Archivo de la etiqueta: Taika Waititi

Crítica de Lo que hacemos en las sombras de Taika Waititi y Jemaine Clement (Película – HBO)

Aprovechando mi suscripción a HBO he podido ver Lo Que hacemos en las sombras de Taika Waititi y Jemaine Clement, divertidísima comedia planteada en formato de falso documental y cuyo éxito propició su adaptación a serie de televisión.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Viago, Deacon y Vladislav son tres vampiros que comparten piso en Nueva Zelanda. Hacen lo posible por adaptarse a la sociedad moderna: pagan el alquiler, se reparten las tareas domésticas e intentan que les inviten a entrar en los clubs. Una vida normal, salvo por una pequeña diferencia: son inmortales y tienen que alimentarse de sangre humana. Cuando su compañero del sótano, Petyr, convierte en vampiro a Nick, nuestros protagonistas deberán enseñarle como funciona todo en su recién estrenada vida eterna. (FILMAFFINITY)

What We Do in the Shadows es una película de 2014 que ayudó a lanzar a la fama a Taika Waititi (Thor Ragnarok, Jojo Rabbit) y Jemaine Clement (Flight of the Conchords). Igual que la maravillosa serie de televisión, cuyas críticas de las temporadas uno y dos puedes leer en los links, se basa en esta película, no sabía que esta película a su vez se basó en un cortometraje, “What We Do in the Shadows: The Vampire Interview”, escrito y dirigido por Waititi y Clement, y protagonizado por sus amigos Jonny Brugh, Cori Gonzalez-Macuer y Stu Rutherford, que también participan en la película.

La película cuenta con fotografía de Richard Bluck y DJ Stipsen, montaje de Yana Gorskaya y música de Plan 9, que incluye la ya famosa canción “You’re Dead” de Norma Tanega, incluida en los títulos de crédito de la serie de televisión.

La película de apenas 86 minutos está protagonizada por Jemaine Clement, Taika Waititi, Jonathan Brugh, Ben Fransham y Cori Gonzalez-Macuer como los vampiros Vladislav, Viago, Deacon y Petyr que comparten casa en un subirbio de Nueva Zelanda, además del recién convertido Nick.

La película cuenta con Stu Rutherford como Stu, el mejor amigo humano de Nick, que introducirá a los vampiros a la tecnología, Jackie van Beek como Jackie, una ama de casa que es el familiar de Deacon, y Rhys Darby como Anton, el líder de un grupo local de hombres lobos.

Reconozco que he hecho el camino al revés, y debería haber visto la película ANTES que la serie de TV. Sin embargo, la HBO no ha tenido disponible en su catálogo esta película hasta entiendo que recientemente. La serie de televisión me flipa y es una de mis series favoritas de los últimos años gracias a su revisión en tono de comedia de los mitos del vampirismo y otros seres sobrenaturales.

Y tras ver la película después que la serie, debo decir que me ha divertido, pero mucho menos que la serie. De hecho, casi parece que la película les sirvió de banco de pruebas para testear la idea y ver qué elementos funcionaban mejor y cuales había que mejorar. Empezando por el añadido e la serie de Guillermo (el increíble Harvey Guillen), el sirviente humano que hará de narrador del falso documental, la vampira Nadja (Natasia Demetriou) y el vampiro de energía Colin Robinson (Mark Proksch), tres elementos que elevan la serie a categoría de culto. De hecho, el casting para la serie de Kayvan Novak como Nandor y Matt Berry como Laszlo Cravensworth, mejoran también exponencialmente a Jemaine Clement y Taika Waititi.

No es que la película no sea divertida, que lo es, sino que algunas de estos chistes los hemos visto ya en la serie y por tanto no tienen el mismo impacto. Este visionado me recordó el título de un rap de Kid´n´Play “Everything you can do I can do better”, solo que aplicado a ellos mismos del presente si viajaran al pasado y se encontraran con sus yo jóvenes. De hecho, frente a esta película de 84 minutos, el formato de serie con capítulos de 25 minutos también funciona mejor para presentar la idea clave del episodio y desarrollarla sin mostrar conceptos que puedan resultar redundantes, como puede ser el uso en dos escenas de los hombres lobo.

