Archivo de la etiqueta: Steve Rogers

¿Qué simboliza el Capitán América del MCU?

Si algo puede decirse del Capitán América del Marvel Cinematic Universe (MCU), desde que Steve Rogers despertó en 2012 tras pasar más de 60 años en el hielo, es que ha sido un héroe anti-establishment centrado en hacer lo correcto, no lo más conveniente para el poder.

En Capitán América: Soldado de Invierno (Hermanos Russo, 2014), Steve Rogers se enfrentó a SHIELD cuando descubrió que Hydra la había colonizado. Steve creyó que Shield estaba demasiado corrupta y tenía que caer, sin importar los problemas que ello generara, en contraste con un Nick Fury que inicialmente quería salvarla, aunque tuvo que rendirse ante las palabras de Steve.

En Capitán América: Civil War (Hermanos Russo, 2016), Steve se enfrentó a la ONU y a sus propios compañeros al creer que los Acuerdos de Sokovia iban en contra de la libertad individual. Lo fácil hubiera sido ceder, pero cuando uno sabe que tiene razón, se mantiene firme en sus convicciones. “No, muévete tú”, en palabras de Sharon Carter. Esa negativa a renunciar a sus valores, unido a intentar salvar a Bucky Barnes cuando había sido incriminado injustamente por Zemo y las autoridades habían puesto una diana a su cabeza, fueron lo que provocó que Steve, Sam Wilson y Bucky Barnes entre otros pasaran varios años en la clandestinidad convertidos en fugitivos, tras liberar Steve a sus amigos de La Balsa.

En Vengadores: Infinity War (Hermanos Russo, 2018), Steve le dice al Secretario de Defensa / General Ross “Yo no busco el perdón, y ahora ya paso de pedir permiso… Hemos venido a luchar, y si quiere interponerse, lucharemos contra usted.” Steve, el Capitán América en el MCU, jamás se ha aliado con el poder. Siempre que tuvo que elegir entre mantener el status-quo o hacer lo correcto, la balanza siempre cayó del lado de lo que moralmente había que hacer.

Como dijo el Doctor Erskine, lo importante no era ser un buen soldado, “sino ser un buen hombre”. Esa es la clave del Capitán América, no su fortaleza física. Y estoy hablando exclusivamente del MCU y lo que se ha visto en sus películas, no de los más de 60 años de historias de los comics. Por eso no puedo dejar de pensar en la serie Falcon y el Soldado de Invierno emitida hace unas semanas en Disney+ y en cómo su guionista en jefe Malcolm Spellman tergiversa la figura del Capitán América para intentar convertirlo en lo que no es para forzar su mensaje identitario.

El guionista demuestra que no conoce ni entiende al Capitán América, cuando hace que varios personajes malinterpreten su figura repetidamente en la serie sin réplica alguno de aquellos que sí le conocen. Y como digo, ni siquiera se le pedía a Spellman que leyera los comics, hubiera sido suficiente con haber visto las películas y entender la figura heroica que los anteriores directores y guionistas habían construido.

¿Qué simboliza el Capitán América? Que un buen hombre, no el más fuerte ni el más listo, sino alguien con el corazón en el sitio adecuado, puede marcar la diferencia. En este sentido, NUNCA se ha dicho que tenga que ser un hombre BLANCO, sino una BUENA persona. Sam Wilson encaja sin duda en esta definición. Soldado, veterano, trabajador social y hombre comprometido en ayudar siempre que puede, en la medida de sus posibilidades. Y si, también afroamericano.

Por eso, cada vez que un personaje verbaliza lo problemático que es que un afroamericano sea el Capitán América en este MCU, es un diálogo que no funciona porque ¡El Capitán América nunca fue el defensor del sistema que ellos dicen que es! La forma en que intentan colar elementos del mundo real y del Black Lives Matter en el MCU es terriblemente errónea.

Cuando en el tercer episodio Sharon Carter dice “sabes que ese rollo del héroe es una coña. La forma en que renunciaste a ese escudo, en el fondo es hipocresía. No os tragáis toda esa chorrada de las barras y estrellas…” La respuesta de Sam debería haber sido: “Pero ¿de qué estás hablando. Sharon? ¡Claro que Steve es un héroe! De hecho, tú estabas allí viéndole enfrentarse al gobierno de los USA en manos de Hydra. ¿Qué me estás contando? Que el gobierno se comporte bien o mal no tiene nada que ver con el Capitán América.”

En el cuarto episodio, Sarah, la hermana de Sam le dice a KarlyYo no le elegí (al Capitán América). A América no le preocupa mi mundo, ¿por qué iba a preocuparme por su mascota?” En este caso puede entenderse que está hablando de John Walker, nombrado por el gobierno. Pero al final es otro mensaje contra la figura del Capitán América, que se une a los ya expresados durante la serie por otros personajes. Y aunque Sarah no llegara a conocer a Steve Rogers, no puede no saber que Sam y él se convirtieron en fugitivos por oponerse al gobierno. Sarah sabe que el Capitán América NO es una mascota de los poderosos.

De hecho, recordando Capitán América: El Primer Vengador (Joe Johnson, 2011), incluso en su primera aventura en la 2ª Guerra Mundial vimos una primera muestra de rebeldía, cuando desafiando sus órdenes y a unos políticos que le querían usar únicamente con fines propagandísticos, Steve se escapó de su base para salvar al batallón de Bucky que había sido hecho prisionero. Ni siquiera entonces, cuando era un miembro de las fuerzas armadas americanas y se debía la jerarquía militar, Steve fue la mascota de nadie.

Pero claro, Spellman nos coloca su mensaje, reforzando la idea de que los afroamericanos no deben apoyar a un Capitán América blanco, ya que no les representa. Algo que no se corresponde con las acciones de Steve Rogers y si con el mensaje identitario más radical que está imponiéndose en los USA.

Por esto, el diálogo clave del quinto episodio entre Sam y Bucky no funciona. Porque el Capitán América NO es un símbolo del gobierno de los USA, sino el ideal de que un buen hombre en el sitio justo en el momento adecuado puede cambiar la historia y mejorar la vida de la gente. Un buen hombre no movido por partidismo alguno, sino por lo que es correcto. Que Steve Rogers le diera el escudo a Sam enfatizaba el mensaje que un buen hombre continuaría su trabajo porque Sam lo merece por méritos propios, algo para lo que la raza no tuvo jugó ningún factor. La idea que porque existe racismo sistémico en los Estados Unidos “ningún negro con amor propio querría serlo”, en palabras de Isaiah Bradley, es sencillamente ofensivo para los fans del personaje entre los que me encuentro.

Pero esa idea es repetida por varias personas en varias ocasiones sin obtener una réplica adecuada por parte de Sam. “Se hace raro cogerlo otra vez. El legado de este escudo es complicado.” Dice Sam. ¡FALSO!!! Es justo al revés, aceptar el escudo es la demostración que no es un tema de raza, sino de valores morales. ¿Por qué es complicado? De nuevo, es falso que el Capitán América represente al gobierno o al racismo en los USA. Justo porque existe racismo es importante que un afroamericano se convierta en el Capitán América.

