Crítica de Superman y Lois Episodios 3-5 (HBO)

Tras la gran sorpresa que me llevé con los dos primeros episodios de la serie Superman y Lois que está emitiendo HBO, me he tirado en tromba a ver los tres siguientes capítulos antes de su parada programada hasta mayo. Y lamentablemente me he encontrado que aún siendo disfrutable y los personaje me enganchan, la serie ha bajado el nivel.

Crítica SIN spoilers

PUNTUACIÓN: 6.5/10

Serie de TV (2021-). Sigue a la periodista y al superhéroe más famoso del mundo y los cómics, y cómo lidian él y Lois todo el estrés, las presiones y las complejidades que conlleva ser lo que son y además ser padres trabajadores en la sociedad actual. (FILMAFFINITY)

La serie creada por Greg Berlanti y Todd Helbing ha tenido a Gregory Smith, James Bamford y Rachel Talalay (directora de Tank Girl o Freddy’s Dead: The Final Nightmare) como directores de estos tres episodios, titulados «Las ventajas de no ser un marginado», «Errático» y «Lo mejor de Smallville». Estos episodios han sido escritos a su vez por Brent Fletcher, Michael Narducci y Brent Fletcher y Nadria Tucker respectivamente.

La serie está protagonizada por Tyler Hoechlin como Clark Kent / Superman, Elizabeth Tulloch como Lois Lane y Jordan Elsass y Alex Garfin como sus hijos Jonathan y Jordan Kent. Completaría el reparto Dylan Wals como el General Samuel Lane padre de Lois y Emmanuelle Chriqui como Lana Lang, una vieja amiga de Clark de su niñez en Smallville, madre de Sarah (Inde Navarrette), joven que se hará amiga de Jonathan y Jordan.

¿Recordáis como hace un par de semana comentaba que me habían gustado mucho los dos primeros episodios pero que tenía miedo que a Superman y Lois lo pasara lo mismo que a otras las series de CW, que empiezan bien con un buen presupuesto para enganchar y luego los siguientes episodios pegan un bajón a medida que avanza la serie? Pues eso es justo lo que me he encontrado en estos tres episodios, lo cual ha supuesto un chasco importante. No se si un chasco inesperado, debo reconocerlo, pero un chasco al fin y al cabo.

Todo lo bueno visualmente que encontré en el arranque de la serie se ha ido de un plumazo, como si de repente los productores se hubieran encontrado con la mitad de presupuesto y hubieran tenido que lidiar con ello sin plan B. Ni amplitud visual, ni escenas de acción espectaculares de calidad cinematográfica, entiendo que mejor olvidarse de todo eso a partir de ahora. Ejemplo de esto son por ejemplo una pelea de Superman ¡dentro de una habitación de hotel!! en el tercer episodio, un rescate de un puente que se está cayendo cutrísimo o una persecución nocturna a través de unos campos de trigo por la noche en la que no se ve nada. El CGI de estos episodios ha sido una decepción continua.

Y ya comentaba en mi reseña inicial que asumía sin problemas que la historia fuera mayoritariamente de Clark Kent y su familia y no tanto de Superman, pero si sólo vas a hacer una escena de acción de Superman por episodio, esta no puede lucir «cutre» en pantalla. Porque ¡solo hay una!!!

Dado que Superman casi no sale, no debe extrañar que Tyler Hoechlin me guste mucho como Clark Kent, un padre en apuros que debe aprender a reconectar con sus hijos adolescentes, pero cada vez le veo menos como Superman. De hecho, no le veo nada. Y el caso es que veo a Hoechlin un muy buen actor y me creo los valores que transmite su interpretación como Clark, pero Superman debe tener un plus y él no lo tiene.

En todo caso, me quedo con una historia que es todo corazón y que sigue transmitiendo los valores y el feeling correctos de lo que una historia de Superman debe tener, aunque Superman casi no salga. Elizabeth Tulloch como Lois Lane me ha parecido el gran descubrimiento de la serie y una excelente Lois Lane, una mujer de gran integridad que se mete en líos investigando y que se convierte en el corazón de la familia Kent.

Me gusta también  Jordan Elsass como Jonathan, el hijo sin poderes que ha pasado de ser popular en Metrópolis a quedar eclipsado por su hermano Jordan, interpretado por Alex Garfin. Y es curioso, porque todo lo que me gusta Jonathan aún cuando se equivoca me está cayendo gordo Jordan con la tontería que lleva encima. Si hay que elegir un favorito entre los dos, sin duda ya lo tengo.