En todo caso, si te gustó la serie, creo que es un ejercicio interesante ver la génesis de esta idea en formato cine. Dada la imposibilidad de salir de casa y tener que optar por ocio casero, seguro que hay alguna noche tonta que no saber qué poner.

Comparto el trailer de la pelicula:

Lo que hacemos en las sombras es una divertida comedia cuya fórmula ha sido refinada e incluso mejorada con la maravillosa serie de televisión. En todo caso, he disfrutado micho con el visionado de la película, que se convierte en visionado obligado para todos los suscriptores de HBO.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

¿Habéis visto la película, qué os pareció? Espero con ganas vuestros comentarios. Y si os gustó el artículo, os agradezco los me gustas y que lo compartáis en redes sociales.

¡Saludos a todos!

Crítica de The Mandalorian temporada 1 (Disney+)

The Mandalorian, serie ambientada en el Universo Star Wars creada por Jon Favreau y estrenada en el nuevo canal Disney+, me ha devuelto la fe en la franquicia galáctica tras las decepciones de los episodios VIII y IX. Hoy comparto mis impresiones de la primera temporada recién finalizada.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

Ambientada tras la caída del Imperio y antes de la aparición de la Primera Orden, la serie sigue los pasos de Mando, un cazarecompensas perteneciente a la legendaria tribu de los Mandalorian, un pistolero solitario que trabaja en los confines de la galaxia, donde no alcanza la autoridad de la Nueva República. (FILMAFFINITY)

Antes incluso de la compra de Lucasfilm por parte de Disney, George Lucas ya expresó su deseo de poder estrenar una imagen en imagen real ambientada en el universo Star Wars. Sin embargo, además que nunca hubo un guión cerrado, la serie nunca fue más allá al considerarse que el precio de producirla sería exageradamente alto para los estándares televisivos de hace una década.

Con la compra de Lucasfilm a manos de Disney en 2013 aumentó el interés en crear contenidos originales en múltiples plataformas que amortizaran el alto precio pagado por la compañía del ratón. Sin embargo, no fue hasta noviembre de 2017, el mes antes de Star Wars VIII The Last Jedi y con la serie de animación Star Wars Rebels empezando su cuarta temporada en pantalla, cuando Bob Iger anunció en una reunión de accionistas que habían comenzado el desarrollo de más de una serie en imagen real.

En marzo de 2018 se anunció la contratación de Jon Favreau como creador y Showrunner y se supo que esta primera temporada iba a contar con un presupuesto de más de 100 millones de dólares, demostrando que Disney iba a tirar la casa por la ventana para la que sería serie estrella de su nueva plataforma online Disney Plus. Junto a Favreau, Dave Filloni (creador de Star Wars Rebels), Kathleen Kennedy (la presidente de Disney) y Colin Wilson tendrían funciones de productores.

Para el rodaje de los ocho episodios de esta primera temporada, que empezaron a rodarse en octubre de 2018, Disney ha contado con Filoni, Taika Waititi, Bryce Dallas Howard, Rick Famuyiwa y Deborah Chow como directores. Todos los episodios fueron escritos por Favreau excepto el quinto, El pistolero escrito por Filoni, y el sexto, El prisionero, escrito por Christopher Yost.

Ludwig Göransson se encargó de componer la música para la serie, que contó además con Greig Frasaer como director de fotografía. The Mandalorian cuenta con una calidad cinematográfica en todos sus elementos que hace que destaque sobre la mayoría de producciones actuales. Además, Disney ha empleado una revolucionaria tecnología creada por Epic Games para la creación de videojuegos, Unreal Engine 4, para la creación de fondos digitales de altísima definición que además pueden vincularse a los movimientos de la cámara, de forma que pueden rodarse escenas con movimientos hasta ahora muy difíciles de realizar en televisión. Esta tecnología va a convertirse si no lo ha hecho ya, en un verdadero “game-changer” para la industria televisiva. De esta forma, aunque se enviaron equipos de cámaras a rodar exteriores en Chile o Islandia, la totalidad de la serie fue rodada en un enorme estudio en California con una enorme pantalla verde, a la que se incorporaban las imágenes grabadas u otras creadas completamente por ordenador, de forma que ya no hay que llevar a los actores a las localizaciones para el rodaje, ya que son las localizaciones las que se trasladan al set de rodaje.

