Archivo de la etiqueta: Jim Starlin

Conan el Bárbaro: La etapa Marvel original volumen 3 de Roy Thomas y John Buscema (Marvel Comics – Panini)

Por fin llegó a mis manos a modo de auto regalo navideño el tercer Ómnibos de Conan El Bárbaro publicado por Panini con la etapa original de Marvel Comics, en el que asistimos a la presentación de uno de los más importantes personajes de la historia de Conan: Bêlit, la Reina de la Costa Negra.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

El tercer volumen de la más importante colección protagonizada jamás por Conan, con el arranque de la etapa de Bêlit, una saga que une a Conan, Kull e incluso Red Sonja, la adaptación del primer relato de Robert E. Howard y decenas de extras alucinantes.

Este Ómnibus de más de 800 páginas recoge los Conan The Barbarian 52-83 y los Annuals 2 y 3 americanos, publicados entre julio de 1975 y febrero de 1978.

El repaso de los anteriores volúmenes de Conan publicados por Panini no fueron reseñas al uso como las que suelo publicar, sino que planteé esos posts como una lectura de estos comics comentando mis impresiones sobre lo más destacado de lo que iba encontrando. Si te interesan, puedes leer aquí la primera parte de mi lectura del primer volumen, y aquí la segunda parte, publicados en 2019. Y en este otro link tienes mis impresiones del segundo volumen, que publiqué en 2020. Sin embargo para este tercer volumen he preferido hacer una reseña más tradicional, ya que no me gusta la sensación de repetirme o de tener la obligación de tener que hacer algo de una forma determinada.

Como comentaba en mi primer post sobre estos comics, tenía unas ganas especiales de comprar y poseer estos comics clásicos que no llegue a comprar en su día. Estos comics los leí en casa de unos primos de Madrid a los que visitábamos de cuando era niño durante las vacaciones de Navidad. Recordaba estos comics con mucho cariño, y de todos ellos, la figura de Bêlit y su historia me impactó mucho de niño. Acostumbrado como estaba a que Conan tuviera una novia en cada historia, ver que se enamoraba y corría aventura con una dura y bella mujer que le miraba de tu a tu fue uno de los momentos culminantes para mi del personaje. Así que en parte puede decirse que si me decidí a comprar estos Ómnibus fue precisamente para poder volver a leer esta historia de amor condenado y saber que ya jamás se me iba a escapar. Y en este volumen encontramos la primera mitad de una historia que terminará en el próximo.

Lo mejor que puedo decir de este Ómnibus es que la mayoría de historias publicadas cuando yo era un niño pequeño es que no han envejecido nada mal y siguen siendo una lectura estupenda. Dentro que cada número tenía que ofrecer una aventura autoconclusiva como parte del Marvel-Way-of-comics de los años 70 (excepto algún crossover ocasional o historia en dos partes), la mayoría de historias cumple de maravilla su función de entretenimiento. Leyendo los extras en los que Roy Thomas repasa los hitos fundamentales de la creación de estos comics, es super interesante la forma en que busca rellenar los múltiples huecos existentes en las novelas de Robert E. Howard referidas a la cronología y viajes de Conan, para intentar dar una satisfactoria experiencia de viaje en el que Conan va creciendo como personaje alcanzando la categoría de leyenda del mundo del comic.

La historia de Conan y Bêlit narrada en estas páginas se siente como una gran novela en la que cada número es un capítulo en el que viven aventuras mientras conocemos el origen de la Reina de la Costa Negra y posteriormente les veremos buscar venganza por su familia asesinada cuando ella era una niña. Estos comics son una pasada absoluta y me justifican más que sobradamente el alto precio de este Ómnibus gracias a historias como la reunión de Conan y Bêlit con Red Sonja que he descubierto en este volumen.

John Buscema la gran mayoría de comics y creó la imagen definitiva del Cimmerio. Sus páginas son un ejemplo maravilloso de narrativa, expresividad y sentido de la aventura. Sus páginas más de 40 años después siguen teniendo una fuerza que no se encuentra en muchos comics actuales que pueden tener toda la técnica del mundo pero no tienen el corazón que se siente en estos comics. Me encanta Buscema, y estas páginas son historia del comic. Sin embargo también debo reconocer que con entintados de Tom Palmer o Ernie Chan sus lápices lucían mejor, y hay algún número suelto con entintadores fill-in que no son tan chulos.

