Archivo de la etiqueta: Taika Waititi

Crítica de Thor: Love and Thunder de Taika Waititi

Taika Waiti vuelve a dirigir en el MCU con Thor: Love and Thunder, la nueva película de Marvel Studios que promete repetir la fórmula de comedia de acción que tan buen resultado le dió en Thor: Ragnarok, esta vez con dos portadores de martillos en lugar de uno.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

SPOILERS SI NO HAS LEÍDO LOS COMICS

El Dios del Trueno (Chris Hemsworth) emprende un viaje que no se parece en nada a lo que se ha enfrentado hasta ahora: una búsqueda de la paz interior. Pero el retiro de Thor se ve interrumpido por un asesino galáctico conocido como Gorr el Carnicero de Dioses (Christian Bale), que busca la extinción de los dioses. Para hacer frente a la amenaza, Thor solicita la ayuda del Rey Valkiria (Tessa Thompson), de Korg (Taika Waititi) y de su ex novia Jane Foster (Natalie Portman) que, para sorpresa de Thor, empuña inexplicablemente su martillo mágico, Mjolnir, como la Poderosa Thor. Juntos, se embarcan en una aventura cósmica en la que tendrán que descubrir el misterio de la venganza del Carnicero de Dioses y detenerlo antes de que sea demasiado tarde. (FILMAFFINITY)

Tras el éxito arrollador de Thor: Ragnarok, Marvel Studio rompió la tradición hasta ese momento al confirmar la producción de una cuarta película protagonizada por Thor, el primer personaje del MCU en llegar hasta esa cifra. Y en este caso, la ocasión es muy especial ya que tendremos Thor por partida doble. Además de dirigir, Taika Waititi escribe también el guion a partir de una historia suya con Jennifer Kaytin Robinson, inspirándose en la maravillosa etapa de Jason Aaron en Thor que revolucionó al personaje y que puede mirar de tú a tú a la mítica etapa de Walt Simonson de los años 80.

La película de 119 minutos de duración cuenta con fotografía de Shawn Maurer, montaje de Maryann Brandon y música del estupendo Michael Giacchino. A pesar de su presupuesto cercano a los 200 millones de dólares, la 29ª película del MCU tiene asegurado un taquillazo y que será una de las películas más taquilleras del año. De hecho, teniendo en cuenta que Doctor Strange en el multiverso de la locura lleva recaudados más de 950 millones en todo el mundo, es más que probable que la nueva película de Thor supere los 854 millones de recaudación que consiguió Thor: Ragnarok en 2017.

La película es un all-star de actores conocidos del MCU. Chris Hemsworth es Thor, Natalie Portman es Jane Foster / Mighty Thor, Christian Bale interpreta a Gorr, el Carnicero de Dioses, Tessa Thompson vuelve como Valquiria, Jaimie Alexander como Sif, Taika Waititi como Korg, además de Russell Crowe como Zeus. Además, tras el final de Vengadores Endgame, tenemos también a los miembros de los Guardianes de la Galaxia Chris Pratt (Starlord), Pom Klementieff (Mantis), Dave Bautista (Drax), Karen Gillan (Nebula), y las voces de Vin Diesel (Groot) y Bradley Cooper (Rocket), junto a Sean Gunn como Kraglin Obfonteri.

Y empezando por los elementos positivos, no tengo duda que Jason Aaron debe estar más que satisfecho con la forma en que Waititi ha tomado sus dos principales arcos argumentales para dar forma a su película. Thor Love and Thunder es una película muy entretenida aunque con importantes problemas sobre los que luego volveré, pero el núcleo de los comics de Aaron, Ribic y Dauterman (entre otros dibujantes) está muy bien trasladado a la película, aunque limitado por la escasa e insuficiente duración de 119 minutos.

Christian Bale es un espectacular Gorr, El Carnicero de Dioses, y a pesar de sus pocos minutos en pantalla, puede ser fácilmente una de las mejores cosas de la película. La parte de un padre despechado por unos dioses egoístas que no buscan ayudar a aquellos que les adoran y que sufrirán su ira a partir de encontrar la Necro-Espada está muy bien reflejado, y al menos en esa parte se entienden perfectamente las motivaciones de Gorr.

Aparte de Bale, creo que todo el reparto está muy bien y se nota que han disfrutado en el rodaje. Chris Hemsworth se nota que está de maravilla en el terreno de la comedia, por lo que no me extraña que haya confirmado que si Marvel Studios lo quiere, él estará encantado de seguir haciendo de Thor el tiempo que haga falta. Russell Crowe como Zeus también ofrece momentos realmente divertidos y cumple su función de mostrar que la mayoría de Dioses quizá si merecerían la muerte debido a su egoísmo.