Cuanto Steve me contó su plan, ninguno de los dos nos dimos cuenta lo que significaba para un hombre negro recibir este escudo. ¿Cómo podíamos? Te debo una disculpa. Lo siento.” Dice Bucky. ¡¡FALSO!! Darle el escudo a Sam confirmaba que un AFROAMERICANO MERECE SER EL CAPITÁN AMÉRICA y puede inspirar a TODOS los americanos, independientemente de su raza. Transmite un mensaje de concordia entre todos los americanos. Cualquier persona normal no fanatizada que haya visto las películas entendiendo lo que ha simbolizado el Capitán América vería que esto es así. A no ser claro que vengas con un prejuicio previo de casa. ¿Verdad, Malcolm Spellman?

Esto conecta con el primer episodio y el discurso de Sam en el Smithsonian “El mundo ha cambiado para siempre. Necesitamos nuevos héroes. Adecuados para los tiempos que corren. Los símbolos no son nada sin las personas que les dan significado. No creo que exista un símbolo mejor, pero es más por el hombre que lo sostenía, y él ya no está. Así que hoy honramos el legado de Steve, pero también miramos hacia el futuro. Así que gracias Capitán América, pero esto te pertenece.” Realmente, esta decisión abría unas posibilidades interesantes, porque sugería que Sam quería ser un héroe en sus propios términos, forjarse su propio futuro y su propio legado. Además, como vimos en ese episodio, Sam es un héroe que sigue haciendo lo correcto y trabaja con la Fuerza Aérea de los Estados Unidos como Falcon. Sam NO ha abandonado su trabajo como super-héroe en ningún momento, por lo que en ese contexto tiene sentido que quiera seguir siendo Falcon y no quiera desprenderse de la que ha sido su identidad durante todos estos años.

Sin embargo, tras los numerosos mensajes repetidos en todos los episodios sobre por qué Sam, un afroamericano NO debería ser el Capitán América, realmente no llegamos a escucharle por qué cambia de idea y ahora SÍ elige empuñar el escudo y convertirse en el Capitán América. ¿Qué le ha hecho cambiar de opinión? ¿Ahora ya no cree eso de “Necesitamos nuevos héroes. Adecuados para los tiempos que corren.”?

Desde luego, que toda la justificación que se nos dé a los espectadores sea “¿de qué serviría todo el dolor y el sacrificio si no estuviera dispuesto a seguir luchando?”, no es suficiente para justificar este cambio de opinión. Y, como decía antes, es un momento y una justificación que no funcionan porque él nunca ha dejado de luchar como FALCON al lado del ejercito americano. ¿Por qué ahora sí toca ser el Capitán América? ¿Qué espera conseguir Sam como Capitán América que no puede hacer como Falcon? Esas preguntas quedan sin respuesta en la serie. Y si al final todo se redujera a algo tan sencillo como “para que el gobierno le de el escudo a Walker o a otra persona, me lo quedo y lo utilizo yo”, ¿por qué no se dice y ya está?

En esa misma conversación, Sarah le dice “¿Dejarás que Isaiah Bradley se meta en tu cabeza, que él decida qué harás a continuación?” Y momentos antes, Sam le había dicho a Bucky “Deja de mirar a los demás para que te digan quién eres”. Algo que se entiende que también se lo dice a sí mismo. Y es una idea perfecta super adecuada tanto para Bucky como para Sam, pero finalmente fracasa narrativamente porque no llegan a decirnos nunca quién es ahora Sam Wilson y por qué ha tomado las decisiones que toma.

La pregunta clave de ¿por qué un afroamericano SÍ que puede ser el Capitán América?, queda sin respuesta en la serie. No solo puede, sino que DEBE. Y la sensación que da la narración es que no se responde porque Malcolm Spellman no sabe la respuesta. O que esa respuesta no encajaría con su discurso identitario, expresado repetidamente. En este sentido, es importante que Spellman dice explícitamente no querían que la serie dijera que Isaiah Bradley pudiera estar equivocado en sus ideas. Sam de hecho expresa que “Isaiah ha vivido un infierno, si yo hubiera pasado por lo que él, opinaría lo mismo que él”. Me parece alucinante que Sam confirma y entiende a Bradley aunque no opine igual. Y al mismo tiempo, no llegamos a saber realmente bien cual es el punto de vista de Sam en este tema tan importante para la serie.

De hecho, Antony Mackey sí da una respuesta a esta pregunta y la expresa de maravilla en el documental Marvel Studios REUNIDOS: Así se hizo Falcon y el Soldado de Invierno: “Sam, al ser un soldado, un veterano y un consejero, se da cuenta de que como pueblo, todos somos estadounidenses. Yo no soy el Capitán América negro, Steve no era el Capitán América blanco, era el Capitán América, a secas. Y como sociedad y como pais, tenemos que darnos cuenta que las personas que son ciudadanos aquí, sin importar sus orígenes, son estadounidenses. Sam ve que se merece el derecho, que se ha ganado el ser el Capitán América, y que eso no tiene nada que ver con su raza o con su pasado.“ Diez segundos de diálogo, no hacía falta más. Pero por alguna razón a Spellman no le debió parecer tan importante, porque evitó incluir una idea tan sencilla y evidente en la serie.

Por supuesto, está bien querer transmitir un mensaje anti racismo y pro igualdad de derechos de todos los americanos, independientemente de tu raza. Disney / Marvel sin duda son empresas que pueden ser consideradas “progresistas” en ese sentido. Pero la forma en que introducen el problema racial asociado a la figura del Capitán América sencillamente no funciona. Y no lo hace porque todo resulta falso y maniqueo.

Otro problema es que Spellman se ha demostrado como un pobre dialoguista, algo que se ve también en el fallido discurso de Sam tras su primera aventura como Capitán América. Cuando TODO el mundo a su alrededor le ha vitoreado en su primera misión, negros, blancos, asiáticos, hispanos… y claramente nadie está enfadado porque él sea el Capitán América, sin embargo el guión le hace decir que “Soy un hombre negro que lleva las barras y estrellas… Cada vez que cojo este escudo… (inciso, ¿cada vez?. ¡Si es la primera vez que llevas las barras y estrellas! Pues si, hay que lamentar lo flojos que son sus dialogos), sé que hay millones que van a odiarme por ello. Incluso ahora, aquí, lo noto. Las miradas, juzgándome, y no puedo hacer nada para cambiarlo. Y aún así, aquí estoy sin super suero, sin pelo rubio u ojos azules.” Obviamente, lo que dice no se corresponde con lo acabamos de ver, un Sam ovacionado por todo el mundo, por eso no puede resultar más falso y panfletario.