Para que lo podáis ver mejor, comparto este video explicativo de este desarrollo tecnológico:

Lo cierto es que el apartado técnico de The Mandalorian es de diez, pero la serie triunfa gracias a los personajes, y hay que destacar el estupendísimo reparto de esta serie. Empezando por Pedro Pascal como El mandaloriano, un cazarecompensas que siempre lleva su rostro tapado. La actuación de Pascal es alucinante teniendo en cuenta que NO se le ve la cara nunca, consiguiendo transmitir un montón con la entonación de su voz y con su expresión corporal. Mando es frío y de pocas palabras, pero el conflicto entre su trabajo y lo que es correcto dentro de sentido de la moralidad es palpable en varios momentos, y sin verse nunca su cara, su interpretación es excelente.

Junto a Mando, el gran protagonista de The Mandalorian es “Baby-Yoda”, la gran sorpresa de la serie y ya se ha convertido en un maravilloso icono pop. Ver a un ser de la raza de Yoda que a pesar de tener 50 años sigue siendo un bebe, y verle actuar como un bebe es una ricura que te deja con la sonrisa en la cara siempre que aparece en escena. Favreau no ha tenido reparo en comentar que una clara fuente de inspiración fue el maravilloso manga “Lone Wolf and Cub” de Kazuo Koike y Goseki Kojima, que narraba las aventuras de un ronin en el japón feudal que actuaba como casarecompensas por todo el país acompañado por su hijo pequeño. Y a pesar de ser evidente la inspiración, The Mandalorian funciona de maravilla y consigue crear su propia personalidad y mitología.

Junto a Pascal tenemos a un grupo de buenos actores como secundarios: Carl Weathers (Apollo Creed) como Greef Karga, un líder del gremio de cazarrecompensas que contrata al Mandaloriano para rastrear un activo valioso en el primer episodio, Taika Waititi como la voz del droide cazarecompensas IG-11 que busca el mismo activo que Mando, Werner Herzog como el Imperial sin nombre que realiza el encargo, Nick Nolte como la voz de Kuiil, un ugnaught granjero de que compró su libertad después de ser esclavizado por el Imperio que ayudará a Mando y Gina Carano como Carasynthia “Cara” Dune, una ex-soldado convertida en mercenaria.

Aunque estos personajes no tiene una gran aparición en esta primera temporada, todo el reparto consigue aportar su carisma y te dejan con ganas de más de cara a la segunda temporada.

Entrando en la valoración de esta primera temporada, directamente debo decir que me ha flipado de forma increíble y me ha devuelto mi fe en Star Wars tras las terribles decepciones de los Episodios VIII Los últimos Jedi y IX El Ascenso de Skywalker. Creativamente, creo que Jon Favreau triunfa de forma espectacular en todo lo que propone, empezando por su ambientación como un western fronterizo en el que un vaquero (en este caso un cazarrecompensas) vive aventuras de pueblo en pueblo. Esto ayuda a crear un tono que para mi es perfecto y que es 100% Star Wars.

En este sentido, frente a algunas series de ciencia ficción confinadas en unos pocos sets por motivos presupuestarios, The Mandalorian ofrece unos maravillosos mundos con grandes espacios abiertos que nos devuelven el feeling de los grandes westerns clásicos a la vez que crean mundos alienígenas que se sientan plenamente reales.

Pero es que además, en este mundo actual en el que parece que sólo triunfan las películas y series que consiguen parecer “importantes” y que más que entretenimiento son EVENTOS que hay que ver sí o sí, The Mandalorian se recrea y se muestra orgullosa de ser única y exclusivamente entretenimiento. Uno muy bien hecho, claro, y sin ningún complejo al respecto. Las misiones de Mando no son historias con el destino de la galaxia en juego, sino pequeñas escaramuzas entre criminales. Y sin embargo, los episodios rebosan personalidad y te atrapan desde el minuto uno.

La cultura de los Mandalorianos es otro de los elementos más interesantes de esta serie. Aunque esta primera temporada solo presenta algunos elementos aislados, Favreau juega con un suspense que te deja con ganas de conocer más. Empezando por tratarse de una cultura que fuerza a su gente a nunca quitarse sus cascos delante de otras personas y para los que su posesión más preciosa es su armadura forjada con acero de Beskar.