También me gusta Natalie Portman en su papel de Jane Foster / Poderosa Thor. Incluso a pesar de estar sacado directamente de los comics de Aaron y Dautermna, la parte del drama del cáncer de Jane me ha sorprendido porque no se mencionó en los trailers, lo cual creo que ofrece un interesante drama. Portman está bien como Thor pero sus momentos de Jane enferma son increíbles, junto a Bale lo mejor de la película.

La participación de los Guardianes de la Galaxia como se esperaba es meramente testimonial y se suscribe a los primeros 10 minutos de película, dando justo lo que se espera de ellos. De hecho, tras verles en Love and Thunder me han dejado con muchísimas ganas de ver el especial navidad que James Gunn está preparando que hará de previa a su tercera película que se estrenará en mayo del año que viene. Que Korg sea un recurso cómico además de Thor Odinson lo esperaba, pero si me ha sorprendido el pequeño papel de Valquiria en la historia.

Cuando la película apuesta por la épica y la potencia dramática, en especial a partir de la llegada de los héroes al Reino de las Sombras, la película gana enteros y muestran la grandísima película que podría haber sido. En este sentido, el hecho que Waititi acierte con el climax final y el drama que tiene lugar en el último tercio hace que la película te deje con buen sabor de boca.

Sin embargo, globalmente la película no acaba de funcionar porque Waititi equivoca el tono de la película con un exceso de humor que rompe cualquier intento de crear drama o interés en lo que cuenta, y sobre todo en como nos lo está contando. Hay además una narración de Korg como si la película fuera un cuento mítico que contar a los niños que creo que manda un mensaje contradictorio y tampoco creo que funcione. Aprovecho para comentar que en Ragnarok el humor de Waititi en los momentos seleccionados en los que lo usaba me siguen funcionando hoy día. Sin embargo, en Love and Thunder Waititi está desatado con un intento consciente de aplicar el «bigger, louder, funnier» que suele aplicarse a las secuelas de éxito, y en este caso, más no significa «mejor».

Creo que el humor de Love and Thunder no funciona casi nunca. Aparte de por la propia saturación de gags no demasiado acertados (dicen que Waititi ha dado mucho margen a los actores para que improvisaran en el set de rodaje), hay un problema fundamental debido al mensaje que lanzan repetidamente. Y es que Waititi no deja de reirse DE Thor, hasta el punto de convertir a Thor Odinson en un incompetente en muchas partes de la película. Y esto es una diferencia abismal respecto a Ragnarok en la que Thor si era objeto de gags (sobre todo cuando llevaba el chip de control), pero su papel como PUTO AMO al final con música de Led Zeppelin le reivindicaba como héroe y como protagonista. Algo que se confirmó en Infinity War primero y Endgame después, incluso a pesar de su depresión y su barriga cervecera. Sin embargo, Waititi plantea la evolución de Thor convirtiéndola casi en involución, convirtiéndoles en un bobo que no piensa en las repercusiones de sus acciones y que parece que vive alejado de la realidad. Y esto me parece penoso y me ha fastidiado el visionado en numerosos momentos.

Comentaba que el climax de Ragnarok reivindicó a Thor Odinson y de alguna manera arregló la película. Sin embargo, en Love and Thunder, el protagonismo debe compartirlo con Jane, y ella sí actúa (y es mostrada) como la heroína pura que hace lo correcto de forma proporcionada a la situación y al nivel de poder a emplear en cada momento. En la parte superheroíca, Waititi ha repetido lo visto en el comic de Hawkguy de Fraction y Aja (no es mi Ojo de Halcón), en el que la forma de promocionar a Kate Bishop era convertir a Clint Burton en un loser pringado, de forma que Kate siempre salía mejor en la comparación. Thor Odinson es el pringado de Love and Thunder, no lo es Kork. Y aunque Hemsworth está encantado con la comedia y cuanto más exagerada mejor, narrativamente no puedes hacer de menos al protagonista sin que la película sufra por ello.

Hay otro problema grave de la película aparte del humor, y es la duración de la película. Realmente Love and Thunder parece el trailer del películón que hubiéramos podido tener si Waititi hubiera hecho una película de 150 minutos en lugar de una de 119 (títulos de crédito incluidos). Tan empeñado está Waititi con el humor que Gorr apenas aparece en la película, y sus estragos por la galaxia que tan bien mostraron Aaron y Ribic en el comic es despachado con unas pantallas de televisión en segundo término en las que apenas se ve nada, de forma que la película no llega a mostrar claramente el nivel de amenaza que supone para Gorr.