En el lado artístico, me ha flipado descubrir a un joven Howard Chaykin dibujando 5 números de Conan, del 79 al 83. Chaykin dibujó estos comics después de su trabajo en los comics de Star Wars pero antes de convertirse en uno de los grandes autores americanos de los años 80 con obras como American Flagg!, The Shadow o Black Kiss. En todo caso, debo decir que Chaykin solo realizó bocetos para que fueran finalizados con entintado de Ernie Chan para que los lectores no notaran (o lo menos posible) que Buscema no pudo realizar estos números. De hecho, dado que Buscema se ausentó, Thomas decidió parar la línea argumental de Conan y Bêlit y contar otras historia que podrías ser consideradas de relleno. De esta forma, la labor de Chaykin queda señalada más a modo de curiosidad que de otra cosa.

También me ha gustado el número 64, dibujado por Jim Starlin con entintado de Al Milgrom, que en este caso si muestra el estilo de dibujo y las figuras típicas de Starlin. Un comic que en todo caso era una reedición en color de una historia que fue publicada originalmente en Savage Tales número 5, lo que sirve para recordar la complejidad que existía en los años 70 y cómo a veces retrasos inesperados obligaban a Marvel a tomar medidas cuestionables como pasó en este comic, con tal de que hubiera un Conan en las estanterías todos los meses.

Si tengo que ponerle un pero a este volumen, sería precisamente a la portada elegida para esta edición realizada por Gil Kane. De hecho, esto es algo que ya le pasó al segundo volumen, cuya portada era extremadamente fea. Se que Kane es uno de los grandes nombres del comic americano de los 70, pero su estilo tiene algo con lo que nunca conecté. De hecho, revisando la relación de portadas originales, prefiero prácticamente todas las de Buscema antes que esta que finalmente fue elegida, aparte del hecho que una portada con Conan y Bêlit, por ejemplo las de los numeros 58 o 59, hubieran sido más representativa de las historias que se incluían en este volumen.

Este Ómnibus se completa con unos jugosísimos extras como textos adicionales de Thomas, imágenes promocionales, portadas y lápices originales de Buscema que resultan super interesantes y que convierten este tomo en una compra obligada para todos los fans de Conan.

PUNTUACIÓN: 7.5/10

Y tu, ¿eres fan de Conan? ¡Espero tus comentarios!!! Y si te gustó el artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales y que te suscribas para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Thanos Quest y The Infinity Gaunlet, el origen de Vengadores: Infinity War

Tras el monumental éxito creativo de Vengadores: Infinity War, he querido volver a leer los comics de Jim Starlin en los que se inspiraron los hermanos Russo, Thanos Quest y The Infinity Gaunlet, editados en 1992 y 1993 en España, y que han aguantado perfectamente el paso del tiempo. Además, aprovecharé para comparar estos comics con su versión fílmica.

PUNTUACIÓN: 9/10

Thanos Quest fueron dos especiales Prestige editados en 1990 en los Estados Unidos, que sirvió de preludio de The Infinity Gaunlet, el gran evento de Marvel de 1991. Escrita por Jim Starlin, dibujada por Ron Lim con tintas de John Beatty y color de Tom Vincent, esta miniserie sirvió para contarnos como Thanos viajaba por la galaxia para conseguir las seis Gemas del Infinito. Estas Gemas estaban en posesión de seres celestiales como el Intermediario (Gema del Alma), el Campeón (Gema del Poder), el Jardinero (Gema del Tiempo), el Corredor (Gema del Espacio), el Coleccionista (Gema de la Realidad) y el Gran Maestro (Gema de la Mente), a los que se enfrentará uno tras otro.

Thanos busca conseguir el amor de la Muerte, que le ha resucitado para que aniquile a la mitad de la galaxia como forma de conseguir el equilibrio en la galaxia. Thanos consigue convencerla para que le deje buscar las Gemas del Infinito como la forma para acelerar este anhelo, pero con lo que la Muerte no contaba es que con ellas, Thanos se convertiría no sólo en su igual, sino que tendría poder para someterla.