Encima, el break de dos meses de la serie hasta mayo me plantea una gran duda sobre si continuar viéndola cuando se reanude, porque incluso reconociendo que me gusta mucho y me interesa la dinámica familiar de la familia Kent, los dos misterios alrededor de los villanos de la serie, el millonario Morgan Edge (Adam Rayner) y el misterioso guerrero acorazado (Wolé Parks) no pueden ser más random y menos interesantes tal y como hasta ahora se han planeado. De hecho, que dediquen más tiempo a los entrenamientos de fútbol americanos de Jonathan y Jordan que a construir una amenaza interesante es ilustrativo del problema central que tiene esta serie.

Que tengan que acudir a un salto de lógica imposible con todo lo relativo al General Lane o añadir un toque de melodrama barato para explicar los motivos por los que el villano acorazado odia a Superman y su conexión con Lois tampoco ayuda a querer saber cómo continúa la historia.

Comparto de nuevo el trailer de esta primera temporada:

Superman y Lois ha caído lamentablemente en el «síndrome CW», y me ha sabido muy mal teniendo en cuenta la sorpresa positiva que me llevé al inicio. Me gustaría ser portador de mejores noticias, pero lamentablemente en este caso me es imposible.

PUNTUACIÓN: 6.5/10

¿Habéis visto estos episodios, qué os han parecido? Espero vuestros comentarios. Y si gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Lobezno: El viejo Logan de Mark Millar y Steve McNiven (Panini – Marvel Must-Have)

Gracias a la nueva colección Marvel Must-Have de Panini me ha animado a comprar Lobezno: El viejo Logan, sin duda una de las mejores historias de sus autores, el escritor Mark Millar y el dibujante Steve McNiven. Y me he encontrado con una lectura estupenda que continúa plenamente vigente.

PUNTUACIÓN: 8/10

Una epopeya apocalíptica protagonizada por Lobezno en el mejor estilo de Mad Max que nos lleva varias décadas hacia el futuro. Nadie sabe qué ocurrió la noche en que los héroes cayeron: Sólo que todos desaparecieron y el mal ha triunfado desde entonces. En el último medio siglo, nadie ha visto al hombre simplemente conocido como Logan. Pero algo le hará salir de las sombras. Su amigo Ojo de Halcón necesita recorrer miles de kilómetros para poner a su familia a salvo. Lobezno se prepara para el viaje de su vida.

Wolverine: Old Man Logan es una historia de ocho números que fue publicada dentro de la serie regular de Lobezno entre junio de 2008 y septiembre de 2009, en los números 66 al 72, y que terminó en el Wolverine Giant-Size Old Man Logan.

Mark Millar es uno de los escritores mainstream de más éxito del siglo XXI. El escritor escocés empezó a trabajar en DC Comics gracias a la colaboración de Grant Morrison, que le apoyó en esos primeros años. Swamp Thing, Aztek, JLA y The Flash fueron algunos comics que publicó entre 1994 y 1999. Dentro de DC destacaría su estupenda etapa en Superman Adventures (1998-2001), una colección menor al surgir para aprovechar el éxito de la serie de animación, pero que supo capturar en sus páginas de forma brillante el espíritu y el feeling positivo que toda aventura del Hombre de Acero debería tener.

Millar también empezó a publicar en Marvel gracias a Grant Morrison, con el que escribió Skrull Kill Crew en 1995. Su importancia en la editorial fue aumentando y explotó con la publicación de The Ultimates junto a Brian Hitch, el comic que en más de un sentido está considerado el inicio del siglo XXI para Marvel y que sirvió de inspiración para las películas de Marvel Studios. Millar y Hitch colaboraron en los dos volúmenes de Ultimates, publicados entre 2002 y 2007, que siguen siendo a día de hoy algunos de los mejores comics de la Marvel de esa época.

Además de The Ultimates y varias etapas en Ultimate X-Men y Ultimate Fantastic Four (donde creó entre otros conceptos molones los ahora icónicos Marvel Zombies), escribió Lobezno: Enemigo del Estado (2004-05) dibujada por John Romita Jr, creando una historia que también tuvo gran popularidad, aunque ha quedado un tanto eclipsada por este Viejo Logan. Su siguiente pelotazo fue Civil War junto a Steve McNiven (2006 y 2007), en unos años en los que era uno de los Arquitectos de Marvel junto a Brian Michael Bendis, Ed Brubaker o Matt Fraction entre otros.