Pero es que no es sólo la parte del villano, ya que todo el arco de Jane Foster con su cáncer está también contado de forma demasiado abrupta, no acaban de mostrar el alcance de la enfermedad de Jane cuando prácticamente se termina la película. Y aunque el final como comento es emocionante, la película no ha construido bien ese arco de forma que se queda a años luz del dramatismo y la fuerza que hubiera podido tener con una mejor construcción del deterioro físico de Jane. Algo que, de nuevo, tan bien vimos contado en los comics de Aaron y Dauterman.

Y voy más allá, cuando te pones a pensar en cual es el tema de la película, frente al egoismo de muchos dioses, Aaron planteaba que Thor Odinson es el mejor dios de todos precisamente porque se preocupaba por salvar a todo aquel que necesitara su ayuda, incluso arriesgando su vida para proteger a los indefensos. Thor es digno porque duda de si mismo y lucha todos los días por serlo, de forma que sus acciones hablen por él. Esto no acabas de verlo nunca en la película. Sí mola que busca proteger a los niños a toda costa y el discurso en el que echa en cara a Zeus su actitud egoísta abandonando a sus súbditos y al resto de dioses menores, pero esos elementos quedan dispersos en una película que no acaba de mostrar claramente ese mensaje.

De hecho, es que no creo que el mensaje sea ese, al entrar en juego la historia de amor entre Jane y Thor. Y en este caso el mensaje de «es mejor haber amado y sentirte como una mierda por haberlo perdido que no sentir nada porque estás vacío por dentro» sí está repetido en numerosas ocasiones a lo largo de la película. Por lo que, de nuevo, frente a una moraleja que reivindicara a Thor Odinson, Waititi inclina la balanza a favor de Jane Foster, que alcanza una categoría mítica al final, frente a un Odinson que pasa página porque amó de nuevo.

Hay otro elemento que provoca que la película no acabe de acertar en su propuesta, y es que de nuevo en el comic Jane Foster sustituyó a Thor Odinson como protagonista durante un largo periodo de tiempo, de forma que aprendimos a quererla y a apreciarla por la gran heroina que era por méritos propios. Sin embargo, debido a los 119 minutos y la necesidad de síntesis de la película, nunca llegamos a verla a ella sola haciendo cosas heroicas por si misma. Fruto de esto, Thor Jane Foster está siempre en pantalla junto a Odinson, de forma que de alguna manera ambos personajes son redundantes. A pesar de la infantilización con que Waititi castiga a Odinson, Jane tampoco consigue quitarse la condición de personaje derivativo y por tanto, secundario del principal, algo que sí consiguió Aaron. Sin embargo, en el climax final Waititi si reivindica a Jane Foster con un momento de mucha emoción.

Por todos estos elementos, me quedo con la sensación que Waititi ha quemado dos de los arcos más icónicos de los comics de la última década con una película que es apenas el trailer de lo que hubiera podido ser una gran película. A pesar de sus elementos interesantes, el gran reparto y la épica final, el resultado final es a todas luces decepcionante debido a la apresurada e insuficiente construcción de todos los elementos narrativos de la película, y al optar por dar preferencia a Jane Foster frente a Thor Odinson.

En todo caso, dado el emocionante final que realmente me ha gustado mucho y las dos escenas post-créditos super interesantes, la película consigue dejar al espectador con buen sabor de boca, aunque con la sensación de estar ante una ocasión perdida. Ah! Y no quiero terminar sin destacar la música de Michael Giacchino y los temazos de Guns and Roses que aparecen en la película, que veo super bien elegidos para la historia. En ese aspecto, todo muy bien.

Comparto el trailer de la película:

Thor: Love and Thunder nos ha dado lo que prometía multiplicado por 100, y eso no es algo bueno. A pesar del factor entretenimiento, la película se siente como una oportunidad perdida.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

Gracias por leer este post. Espero tus comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Lo que hacemos en las sombras temporada 3 (HBO)

Lo que hacemos en las sombras sigue siendo super divertida en su tercera temporada recién emitida en HBO, aunque diría que ha perdido algo de frescura y locura.

PUNTUACIÓN: 7/10

Tras el final de la segunda temporada en la que Guillermo se enfrentó al Consejo Vampírico Supremo para rescatar a Nandor, Nadja, Laszlo y Colin Robinson, en esta tercera tamporada la familia de vampiros tendrá que enfrentarse a las repercusiones, que serán totalmente inesperadas y divertidas.

What We Do in the Shadows (Lo que hacemos en las sombras) es una comedia con toques de terror planteada como falso documental en el que seguimos la vida de cuatro vampiros que viven en Staten Island (Nueva York) y su familiar Guillermo, el sirviente humano que se ocupa de sus necesidades mundanas.