Starlin aprovecha Thanos Quest para darnos un paseo por el lado más cósmico del Universo Marvel, dando al lector un nuevo conocimiento que nos será muy útil para cuando empiece el evento, de forma que se ahorra tener que mostrar a Thanos buscando las Gemas en la miniserie central. El dibujo de Rom Lim siempre fue muy correcto, pero en las historias galácticas sacaba un plus de calidad, y supo trasladar perfectamente al papel algunas de las rayadas mentales de Starlin.

Tras Thanos Quest, The Infinity Gaunlet (El Guantelete del Infinito en España), es EL EVENTO CÓSMICO de Marvel. Si pensamos en “Marvel Cósmico”, esta serie es siempre la primera opción. Y es que el final de Vengadores: Infinity War, el chasquido de dedos de Thanos, sucede nada más comenzar esta serie de seis episodios, siendo el objetivo de los héroes intentar vencer a Thanos y revertir la muerte de la mitad de la galaxia.

Este serie fue dibujada por George Perez, sin duda uno de los mejores dibujantes de superhéroes de la historia, y Ron Lim. Perez dibujó los tres primeros números en su totalidad, y la mitad del cuarto, que fue terminado por Lim, que ya cogió la batuta hasta el final de la historia. Es una pena que Perez no pudiera dibujarlo todo, debido a que en esa época trabajaba a la vez en DC Comics en la serie de Wonder Woman, porque sus lápices son de sobresaliente, un maestro en la cúspide de su creatividad.

Un elemento fundamental de Infinty Gaunlet es el papel de Adam Warlock, el gran protagonista de esta serie junto a Thanos. Starlin tenía grandes planes para Warlock, que jugará el papel del personaje amoral que hace lo que haga falta con tal de vencer a Thanos. Aunque eso signifique usar a nuestros héroes favoritos como corderos que serán sacrificados para dar a Warlock una oportunidad de triunfar sobre Thanos.

De hecho, aunque los Vengadores inician la narración, dejarán todo el protagonismo a seres cósmicos como Galactus, los Celestiales, Orden y Caos, Cronos o Eternidad. Al final, todo vuelve a la normalidad, pero lo interesante de este tebeo es ver cómo lo consiguen. Y como buen tebeo Marvel, el final sirvió para lanzar la serie regular de Adam Warlock, escrita por el propio Starlin y dibujada por Angel Medina.

Debo decir que me ha encantado volver a leer estos tebeos, y prácticamente no han envejecido nada. Starlin hace un uso genial de muchísimos personajes, pero en ningún momento te hace sentir perdido, ya que da la información justa para que sepamos quienes son y su papel, sin entorpecer la narración. En este aspecto, nadie dibuja multitudes de héroes como George Perez, que hace que cada página sea un placer para la vista.

Quizá lo único que ha envejecido un poco peor son algunos diálogos repetitivos de Thanos con Mefisto relativos a su amor a la Muerte y su frustración ante su rechazo. Mefisto es usado por Starlin para darle la réplica al Titan Loco y evitar que el comic completo fuera un monólogo, aunque ya se sabe que Mefisto nunca fue de fiar.

Globalmente,  Thanos Quest y The Infinity Gaunlet es Marvel en la cúspide de su creatividad, mostrando una historia más grande que la vida, con personajes que son el nuevo panteón de iconos modernos. Un comic imprescindible para todo lector aficionado a los superhéroes.

PUNTUACIÓN: 9/10

Una vez comentado estos tebeos, debo decir que Marvel Studios han triunfado a niveles máximos cogiendo los elementos más icónicos de estos tebeos y mejorando algunos de sus elementos.