Millar siempre ha tenido clara la vertiente comercial de sus obras y la necesidad de crear comics sobre los que mantuviera la propiedad de la obra. En Image Comics publicó Wanted (2003-04) con J.G. Jones, que tuvo su adaptación cinematográfica con Angelina Jolie. Gracias a la creación del sello Icon con el que Marvel intentó mantener contentos a sus principales creativos y evitar que se fueran a Image (algo que al final acabó pasando igualmente), Millar creó con ellos Kick-Ass (2008-2010) junto a John Romita Jr., Nemesis (2010-11) con McNiven, Superior (2010-12) y Supercrooks (2012) ambas con Francis Leinil Yu. The Secret Service, posteriormente rebautizado como KINGSMAN, junto a Matthew Vaughn y Dave Gibbons (2012-13) o Empress (2016) junto a Stuart Immonem fueron publicadas a través de Icon a pesar que en esos últimos años Millar ya estaba volcado al 100% en sus comics de creación propia y no escribía nada para el Universo Marvel.

Dentro de Image destacaría Jupiter´s Legacy (2013- ) con Frank Quitely, a punto de estrenarse serie de televisión en Netflix en mayo, Crononautas (2015) con Sean Murphy, Starlight (2014) con Goran Parlov, Renacida (2016-17) con Greg Capullo o The Magic Order (2018-19) con Olivier Coipel.

Wanted, Kick-Ass y Kingsman han tenido exitosas adaptaciones cinematográficas, lo que ayudó que Netflix se fijara en él como un gran creador de contenidos originales, lo que culminó en la compra de su compañía Millarworld por Netflix en 2017. Jupiter´s Legacy es el primer proyecto que verá la luz, aunque se espera que en breve veamos nuevas adaptaciones, empezando por The Magic Order.

Steve McNiven es un artista canadiende que empezó a publicar en 2000 en la editorial CrossGen, en series como Meridian, Mystic o Sigil. En 2004 es fichado por Marvel, empezando una carrera meteórica en comics como Marvel Knights, Ultimate Secret entre otros que le llevó a su gran obra en Marvel por la que será recordado toda la vida. CIVIL WAR, junto a Mark Millar, publicado entre 2006 y 2007. Tras Civil War y con contrato en exclusiva con Marvel, se convirtió en la mayor estrella artística de la editorial de esos años. Tras dibujar tres números del histórico Brand-New Day en The Amazing Spiderman junto a Dan Slott en 2008, su siguiente elección fue volverse a reunir con Millar para realizar un proyecto a priori extraño, que sin embargo se ha convertido en uno de los mayores éxitos de ventas para Marvel, Old Man Logan, publicado en 2008-09. A pesar de que Civil War es sin duda su comic más reconocido, personalmente creo que El Viejo Logan es realmente su mejor trabajo profesional. De hecho, a partir de aquí su nivel cayó y nunca se recuperó.

A pesar de ser uno de los grandes artistas de Marvel del siglo XXI, realmente no ha llegado a prodigarse en exceso debido a su dificultad en mantener un ritmo mensual, por lo que optó (u optaron los editores) por aprovecharlo en eventos o arcos concretos de diferentes series, unos comics a los que su nombre en portada ayudaba a aumentar sus ventas. De estos años, destacaría más por su importancia editorial que por la calidad del comic en si la miniserie Death of Wolverine (2014) y el primer arco de Uncanny Inhumans (2915) junto a Charles Soule, el primer arco de un relanzamiento de Capitán América junto a Ed Brubaker (2012) o los números 1 y 10 de Secret Empire (Nick Spencer, 2017). Además de todo su trabajo en Marvel, dentro del sello Icon creó Nemesis junto a Mark Millar en 2010-11, aunque ha seguido trabajando para Marvel.

El viejo Logan es un gran comic. Si hay algo que Mark Millar ha dominado siempre, es saber utilizar los conceptos más molones de formas sorprendentes e impactantes. Y en este sentido, este futuro de dentro de 50 años en el que los villanos se unieron y destruyeron a todos los héroes de la tierra y en la que a Logan fue destrozado mentalmente más que físicamente y ha prometido no volver a pelear es un win-win en toda regla.

La historia tiene tantos referentes obvios que podría provocar un pelín de sonrojo. Empezando por Mad Max en la parte del mundo desolado o Sin perdón con el viejo guerrero que tendrá que embarcarse a su pesar en una última aventura. Pero precisamente el gran éxito de Millar es saber situar estos elementos en el Universo Marvel, aunque sea de esta realidad alternativa, y hacerlos funcionar tan bien.