La serie ha sido creada y producida, por Jemaine Clement, actor, escritor y productor de la película de 2014 realizada junto a Taika Waititi (Thor Ragnarok), que ellos mismos han adaptado con gran éxito para la televisión. Por si te interesa, dejo a continuación los links a las reseñas de las temporadas uno y dos, y de la película que lo inició todo en 2014.

Los protagonistas son Nandor the Relentless (Kayvan Novak), un vampiro de más de 700 años que proviene del imperio Otomano y que se autodenomina líder del grupo. Junto a Nandor conoceremos a su familiar Guillermo (Harvey Guillen), su sirviente humano que lleva 10 años de servicio y que sueña con ser convertido en vampiro, cosa que no parece que vaya a suceder. Junto a ellos viven en la casa Nadja (Natasia Demetriou), una vampira rumana que convirtió en vampiro a Laszlo Cravensworth (Matt Berry), un antiguo noble inglés. Y además, también vive con ellos el Vampiro de Energía Colin Robinson (Mark Proksch). En esta tercera temporada tendremos además la aparición recurrente de Kristen Schaal como la Guía (también conocida como la «Mujer Flotante»), una enviada del Consejo Vampírico a quien le gusta flotar y, a veces, hablar con voz demoníaca.

La serie está planteada desde el costumbrismo para mostrar lo patética y fuera de su tiempo que son las vidas de Nandor, Nadja y Laszlo, creando momentos divertidísimos. En esa parte, la serie es genial pero mantiene la premisa inicial de la película. Aunque obviamente en una tercera temporada se pierde el aspecto de novedad que la serie tuvo en un principio, la verdad es que el humor es super inteligente y me funciona siempre, en especial todos los momentos en los que los vampiros comentan algo y luego vemos a Guillermo aclararnos que no tienen ni idea y que realmente es él el que los protege, defiende y acaba haciéndolo todo.

Aunque todos los protagonistas me encantan, de nuevo Guillermo se convierte en el verdadero all-star de la serie. Para sustituir la novedad, los guionistas se han currado una serie de situaciones realmente ridículas con Nandor en el centro que resultan tremendamente divertidos. En especial, hay un gag homenajeando el Mundo Disco de Terry Pratchett que que puede ser la mejor broma de toda la serie, y mira que han habido gags buenísimos.

Este temporada de Lo que hacemos en las sombras ha tenido de nuevo 10 episodios de media hora cada uno. El tipo de humor es tan único que me encanta ver la serie, y me alegra descubrir que HBO confirmó una cuarta temporada antes incluso del estreno de esta temporada, algo totalmente comprensible teniendo en cuenta el enorme cliffhanger con el que termina el último episodio. No tengo problema en reconocer que veré encantado la serie en 2022 cuando se estrene la siguiente temporada.

Sin embargo, hay que reconocer que esta temporada ha bajado el nivel. Los gags siguen siendo buenos, pero en muchos momentos notas que estas situaciones ya las hemos vivido, porque es así. Entiendo que los guionistas también han hecho un intento consciente de romper esta sensación, de forma que en varios episodios la serie se rompe en dos, con Nandor y Nadja por un lado y Laszlo y Colin por otro viviendo situaciones loquísimas por su cuenta. Sin embargo, visto el conjunto, las historias que tuvimos con los vampiros separados no fueron mejor que lo visto anteriormente, más bien lo contrario.

En este contexto, las partes de Nandor y Nadja son siempre más locas y divertidas que las peripecias de Laszlo y Colin. De hecho, Colin se convirtió en el tapado de las anteriores temporadas con algunos de los mejores momentos, pero en esta tercera temporada aparece un tanto desubicado y sin tanto interés. Eso sí, el giro final que sufre el personaje me parece antológico.

Comparto el trailer de la serie:

A pesar que creo que ha bajado el nivel, sigo riéndome mucho con Lo que hacemos en las sombras y volveré la temporada siguiente.

PUNTUACIÓN: 7/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Un saludo a todos!