Las películas de Rogue One y Han Solo ya dejaron detalles de los bajos fondos existentes en la galaxia, con diferentes mafias y gremios criminales. Este The Mandalorian confirma que hay mucha tela que cortar y que hay un montón de estupendas historias por contar en el mundo de Star Wars.

Si tengo que ponerle un pero a esta primera temporada de The Mandalorian, es que estos 8 episodios de 30-35 minutos de duración se me han hecho muy muy cortos y me han dejado con muchísimas ganas de más, casi como si me hubieran quitado la miel de los labios. Dicho esto Favreau da una master-class narrativa a lo largo de estos episodios, mostrando el mundo de The Mandalorian de forma muy inteligente y construyendo una tensión que explotará en los dos episodios finales de temporada.

En todos los episodios hay pequeños tesoros, como en el segundo episodio en el que los 10 primeros minutos son contados sin necesidad de ningún diálogo o la presentación de los diferentes aliados o antagonistas de Mando en cada episodio. Incluso episodios como el quinto y el sexto que en perspectiva parecen los más autónomos, dejan elementos abiertos que apuesto que serán retomados en la segunda temporada. Favreau se había labrado una merecida fama como director con Iron Man o El Libro de la Selva, pero me ha sorprendido muy positivamente su faceta de escritor.

Comparto el trailer de esta primera temporada:

Tha Mandalorian es el Star Wars que nos merecemos los fans y que ninguno de los nuevos Episodios VII, VIII y IX supieron ofrecer. Las aventuras en una galaxia lejana, muy lejana vuelven a ser novedosas, interesantes y llenas de posibilidades, y su visionado es obligado para todos los fans de la ciencia ficción, seáis o no fans de Star Wars.

PUNTUACIÓN: 8.5/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de JoJo Rabbit, de Taika Waititi

JoJo Rabbit de Taika Waititi es para mi la mejor película estrenada en lo que llevamos de 2020. Teniendo en cuenta el excelente mes de enero cinematográfico que estamos disfrutando, podéis imaginar lo mucho que me ha gustado esta comedia satírica que se ríe del nazismo.

PUNTUACIÓN: 9/10

Jojo “Rabbit” Betzler (Roman Griffin Davis) es un joven y solitario niño alemán perteneciente a las Juventudes Hitlerianas que ve su mundo puesto patas arriba cuando descubre que su joven madre Rosie (Scarlett Johansson) esconde en su ático a un niña judía (Thomasin McKenzie). Con la única ayuda de su mejor amigo imaginario Adolf Hitler (Waititi), Jojo deberá enfrentarse a su ciego nacionalismo.

¿Quién no querría ver una comedia ambientada en la Segunda Guerra Mundial que se ríe del nazismo? Tras el mega éxito que supuso Thor Ragnarok de Marvel Studios, su director Taika Waititi ha aprovechado este éxito de crítica y público para sacar adelante una comedia que escribe y dirige basada en la novela de Christine Leunens que es además un excelente alegato antimilitarista.

El casting me parece un acierto total. Scarlett Johansson y Sam Rockwell se salen como siempre y transmiten todo su carisma en pantalla. Además, Waititi tiene muchas narices al mostrar a un nazi “malo” capaz de realizar también buenos actos. El niño Roman Griffin Davis es además el gran descubrimiento de la película y consigue divertirnos y emocionarnos a partes iguales. Junto a él, Thomasin McKenzie como la adolescente Elsa también está genial y comparten una química excelente. Junto a ellos Taika Waititi y Rebel Wilson ofrecen los mejores momentos cómicos de la película.

JoJo Rabbit cuenta con música de Michael Giacchino (Rogue One, Los Increibles 1 y 2, Star Trek, Spiderman Homecoming) y fotografía de Mihai Malaimare Jr. (The Master, Caminando entre las tumbas, Tetro). La película cuenta con un excelente diseño de producción que nos traslada a la Alemania de 1945, de forma que sus 110 minutos pasaron en un suspiro.