SPOILERS A CONTINUACIÓN DE VENGADORES: INFINITY WAR

Analizando Vengadores: Infinity War, el primer hecho destacado que mejora al comic es que las Gemas del Infinito en la versión cinematográfica están en posesión de los héroes, lo que hace que la búsqueda de Thanos sea más interesante y eleve las apuestas porque la amenaza es real. El principal problema de Thanos Quest es que Thanos se enfrenta a seres cósmicos a los que vence utilizando formas diferentes e imaginativas, siempre usando las debilidades de cada uno contra ellos. Pero al ser seres poco conocidos, en el fondo te da igual si viven o mueren. No así los héroes. Infinity War hace que sufras por la Vision porque temes que pueda morir. Igual que Loki murió nada más comenzar la película, mostrando desde el comienzo que nadie está a salvo.

De hecho, Los hermanos Russo evitan perder tiempo en mostrarnos como Thanos se apodera de la Gema del Poder en Xandar, probablemente destruyendo el planeta, y los Guardianes llegan tarde a Sapiencial para evitar que Thanos consiga la Gema de la Realidad del Coleccionista. Esto es porque ni Xandar ni el Coleccionista son importantes. Sin embargo, sufriremos con la muerte de Loki cuando Thanos se apodera de la Gema del Espacio, al igual que con la muerte de Gamora en el planeta Vormir, a la que sacrifica para conseguir la Gema del Alma. Después, el Doctor Strange renuncia a la Gema del Tiempo en Titan a cambio que Thanos perdone la vida de Stark, sin duda clave en el futuro contra-ataque de los Héroes. Y por último, en Wakanda asistiremos a la dolorosísima y durísima muerte de Vision para conseguir la Gema de la Mente.

Aunque Infinity War son dos horas y media de película, se nota el gran trabajo de los guionistas Markus y McFeeley para que todo lo que sale en la película sea importante, destacando la amenaza de Thanos, que por una vez consigue sobrepasar cualquier expectativa previa, convirtiéndole en uno de los mejores personajes de la Marvel cinematográfica.

En este aspecto, Markus y McFeeley saben construir una motivación real y entendible a Thanos, que sin duda mejora el concepto de villano enamorado de la Muerte. El trauma que sufre al ver morir a su planeta Titan por no hacerle caso se entiende e incluso empatizamos con él. No evita por supuesto que tengamos claro que es un asesino de masas psicópata, pero los guionistas consiguen humanizarle, haciendo que sea un hombre con una misión que está dispuesto a perderlo todo, incluso lo que más quiere, con tal de conseguir su objetivo. En algunos aspectos, cogen la frialdad del Warlock de los comics y lo usan para dar de una mayor entidad y complejidad al personaje.

¿Qué podemos esperar de Vengadores 4 teniendo en cuenta los comics?

Aunque es todo una suposición, sí hay varios elemento que está claro que NO van a ser utilizados, empezando por el propio Adam Warlock y todos los personajes cósmicos (Galactus, Eternidad, etc). Si no los han presentado ya, no hay tiempo de hacerlo en una película.

Entiendo que el papel clave lo va a tener Capitán Marvel, cuya película se estrena en febrero, y cuyas habilidades sin duda serán claves para derrotar a Thanos. Un Thanos cuya derrota creo que se fraguará no a partir del enfrentamiento físico, aunque seguro que habrán tortas como panes, sino de que comprensda que NO es digno de poseer y utilizar un poder tan extraordinario. Esto fue la clave del comic y creo que seguro lo va a ser también en su versión cinematográfica.

Una película que al menos en las dos primeras partes estará centrada en los Vengadores originales, incluyendo a Ojo de Halcón, a los que se unirá Capitán Marvel.

Hay quien dice que se ha sentido decepcionado con Vengadores: Infinity War porque las muertes al final no serán definitivas. Lo que no entienden es que, igual que en los comics, lo importante es el camino de los héroes para conseguir el triunfo. Eso, y que ahora mismo, los héroes SI están muertos y aún lo van a seguir estando once meses más, haciendo que los fans contemos los días hasta que podamos conocer el final de la historia. Y que realmente no sepamos si algún héroe caerá para conseguir vencer a Thanos.

Mientras todas esas cuestiones de aclaran, nos esperan once meses llenos de incertidumbre y emoción, gracias a nuestros personajes favoritos de los comics.

¡Make Mine Marvel!!