Crítica de Lo que hacemos en las sombras de Taika Waititi y Jemaine Clement (Película – HBO)

Aprovechando mi suscripción a HBO he podido ver Lo Que hacemos en las sombras de Taika Waititi y Jemaine Clement, divertidísima comedia planteada en formato de falso documental y cuyo éxito propició su adaptación a serie de televisión.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Viago, Deacon y Vladislav son tres vampiros que comparten piso en Nueva Zelanda. Hacen lo posible por adaptarse a la sociedad moderna: pagan el alquiler, se reparten las tareas domésticas e intentan que les inviten a entrar en los clubs. Una vida normal, salvo por una pequeña diferencia: son inmortales y tienen que alimentarse de sangre humana. Cuando su compañero del sótano, Petyr, convierte en vampiro a Nick, nuestros protagonistas deberán enseñarle como funciona todo en su recién estrenada vida eterna. (FILMAFFINITY)

What We Do in the Shadows es una película de 2014 que ayudó a lanzar a la fama a Taika Waititi (Thor Ragnarok, Jojo Rabbit) y Jemaine Clement (Flight of the Conchords). Igual que la maravillosa serie de televisión, cuyas críticas de las temporadas uno y dos puedes leer en los links, se basa en esta película, no sabía que esta película a su vez se basó en un cortometraje, “What We Do in the Shadows: The Vampire Interview”, escrito y dirigido por Waititi y Clement, y protagonizado por sus amigos Jonny Brugh, Cori Gonzalez-Macuer y Stu Rutherford, que también participan en la película.

La película cuenta con fotografía de Richard Bluck y DJ Stipsen, montaje de Yana Gorskaya y música de Plan 9, que incluye la ya famosa canción «You’re Dead» de Norma Tanega, incluida en los títulos de crédito de la serie de televisión.

La película de apenas 86 minutos está protagonizada por Jemaine Clement, Taika Waititi, Jonathan Brugh, Ben Fransham y Cori Gonzalez-Macuer como los vampiros Vladislav, Viago, Deacon y Petyr que comparten casa en un subirbio de Nueva Zelanda, además del recién convertido Nick.

La película cuenta con Stu Rutherford como Stu, el mejor amigo humano de Nick, que introducirá a los vampiros a la tecnología, Jackie van Beek como Jackie, una ama de casa que es el familiar de Deacon, y Rhys Darby como Anton, el líder de un grupo local de hombres lobos.

Reconozco que he hecho el camino al revés, y debería haber visto la película ANTES que la serie de TV. Sin embargo, la HBO no ha tenido disponible en su catálogo esta película hasta entiendo que recientemente. La serie de televisión me flipa y es una de mis series favoritas de los últimos años gracias a su revisión en tono de comedia de los mitos del vampirismo y otros seres sobrenaturales.

Y tras ver la película después que la serie, debo decir que me ha divertido, pero mucho menos que la serie. De hecho, casi parece que la película les sirvió de banco de pruebas para testear la idea y ver qué elementos funcionaban mejor y cuales había que mejorar. Empezando por el añadido e la serie de Guillermo (el increíble Harvey Guillen), el sirviente humano que hará de narrador del falso documental, la vampira Nadja (Natasia Demetriou) y el vampiro de energía Colin Robinson (Mark Proksch), tres elementos que elevan la serie a categoría de culto. De hecho, el casting para la serie de Kayvan Novak como Nandor y Matt Berry como Laszlo Cravensworth, mejoran también exponencialmente a Jemaine Clement y Taika Waititi.

No es que la película no sea divertida, que lo es, sino que algunas de estos chistes los hemos visto ya en la serie y por tanto no tienen el mismo impacto. Este visionado me recordó el título de un rap de Kid´n´Play “Everything you can do I can do better”, solo que aplicado a ellos mismos del presente si viajaran al pasado y se encontraran con sus yo jóvenes. De hecho, frente a esta película de 84 minutos, el formato de serie con capítulos de 25 minutos también funciona mejor para presentar la idea clave del episodio y desarrollarla sin mostrar conceptos que puedan resultar redundantes, como puede ser el uso en dos escenas de los hombres lobo.

En todo caso, si te gustó la serie, creo que es un ejercicio interesante ver la génesis de esta idea en formato cine. Dada la imposibilidad de salir de casa y tener que optar por ocio casero, seguro que hay alguna noche tonta que no saber qué poner.

Comparto el trailer de la pelicula:

Lo que hacemos en las sombras es una divertida comedia cuya fórmula ha sido refinada e incluso mejorada con la maravillosa serie de televisión. En todo caso, he disfrutado micho con el visionado de la película, que se convierte en visionado obligado para todos los suscriptores de HBO.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

¿Habéis visto la película, qué os pareció? Espero con ganas vuestros comentarios. Y si os gustó el artículo, os agradezco los me gustas y que lo compartáis en redes sociales.

¡Saludos a todos!