Si está bien y me gusta la frase en la que dice “El único poder que tengo es que YO creo que podemos hacerlo mejor.” Esa es la frase SI es lo que se espera del Capitán América, ese momento estuvo genial. Lo malo es que queda ensombrecida, ya que va acompañada con “No podemos exigirle a gente que de un paso adelante y no encontrarles a medio camino”, lo cual podría estar bien si no fuera que se está aplicando en un contexto en el que acaba de pedir compresión por unos terroristas que han puesto bombas y matado a gente inocente. ¿Hay que encontrarse a medio camino con terroristas y asesinos? Eso no suena muy correcto ni muy moral. Exagerando el símil, ¿se encontraría Steve Rogers a medio camino con Adolf Hitler? ¿Intentaría comprender sus ideas supremacistas? Obviamente no. ¿Qué quedó del “no, muévete tu” cuando alguien quería forzar a Steve Rogers a cambiar cuando él pensaba que su idea era la correcta?

Me parece terrible la forma en la que una serie familiar de Marvel / Disney ha colado al espectador la idea de que hay determinadas violencias que pueden ser justificables siempre que se hagan “por nuestro bien” o si la causa “es justa”, aunque la sufran personas inocentes. Al igual que el mensaje de que hay que entender por qué se han cometido estos delitos, en lugar de perseguirlos. Porque de hecho, no son hechos excluyentes, puede detenerse a un criminal y analizar los motivos que le llevaron a cometer dichos delitos.

¿Es esto una burda metáfora sobre los incendios, los saqueos y la destrucción que puntualmente se produjeron durante las manifestaciones del BLM en los Estados Unidos el año pasado tras la muerte de George Floyd? Unos delitos que, aunque sea una obviedad decirlo, no fueron cometidos por todos los manifestantes, sino por una pequeñísima minoría amparada en el poder del anonimato en medio de las multitudes que se manifestaban, y que empañan a un movimiento mayoritariamente pacífico. Movimiento que, también hay que decirlo porque es lo que pasó, evitó condenar estos delitos y de alguna manera se intentaron justificar. ¿Nos están diciendo que esos delitos no deben perseguirse porque su ira estaba justificada? Esa sensación da. Como el racismo es malo (y nadie duda que lo es), estoy legitimado a hacer cualquier cosa si digo que “estoy luchando contra el racismo”. ¿Es ese el mensaje que Disney nos acaba de ofrecer en esta serie mainstream?

Como veis, he centrado todo el hilo en la figura del Capitán América. Ni siquiera entro en el resto de problemas narrativos de la serie. Si queréis saber más sobre ellos, os recomiendo que leáis los posts semanales que fui publicando analizando cada uno de los capítulos de Falcon y el Soldado de Invierno.

Pero un elemento básico de cualquier narrativa es explicar la motivación del protagonista. Y eso es algo que Malcolm Spellman jamás llega a hacer de una forma correcta. Un error garrafal tremendo que explica que si esto no se considera importante como para ser expresado para el espectador, ¿por qué preocuparse de todo lo demás?

Falcon y el Soldado de Invierno me ha parecido un fail como una casa. Y no sólo en lo accesorio como es la motivación del villano, si me gustan o no las escenas de acción o si el traje de Sam siendo clavado al comic queda bien en imagen real, sino en el núcleo de la historia y porqué tras seis episodios no llegamos a saber realmente lo que piensa Sam Wilson y por qué cambió de opinión en algo fundamental que altera completamente su realidad.

Y por eso no puedo entender como a muchos fans del Capitán América, tanto del MCU como de los comics Marvel, no les ha importado este error tan tremendo en lo relativo a la caracterización del personaje clave sobre el que probablemente se construyan las siguientes fases cinematográficas y televisivas. Y es por este motivo por el que ahora mismo no puedo más que desconfiar ante la posibilidad que Spellman vaya a escribir el guion de Capitán América 4, película que de momento no tiene director ni una fecha de estreno confirmada. Alguien que no entiende a su protagonista no debería seguir escribiéndole.

Espero vuestros comentarios. Y si gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que te suscribas al blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

Crítica de Capitán América: El Primer Vengador de Joe Johnston (Marvel Cinematic Universe 5)

Capitán América: El Primer Vengador de Joe Johnston fue un enorme éxito creativo de Marvel Studios, al trasladar perfectamente a imagen real la esencia del clásico personaje de Marvel Comics creado por Joe Simon y Jack Kirby, marcando el camino de lo que veríamos el año siguiente en Vengadores.