Hay que reconocer que cuando quiere, Millar es un gran escritor que domina como nadie el medio comiquero. Aparte del misterio de lo que le pasó a Logan en el pasado que le rompió por dentro, cada número impacta en al menos un par de ocasiones cuando conocemos a los diferentes habitantes de este mundo. Y en medio de la destrucción, en el fondo lo que más preocupa al lector es Logan. Su construcción y evolución a lo largo de la serie me parece brillante. De alguien que ha jurado no volver a pelear o sacar las garras, su viaje le va a llevar por un camino en el que el climax ultra violento es inevitable, consiguiendo que el momento en que vuelve a sacar las garra sea super bestial.

En este mundo sin esperanza, la familia Hulk es brillante y da unos toques especialmente cínicos y nihilistas. Pero no son solo ellos. Villanos como Kingpin o los moloides de El Topo nos ofrecen momentos tremendos, pero nada comparado con el terrible Cráneo Rojo, cuya aparición victoriosa es tremendamente dolorosa para todos los fans de los comics Marvel.

El comic es molonidad tras momentazo tras splash page increíble, y me gusta como muestran algo en una única viñeta para no volver a salir, pero que consigue que te queden pensando: «fua, esta batalla hubiera sido increíble verla». Lo cual es éxito 100% de Millar y por supuesto de McNiven.

El ritmo del comic también es muy interesante y un ejemplo de buena construcción de una historia para alcanzar un climax final increíble. Empezando por emplear todo un número, el quinto, justo recién pasado el ecuador de la historia, para volver al pasado a contarnos la noche en que Logan lo perdió todo, para justo a continuación darnos un puñetazo en el estómago con el giro del sexto episodio que lo cambia todo, algo por otro lado habitual en los comics de Millar. Y a partir de ahí, llegamos a un final que es todo climax en los dos últimos números, con unos giros no exentos de momentos dramáticos super potentes y una excelente escena final.

El humor negro de Millar hace que un Clint Burton casi ciego sea el único héroe que queda en pie y con ganas de continuar luchando. Él intenta ser el referente moral de este mundo sin esperanza, ¿un tirador ciego, wtf?). Pero Millar también acierta en su caracterización del personaje, al mostrarle como el desastre que siempre fue, un HÉROE con mayúsculas que sin embargo nunca supo planear con antelación y siempre se lanzaba sobre la marcha. La combinación de Logan y Clint es otra de esas mezclas imposibles que sin embargo funcionan y significan otro de los grandes éxitos creativos del comic, y nos ofrecen grandes momentos en cada número. Pero a pesar de su casi ceguera, Millar no se priva de ofrecernos un momento alucinante de molonidad de Burton en su enfrentamiento con los Ghost Riders.

En general, cada una de las apariciones o cameo supone una sorpresa, normalmente negativa y nihilista. Pero en este comic, esto es lo que la historia necesita y casi lo que queremos leer los fans. Hay además una gran anticipación durante el viaje a través de los Estados Unidos ante la posibilidad y el temor de ver el destino de cada uno de los personajes clásicos de Marvel, como los Vengadores, los 4 Fantásticos, Doctor Extraño y todos los demás. Y Millar aprovecha cada página y sorpresa para impactarnos.

Y si Millar está notable, el dibujo de McNiven es para mi el mejor de su carrera. Con una perfecta combinación entre realismo, expresividad y potencia física, McNiven realiza un despliegue artístico bestial que ya no consiguió en sus obras posteriores. Y no es sólo que su narrativa es perfecta, es que McNiven se luce en cada página y consigue que sus splash-pages se conviertan en autenticas obras de arte en las que tus ojos se pierden admirando los innumerables detalles.

Además, creo que Millar le dejó fliparse todo lo que quiso, ya que no hay realmente ningún elemento lo suficientemente loco para este terrible futuro. ¿Quieres dibujar un Tiranosaurio Rex Venomizado? ¡ADELANTE!! ¿Qué tal un Hulk escuchimizado que es la versión más aterradora hasta la fecha? ¡Sin problemas!

Y cuando llegamos al número en que Logan nos desvela su pecado original, McNiven es puro salvajismo, a un nivel que jamás se había visto en los comics Marvel hasta la fecha, creando unas páginas que aún hoy impactan, primero por el gore pero después al conocer el giro que rompió a Logan y que fue para él algo peor que la muerte.