Crítica de The Mandalorian temporada 1 (Disney+)

The Mandalorian, serie ambientada en el Universo Star Wars creada por Jon Favreau y estrenada en el nuevo canal Disney+, me ha devuelto la fe en la franquicia galáctica tras las decepciones de los episodios VIII y IX. Hoy comparto mis impresiones de la primera temporada recién finalizada.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

Ambientada tras la caída del Imperio y antes de la aparición de la Primera Orden, la serie sigue los pasos de Mando, un cazarecompensas perteneciente a la legendaria tribu de los Mandalorian, un pistolero solitario que trabaja en los confines de la galaxia, donde no alcanza la autoridad de la Nueva República. (FILMAFFINITY)

Antes incluso de la compra de Lucasfilm por parte de Disney, George Lucas ya expresó su deseo de poder estrenar una imagen en imagen real ambientada en el universo Star Wars. Sin embargo, además que nunca hubo un guión cerrado, la serie nunca fue más allá al considerarse que el precio de producirla sería exageradamente alto para los estándares televisivos de hace una década.

Con la compra de Lucasfilm a manos de Disney en 2013 aumentó el interés en crear contenidos originales en múltiples plataformas que amortizaran el alto precio pagado por la compañía del ratón. Sin embargo, no fue hasta noviembre de 2017, el mes antes de Star Wars VIII The Last Jedi y con la serie de animación Star Wars Rebels empezando su cuarta temporada en pantalla, cuando Bob Iger anunció en una reunión de accionistas que habían comenzado el desarrollo de más de una serie en imagen real.

En marzo de 2018 se anunció la contratación de Jon Favreau como creador y Showrunner y se supo que esta primera temporada iba a contar con un presupuesto de más de 100 millones de dólares, demostrando que Disney iba a tirar la casa por la ventana para la que sería serie estrella de su nueva plataforma online Disney Plus. Junto a Favreau, Dave Filloni (creador de Star Wars Rebels), Kathleen Kennedy (la presidente de Disney) y Colin Wilson tendrían funciones de productores.

Para el rodaje de los ocho episodios de esta primera temporada, que empezaron a rodarse en octubre de 2018, Disney ha contado con Filoni, Taika Waititi, Bryce Dallas Howard, Rick Famuyiwa y Deborah Chow como directores. Todos los episodios fueron escritos por Favreau excepto el quinto, El pistolero escrito por Filoni, y el sexto, El prisionero, escrito por Christopher Yost.

Ludwig Göransson se encargó de componer la música para la serie, que contó además con Greig Frasaer como director de fotografía. The Mandalorian cuenta con una calidad cinematográfica en todos sus elementos que hace que destaque sobre la mayoría de producciones actuales. Además, Disney ha empleado una revolucionaria tecnología creada por Epic Games para la creación de videojuegos, Unreal Engine 4, para la creación de fondos digitales de altísima definición que además pueden vincularse a los movimientos de la cámara, de forma que pueden rodarse escenas con movimientos hasta ahora muy difíciles de realizar en televisión. Esta tecnología va a convertirse si no lo ha hecho ya, en un verdadero “game-changer” para la industria televisiva. De esta forma, aunque se enviaron equipos de cámaras a rodar exteriores en Chile o Islandia, la totalidad de la serie fue rodada en un enorme estudio en California con una enorme pantalla verde, a la que se incorporaban las imágenes grabadas u otras creadas completamente por ordenador, de forma que ya no hay que llevar a los actores a las localizaciones para el rodaje, ya que son las localizaciones las que se trasladan al set de rodaje.

Para que lo podáis ver mejor, comparto este video explicativo de este desarrollo tecnológico:

Lo cierto es que el apartado técnico de The Mandalorian es de diez, pero la serie triunfa gracias a los personajes, y hay que destacar el estupendísimo reparto de esta serie. Empezando por Pedro Pascal como El mandaloriano, un cazarecompensas que siempre lleva su rostro tapado. La actuación de Pascal es alucinante teniendo en cuenta que NO se le ve la cara nunca, consiguiendo transmitir un montón con la entonación de su voz y con su expresión corporal. Mando es frío y de pocas palabras, pero el conflicto entre su trabajo y lo que es correcto dentro de sentido de la moralidad es palpable en varios momentos, y sin verse nunca su cara, su interpretación es excelente.

Junto a Mando, el gran protagonista de The Mandalorian es “Baby-Yoda”, la gran sorpresa de la serie y ya se ha convertido en un maravilloso icono pop. Ver a un ser de la raza de Yoda que a pesar de tener 50 años sigue siendo un bebe, y verle actuar como un bebe es una ricura que te deja con la sonrisa en la cara siempre que aparece en escena. Favreau no ha tenido reparo en comentar que una clara fuente de inspiración fue el maravilloso manga “Lone Wolf and Cub” de Kazuo Koike y Goseki Kojima, que narraba las aventuras de un ronin en el japón feudal que actuaba como casarecompensas por todo el país acompañado por su hijo pequeño. Y a pesar de ser evidente la inspiración, The Mandalorian funciona de maravilla y consigue crear su propia personalidad y mitología.