Decía al principio que JoJo Rabbit me parece de momento la mejor película del año. El hecho que sea una comedia es para mi un plus, sobre todo al tener que aguantar a tanta gente que opina por redes sociales en los últimos tiempos que el único cine “de verdad” es el drama. El gran acierto de Waititi es la forma que consigue equilibrar la comedia satírica con momentos super dramáticos que me sorprendieron y me impactaron. Aunque es una película para todos los públicos, me parece sorprendente la forma que tiene de tratar determinados temas relacionados con la 2ª Guerra Mundial, el nazismo y la idealización que los niños tienen de la guerra.

Frente a los ofendidos que opinan que debe haber límites para el humor y hay temas prohibidos sobre los que no se debe bromear, esta comedia es un divertido y necesario chorro de aire fresco a costa del nazismo y me ha flipado.

Comentaba en mi crítica de 1917 que aunque técnicamente me pareció brutal, Sam Mendes no consiguió que conectara emocionalmente con la película. No es el caso con JoJo, Waititi nos presenta desde el minuto uno a un crío que es todo corazón a pesar de tener lavado el cerebro por los nazis y repite las ideas horribles que le cuentan los mayores, aunque el excelente guión hace que todo sea expresado de forma irónicamente divertida.

Quizá por tener un hijo de 11 años que actualmente está en plena fase pre-adolescente super militar, más allá de la excelente crítica al nazismo, me ha impactado la forma en que JoJo ve cómo su versión idealizada del nazismo y de la guerra realizada por soldados heroicos se da de bruces con la dolorosa realidad, en la que ancianos, mujeres o niños mueren a causa de la violencia de la guerra, que no distingue entre “buenos” y “malos”.

JoJo Rabbit confirma que Taika Waitit es un director con una visión cinematográfica muy interesante que aunque se siente muy a gusto con la comedia sabe contar transmitir de forma genial temas adultos mucho mejor que algunos autoproclamados “autores serios”. Si un autor es alguien que cuenta historias desde un punto de vista único y original, para mi Waititi lo es sin duda. Y hace comedias.

No se me ocurre nada malo que decir de esta comedia, tan sólo indicar que aunque contaba que me iba a gustar (mucho), no imaginé que me fuera a gustar tanto como lo ha hecho. Y teniendo en cuenta la cantidad de veces que una película me ha decepcionado en parte quizá por un hype excesivo por mi parte, me alegra que esto no haya pasado con JoJo Rabbit.

Comparto el trailer de la película:

JoJo Rabbit me ha parecido una película deliciosa y un Must-See para todas las familias, en especial con niños adolescentes.

PUNTUACIÓN: 9/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Lo que hacemos en las sombras temporada 1 (HBO)

La primera temporada de Lo que hacemos en las sombras es una espectacular comedia absurda que hará las delicias de los fans del género de vampiros que busquen un giro diferente. La serie producida por FX Networks y estrenada en España por HBO, ha sido creada por Jemaine Clement adaptando el concepto de la película del mismo nombre dirigida por Taika Waititi en 2014.

PUNTUACIÓN: 8/10

What We Do in the Shadows (Lo que hacemos en las sombras) es una comedia con toques de terror planteada como falso documental en el que seguimos la vida de tres vampiros que viven en Staten Island (Nueva York) y su familiar Guillermo, el sirviente humano que se ocupa de sus necesidades mundanas.

La serie ha sido creada y producida, por Jemaine Clement, actor, escritor y productor de la película de 2014 realizada junto a Taika Waititi (Thor Ragnarok), que también ejerce de productor y ha dirigido tres episodios de esta primera temporada. La serie está también producido por  Paul Simms, Scott Rudin, Garrett Basch, Eli Bush, Joanne Toll y Hartley Gorenstein. La serie cuenta con D.J. Stipsen como director de fotografía, y música de Mark Mothersbaugh.

Los protagonistas son Nandor the Relentless (Kayvan Novak), un vampiro de más de 700 años que proviene del imperio Otomano y que se autodenomina líder del grupo. Junto a Nandor conoceremos a su familiar Guillermo (Harvey Guillen), su sirviente humano que lleva 10 años de servicio y que sueña con ser convertido en vampiro, cosa que no parece que vaya a suceder. Junto a ellos viven en la casa Nadja (Natasia Demetriou), una vampira rumana que convirtió en vampiro a Laszlo Cravensworth (Matt Berry), un antiguo noble inglés.