PUNTUACIÓN: 8/10

Nacido durante la Gran Depresión (años 30), Steve Rogers creció como un chico enclenque en una familia pobre. Horrorizado por las noticias que llegaban de Europa sobre los nazis, decidió enrolarse en el ejército; sin embargo, debido a su precaria salud, fue rechazado una y otra vez. Enternecido por sus súplicas, el doctor Abraham Erskine le ofreció la oportunidad de participar en un experimento especial: la “Operación Renacimiento”. Tras administrarle el “Suero Super-Soldado” y bombardearlo con “vitarrayos”, el cuerpo de Steve se hace perfecto. A continuación, se sometió a un intensivo programa de entrenamiento físico y táctico. Tres meses después, le encomendaron su primera misión como Capitán América. Armado con un escudo indestructible, emprenderá la guerra contra el Mal como centinela de la libertad. (FILMAFFINITY)
Iniciado profesionalmente en la creación y diseño de efectos especiales en Star Wars o En busca del arca perdida, Joe Johnston fue el director de notables películas comerciales de entretenimiento como Cariño, he encogido a los niños (1989), The Rocketeer (1991), Jumanji (1995), Parque Jurásico III (2001) o Hidalgo (2004). Su amplia experiencia con efectos especiales y la necesidad de dotar a la historia de un feeling clásico al situarla en la 2ª Guerra Mundial fueron determinantes para su contratación.
Capitán América: El Primer Vengador fue una producción de Marvel Studios junto a Paramount Pictures, que realizó la distribución como en las películas previas del estudio. Kevin Feige aparece como único productor de la película, y se encargó de que la película fuera un estupendo entretenimiento por si misma mientras realizaba numerosas conexiones con el Universo Cinematográfico Marvel que serían desarrolladas en las siguientes películas del estudio.
Los guionistas Christopher Markus y Stephen McFeely, autenticos arquitectos de Marvel Studios y personas clave que explican el éxito y la interconexión de estas películas, realizaron su primer guión para Marvel en esta película. Repitieron en 2013 con su guión de Thor: El Mundo Oscuro, y ya con los hermanos Russo, escribieron casi de un tirón Capitán América: Soldado de Invierno (2014), Capitán América: Civil War (2016), Vengadores: Infinity War (2018) y Vengadores: Endgame (2019). No les hemos agradecido lo suficiente a Markus y McFeely su trabajo en Marvel Studios, y en esta su primera película con el estudio demostraron su enorme conocimiento del personaje y su mundo, ayudados sin duda por el staff editorial de Marvel Comics.
Otro gran profesional que inició una fructífera relación con Marvel Studios fue Alan Silvestri (Regreso al futuro, Forrest Gump, Predator, The Abyss, Quién engañó a Roger Rabbit y decenas de otros clásicos del cine), que creó una excelente banda sonora con reminiscencias de las Hazañas Bélicas y el cine clásico. Silvestri trabajó también en Vengadores (2012) y sus temas del Capitán América y Los Vengadores son ya historia del cine.
En los elementos técnicos, destaco el trabajo de Shelly Johnson como directora de fotografia, el montaje de Jeffrey Ford y Robert Dalva, y el vestuario de Anna B. Sheppard, que nos trasladaron al mundo en guerra de la 2ª Guerra Mundial. La película fue rodada en localizaciones de Reino Unido, incluidas todas las escenas que nos muestran el Nueva York de 1940.
La película cuenta con un gran reparto que muestra de nuevo el gran acierto de los directores de casting de Marvel. En esa película descubrimos a un genial Chris Evans como Steve Rogers / Capitán América, que la trinidad Vengadora junto a Tony Stark y Thor. Hugo Weaving hizo un convincente Johann Schmidt / Cráneo Rojo, el gran vilano de la película y de los comics Marvel de siempre. Hayley Atwell como la agente Peggy Carter, una mujer dura curtida en el ejército que se convertirá en el interés romántico de Steve, el veterano Tommy Lee Jones como el Coronel Chester Phillips, Sebastian Stan como el gran amigo de Steve “Bucky” Barnes, Stanley Tucci como el Doctor Abraham Erskine creador de la fórmula de Super Soldado, Dominic Cooper como Howark Stark, el padre de Tony que ayudó a crear unas interesantes interrelaciones entre los personajes, Toby Jones como el Doctor Arnim Zola ayudante de Shmidt en Busca, y Samuel L. Jackson como Nick Fury, con una aparición final de menos de un minuto que nos volcaba en la antesala de los Vengadores completarían los principales personajes de la película.
La película empieza en el presente, al encontrarse una nave hundida en el hielo que esconde una sorpresa al encontrar los investigadores un icónico escudo con los colores azul, rojo y blanco. A partir de ahí comienza una narración a modo de flashback que nos contará la historia del origen del Capitán América. Sin embargo, la segunda escena nos traslada a Noruega, donde el jefe de la división científica de Hydra Johann Schmidt encuentra un objeto de incalculable poder en un edificio adornado con elementos de la mitología escandinava como Yggdrasil, algo que automáticamente nos recordará a Thor, la anterior película del estudio que se estrenó unos pocos meses antes. Entiendo que este dato es importante, ya que Kevin Feige y Marvel Studios parece que sabían que todos los que vieron esa película repetirían, haciendo que estos pequeños detalles se disfruten un montón y ayuden a dar la sensación de universo unificado. En cualquier caso, la escena se cuenta de forma muy inteligente, y alguien que no estuviera familiarizado con los comics o las películas previas del MCU no sentiría que se estaba perdiendo nada importante.
Lo mejor de la película y lo que atrapa al espectador es lo bien que nos presentan a Steve Rogers, haciendo que empaticemos desde el comienzo con él. Huérfano con un cuerpo frágil, quiere alistarse para ayudar a vencer a los nazis, no porque le guste la violencia sino porque no le gustan los matones. “No busco un gran soldado, sino una buena persona”, le dice el Doctor Erskine para explicar por qué le ha elegido a él para su experimento, tras mostrar su inteligencia y que estaba dispuesto a sacrificarse para salvar a otros. La escena de la granada falsa y la conversación de Erskine y Steve nos ganó completamente, y ya en ese momento estaba claro que la película iba a ser una estupenda adaptación ya que habían encontrado el tono perfecto para contarnos los valores éticos de Steve.
Además, las escenas del frágil y pequeño Steve Rogers fueron creadas mediante una combinación de varios elementos, que van desde el el rodaje con actores en primer plano que hicieran parecer a Steve más pequeño en comparación (algo similar a los Hobbits de El Señor de los Anillos), el uso de un doble de cuerpo al que insertaban la cara de Chris Evans, o una combinación de escenas rodadas con y sin Evans para igualar los diálogos y las referencias, que posteriormente añadían a un Evans que había sido rodado por separado con pantalla verde, tras empequeñecer digitalmente su cuerpo. La combinación de todos estos elementos según la escena lo cierto es que funcionan perfectamente, y consiguen que nos creamos la increíble transformación que vivirá a continuación.
Como digo, el principal acierto de la película es su visión de Steve Rogers, aunque hay que decir que un montón de elementos icónicos del comic como los Comandos Aulladores o la mítica portada del cómic Capitán América 1 en la que el Capi golpea a Hitler están perfectamente integrados en la historia y molan un montón.
Aunque breve, la amistad de Steve y Bucky Barnes está muy bien conseguida y se siente muy real, con detalles muy chulos cómo convertir a Bucky en tirador de élite como vimos en la mítica etapa de Ed Brubaker y Steve Epting, preludio de lo que luego será Soldado de Invierno. También me engancha la interpretación de Hayley Atwell como Peggy Carter, una agente muy capaz que sin duda ha sufrido el machismo en el ejército y que entiende cuando el débil Steve quiere ayudar sea como sea, aportando su granito de arena.
Convertir a Cráneo Rojo en el reverso oscuro de Steve no es algo especialmente original, pero funciona de maravilla en el contexto de la historia. Y aunque el guión no pretende crear un enemigo imponente físicamente, su Hydra y sus conocimientos científicos unidos a lo que luego conoceremos como el Teseracto sí son una amenaza más que importante. Además, Hugo Weaving añade un acertado acento alemán que al menos a mí me funcionó completamente.
La primera hora y cuarto de película con el origen del Capitán América y su primera misión en el frente me parecen modélicas. El resto de misiones de Capi destruyendo las factorías de Hydra por toda Europa son quizá solo correctas, pero cuentan con unas acertadas elipsis que justifican una gran experiencia de Steve en misiones de combate liderando a sus Comandos, de forma que cuando veamos sus dotes de mando y habilidad estratégica en Vengadores sean algo algo normal y evidente.
Joe Johnson crea momentos super chulos con el Capitán América y nos sentimos transportados al mundo en 1940, gracias a un perfecto diseño de producción y a la música de Silvestri. Además, su narración de las misiones en la Segunda Guerra Mundial nos traslada de la mejor manera posible a otros clásicos del cine bélico, mientras que el guión sabe jugar con algunos elementos icónicos del Capi que con el punto de vista contemporáneo podrían ser vistos como algo infantiles, manteniendo un tono vintage perfecto para que todo encaje sin problemas en el espectador.
Las dos horas de película pasan en un suspiro y sirven para contar un montón de cosas que nos dan un perfecto conocimiento del mundo de Steve antes de ser transportado al presente 70 años después, al sacrificarse para evitar el ataque a Nueva York y derrotar al Cráneo Rojo. Quizá el clímax final y algunas misiones del Capi sean lo más flojo de conjunto desde un punto de vista visual, pero narrativamente está todo perfectamente conectado, mostrando la enorme habilidad de Markus y McFeely, que iremos viendo en las siguientes películas.
Y además, su epílogo con Steve despertando en el presente conociendo a Nick Fury nos preparaba para algo muy grande el año siguiente en Vengadores. Sin embargo, la última frase de Steve, “llegó tarde a una cita” nos devuelve al elemento emocional con el que la película nos conquistó, dejándonos en lo más alto y confirmando que Steve Rogers iba a ser junto a Tony Stark el gran personaje del MCU que nos merecíamos.
 La película se estrenó en julio de 2011, tan solo tres meses después de Thor. Con un presupuesto de 140 millones, recaudó en todo el mundo unos modestos 370 millones, quedándose en el límite de recuperar de inversión. Posiblemente su estreno tan próximo a Thor fue lo que hizo que su recaudación fuera menor en Estados Unidos, mientras que en algunos países el verse la película (erróneamente) como una “americanada” tampoco ayudó a conseguir una buena recaudación.
Dicho esto, la película formaba parte del plan de Marvel Studios de presentar a sus protagonistas principales para que Los Vengadores (Joss Whedon, 2012) pudieran ir al grano desde el primer momento. Gracias a este “world-building” realizado desde 2008 en que se estrenaron Iron Man y El Increíble Hulk, se creó un verdadero evento cinematográfico como nunca antes lo habiamos visto en salas comerciales que ayudó a que la película explotara en los cines llegando a recaudar más de 1500 millones en todo el mundo, siendo durante varios años la tercera película más taquillera de la historia (sin tener en cuenta la inflación) por detrás de Avatar y Titanic.
Comparto el trailer de la película:
https://youtu.be/JerVrbLldXw