Junto a Pascal tenemos a un grupo de buenos actores como secundarios: Carl Weathers (Apollo Creed) como Greef Karga, un líder del gremio de cazarrecompensas que contrata al Mandaloriano para rastrear un activo valioso en el primer episodio, Taika Waititi como la voz del droide cazarecompensas IG-11 que busca el mismo activo que Mando, Werner Herzog como el Imperial sin nombre que realiza el encargo, Nick Nolte como la voz de Kuiil, un ugnaught granjero de que compró su libertad después de ser esclavizado por el Imperio que ayudará a Mando y Gina Carano como Carasynthia «Cara» Dune, una ex-soldado convertida en mercenaria.

Aunque estos personajes no tiene una gran aparición en esta primera temporada, todo el reparto consigue aportar su carisma y te dejan con ganas de más de cara a la segunda temporada.

Entrando en la valoración de esta primera temporada, directamente debo decir que me ha flipado de forma increíble y me ha devuelto mi fe en Star Wars tras las terribles decepciones de los Episodios VIII Los últimos Jedi y IX El Ascenso de Skywalker. Creativamente, creo que Jon Favreau triunfa de forma espectacular en todo lo que propone, empezando por su ambientación como un western fronterizo en el que un vaquero (en este caso un cazarrecompensas) vive aventuras de pueblo en pueblo. Esto ayuda a crear un tono que para mi es perfecto y que es 100% Star Wars.

En este sentido, frente a algunas series de ciencia ficción confinadas en unos pocos sets por motivos presupuestarios, The Mandalorian ofrece unos maravillosos mundos con grandes espacios abiertos que nos devuelven el feeling de los grandes westerns clásicos a la vez que crean mundos alienígenas que se sientan plenamente reales.

Pero es que además, en este mundo actual en el que parece que sólo triunfan las películas y series que consiguen parecer “importantes” y que más que entretenimiento son EVENTOS que hay que ver sí o sí, The Mandalorian se recrea y se muestra orgullosa de ser única y exclusivamente entretenimiento. Uno muy bien hecho, claro, y sin ningún complejo al respecto. Las misiones de Mando no son historias con el destino de la galaxia en juego, sino pequeñas escaramuzas entre criminales. Y sin embargo, los episodios rebosan personalidad y te atrapan desde el minuto uno.

La cultura de los Mandalorianos es otro de los elementos más interesantes de esta serie. Aunque esta primera temporada solo presenta algunos elementos aislados, Favreau juega con un suspense que te deja con ganas de conocer más. Empezando por tratarse de una cultura que fuerza a su gente a nunca quitarse sus cascos delante de otras personas y para los que su posesión más preciosa es su armadura forjada con acero de Beskar.

Las películas de Rogue One y Han Solo ya dejaron detalles de los bajos fondos existentes en la galaxia, con diferentes mafias y gremios criminales. Este The Mandalorian confirma que hay mucha tela que cortar y que hay un montón de estupendas historias por contar en el mundo de Star Wars.

Si tengo que ponerle un pero a esta primera temporada de The Mandalorian, es que estos 8 episodios de 30-35 minutos de duración se me han hecho muy muy cortos y me han dejado con muchísimas ganas de más, casi como si me hubieran quitado la miel de los labios. Dicho esto Favreau da una master-class narrativa a lo largo de estos episodios, mostrando el mundo de The Mandalorian de forma muy inteligente y construyendo una tensión que explotará en los dos episodios finales de temporada.

En todos los episodios hay pequeños tesoros, como en el segundo episodio en el que los 10 primeros minutos son contados sin necesidad de ningún diálogo o la presentación de los diferentes aliados o antagonistas de Mando en cada episodio. Incluso episodios como el quinto y el sexto que en perspectiva parecen los más autónomos, dejan elementos abiertos que apuesto que serán retomados en la segunda temporada. Favreau se había labrado una merecida fama como director con Iron Man o El Libro de la Selva, pero me ha sorprendido muy positivamente su faceta de escritor.

Comparto el trailer de esta primera temporada:

Tha Mandalorian es el Star Wars que nos merecemos los fans y que ninguno de los nuevos Episodios VII, VIII y IX supieron ofrecer. Las aventuras en una galaxia lejana, muy lejana vuelven a ser novedosas, interesantes y llenas de posibilidades, y su visionado es obligado para todos los fans de la ciencia ficción, seáis o no fans de Star Wars.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de JoJo Rabbit, de Taika Waititi

JoJo Rabbit de Taika Waititi es para mi la mejor película estrenada en lo que llevamos de 2020. Teniendo en cuenta el excelente mes de enero cinematográfico que estamos disfrutando, podéis imaginar lo mucho que me ha gustado esta comedia satírica que se ríe del nazismo.