Estos son el nucleo duro de la familia, que comparten casa con Colin Robinson (Mark Proksch) un Vampiro de Energía. A diferencia de los vampiros normales, Colin puede caminar por el día y tiene un trabajo normal, y se alimenta de las energías de humanos y vampiros aburriéndolos o enfureciéndolos. Gracias a que paga el alquiler le dejar vivir con ellos, aunque intentan evitarle en todo momento.

Lo que hacemos en las sombras me ha flipado y es una de las mejores comedias que he visto en los últimos tiempos. Y eso que otras comedias como El Método Kominski o Russian Doll también me han gustado bastante. Pero este falso documental ha tocado todas las teclas de las cosas frikis raras que me gustan.

El uso del falso documental es perfecto para mostrar a unos personajes patéticos que nos hablan directamente a nosotros los espectadores, generando unas situaciones superdivertidas en todo lo referido a la vida cotidiana de los vampiros.

He visto la serie en V.O. y me han flipado todos los actores. Empezando por el fuerte acento de Nandor y Nadja, así como el inglés académico de Lazlo. Mención aparte para Colin Robinson cuya necesidad de aburrirnos para alimentarse de nuestras emociones crea unas situaciones divertidísimas. Y sobre todos ellos, me ha encantado Guillermo (Harvey Guillen), el único humano que intenta mostrar ante la cámara que su vida al servicio de Nandor es una pasada cuando él en realidad se da cuenta que todo es una mierda y que su vida es penosa.

Todos los episodios son super divertidos y juegan con destruir las convenciones alrededor de los vampiros. Empezando por la ubicación en la nada glamurosa Staten Island, frente a otros vampiros que viven en Manhattan, o la existencia de vampiros con otras habilidades. Me lo he pasado genial con todos los episodios, pero tengo que destacar el episodio 7, en el que hay un juicio y que contiene las meta-referencias al lore vampírico más divertidas que recuerdo.

Los que hacemos en las sombras son 10 episodios de una duración de entre 20 y 25 minutos, que resulta la píldora perfecta de diversión para cada día. Me alegra descubrir que la cadena FX ya ha confirmado una segunda temporada, que promete un montón de diversión, empezando por la sorpresa final de esta temporada sobre el árbol genealógico de Guillermo.

Una serie super divertida de la que no se me ocurre nada malo, todo ha sido diversión a costa de estos vampiros entrañables y asesinos.

Comparto el trailer de esta primera temporada:

Lo que hacemos en las sombras en la comedia del año. Me ha encantado de forma increíble y ha hecho que no parara de reir. Si te gustas las historias freaks, esta serie te va a encantar.

PUNTUACIÓN: 8/10

 

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Thor: Ragnarok de Taika Waititi

Thor: Ragnarok, dirigida por el neozelandés Taika Waititi, es una comedia de aventuras con superhéroes. La nueva película de Marvel Studios confirma que mientras ofrezcan a los espectadores conceptos frescos y diferentes, el tan manido concepto de “agotamiento” del género no se hará realidad. Incluso aunque no acierten con algunas de las elecciones creativas de esta película.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

El argumento, según filmaffinity nos cuenta como Thor está preso al otro lado del universo sin su poderoso martillo Mjolnir y se enfrenta a una carrera contra el tiempo. Su objetivo es volver a Asgard y parar el Ragnarok porque significaría la destrucción de su planeta natal y el fin de la civilización Asgardiana a manos de una todopoderosa y nueva amenaza, la implacable Hela. Pero, primero deberá sobrevivir a una competición letal de gladiadores que lo enfrentará a su aliado y compañero en los Vengadores, ¡el Increíble Hulk!

La película es superdivertida y espectacular. Son 130 minutos que pasan en un suspiro y te mantiene con una sonrisa durante el visionado y al salir del cine. Esa es su mayor virtud y lo que hace que se diferencie de las otras películas de los estudios Marvel que no apuestan tan claramente por la comedia. Pero es también su principal problema, ya que el hecho que la comedia sea el hilo conductor de la tercera película del Dios del Trueno crea sensaciones anticlimáticas que comentaré más adelante.

