

PUNTUACIÓN: 7/10

 

Ant-Man, el nuevo triunfo de Marvel

Ant-Man es un nuevo triunfo de los Estudios Marvel y una de las películas del verano. Aunque la cinta no va a ser un supertaquillazo como Guardianes de la Galaxia o Capitán América: Soldado de Invierno, es 100% disfrutable y te deja con ganas de ver nuevas aventuras de este pequeño superhéroe.

Ant-Man Poster

La película tuvo una complicada pre-producción, ya que su alma-mater, el director Edgar Wright, autor de obras de culto como Shaun of the Dead o Scott Pilgrim, abandonó “su” película debido a diferencias creativas con Marvel. Aunque realmente solo los implicados saben lo que pasó exactamente, la opinión general más extendida es que él quería una película totalmente autónoma y separada del Universo Marvel cinematográfico, y el estudio quería una película totalmente en continuidad. El director elegido para sustituirle, Peyton Reed (Abajo el amor, Dí que si, A por todas), no es ni mucho menos un “artista”, sino “solo” un correcto director de comedias y películas familiares.

Peyton Reed

Esto dio pie a que los profetas del apocalipsis empezaran a anunciar el primer fracaso de Marvel, opinión un poco tonta, ya que “El Increíble Hulk” de Edward Norton (2008) aunque la considero una película genial con todos los elementos que yo quería ver en una aventura de Hulk, no recaudó demasiado y recuperó justita la inversión. Otras voces clamaban contra la “ilegítima” intromisión del estudio en la obra de un artista, olvidando de nuevo que estamos ante una película de superhéroes, de un personaje propiedad del Estudio y la Editorial de comics, que tienen que velar porque su visión del personaje se cumpla.

Hank Pym

El argumento de la película nos muestra como Hank Pym (Michael Douglas), un científico retirado que vive en San Francisco, tiene que recurrir a Scott Lang (Paul Rudd), un ladrón ex-convicto especialista en la entrada en espacios inexpugnables, para robar en la empresa que él creo, Pym Technologies, las partículas Pym, el elemento que permite a su usuario disminuir de tamaño y adquirir una fuerza sobrehumana. La empresa está dirigida por su ex-alumno Darren Cross (Corey Stoll), que se ha convertido en un ejecutivo sin excrúpulos que quiere vender el traje de Chaqueta Amarilla al mejor postor, incluidos grupos terroristas. Aunque Cross puede disminuir el tamaño de objetos no domina la disminución molecular de seres vivos, pero es cuestión de tiempo que lo consiga.

Scott Lang

Pym fue uno de los primeros superhéroes en los años 80 y realizó múltiples misiones para SHIELD hasta que una misión acabó en tragedia. Además, al descubrir que el agente de Shield Mitchell Carson (Martin Donovan) intentó robar su invento para utilizarlo para aplicaciones militares, a pesar de la oposicion de Peggy Carter (Hayley Atwell) Howard Stark (John Slattery).

Evangeline Lilly 2

Así que la película es parte la primera misión de un nuevo héroe con entrenamiento incluido y parte una película de robos. Para la misión, Pym y Lang contarán con la ayuda de Hope Pym (Evangeline Lilly), la hija de Hank, que trajaba con Cross en Pym Technologies, y que aunque odia a su padre por la muerte de su madre, cuando descubre que Cross va a vender el traje Chaqueta Amarilla a Hydra, tiene que dejar de lado sus diferencias para ayudar a su padre a impedirlo.

Corey Stoll

También ayudarán a Scott sus compinches de robos anteriores, entre los que destaca Luis (Michael Peña), que protagoniza las 2 escenas más divertidas de la película. Película que no es especialmente graciosa ni domina la narración una sucesión de chistes fáciles como hubiera podido esperarse, dados los currículums del director y el actor protagonista.

ant-man-movie-actor

Al final, la película funciona porque consigue que los protagonistas te importen y te preocupes por ellos. Nada más y nada menos. Porque aunque los efectos especiales son geniales, el guión encaja perfectamente y los cameos molan, si los protagonistas no enganchan, todo lo demás se cae.

Ant Man protagonistas

Esta es para mi la “fórmula secreta” de Marvel. Todos los personajes de Marvel son geniales y pueden brillar en pantalla si los creadores entienden lo que lo hace único y grande (lo se, es un chiste muy fácil…), y saben sacar el máximo partido de él. Cosa que es precisamente lo que pasa en Ant-Man.

Douglas + Rudd

Michael Douglas (Pym) está impresionante como un héroe veterano que tiene que ser el mentor del joven Lang, y a la vez intentar arreglar el dolor que causó a su hija, al alejarla de su lado. Y Paul Rudd (Lang), es un convincente padre ex-convicto, que quiere hacer lo correcto para poder estar de nuevo con su hija, con las dosis justas de humor que no resultan cargantes.

Scott Lang 4

Además, curiosamente y a pesar de la polémica previa al estreno de la película, aunque la historia está totalmente relacionada con el Universo Marvel cinematográfico y aparecen multitud de personajes y organizaciones conocidas, en el fondo la película es muy muy autónoma, y realmente puede verse y disfrutarse sin problemas aunque no hubieras visto ninguna película Marvel antes.

Stoll + Lilly

Como en los buenos comics de los 80 cuando un héroe salía en el tebeo de otro personaje, solo tenias que saber a) ambos son héroe b) una confusión o tener misiones opuestas provoca un enfrentamiento c) Si la historia es buena, debería dejarte con ganas de saber más de ese personaje y que compraras su serie. Y eso es justo lo que pasa con Peggy Carter, Sam “El Halcón” Wilson, y otros muchos personajes que no voy a spoilear.

Ant Man with ants

Además, aunque la acción quizá se haga esperar un pelín, el último tercio de la película es espectacular y sorprendente, con una inteligente utilización de los poderes de disminución (y agrandamiento) de tamaño, y una divertida mezcla de acción con el destino del mundo en juego y estar subidos en un tren de juguete, consiguiendo un contraste que mola mucho.

Chaqueta Amarilla 3

Quizá el único defecto de la película es el villano, que aunque luce imponente y amenazador en pantalla, no pasa de ser un elemento “funcional” y el necesario desencadenante de la acción. Además, aunque el guión realmente sí funciona y todo encaja correctamente, quizá es todo demasiado correcto, y aún con el obligatorio giro argumental, en la parte del robo todo sale quizá demasiado bien con muy pocos problemas.

Ant Man with ants 3

Como extra, en los títulos de crédito hay 2 escenas finales espectaculares, que te dejan si cabe aún más ganas de poder ver una posible Ant-Man 2 (posibilidad que aún no está confirmada y que aunque lo fuera no se realizaría hasta 2020 como pronto),  las nuevas películas de Marvel, empezando por Capitán América: Civil War este próximo mes de Mayo de 2016.

Ant Man

Como siempre, comparto a continuación el trailer de la película. Si te gustan las películas de Marvel, tienes que ver Ant-Man, seguro que no te decepcionará.

Puntuación: 7.5/10

Saludos a todos.

 

 

Fuente: Marvel