El proceso de creación «industrial» de Marvel hizo que McNiven colaborara en El Viejo Logan con Dexter Vines, Mark Morales y Jay Leisten en el entintado, y Morry Hollowell, Christina Strain, Justin Ponsor, Jason Keith, Paul Mounts y Nathan Fairbairn en el color. A pesar de todos estos cambios, el resultado final no se resiente en ningún momento.

El viejo Logan sigue siendo 10 años después una lectura más que notable de dos autores que se encontraban en la cúspide de su creatividad y ofrecieron lo mejor de ellos mismos. Un verdadero comic «Must-Have» que todo marvelita de pro debe tener en su librería.

PUNTUACIÓN: 8/10

¿Has leído este comic, que te pareció? Espero tus comentarios. Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de 300 de Zack Snyder

Tras Amanecer de los muertos, Zack Snyder dirigió 300, película de 2007 basado en el increíble comic de Frank Miller y Lynn Varley. Una película que hoy en día sigue siendo espectacular y que inició la conexión de Snyder con el mundo del comic.

PUNTUACIÓN: 8/10

Adaptación del cómic de Frank Miller (autor del cómic ‘Sin City’) sobre la famosa batalla de las Termópilas (480 a.C.). El objetivo de Jerjes, emperador de Persia, era la conquista de Grecia, lo que desencadenó las Guerras Médicas. Dada la gravedad de la situación, el rey Leónidas de Esparta (Gerard Butler) y 300 espartanos se enfrentaron a un ejército persa que era inmensamente superior. (FILMAFFINITY)

300 sigue siendo una película casi perfecta que traslada a imagen real la poderosa e impactante novela gráfica de Frank Miller y Lynn Varley. Además, la película es también claramente deudora de Sin City (2005), la película de Robert Rodríguez y Frank Miller adaptando el histórico comic de género negro de Miller que copió literalmente las viñetas del comic a imagen real. El increíble éxito de taquilla de Sin City abrió la puerta a que en este caso Warner se animara a producir la adaptación de otro comic de Miller, utilizando el mismo concepto visual. Y acertaron, porque a partir de un presupuesto de 70 millones de dólares, la película recaudó más de 450 millones en todo el mundo.

Para adaptar la novela gráfica, los productores contaron con Oscar Luna Barrera, Kurt Johnstad, Michael Gordon y el propio Zack Snyder para escribir el guión. Snyder fue contratado en 2004, nada más terminar Amanecer de los muertos, y precisamente había intentado hacerse con los derechos de la obra de Miller, por lo que se lanzó para venderse como director cuando se enteró que el productor Gianni Nunnari se había hecho con los derechosos. La película cuenta con un diseño de producción de James Bissell, una fotografía de Larry Fong, montaje de William Hoy y música de Tyler Bates, cumpliendo todos con nota ante el desafío que se les planteó.

Gerald Butler se fue directo al estrellato gracias a Leonidas. Compone un portento de carisma, potencia física y vocal y frases lapidarias que ya es parte de la historia del cine. Junto a él, tenemos a Lena Headey como la Reina Gorgo, Rodrigo Santoro como el rey persa Jerjes I, David Wenham y Michael Fassbender como los guerreros espartanos Dilios y Stelios, y Dominic West como el traicionero senador Theron.

Me impresiona la forma en que Snyder recrea las viñetas directamente a la película. Visualmente Snyder triunfa. Las cosas como son. Las batallas, los planos y la iluminación, las coreografías, todo es un acierto en la película. La vuelvo a ver y me flipa saber que todo fue rodado con croma, lo que significa un portento visual. Esto en si mismo ya vende la película y hace que merezca la pena el revisonado.

Frente a la corrección formal de Amanecer de los muertos, Zack Snyder en 300 encuentra la conjunción planetaria perfecta para mostrar los que van a ser sus señas de identidad posterior. A partir de la potencia de las imágenes de Frank Miller que Snyder recrea literalmente, empezamos a ver planos en cámara lenta, imágenes siempre buscando el máximo efectismo y unas estupendas y sangrientas escenas de acción que buscan apabullar al ojo del espectador. Gustará más o menos, pero es indudable que Snyder tiene una voz propia que ha ido ampliando película a película.

Entendiendo el motivo del añadido, me sobra el subargumento de la reina Gorgo que no estaba en la novela gráfica de Miller, pero Lena Headey tiene tanto carisma que no solo no molesta, se disfruta mucho. Es cierto que no son el único añadido, dado que hay varios combates contra un Rinoceronte o un hombre gigante monstruoso que tampoco aparecen en el comic, pero en mi opinión estos son elementos que hacen que los combates no resulten repetitivos y redundantes, ayudando a que la experiencia cinematográfica sea aún mejor.