Capitán América: El Primer Vengador es una estupendísima película que sabe combinar el género de superhéroes con las hazañas bélicas y que nos conquistó gracias a unos personajes maravillosos que son igual que los comics.

PUNTUACIÓN: 8/10

Y si te gustó este artículo, te invito a que lo compartas en redes sociales, y que sigas mi blog para que te lleguen las notificaciones de las próximas publicaciones.

¡Saludos a todos!

 

Crítica de Vengadores Endgame de los hermano Russo CON spoilers

El estreno de Avengers Endgame ha roto la taquilla, convirtiéndose en la película más vista de la historia en todo el mundo durante su primer fin de semana. Ahora que ya ha pasado casi una semana desde su estreno, creo que ya es seguro abrir un hilo CON spoilers para comentar todo lo bueno de esta película de Marvel Studios que está marcando un hito en el mundo cinematográfico.

PUNTUACIÓN: 10/10

Después de los eventos devastadores de Avengers: Infinity War, el universo está en ruinas debido a las acciones de Thanos, el Titán Loco. Con la ayuda de los aliados que quedaron, los Vengadores deben reunirse una vez más para deshacer sus acciones y restaurar el orden en el universo de una vez por todas, sin importar cuáles son las consecuencias.

Los hermanos Joe y Anthony Russo vuelven a colaborar con los guionistas Christopher Markus y Stephen McFeely para cerrar este capítulo de una historia que empezó Iron Man en mayo de 2008 y que supone un homenaje no solo a todas las películas del Marvel Cinematic Universe, sino a los comics en los que se inspiran y sin los cuales nada de esto sería posible. Alan Silvestri repite banda sonora con su tema de Los Vengadores que ya es historia del cine. También repite el director de fotografía Trent Opaloch que ya nos dejo flipados el año pasado en la monumental Vengadores Infinity War.

Como comento antes, este va a ser un hilo CON SPOILERS, si aún no viste la película, te recomiendo que leas mi crítica sin spoilers y que vayas al cine sin perder más tiempo.

¿Sigues aquí? Vamos con ello.

El gran triunfo de Vengadores Endgame es que estamos ante una película centrada en los personajes que persigue múltiples objetivos narrativos y que consigue no solo cumplirlos sino exceder las previsiones más optimistas. Endgame es emoción, pero es también acción widescreen como nunca antes habíamos visto. Aunque ya lo he dicho en muchas ocasiones, es además un sueño hecho realidad y tiene tantos momentazos y homenajes a los cómics y las películas previas que es asombroso la forma en que consiguen integrar todos estos elementos y hacerlos funcionar.

Un primer elemento que quiero destacar es que escribo este post tras ver Endgame por segunda vez, esta vez con mi mujer, mi hijo y mi sobrina. Y debo decir que este segundo visionado fue mucho mejor que el primero, ya que hizo que me diera cuenta que yo llevé al estreno ideas preconcebidas de lo que quería que pasara o lo que esperaba ver. Al no cumplirse estos deseos, en parte hubo cosas que en el primer visionado no me cuadraron, pero una vez eliminadas estas ideas preconcebidas, me dediqué a disfrutar de lo que me mostraban, y me di cuenta del enorme triunfo que los hermanos Ruso han conseguido en todos los frentes narrativos que planteaban.

Por ir al grano, yo esperaba un gran final de la historia que no implicara la muerte de nadie. Obviamente eso no se ha cumplido. Pero debo decir que los finales elegidos para Tony Stark, Steve Rogers e incluso el de Natasha Romanoff, que ha demostrado en Endgame que era el corazón de este equipo, han sido super emocionantes y además, lógicos con el camino que estos personajes han recorrido en el MCU.

Endgame rompe la clásica narración de presentación-nudo-desenlace, optando por un desarrollo de tres episodios casi televisivos con planteamientos y objetivos diferentes, además de un prólogo que conecta la película con Infinity War y un epílog que cierra todas las películas. En la primera parte tenemos a unos héroes más humanos que nunca que tienen que asumir las consecuencias de su derrota ante Thanos y que la vida cinco años más tarde debe continuar.

En lo que se sería el prólogo, hay que destacar la forma tan bestial de rompernos las expectativas, haciendo que los Vengadores a los que se une la Capitana Marvel, se enfrenten de nuevo a Thanos nada más comenzar la película. Y aunque Thor mata a Thanos, esto no sirve de nada, ya que Thanos destruyó las Gemas del Infinito. Así, 15 minutos después de empezar, Endgame ya hizo que nuestro cerebro estallara y nos deja con el corazón en un puño, sin saber como van a poder solucionar la situación.

Lo que sigue es  una primera parte con más de media hora de sufrimiento al ver como los héroes han continuado con su vida cinco años después. Y aún en el segundo visionado, ver sufrir a Clint Burton (Jeremy Renner), Natasha Romanoff (Scarlett Johansson), Scott Lang (Paul Rudd) o Steve Rogers (Chris Evans) hizo que me saltaran las lágrimas repetidamente. Esto es un triunfo que Marvel consigue gracias a su espectacular reparto, que es uno de las principales valores de estas películas.