Thor: Ragnarok está excelentemente interpretado por todo el reparto. Destaca por supuesto un excelente Chris Hemsworth al que la comedia le sienta de maravilla, como ya vimos en el remake de Ghostbusters o sus sketchs en el Saturday Night Life. Junto a él, su química con Loki (Tom Hiddleston) vuelve a funcionar a las mil maravillas. Loki vuelve a ser el Dios del Engaño en su máxima expresión, y esta tercera película de Thor sirve para dar una satisfactoria conclusión a sus desencuentros familiares.

Mark Ruffalo se sale también como Hulk / Bruce Banner, y comparte unos momentos super divertidos con Thor, por no hablar del espectacular combate en la arena de Sakaar cuyo desarrollo consigue sorprender al espectador. Además destacaría a Tessa Thompson como Valquiria, una Asgardiana caída en desgracia que sobrevive como caza-recompensas. La química de estos cuatro personajes es clarísima y se nota desde el primer fotograma que comparten.

Cate Blanchett como Hela, la Diosa de la Muerte, es una de las villanas más carismáticas que hemos visto hasta el momento en una película Marvel, y vuelve a poner de manifiesto como uno de los grandes motivos que explican el éxito de sus películas son unos casting perfectos.

Otros personajes con papeles más pequeños, aunque importantes son Jeff Goldblum como el Grandmaster, el señor de Sakaar donde se realiza el Combate de los Campeones, Odin (Anthony Hopkins), Heimdall (Idris Elba) o Skurge (Karl Urban), servidor de Hela y que rememora en pantalla uno de los grandes momentos del mítico comic de Walter Simonson.

Hablando de los comics, Thor: Ragnarok se inspira en dos comics míticos de Marvel, tres en realidad. Por un lado, la etapa sobresaliente de Simonson que acabo de comentar, en la que Thor y sus aliados deben enfrentarse al Ragnarok, el crepúsculo de los DIoses Nórdicos, que llegará con la llegada de Surtur, Señor del fuego de  Muspelheim.

Por otro lado, tenemos “Planet Hulk”, una de las etapas más celebradas del Gigante Esmeralda del siglo XXI, realizada por el guionista Greg Pak y el dibujante Carlo Pagulayan, en la que Hulk es desterrado de la Tierra por sus amigos superhéroes, acabando por accidente en el mundo guerrero de Sakaar, donde deberá luchar en un coliseo de gladiadores para conseguir su libertad.

Estas son las dos grandes influencias de la película, a la que añadiría una tercera menos importante, que es Contest of Champions, la primera miniserie editada por Marvel en 1982 obra de Mark Gruenwald y dibujo de John Romita, Jr. y Bob Layton, en la que Grandmaster reunía a un grupo de heroes para que lucharan en una competición con el destino de la Tierra en la balanza.

Christopher Yost, Craig Kyle y Eric Pearson escriben un más que correcto guión en el que no solo consiguen unir todos estos elementos, sino que cierran el cliffhanger con el que terminó Thor: El Mundo Oscuro, la segunda película del Dios delTrueno. Las situaciones son lógicas y hay un montón de giros y sorpresas, pero todas están justificadas a partir de unos personajes que son reconocibles en todo momento. En mi opinión, el guión es super correcto con un final inesperado que lo cambia el statu-wuo del personaje y su mundo. En este sentido, se nota que Yost escribió , además de muchos comics Marvel con Craig Kyle, el guión de El Mundo Oscuro, y conoce perfectamente a estos personajes.

Marvel fichó al director Taika Waititi por su capacidad por crear situaciones poco convencionales con un toque humorístico, habiéndose creado un cierto nombre en el circuito independiente con películas como Lo que hacemos en las sombras o Hunt for the Wilderpeople. Precisamente, ese toque personal y carismático era lo que buscaba el estudio para insuflar un soplo de aire fresco a la franquicia de Thor, que no ha disfrutado del éxito de Iron Man o el Capitán América. Las dos películas previas de Thor a mi me gustan bastantes, aunque reconozco que no eran ni mucho menos perfectas.