Y es que 300 ofrece una experiencia única. La música de Tyler Bates, la potencia de las imágenes y una duración de casi dos horas que termina en un final que creo que es perfecto, todo colabora en que el visionado haya sido una autentica chulada.

La película es ante todo una historia de acción de entretenimiento. NO es, ni pretende ser, una clase de historia o filosofía, sino que simplemente es una película acción adaptación de un comic creado por un autor norteamericanos basado en hechos históricos acaecidos en otro continente y otra cultura. Alucino como aún hoy en día sigo leyendo comentarios sobre que la película hace apología de una cultura, la espartana, violenta y sangrienta que no aporta valores positivos «democráticos», lo cual es una soberana tontería cuando hablamos de una cultura que vivió hace más de 2000 años.

Además, el compendio de frases lapidaria de Leonidas siguen creando una «macho-movie» bestial que ya forman parte de la historia del cine, y también carne de meme: «This is Sparta» «Give Them Nothing… But take from Them Everything», «Our arrows will blot out the sun! -Then we will fight in the shade», «Prepare for Glory» y, por supuesto «Tonight, we dine in hell!». Entiendo que esta masculinidad extrema de los espartanos no encaja con la moda políticamente correcta y la sororidad femenina que se impone en nuestra sociedad actual, pero ver la película tras varios años reconozco que me ha dejado gritando… AU, AU, AU!!!

Como digo, 300 es lo que es. No es una película para gente que no le guste el cine de acción, pero para todos los fans el disfrute sigue siendo monumental. Todos los demás, abstenerse.

Comparto el trailer de la película:

300 es, junto a Amanecer de los muertos, las dos mejores película de Zack Snyder, si tienes ocasión no lo dudes y regálate el visionado de ambas.

PUNTUACIÓN: 8/10

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Paranoia Killer 1, de Victor Santos (Panel Syndicate)

Como ya se ha hecho habitual, la web Panel Syndicate anunció por sorpresa su nuevo comic bajo la modalidad de «paga lo que quieras»: Paranoia Killer, el nuevo comic de Victor Santos (Polar). Y me alegra que el primer número haya captado toda mi atención.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Panel Syndicate se enorgullece de presentar PARANOIA KILLER, la serie más reciente del extraordinario escritor y artista Víctor Santos, ampliamente conocido por su cómic POLAR, que recientemente se adaptó a una película original de Netflix protagonizada por Mads Mikkelsen y Vanessa Hudgens.

Ella es la imprudente agente del FBI Nathalie Laertes. Su hermano gemelo es el sicario internacional conocido como Delon Sombre. Y ahora uno debe convertirse en el otro. Princess Knight se encuentra con Philip K. Dick en este thriller de ciencia ficción sobre crímenes en cuatro partes.

El COVID ha afectado a prácticamente todo el mundo. Sin ir más lejos, Victor Santos (Polar) vió como un proyecto en el que estaba trabajando con Michael Avon Oeming se canceló. Para ese proyecto ya estaba leyendo a Phillip K. Dick, pero la pandemia acentuó su necesidad de refugiarse en otros mundos. Y aunque el propio Santos en el comic indica que K. Dick ha sido una de sus principales fuentes de inspiración para esta comic de cuatro números, en este arranque hay claras muestras de películas de acción como Sicario o El Mensajero del Miedo, con un ojo puesto en las «empresas» de seguridad que se han convertido en auténticos ejércitos mercenarios que operan con casi total impunidad.

Victor Santos siempre ha planteado sus historias desde la acción. Y Paranoia Killer no es una excepción, con una estructura de este primer número similar al de una película de James Bond, con una primera misión de la protagonista seguida con la reunión para recibir la información de la que va a ser su siguiente encargo. Una primera cosa que llama la atención es que respecto a otros comics suyos, Santos ha enfatizado el elemento cartoon en estas páginas, según él para desmontar a los que opinan que no se pueden hacer obras «serias» utilizando este estilo de dibujo. Además, su elección de gama cromática con muchos grises y colores planos transmite un elemento atemporal que le viene muy bien a historia de hermanos conectados, agentes del FBI infiltrados, conspiraciones y realidades que seguro no serán lo que parecen.

Santos domina también el ritmo narrativo con una páginas saturadas de viñetas que amplifica la sensación opresiva. Aunque dominan las páginas con rejilla clásica de 9 viñetas, encontramos también muchas páginas con hasta 12, que sirven de genial contrapunto a las splash-pages finales. De esta manera consigue dejarme con la sensación que han pasado muchas cosas en este primer número, teniendo en cuenta que además de una escena de acción, nos ha ofrecido un montón de información que seguro será imprescindible a medida que avance la historia.