En el lado opuesto, Tony Stark (Robert Downey Jr.) ha encontrado cierta paz junto a Pepper Potts (Gwyneth Paltrow), e incluso han tenido a una hija, Morgan, que hará que cuando se ponga en marcha el plan para recuperar las Gemas mediante un viaje en el tiempo, Tony sea el Vengador que más se esté jugando siel plan sale mal.

Thor (Chris Hemsworth) es otra de las grandes sorpresas de esta parte, ya que ha vivido 5 años ahogando su fracaso en alcohol. Sorprende verle convertido en El Nota de El gran Lebowski, y este cambio leo que no ha gustado a mucha gente, pero creo que no solo es coherente con lo que hemos visto hasta el momento, sino que sirve para ofrecer unas más que necesarias notas de humor, que consiguen aliviar el drama que estamos viviendo. Thor Odinson estaba destinado a la grandeza, pero en el momento clave, falló en detener a Thanos, y la mitad de la galaxia pagó el precio. Es normal que crea que su vida no tiene sentido.

Por último, reconozco que es algo anticlimático ver desde el principio que Bruce Banner (Mark Ruffalo) ha conseguido combinar su personalidad con la de Hulk, consiguiendo por fin la paz que llevaba buscando. Pero debo decir que este personaje totalmente nuevo homenajea la excelente etapa de comics de Peter David y Dale Keown de los años 90, y yo no podría estar más contento por ello.

El retorno a la realidad de Ant-Man (Paul Rudd) tras haber estado perdido en el mundo cuántico cinco años abrirá la puerta a una opción que parecía imposible: Viajar atrás en el tiempo para conseguir las Gemas antes de que sean destruidas, y deshacer el chasquido de dedos de Thanos. Me parece fantástica la forma en que establecen la regla fundamental de los viajes en el tiempo en el MCU, diferenciándose de lo que hemos visto toda la vida en películas como Regreso al futuro o Terminator: NO se puede cambiar el pasado, no se puede cambiar algo que ya has vivido. Incluso si viajas al pasado, el pasado que vives se conviert en tu presente y futuro, no puedes cambiar lo que ya has vivido en el presente, que ahora es tu pasado. Una cuestión bastante compleja y clave en la película, que se explica de forma brillante.

Esto nos lleva a la segunda parte, en la que Los Vengadores viajarán a los momentos claves del MCU para recuperar las 6 Gemas del Infinito. Estos viajes servirán para homenajear los momentos más importantes de estos once años, e incluso sirve de agradecimiento a nosotros, los fans, por haberles acompañado durante todo este tiempo.

En 2012 durante el ataque de los Chitauri a Nueva York, Iron Man, Capitán América, Hulk y Ant-Man buscarán la Gema del Tiempo en poder de La Anciana (Tilda Swinton, personaje de Doctor Extraño), El Teseracto / Gema del Espacio en poder de los Vengadores tras derrotar a Loki (Tom Hiddleston) en la primera película de Vengadores, al igual que su Cetro, que contiene la Gema de la Mente.

Thor y Rocket viajarán a Asgard en 2013 antes del ataque de Malekith para buscar el Ether / Gema de la Realidad (Thor: El Mundo Oscuro) en posesión de Jane Foster (Natalie Portman) lo que permitirá a Thor tener una última conversación con su madre Frigga (Reneé Russo), que murió justo después.

Y en 2014, dos equipos formados por Clint y Natasha, y Jim Rhodes (Don Cheadle) y Nebula (Karen Gillan), viajarán respectivamente a Vormir a por la Gema del Alma (Infinity War) y a Morag a por la Gema del Poder (Guardianes de la Galaxia), en un momento temporal en que Thanos también estaba buscando ese Gema.

La primera parte de estos viajes temporales son una aventura ligera en Nueva York que sirve para aliviar el dolor previo, con momentos bestiales como el homenaje a Capitán América Winter Soldier con la aparición del Secretario Pierce (Robert Redford) y el comando Strike liderado por Rumlow (Frank Grillo), y la repetición de la famosa escena del ascensor. E incluso tras fracasar en conseguir el Teseracto, Tony y Steve viajarán aún más al pasado hasta 1970 para recuperar el Teseracto en la base militar de Camp Leigh donde Rogers entrenó, donde veremos momentos emocionantes junto a Peggy Carter (Hayley Atwell, de Capitán América) y Howard Stark (John Slattery de Iron Man 2), padre de Tony, y donde también veremos a Hank Pym (Michael Douglas, de Ant-Man).

Como véis, aparte del enorme reparto de superhéroes de Endgame, es alucinante que la película consiga reunir en una sola película a todos los personajes principales del MCU. Al listado anterior habría que sumar a Loki (Tom Hiddlestone), Nick Furia (Samuel L. Jackson), Maria Hill (Cobbie Smoulder), Happy Hogan (Jon Favreau), Tía May (Marisa Tomei), Janet van Dyne (Michelle Pfeiffer), el General Ross (William Hurt) y más.

El drama surge en Vormir cuando Natasha tiene que sacrificarse para que Clint consiga la Gema del Alma, en otro de los momentos más intensos de la película. Y mientras, en Morag, Nebula será atrapada por Thanos (James Brolin), Gamora (Zoe Saldana) y la Nebula malvada del pasado de 2014, poniendo en marcha un plan que conseguirá traer a nuestro presente al Thanos del pasado con todo su ejército.

En esta segunda parte, hay algún momento en que la película parece que frena y su ritmo no es tan perfecto, pero son momentos puntuales que no afectan al visionado. Pero esta segunda parte central termina con el ataque de Thanos al complejo de los Vengadores, que es destruido completamente, tras haber chasqueado los dedos Bruce Banner / Hulk para devolver a la vida en el presente a todos los desaparecidos.

El climax final son las batallas más épicas que jamás veremos en una sala de cine. Hay tantos momentazos que perdemos la cuenta, empezando por el grito “AVENGERS ASSEMBLE” que llevábamos esperando oír desde 2012. Pero no solo este, ver al Capitán América empuñando a Mjolnir como en el comic “Miedo encarnado”, o el retorno de todos los héroes desaparecidos con Spiderman a la cabeza, es bestial. O a Hulk aguantando una montaña como en las primeras Secret Wars. O la llegada de Capitana Marvel destruyendo la nave de Thanos. Incluso el momento chicas mola un montón, incluso reconociendo que es algo forzado (¿qué no lo es?). O la llegada de Black Panther y los Guardianes.