Con estos antecedentes, el giro hacia la comedia no creo que sorprenda a nadie. El problema llega con el alcance del humor, que en muchos casos creo que nace de improvisaciones durante el rodaje y no tanto del guión escrito. Thor: Ragnarok es ante todo una comedia con toques de acción.

Lo cierto es que la acción es espectacular, colorida y está perfectamente rodada, gracias sin duda al buen trabajo del director de fotografía, el español Javier Aguirresarobe. El diseño de producción se inspira claramente en el arte de Jack Kirby, lo que hace que los fans del “Rey” estemos encantados. Las coreografías de acción están muy bien rodadas y en todo momento entiendes lo que está pasando, evitando el efecto mareante de la cámara al hombro tan de moda. Una acción muy bien rodada aunque dosificada a lo largo del metraje, al tener únicamente cuatro escenas de acción en toda la película.

Y todo este envoltorio viene acompañado con una estupenda banda sonora de Mark Mothersbaugh, en la que destaca el uso de sintetizadores ochenteros y la canción Inmigrant song de Led Zeppelin, que produce un subidón de adrenalina cuando suena.

El problema llega cuando no hay posibilidad de que el drama consiga impactar al espectador, ya que todas las escenas están adornadas con gags sin fin que al final rompen el ritmo dramático. Sobre el humor, tengo que reconocer que en la sala donde vi la película, el 99% de los gags funcionaron y el público se partía de risa. El caso es que yo no me reí tanto, pero entendí que sobre todo al principio era importante marcar el tono de lo que ibamos a ver. Pero este ritmo de gags tan seguidos acabó no siendo un tema puntual sino algo seguido durante todo el metraje. Y globalmente, se me hace raro ver a Thor siendo el hazmerreir en varios momentos, aún cuando hay algunos gags antológicos.

Debido a esto, aunque Thor: Ragnarok me ha gustado bastante, al mismo tiempo me ha decepcionado un poco. Si la comparamos con otras películas Marvel recientes, Ragnarok sale claramente perdiendo. Capitán América: Civil War y Guardianes de la Galaxia Vol. 2 me parecen películas muchísimo mas redondas.

Civil War consigue unir con acierto dos historias de los comics, la propia Civil War y la conclusión del arco de Winter Soldier. En Ragnarok, lamentablemente la parte de Hela / Ragnarok se me queda algo coja en comparación a Planet Hulk, que es la que realmente cobra casi todo el protagonismo. Es una pena que el carisma de Cate Blanchett queda en parte desaprovechado por sus pocos minutos en escena.

Y si la comparamos con Guardianes de la Galaxia Vol. 2, la película de James Gunn tiene también mucho humor, pero combinado con unos momentos de personajes emocionantes que aún después de verla varias veces consigue sacarme alguna lagrimita, gracias a un final perfecto a todos los niveles. Thor Ragnarok consigue divertir, eso es indudable, pero no emocionar. Y creo que esto es así porque falla la ejecución de Waititi, o porque no era lo que estaba buscando para comenzar, que también puede ser.

En todo caso, aunque no acierte en todo, Thor: Ragnarok es una película muy divertida y con personalidad. Y estamos ante la 17ª película de Marvel, un estudio que no solo no muestra síntomas de agotamiento, sino que consigue que pensemos que los super-héroes gozan de muy buena salud en el plano audiovisual. Si alguien nos cuenta hace 10 años que Marvel iba a producir todas estas películas con éxito (para mi solo Iron Man 2 suspendería), hubiera pensado que estaba loco. Y si a esto contamos que que las próximas películas de Marvel tengo claro que van a triunfar también, Black Panther en Febrero de 2018 y Vengadores: Infinity War en Mayo, nos queda cuerda para rato.

Y por si fuera poco,  Marvel evita spoilearnos en sus trailers ninguna de las numerosas sorpresas y giros de la película, ni tampoco su sorprendente final que como suele pasar en las películas Marvel, lo cambia todo. Aquí teneis el trailer, que seguro os hará flipar como a mi cuando lo vi por primera vez:

Thor: Ragnarok es una película super divertida en el buen sentido que creo que va a encantar al espectador “normal”, pero cuyo excesivo humor igual no encaja con los fans más veteranos del personaje. Pero que yo recomiendo que veais en pantalla si quereis pasar un buen rato.

PUNTUACIÓN: 7.5/10