Paranoia Killer me ha gustado mucho, y voy a volver seguro a Panel Syndicate para la segunda parte. Teniendo en cuenta que está disponible en modo «paga lo que quieras», no hay ninguna razón real para que no pruebes este comic, hay muchas posibilidades que te enganche.

De hecho, no tengo nada negativo que decir de este comic. Lo único es que espero que Santos saque las siguientes tres partes con una periodicidad normal, no como en otras series publicadas en Panel Syndicate como Friday de Ed Brubaker, Marcos Martín y Muntsa Vicente, cuyo segundo número salió en ¡noviembre!, o el comic de Donny Cates y Dylan Burnet The One You Feed, cuyo primer número salió en octubre, y nunca más se supo. La periodicidad es el gran problema de las series de Panel Syndicate, y espero que Santos no caiga en esta misma piedra.

Comparto dos páginas más del comic que están disponibles en la web Panel Syndicate a modo de preview:

Paranoia Killer ha tenido un gran arranque y a captado toda mi atención. Espero que pueda seguir el comic muy pronto.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Y vosotros, ¿váis a probar este primer número, qué os ha parecido? Espero vuestros comentarios. Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Falcon y el Soldado de Invierno Episodio 1 (Disney+)

Dos semanas después del final de Wandavision, ya tenemos con nosotros Falcon y el Soldado de Invierno. Y este primer episodio ha resultado sorprendentemente sobrio y emocional, desde luego alejado de la «buddy-movie» ligera que nos prometían los trailers.

Artículo CON spoilers

PUNTUACIÓN: 8/10

Serie de TV. 6 episodios. Se centra en las aventuras de dos personajes del MCU (Universo Cinematográfico de Marvel): Falcon y Soldado de Invierno. Seis meses después de recibir el manto del Capitán América, Sam Wilson se une a Bucky Barnes en una aventura que pondrá a prueba sus habilidades, destrezas y paciencia. (FILMAFFINITY)

Episodio 1. Nuevo orden Mundial. Sam Wilson y Bucky Barnes se dan cuenta de que su futuro no es precisamente normal.

Malcolm Spellman es el showrunner de esta serie de Marvel Studios planteada como serie emblema de Disney+ que va a contar qué sucede en el Marvel Cinematic Universe después del final de Vegadores Endgame. Spellman es un guionista y productor cuyos principales créditos incluyen la serie Empire (2015-2020) y Our family wedding (2010), y escribe el guión junto a Derek Kolstad y Michael Kastelein. Junto a Spellman, Marvel ha contratado a Kari Skogland, una directora con una amplísima experiencia en televisión que ha trabajado en las principales series de los últimos años: Desde El cuento de criada, The Walking Dead, House of cards, Punisher, Penny Dreadfull o The Americans.

Aunque finalmente el COVID provocó que Wandavision se estrenara antes que este Falcon y el Soldado de Invierno, que debería haber sido el primer estreno de Marvel Studios en Disney+. Y se nota que Marvel ha tirado la casa de la ventana con un presupuesto y unos valores de producción cinematográficos con este Falcon y el Soldado de Invierno (tengo que buscar un nombre más corto para la serie), que luce mejor que la mayoría de estrenos en cine de este año. Un elemento que ayuda a trasmitir esta sensación cinematográfica y de legado y continuación de la historia es tener de nuevo a Henry Jackman escribiendo la música de la serie, el músico de la sobresaliente Capitán América: Soldado de Invierno y Capitán América: Civil War.

Entrando en materia este primer episodio me ha parecido modélico y sorprendentemente sobrio y lleno de emoción. Frente a la «buddy-movie» ligera que el trailer prometía, la historia de este primer episodio está planteado como un drama que nos muestra el dolor y los problemas de los protagonistas, los excelentes Sam Wilson (Anthony Mackie) y Bucky Barnes (Sebastian Stan), y nos recuerda por qué deben importarnos. De hecho, me ha sorprendido muchísimo ver que Sam y Bucky no llegan a reunirse en ningún momento en este primer episodio, pero una vez visto veo que es la mejor decisión posible desde un punto de vista narrativo.