Endgame ofrece el mayor número de momentazos y fan-service de la historia del cine. En otras películas, esto es visto como algo negativo, pero ¿cómo va a ser malo agradar a tus clientes? La película transmite un amor al género y un respeto tan grande por sus fans que es imposible no flipar con cada fotograma, y dar las gracias a Marvel por ofrecerlos. Y además, cada fotograma parece sacado de las páginas de los comics Marvel realizados por pesos pesados del dibujo como George Perez, Brian Hitch y Carlos Pacheco, y guionistas como Jim Starlin, Roy Thomas, Brian Michael Bendis, Jonathan Hickman y tantos otros.

El final de Endgame, con la muerte de Tony Stark derrotando a Thanos mientras repite su icónico “Yo soy Iron Man”, y la decisión de Steve Rogers de quedarse en el pasado tras devolver las Gemas a sus momentos temporales y así poder tener una vida junto a su amada Peggy Carter, son dos de los momentos más emocionantes que veremos en una pantalla de cine en toda nuestra vida. Dos finales que además son valientes, al atreverse a cerrar las historias de los más populares personajes del MCU.

Endgame ha encantado también a mi mujer, a mi hijo de 11 años y a mi sobrina de 18. Ellas lloraron y se han emocionado igual que yo, e incluso mi hijo, aunque apenado por el final, ha flipado en colores y entiende que ha sido un gran final a un viaje espectacular. Otro hecho a destacar es que en estos momentos en los que los agoreros gritan por internet que Netflix, la HBO y el visionado online están matando el cine, tenemos una película que ha conseguido que millones de personas de todo el mundo nos emocionemos EN EL CINE con estos personajes y nos sintamos parte de una comunidad que no tenemos que pedir perdón por nuestras aficiones. Ese es su otro gran éxito, que seguiremos recordando durante años.

En su primer fin de semana, Endgame ha recaduado 357 millones en USA y 1223 en todo el mundo, destrozando todas las marcas previas. No hay duda que Marvel ha jugado bien la baza de convertirla en algo muy superior a una simple película, una experiencia vital increíblemente satisfactoria que había de vivir el primer día. A pesar de estas cifras de vértigo, creo que es muy difícil que Endgame consiga superar las cifras de recaudación de Star Wars El despertar de la fuerza (936 millones en Usa) o Avatar (2780 millones en todo el mundo)*, que fueron eventos culturales que atrajeron al cine a personas que normalmente no van al cine. En esta sentido, creo que Endgame va a tener que conformarse con ser la 2ª película más taquillera de la historia, superando a Avatar (760 millones en USA) y Titanic (2187 millones en todos el mundo). Aunque, Endgame ha roto records que parecían imposibles, así que me creo que nada es imposible.

*Ampliación al artículo: Finalmente Vengadores Endgame SI ha superado la recaudación de Avatar en todo el mundo con 2796 millones, convirtiéndose en la película más taquillera de la historia. En Estados Unidos, con 858 millones se ha situado en segundo lugar por dtrás de  Star Wars El despertar de la fuerza.

Endgame es el final del camino, pero también marca el comienzo de algo nuevo. Marvel va a seguir haciendo películas de éxito con estos personajes y otros muchos que aún ni podemos imaginar, pero el éxito de ésta cinta es irrepetible. Y no pasa nada.

No puedo dejar de dar las gracias a los artífices de todo. En primer lugar, a Kevin Feige que siempre creyó en el potencial de los personajes de Marvel en la gran pantalla sin necesidad de cambiar su esencia, que es lo que les hizo especiales para toda una generación de lectores. Por supuesto a los hermanos Russo, unos directores que han sabido trasmitir todo el carisma de estos personajes y su amor a los comics, y que son unos DIRECTORES como la copa de un pino. También a los guionista Markus y McFeeley por la forma en que han creado y resuelto este enorme puzzle con tanto cariño a los personajes y ambición narrativa.

Después de este monumental éxito de crítica y público, ya solo queda que Hollywood tenga la misma sensibilidad como cuando premiaron a El Retorno del Rey como la mejor película de 2003 como reconocimiento a lo que supuso la experiencia cinematográfica de El Señor de los Anillos. Aparte de la propia calidad de Endgame, creo que sería super justo que la película fuera nominada prácticamente en todas las categorías. Y que ganara los premios a mejor película, mejor director, mejor guión, mejor banda sonora y mejor actor Robert Downey jr, al menos. Además de por supuesto, mejores efectos visuales, montaje, diseño de producción. etc. Si esto llegara a producirse, sería aún más feliz.

Vengadores Endgame es historia viva del cine, y forma junto a Infinity War la unión perfecta de lo que los comics y el cine comercial pueden ofrecer, siempre desde la perspectiva del respeto a la esencia de los personajes.

GRACIAS POR TODO, MARVEL!!!

PUNTUACIÓN: 10/10

 

Trailer final de Vengadores Endgame

Vengadores Endgame es más que una película, está haciendo historia en el mundo del cine, y sirve de culminación de 11 años y 22 películas de Marvel Studios. Se acaba de estrenar el último trailer e internet ha explotado en mil pedazos, y no puedo evitar comentar mis impresiones.

Si el trailer es bestial, enorme es también el poster oficial de la película que reune a todos los héroes y en el que Thanos (Josh Brolin) está en un discreto segundo plano. Infinity War fue su película, Endgame es el contraataque, el momento en el que los Vengadores vengarán a la humanidad, si no pueden salvarla.

Sin más espera, comparto el trailer en inglés:

Trailer en castellano:

Hay tantas cosas chulas en este trailer de la última película de los hermanos Russo que no se ni por donde empezar. Empezando por el uso del blanco y negro con toques de rojo, que sirven para enlazar el pasado de nuestros protagonistas con el drama que tienen que vivir al comienzo de Endgame. La idea de legado y de conexión con las anteriores películas es sobresaliente, y los pasajes de Tony Stark (Robert Downey Jr.), Steve Rogers (Chris Evans) y Thor Odinson (Chris Hemsworth) me han emocionado.

Otra cosa que mola mucho del trailer es el protagonismo de Clint Burton / Hawkeye / Ronin (Jeremy Renner), un buen detalle teniendo en cuenta que estuvo ausente de Infinity War. ¿Es esa su hija o acaso Kate Bishop, la nueva Ojo de Halcón de los comics?

De los Vengadores originales, Natasha Romanoff (Scarlett Johansson) tiene también bastante protagonismo en el trailer, mientras que Bruce Banner (Mark Ruffalo) es el que queda en segundo plano.

Aunque brevemente, mola ver a Scott Lang / Ant-Lang (Paul Rudd), Rocket (voz de Bradley Cooper), Nebula (Karen Gillan) y James Rhodes War Machine (Don Cheadle).

Y detalle del sol saliendo en la base de los Vengadores, anunciando el comienzo de un nuevo día y una pequeña esperanza es bestial.

Debo reconocer que los trajes blancos no son gran cosa, pero no me parece un problema ya que estoy seguro que solo los vamos a ver en la misión inicial, y de hecho creo que servirá para distinguir a nuestros héroes presentes de posibles versiones pasadas.