PUNTUACIÓN: 9/10

Jojo «Rabbit» Betzler (Roman Griffin Davis) es un joven y solitario niño alemán perteneciente a las Juventudes Hitlerianas que ve su mundo puesto patas arriba cuando descubre que su joven madre Rosie (Scarlett Johansson) esconde en su ático a un niña judía (Thomasin McKenzie). Con la única ayuda de su mejor amigo imaginario Adolf Hitler (Waititi), Jojo deberá enfrentarse a su ciego nacionalismo.

¿Quién no querría ver una comedia ambientada en la Segunda Guerra Mundial que se ríe del nazismo? Tras el mega éxito que supuso Thor Ragnarok de Marvel Studios, su director Taika Waititi ha aprovechado este éxito de crítica y público para sacar adelante una comedia que escribe y dirige basada en la novela de Christine Leunens que es además un excelente alegato antimilitarista.

El casting me parece un acierto total. Scarlett Johansson y Sam Rockwell se salen como siempre y transmiten todo su carisma en pantalla. Además, Waititi tiene muchas narices al mostrar a un nazi «malo» capaz de realizar también buenos actos. El niño Roman Griffin Davis es además el gran descubrimiento de la película y consigue divertirnos y emocionarnos a partes iguales. Junto a él, Thomasin McKenzie como la adolescente Elsa también está genial y comparten una química excelente. Junto a ellos Taika Waititi y Rebel Wilson ofrecen los mejores momentos cómicos de la película.

JoJo Rabbit cuenta con música de Michael Giacchino (Rogue One, Los Increibles 1 y 2, Star Trek, Spiderman Homecoming) y fotografía de Mihai Malaimare Jr. (The Master, Caminando entre las tumbas, Tetro). La película cuenta con un excelente diseño de producción que nos traslada a la Alemania de 1945, de forma que sus 110 minutos pasaron en un suspiro.

Decía al principio que JoJo Rabbit me parece de momento la mejor película del año. El hecho que sea una comedia es para mi un plus, sobre todo al tener que aguantar a tanta gente que opina por redes sociales en los últimos tiempos que el único cine “de verdad” es el drama. El gran acierto de Waititi es la forma que consigue equilibrar la comedia satírica con momentos super dramáticos que me sorprendieron y me impactaron. Aunque es una película para todos los públicos, me parece sorprendente la forma que tiene de tratar determinados temas relacionados con la 2ª Guerra Mundial, el nazismo y la idealización que los niños tienen de la guerra.

Frente a los ofendidos que opinan que debe haber límites para el humor y hay temas prohibidos sobre los que no se debe bromear, esta comedia es un divertido y necesario chorro de aire fresco a costa del nazismo y me ha flipado.

Comentaba en mi crítica de 1917 que aunque técnicamente me pareció brutal, Sam Mendes no consiguió que conectara emocionalmente con la película. No es el caso con JoJo, Waititi nos presenta desde el minuto uno a un crío que es todo corazón a pesar de tener lavado el cerebro por los nazis y repite las ideas horribles que le cuentan los mayores, aunque el excelente guión hace que todo sea expresado de forma irónicamente divertida.

Quizá por tener un hijo de 11 años que actualmente está en plena fase pre-adolescente super militar, más allá de la excelente crítica al nazismo, me ha impactado la forma en que JoJo ve cómo su versión idealizada del nazismo y de la guerra realizada por soldados heroicos se da de bruces con la dolorosa realidad, en la que ancianos, mujeres o niños mueren a causa de la violencia de la guerra, que no distingue entre “buenos” y “malos”.

JoJo Rabbit confirma que Taika Waitit es un director con una visión cinematográfica muy interesante que aunque se siente muy a gusto con la comedia sabe contar transmitir de forma genial temas adultos mucho mejor que algunos autoproclamados “autores serios”. Si un autor es alguien que cuenta historias desde un punto de vista único y original, para mi Waititi lo es sin duda. Y hace comedias.

No se me ocurre nada malo que decir de esta comedia, tan sólo indicar que aunque contaba que me iba a gustar (mucho), no imaginé que me fuera a gustar tanto como lo ha hecho. Y teniendo en cuenta la cantidad de veces que una película me ha decepcionado en parte quizá por un hype excesivo por mi parte, me alegra que esto no haya pasado con JoJo Rabbit.

Comparto el trailer de la película:

JoJo Rabbit me ha parecido una película deliciosa y un Must-See para todas las familias, en especial con niños adolescentes.

PUNTUACIÓN: 9/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!