 

Crítica de Vengadores: Infinity War sin spoiler

No estaba preparado para la experiencia que viví durante el pre-estreno de Vengadores: Infinity War. La nueva película de los estudios Marvel dirigida por los hermanos Russo consigue romper todas las expectativas de la mejor forma posible y nos ofrece la que sin duda va a ser considerada la película de super-héroes más épica jamás filmada.

PUNTUACIÓN: 10/10

Tras su presentación sorpresa al final de Vengadores (2012), Thanos (Josh Brolin) por fin llega a la Tierra para hacerse con el control de las Gemas del Infinito, lo que le proporcionará un poder inigualable con el podrá destruir a la mitad de los seres de la galaxia. Los Vengadores, que se encuentran divididos tras Civil War, van a tener la ayuda de Los Guardianes de la Galaxia, Spider-Man, Doctor Strange y Black Panther, en la que será la mayor reunión de héroes jamás ensamblada:

Iron Man (Robert Downey Jr.), Capitán América (Chris Evans), Thor (Chris Hemsworth), Hulk (Mark Ruffalo), Viuda Negra (Scarlett Johansson), Doctor Strange (Benedict Cumberbatch), Spider-Man (Tom Holland), Black Panther (Chadwick Boseman), Wanda Maximoff (Elizabeth Olsen), Vision (Paul Bettany), Starlord (Chris Pratt), Máquina de Guerra (Don Cheadle), Halcón (Anthony Mackie), Winter Soldier (Sebastian Stan), Gamora (Zoe Saldana), Rocket (Bradley Cooper), Drax (Dave Bautista), Groot (Vin Diesel), Mantis (Pom Klementieff), Nebula (Karen Gillan),…

Lo primero que debo decir es que a pesar de que esta es una crítica sin spoilers, te aconsejo que no leas nada absolutamente sobre la película y vayas corriendo a verla. Por que Marvel ha vuelto a hacer una campaña de Marketing modélica en la que no nos ha contado nada, e incluso la edición de los trailers sirven claramente para desinformar a los espectadores, de forma que las sorpresas que vamos conociendo desde el minuto uno sean impresionantes. Creerme si os digo que si viste los trailers no has visto ni la punta del iceberg.

Entrando ya en materia, hay que quitarse el sombrero ante los hermanos Joe y Anthony Russo, unidos a los guionistas Christopher Markus y Stephen McFeeley, que han creado una experiencia excepcional basada en las 17 películas que la preceden. Estamos ante una nueva película Marvel que tiene el espíritu de los comics Marvel, y claramente se inspira en la obra de Jim Starlin, pero no es una traslación literal de esas viñetas a la gran pantalla.

Es alucinante como la unión de todos los personajes está resuelta de forma tan brillante. Gracias a la ayuda de James Gunn, Taika Waititi, Ryan Coogler o Scott Derrickson, se consigue que no haya salto en las personalidades ni en su forma de expresarse, de forma que la transición entre las películas previas e Infinity War es perfecta. Esto para mi es un valor fundamental de la película, aunque significa que si no has visto las películas previas, vas a estar perdido, ya que no hay los típicos diálogos expositivos de presentación de los personajes. Si eres un true.believer, lo cierto es que no los necesitas porque ya les conoces a todos. En todo caso, ver juntos en pantalla por primera vez a Tony Stark, Star-Lord, Thor, Rocket, Groot, Spider-Man, Doctor Extraño, Capitán América y todos los demás es alucinante.

Además, la película tiene un elevado componente de tensión ante la imparable amenaza de Thanos, que es compensada perfectamente por numerosos momentos super divertidos fruto de la interacción de los diferentes personajes. Infinity War es ante todo una película Marvel, y el humor está en su ADN, y aquí funciona en todo momento, consiguiendo momentos hilarantes en los que Thor se convierte en el MVP.