Para el climax final, estoy seguro que los héroes llevarán sus trajes icónicos, como bien vemos en la escena de Steve ¿en Titan? Con su traje, su escudo y afeitado.

Y por si fuera poco, el toque final con la aparición de Carol Danvers / Capitana Marvel (Brie Larson) al final del trailer, y el detalle de Thor, “esta me gusta”.

Otro elemento que no pasa desapercibido es como van aumentando la tensión hasta niveles alucinantes.. ¡y esto es solo el trailer!! Buff, alucino como puede ser el estreno, tengo la piel de gallina solo de pensarlo.

Y si el trailer es bestial, flipo solo pensando en los momentazos que NO aparecen y que se guardan para el estreno, entre los que están el plano de todos juntos para la batalla final, cuando Tony devuelva su escudo a Steve, el grito de “Vengadores Reunidos” que llevamos esperando oir desde 2012, y tantas y tantas cosas que no quiero ni imaginarme.

Y por si fuera poco, el nuevo grito de guerra que todos los marvelitas vamos a repetir de aquí hasta el estreno del 25 de abril, un día antes que en el resto del mundo:

CUESTE LO QUE CUESTE

WHATEVER IT TAKES

BONUS TRACK:

Comparto a continuación el primer teaser trailer:

En castellano:

 

Y a continuación el trailer corto de la Superbowl:

En castellano:

 

Vengadores Endgame no es solo la película del año o de la década, aspira a der una experiencia vital que espero nos ofrezca los mejores momentos cinematográficos de nuestros héroes favoritos. Lo que tengo NO es hype, es algo que está a otro nivel.

¡Nos vemos el 25 de abril en el cine!!!

 

Y recuerda que si te ha gustado este análisis, dale a me gusta y comparte mi posts en redes sociales. También puedes comentar tus impresiones en la sección de comentarios. ¡Gracias anticipadas!

Comienza Imperio Secreto de Marvel

Esta semana por fin pude leer el arranque de Imperio Secreto, el último evento de Marvel que concluye la historia de Nick Spencer en la que ha convertido a Steve Rogers en un agente de Hydra.

Un envejecido Steve Rogers sin sus habilidades de Super Soldado había pasado el testigo de Capitan América a su compañero, Sam Wilson (El Halcón). Sin embargo, pasado un tiempo, recuperó sus habilidades gracias a un Cubo Cósmico en el crossover “Punto Muerto”, que tuvo lugar en la prisión de supervillanos de Pleasant Hill.

Esto inauguró un periodo de un año en el que han convivido dos series en paralelo protagonizadas por dos Capitanes América, Sam Wilson y Steve Rogers. Dado que  ambas series están escritas por Nick Spencer, Panini decidió con buen criterio unificarlas en una única serie.

Sin embargo, la vuelta de Steve Rogers a la primera línea de batalla escondía un oscuro secreto.  Y es que en Mayo de 2016 se descubrió en los USA que Cráneo Rojo había usado el Cubo Cósmico para alterar el pasado y los recuerdos de Steve, de forma que cuando volvió a su plenitud física, se había convertido en ¡UN AGENTE DE HYDRA! El ya mítico “Hail Hydra” provocó una enorme polémica que se ha arrastrado hasta ahora.

Lo primero que agradezco es la valentía de Marvel de permitir que Spencer haya podido contar esta historia durante todo un año. Los lectores veteranos sabemos que las historias en los comics de super-héroes suelen ser cíclicas y al final todo vuelve a su statu-quo previo. Pero había que tener narices para dar luz verde a una historia en la que el mayor héroe del Universo Marvel, su centro moral, se convierte en un villano y ejerce como tal en la sombra. Aunque hay que reconocer que este concepto tampoco es especialmente novedoso, ya que lo vimos hace pocos años en “Superior Spiderman”, la historia de Dan Slott en la que la mente del Doctor Octopus se apoderaba del cuerpo de Peter Parker.

En la serie de Capitán América hemos visto por un lado como Sam Wilson se  enfrenta a una América cada vez más radicalizada que no le quiere como Capitán América. Y lo que es más importante, su lucha contra sus propias dudas internas, ya que sabe que él nunca podrá ser tan bueno como lo fue Steve.

Para empeorar la situación, Steve ha actuado en la sombra contra Sam para acabar con él, mientras ponía en marca su plan de dominación global. Y en paralelo, Spencer nos ha mostrando los detalles del nuevo pasado de Steve en 1941, en los que fue reclutado por Hydra antes de recibir el suero del Super Soldado.

Tras Civil War II, Steve se ha convertido en Director de SHIELD y ya tiene todos los medios para poner en marcha su plan, cuyo desarrollo vamos a ver en Imperio Secreto.

Imperio Secreto es una serie de 10 números que cuenta además con un número 0 de presentación, que se acaba de publicar en España. Este número 0 ha sido dibujado por el español Daniel Acuña, con Rod Reis para las escenas de flashback. La verdad es que es un verdadero placer volver a disfrutar de la calidad y personalidad del dibujo de Acuña.

Para la serie principal, que se publicará en España de Septiembre a Enero, Marvel ha optado por utilizar a varios dibujantes que aseguren la salida puntual de los comics. De esta forma, la editorial evita los retrasos que sufrimos con Secret Wars o Civil War II, aunque sea a costa de perder la coherencia narrativa de la serie a nivel visual.

Y es que aunque los artistas elegidos son todos de primer nivel, su elección me extraña muchísimo porque son dibujantes con estilos muy marcados y diferentes entre si que no pegan ni con cola. Steve McNiven va a dibujar el primer y último número, mientras que Andrea Sorrentino dibujará cuatro números, los números 2, 3, 5 y 7, Leinil Francis Yu los números 4, 6 y 9 y Daniel Acuña el 8. A este baile se une además Rod Reis para las escenas de flashbacks, tal y como ya le vimos en este número 0 inicial.

La única coherencia artística la encontraremos en las excelentes portadas realizadas por Mark Brooks, que provocan un gran impacto visual y emocional y que me encantan.

Este baile de dibujantes creo que a la larga no le hace ningún favor a la serie, pero me gusta que Nick Spencer haya podido escribir su historia de inicio a fin, y espero que lo haga de forma satisfactoria. Aunque  supongo que como siempre en Marvel, el final de este Imperio Secreto servirá para abrir la puerta al siguiente arco de la editorial.

Mientras tanto, comparto algunas páginas del excelente arte de Acuña de este número 0, que sirva para abrir boca y mostrar como todo el Universo Marvel se ha a ver afactado por los planes de dominación de Steve Rogers.

Tengo muchas esperanzas que Imperio Secreto sea una historia notable que nos quite el más sabor de boca que nos dejó el anterior evento de Marvel, Civil War II, escrito por Brian Michael Bendis. Espero que sea así. En todo caso, tanto si eres un lector veterano de Marvel como si empiezas ahora con este hobby, creo que es una historia que no te puedes perder.

¡Saludos!