Sam Wilson no se ve a la altura de Steve Rogers (nadie lo está) y renuncia al escudo para que sea expuesto en el Smithsonian, mientras sigue realizando misiones para el ejército como Falcon. Mientras, vuelve a su hogar en Loussiana para intentar ayudar a su hermana Sarah (Adepero Oduye), que ha tenido que cuidar de sus hijos y su negocio sin la ayuda de Sam, lo que sirve el doble objetivo de mostrar los problemas que tienen Sam en la vida civil, así cómo los problemas ocasionados por el Blip que devolvió a la vida a los muertos provocados por el chasquido de dedos de Thanos.

Mientras, Bucky es un hombre fuera de su tiempo de 106 años que a pesar de haber recibido el perdón, tiene que intentar reparar en parte el daño que causó como Soldado de Invierno. Comprobar además que no tiene una vida ni sabe qué hacer con su vida ofrece unos momentos super dolorosos. Su escena de acción, un flashback de su vida anterior cuando Hidra le lavó el cerebro, es brutal y muestra lo letal y lo peligroso que es, y te duele cuando descubrimos que se hizo amigo de un anciano porque mató a su hijo y busca reparar el daño que le causó, algo que es irreparable. Hay un drama muy grande rodeando a Bucky y la interpretación de Sebastian Stan me funciona y me la creo de principio a fin.

Aunque FySI empieza lenta en cuanto trama y apenas esboza el papel de la organización Sin-Banderas, no se olvida que ante todo tiene que dar espectáculo y nos muestra una primera escena inicial de acción con Falcon que quita el hipo y me ha parecido alucinante. Una escena que nos indica que claramente estamos ante una serie que nos va a dar un montón de alegrías en las próximas 5 semanas de emisión en lo relativa a las escenas de acción.

Me ha resultado curiosísimo comprobar cómo al estar tan centrados en la pareja protagonista, en este arranque NO hemos visto a personajes importantes que vimos en el trailer como Sharon Carter (Emily VanCamp) o Helmut Zemo (Daniel Brühl). Y no tengo duda que sus apariciones van a molar. Sin embargo, el cameo de James Rhodes (Don Cheadle) y sobre todo la aparición sorpresa de George Batroc (Georges St-Pierre) son dos momentazos que me gustaron mucho y que afianzan la amplitud de esta historia dentro del MCU.

En todo caso, como pasó en Wandavision, me gusta que FySI es ante todo una historia pensada para ser contada como serie de televisión con una periodicidad semanal, dejándonos con una sorpresa genial que va a dar mucho juego en el próximo episodio, con la aparición de John F. Walker (Wyatt Russell), nombrado el nuevo Capitán América por el gobierno americano. Menuda cerdada le han hecho a Sam, sin duda le han engañado al invitarle a que dejara el escudo en el museo, para luego usarlo para armar a su U.S. Agent (en el mundo comiquero). Es cierto que la sombra de Steve Rogers es muy grande y Sam no puede llenarla, pero seguro que Walker tampoco va a estar a la altura, lo que sin duda va a poner en marcha una parte importante de la trama de la serie. A todo esto, que Marvel NO mostrara a John Walker en los trailers me ha parecido una idea estupenda, que ha hecho que su primera aparición como Capitán América en la serie haya impactado como lo ha hecho.

Grandes dosis de emoción, personajes carismáticos que nos importan, escenas de acción alucinantes y un cliffhanger bestial. No se puede pedir más en un primer episodio. Este primer episodio me ha dejado muy arriba.

En todo caso, también merece la pena indicar desde ya que el hecho que FySI claramente sea una aventura «normal» dentro del MCU y no esté pensada en fomentar las especulaciones como pasó en WandaVision, quizá vaya a hacer que la serie acabe pasando más desapercibida para el público mainstream. Esto en sí mismo no es algo malo, y mientras la historia que cuenten encaje y los personajes evolucionen, yo estaré encantado con la experiencia televisiva que viviremos las próximas 5 semanas. Dicho esto, los valores de producción cinematográficos no tengo duda que van a atraer a todos los fans de los superhéroes, los thrillers de espionaje internacional y en general el cine de acción y aventuras.

Comparto el trailer de la serie:

Falcon y el Soldado de Invierno no podía empezar mejor. Reconozco que yo formo parte de los ya convencidos, pero el comienzo no podía ser mejor. Deseando ver cómo continúa la historia la semana que viene.

PUNTUACIÓN: 8/10

Y si te has quedado con ganas de más, os invito a escuchar el podcast de Sala de Peligro en el que comento junto a Sergio Aguirre e Íñigo Martínez este primer episodio.

Espero vuestras opiniones en la zona de comentarios. Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!