El equilibrio de todos los elementos es fundamental, y si Infinity War triunfa es sin duda porque Thanos es un gran villano. De hecho, más que una película de Vengadores, si tenemos en cuenta los minutos en pantalla estaríamos casi ante la “Búsqueda de Thanos”, la clásica historia de Jim Starlin previa a Infinity Gaunlet en la que Thanos viaja por toda la galaxia buscando una a una todas las Joyas del Infinito. Thanos no es un típico villano de opereta que busca destruirlo todo porque eso es lo que hacen los malos, la interpretación de Josh Brolin añade sorprendentes matices a sus motivaciones, y la tecnología de captura de movimientos utilizada es brutal, llegando a verse casi hasta los poros de su piel. Thanos es sin duda una fuerza de la naturaleza y transmite en cada escena en la que aparece que nadie está a salvo y que cualquier héroe puede morir en cualquier momento.

Otro hecho sorprendente y positivo para mi es que Infinity War no es una historia de tres actos clásica, sino que estamos ante una historia episódica en la que los diferentes personajes de juntan y se separar y tienen sus propias misiones para detener a Thanos, que se entrecruzan durante toda la película hasta llegar al brutal e impactante climax final. Pero frente a otras películas actuales que optaban por realizar montajes paralelos que sólo conseguían romper el ritmo, Infinity War permite que cada acto se desarrolle con la duración necesaria para hacer avanzar la historia y dejarnos intrigados con lo que va a suceder a continuación. Esto es un gran guión, un gran montaje, y tener las ideas muy claras de lo que necesitaba la historia. No quiero olvidarme tampoco de mencionar la excelente banda sonora de Alan Silvestri, oscura y épica, que es otro home-run a todos los que dicen que Marvel no tiene buenas bandas sonoras.

Y por si fuera poco, el climax, la escala galáctica y la amenaza de Thanos hace que el concepto de ÉPICA alcance un nuevo nivel, como no se ha visto desde hace años. El Señor de los Anillos es la más evidente, y única, comparación posible, pero el nivel de shocks y sorpresas brutales y mortales de Infinity War sin duda la colocan muy por encima de la trilogía de Peter Jackson.

Perfecto, inesperado, brutal, impactante… Todo esto es el final de la película. Y a la vez totalmente lógico y casi el único final posible. Pero hay que tenerlos bien puestos para atreverse a hacerlo. Y Marvel no se ha achantado, consiguiendo un éxito creativo que es ya historia del cine. Pero yo reconozco que no estaba preparado emocionalmente para este final.

Otro elemento fundamental de Infinity War es la experiencia que vivimos en el pre-estreno del jueves noche. Un día después de haberla visto, sigo exhausto y en shock. He vivido una experiencia increíble en el cine, mis expectativas han saltado por los aires en todos los sentidos y siempre a mejor. Ha sido como la magia de la primera Vengadores, que no se puede explicar si no la viviste, pero multiplicada por 100. Sigo on-fire pensando en todo el cine, TODO EL CINE,  aplaudiendo a la vez de forma espontánea varios momentazos durante la película. Igual de impresionante como el final de la película, en el que toda la audiencia de Kinépolis en Valencia nos quedamos en silencio absoluto mientras pasaban los títulos de créditos, intentando asimilar el torbellino de emociones que acabábamos de experimentar. Jamás viví nada parecido en una sala de cine en toda mi vida.

Siendo justos, debo reconocer que  Vengadores Infinity War no es perfecta, pero nada lo es. Pero sin duda consigue como pocas algo para lo que el arte del cine fue creado… ¡Sorprendernos y emocionarnos! Estamos ante un momento histórico en el cine comercial de entretenimiento americano, y me alegro de haber podido experimentarlo sin que nadie me lo chafara con spoilers.

Ahora mismo, sólo puedo pensar en cuando volveré a verla, y en poder compartir esta experiencia con mi mujer y mi hijo.

Estoy tan impactado con Vengadores Infinity War, que además de esta crítica sin spoilers, he decidido hacer una segunda entrega CON SPOILERS para comentar todo lo bueno de esta película, que es mucho, así como las posibilidades que se abren de cara a las próximas películas, entre las que se encuentras Capitán Marvel y  Vengadores 4 en 2019. De hecho, lo único malo que se me ocurre ahora mismo es que nos queda un año de espera hasta poder ver Vengadores 4. ¡Qué largo se nos va a hacer! Marvel Studios sin duda está marcando un standard de calidad que veo muy difícil que pueda llegar a ser igualado.

PUNTUACIÓN: 10/10